Cuando se trata de los más débiles, pide a la Iglesia mirar hacia otro lado

Una entrevista que evidencia la hipocresía de Lucía Caram al hablar de ‘inhumanidad’

Una de las mayores falsedades del debate público -ahora, como lo era hace hace años- es la que atribuye a la izquierda la defensa de la humanidad y de la solidaridad con los más débiles.

¿Son rescates o es ayudar al tráfico de seres humanos? Júzgalo tú con un revelador vídeo
Interesante reflexión de un general retirado sobre los rescates de inmigrantes ante Libia

Compara el rechazo al ‘Open Arms’ con el Holocausto

Esta semana hemos tenido un nuevo ejemplo de ese falso humanitarismo izquierdista. Este viernes, la activista de izquierdas Lucía Caram -me niego a llamarla «monja», por mucho que se disfrace así, ya que no se comporta como tal- publicó un tuiteo equiparando los campos de exterminio con el cierre de puertos al «Open Arms», el barco de una ONG española que se dedica a acudir a las costas de Libia para recoger a inmigrantes y traerlos a Europa, contribuyendo así -ya sea de forma voluntaria o no- al negocio de las mafias que se lucran con el tráfico de personas en el Norte de África. Además, Caram comparaba al Ministro del Interior de Italia con Hitler por no aceptar ese transporte de inmigrantes ilegales a su país.

La comparación hecha por esta izquierdista es una miserable banalización del Holocausto, que no consistió en la negativa a aceptar en los puertos alemanes a buques que se dedicasen al transporte de inmigrantes ilegales. Consistió en el asesinato en masa de millones de personas, con el objetivo claro de exterminar a pueblos enteros por motivos raciales, algo que es más que evidente en el caso de los judíos y de los polacos. Es asqueroso que una señora se disfrace de monja para decir cosas tan miserables, para más inri con el propósito de darnos lecciones de humanidad, y lo digo por la etiqueta «inhumanidad» que usó Caram en ese tuiteo.

La parte del Catecismo que no ha debido leer Lucía Caram

Dicho sea de paso, con su rastrero mensaje Caram ha criminalizado el propio deber de los países receptores de establecer normas para ordenar la llegada de inmigrantes, unas normas que no sólo son de sentido común, sino que además se corresponden con lo que señala el Catecismo de la Iglesia Católica:

«Las autoridades civiles, atendiendo al bien común de aquellos que tienen a su cargo, pueden subordinar el ejercicio del derecho de inmigración a diversas condiciones jurídicas, especialmente en lo que concierne a los deberes de los emigrantes respecto al país de adopción. El inmigrante está obligado a respetar con gratitud el patrimonio material y espiritual del país que lo acoge, a obedecer sus leyes y contribuir a sus cargas.»

Italia ya era en 2015 uno de los países del mundo con más inmigrantes

Tal vez Caram lo ignora, pero en 2015 Italia ya figuraba en el puesto 11º de la lista de países del mundo con más inmigrantes, con 5,78 millones: ya eran entonces el 8,3% de su población. Hay que decir que en esto España gana a los italianos: nuestro país era entonces el décimo de la lista con 6,33 millones de inmigrantes, el 12,8% de los habitantes de nuestro territorio nacