La lucha sólo iba a durar unos días, pero resistieron dos meses casi sin medios

Varsovia 1944: cuando Polonia se alzó contra el Tercer Reich… y Stalin se cruzó de brazos

Hoy jueves, a las 17:00 -la hora W- se cumplen 75 años del inicio del mayor alzamiento popular de la Segunda Guerra Mundial, el que protagonizaron los polacos en Varsovia el 1 de agosto de 1944.

Armia Krajowa: la historia del mayor movimiento de resistencia de la SGM
Varsovia 1944: el día que los católicos polacos iniciaron el mayor alzamiento contra los nazis

Con motivo de este aniversario, os traigo hoy una serie de fotos de aquella heroica gesta, con la que los polacos pretendían hacerse con las riendas de su propia Nación ante la inminente llegada del Ejército Rojo a Varsovia. Sin embargo, Stalin ordenó a sus fuerzas detenerse en la orilla oriental del Vístula, y permitió a los alemanes reprimir a sangre y fuego a los polacos, incluso negando a los Aliados occidentales la posibilidad de enviarles ayuda desde bases soviéticas. Lo que estaba previsto que durase unos días, acabó prolondándose más de dos meses, hasta que el 2 de octubre, agotadas sus reservas y ya sin alimentos, los alzados tuvieron que capitular.

El Levantamiento de Varsovia de 1944 es uno de los episodios más heroicos de la Segunda Guerra Mundial, pero tristemente muchos lo pasan por alto, tal vez porque su fracaso dio lugar a que los polacos pasasen de verse sometidos al yugo nazi durante cinco años a estar sometidos al yugo comunista durante cuatro décadas. Dedico esta entrada como homenaje a todos aquellos que lucharon y dieron sus vidas para conquistar la libertad de Polonia, a los que combatieron en las filas de la resistencia polaca y a los miles de civiles que fueron víctimas de la venganza alemana.

Cześć i chwała bohaterom!
¡Honor y gloria a los héroes!

La sanitariuszka (paramédico) Janina Marisówna-Tomiak con su padre, Adam Tomiak, en la Plaza Muranowski del casco viejo de Varsovia, observando un cartel con el lema “Do Broni”, A las armas (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

Instrucción de 1er pelotón de la Compañía “Koszta” del Armia Krajowa, la principal organización de la resistencia polaca, en el patio de la vivienda en Moniuszki 12 durante el Levantamiento de Varsovia de 1944. A diferencia de los movimientos de resistencia que había en otros países ocupados por Alemania, la resistencia polaca se organizó como un auténtico ejército, con un escalafón y una estructura típicamente militar. La influencia de la tradición castrense de la sociedad polaca permitió formar un movimiento clandestino con unidades de infantería, inteligencia, sanidad militar, logística e incluso caballería.

Insurgentes con armamento capturado en el cuartel general de la Policía en la calle Krakowskie Przedmieście el 23 de agosto de 1944. Los miembros de la resistencia polaca durante el Levantamiento llevaban a menudo piezas de uniformes alemanes capturados. En la foto vemos a dos de los insurgentes con gorras negras alemanas. El elemento común que identificaba a todos los insurgentes era el brazalete con los colores de la bandera polaca en el brazo derecho (aunque inicialmente se llevaba en el izquierdo). En el brazalete estaba impresa el águila polaca y las letras “WP” de “Wojsko Polskie”, Ejército Polaco.

Soldados alemanes capturados por los insurgentes polacos. A diferencia de lo ocurrido durante la invasión de Polonia (alemanes y soviéticos asesinaron a muchos prisioneros de guerra polacos), la resistencia polaca respetaba la Convención de Ginebra, y a menudo incluso tenía que salvar a los prisioneros alemanes de las iras de la población civil, que llevaba años soportando todo tipo de abusos y atrocidades.

El Capitán Cyprian Odorkiewicz, alias “Krybar” (a la derecha), Wacław Jastrzębowski “Aspira” (derecha), y otros insurgentes junto al Conservatorio de Varsovia, en la calle Okólnik, el 14 de agosto de 1944. Muestran un brazalete de un soldado alemán, concretamente de un miembro de la 5ª División Panzer SS “Wiking”. Dos de los insurgentes llevan cascos soviéticos modelo SSh-40.

Un vehículo semioruga alemán SdKfz 251 fue capturado por insurgentes del Grupo “Krybar” del Armia Krajowa el 14 de agosto de 1944. Le dieron el apodo de “Szary Wilk” (Lobo Gris). Había pertenecido a la 5ª División Panzer SS “Wiking”. El AK utilizó este vehículo en dos asaltos sin éxito a la Universidad de Varsovia, ocupada por los alemanes.

Un cazacarros alemán Hetzer capturado por el Armia Krajowa durante el Levantamiento de Varsovia. En el frontal del vehículo pintaron el águila blanca, símbolo nacional de Polonia. Este cazacarros fue apodado “Chwat” por los insurgentes polacos. Pertenecía al 743º Batallón Panzerjäger del Ejército alemán y fue capturado el 2 de agosto de 1944. A causa de los daños que el vehículo sufrió durante su captura, fue integrado en una de las barricadas instaladas por la resistencia polaca en la Plaza Napoleón. Después fue llevado al edificio de Correos, en cuyas inmediaciones fue tomada esta foto el 14 de agosto de 1944. La destrucción de ese edificio por los alemanes dejó sepultado al cazacarros. Lo desenterraron después de la guerra y lo llevaron al Museo del Ejército Polaco. Sin embargo, en 1950 las autoridades comunistas ordenaron deshacerse de él, tal vez porque era un símbolo de una resistencia polaca que fue reprimida con dureza por Stalin.

Niños de Varsovia jugando en un tanque alemán Pz.Kpfw IV destruido por los insurgentes en la calle Gorokhovskaya, el 14 de septiembre de 1944 (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

El 13 de agosto de 1944 se casaron dos insurgentes: la sanitariuszka Alicja Treutler “Kale” y el cadete Bolesław Biega “Pałąk”, del Batallón “Kiliński” del Armia Krajowa. En esta foto tomada por Eugeniusz Lokajski “Brok” vemos al chico, con el brazo izquierdo en cabestrillo, besando la mano de su novia. La boda se celebró en la capilla de la calle Moniuszki y la ofició un capellán del AK, el padre Wiktor Potrzebski “Corda”, que falleció unas semanas después, el 4 de septiembre, durante un bombardeo alemán. Entre la muerte y el horror hubo también sitio para el amor: unas 500 parejas de insurgentes contrajeron matrimonio durante el Levantamiento. Alicja y Bolesław sobrevivieron a la guerra y tuvieron una larga vida juntos. El vídeo que se grabó de su boda de campaña es hoy uno de los documentos históricos más bonitos del Levantamiento (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

La sanitariuszka más joven del Levantamiento se llamaba Róża Maria Goździewska y tenía 8 años. En esta foto tomada por Eugeniusz Lokajski la vemos sonriente y con su brazalete con la cruz roja. Ayudó en el hospital de campaña de la Compañía “Koszta” del Armia Krajowa en el sótano la calle Moniuszko número 11, donde ayudaba llevando agua a los heridos, espantando las moscas -que eran una plaga- y ofreciendo su preciosa sonrisa. El padre de Róża había sido asesinado por la Gestapo en 1943. Después de la guerra fue a Francia, donde se casó y tuvo dos hijos. Falleció en 1989 (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

Tadeusz Rajszczak “Maszynka” tenía 15 años cuando empezó el Levantamiento. Pertenecía al Pelotón “Torpedy” del Batallón “Miotła”. Combatió en varias zonas de Varsovia, entre ellas el distrito de Wola, donde los alemanes perpetraron la peor matanza de las que cometieron en el Levantamiento, asesinando a 40.000 personas. Muchos jóvenes polacos como Tadeusz, entre ellos bastantes miembros del movimiento Scout, se unieron a los Szare Szeregi (Rangos Grises) del Armia Krajowa, ayudando en labores de propaganda y otras tareas auxiliares. Durante el Levantamiento, muchos miembros de los Szare Szeregi se dedicaron también a tareas de combate. Tras la derrota del Levantamiento, Tadeusz logró abandonar Varsovia en compañía de civiles. En 1978, él, su hermana Mirosławą Rajszczak y sus padres, Weronika and Feliks, fueron reconocidos por Israel como Justos entre las Naciones por haber ayudado a judíos a escapar durante el Levantamiento del Gueto de Varsovia (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

Dos sanitariuszkas y un soldado del Batallón “Parasol” del Armia Krajowa el 1 de septiembre de 1944, fumando después de salir de una alcantarilla en la calle Warecka. Maria Stypułkowska-Chojecka “Kama” (en el centro) tenía 17 años y ya había participado en la defensa de Polonia en 1939 en las filas del movimiento Scout. Durante la guerra participó en tareas de sabotaje con los Szare Szeregi y también en labores de inteligencia. Fue herida dos veces durante Levantamiento, y tras la derrota logró abandonar la ciudad en compañía de civiles. Murió el 5 de febrero de 2016 y fue enterrada en el Cementerio Militar de Powązki, en Varsovia (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

Una de las fotos más famosas del Levantamiento: tres jóvenes insurgentes de los Szare Szeregi, pertenecientes al Batallón “Miotła” del Grupo “Radosław”, en una foto tomada el 2 de septiembre de 1944, cuando acababan de recorrer las alcantarillas que comunicaban la Plaza Krasiński y la calle Warecka, en el distrito de Śródmieście. El chico del casco es Tadeusz Rajszczak “Maszynka” (15 años, del que ya hablé más arriba). El joven de la gorra, en el centro, es Kazimierz Gabara “Łuk” (17 años), y el de la derecha es Ryszard Michał Lach “Pestka” (17 años).

Jóvenes soldados de la Compañía “Koszta” del Armia Krajowa leyendo un panfleto alemán en el que se les anima a rendirse. Dos de ellos llevan cascos alemanes “polaquizados”.

El teniente Stefan Bagiński (izquierda) y el sargento Antoni Wawrzyniak (derecha) grabando en Varsovia durante el Levantamiento, en la intersección entre las calles Jasna y Moniuszko. Ambos formaban parte de la Oficina de Información y Propaganda del Armia Krajowa. El autor de la foto es Sylwester “Krisa” Braun. Gracias a reporteros como ellos, que corrieron numerosos riesgos durante el desempeño de su trabajo, tenemos hoy los valiosos documentos fotográficos y cinematográficos que existen sobre el Levantamiento de Varsovia.

Un insurgente con un subfusil Błyskawica (Relámpago). Este arma fue fabricada por el Armia Krajowa a partir del subsufil británico Sten. Se fabricaron unos 700, siendo la única arma producida en serie de forma clandestina en toda la Europa ocupada por los alemanes.

Soldados del Batallón “Czata” del Armia Krajowa con lanzagranadas antitanque PIAT, en una foto tomada en agosto de 1944. La reducida ayuda enviada por los Aliados occidentales a la resistencia polaca incluyó armas ligeras, como el subfusil STEN, y estos lanzagranadas británicos. Los Aliados lanzaban este material desde bombarderos B-24 Liberator que volaban desde Italia.

Una niña arrodillada ante una tumba en la calle Mazowiecka. La imagen, captada por Sylwester “Kris” Braun, es una de las fotos más tristes del Levantamiento. Muchas calles y plazas de Varsovia se convirtieron en cementerios improvisados (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

Un insurgente en apunta con su Kar-98 en una trinchera en la calle Długa, junto a la Catedral del Ejército Polaco. La foto la tomó Wiesław Chrzanowski “Wiesław”.

Un insurgente polaco siendo capturado por los alemanes a la salida de una alcantarilla en el distrito varsoviano de Mokotów, en la Avenida Puławska. Los miembros de la resistencia polaca usaron el sistema de alcantarillado de Varsovia para moverse entre las distintas zonas de la ciudad que controlaban. Por eso muchos insurgentes solían llevar pañuelos al cuello: para taparse la cara y soportar así las duras condiciones del alcantarillado (foto coloreada por Mikołaj Kaczmarek).

El ataque alemán contra el edificio de la compañía de seguros Prudential, en la Plaza Napoleón. Al comienzo del Levantamiento este edificio, uno de los más altos de Varsovia en aquella época, fue tomado por soldados polacos del Batallón “Kiliński” del Armia Krajowa, que izaron la bandera de Polonia en la antena que había en lo alto del rascacielos. El 28 de agosto la artillería alemana atacó ferozmente el edificio. Sylwester Braun tomó esa impresionante foto del impacto de uno de los proyectiles alemanes.

Varsovia arrasada. Una vez derrotado el Levantamiento de 1944, los alemanes se propusieron arrasar la capital de Polonia, utilizando lanzallamas y explosivos. Fueron destruidos más de 900 edificios históricos, más de 10.000 edificios, 25 iglesias -incluida la Catedral de Varsovia-, 14 bibliotecas, 145 escuelas y dos universidades, entre otros edificios. El nivel de destrucción de la ciudad llegó a tal extremo que después de la guerra se planteó la posibilidad de no reconstruirla. Lo peor fueron las pérdidas humanas: entre 150.000 y 200.000 habitantes de Varsovia fueron asesinados por los alemanes o murieron durante los combates en la ciudad. 16.000 combatientes de la resistencia polaca murieron durante el Levantamiento, y 15.000 fueron hechos prisioneros. Entre 500.000 y 550.000 civiles tuvieron que abandonar sus hogares.

Termino esta entrada con esta foto de una tumba de un soldado del Batallón “Chrobry” del Armia Krajowa que murió el 31 de agosto de 1944. Los soldados de este batallón lucharon en los distritos de Wola, Śródmieście y el Casco Antiguo. Más de 300 soldados de esta unidad cayeron durante el Levantamiento. Que Dios les tenga consigo, a ellos y a todos los héroes del Levantamiento de Varsovia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Lorenzo

    Impresionantes fotos, impresionante Polonia…
    Enhorabuena, Elentir, por el artículo.

  2. Gracias, Lorenzo. Tristemente, acabo de buscar en Google qué medios españoles se han acordado hoy del 75º aniversario del Levantamiento de Varsovia, y lo que aparece es mi blog. Ninguno más. Qué triste… 🙁

  3. Ania

    Gracias Elentir! No sabes cuanto signifiga esto para una Varsoviana.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.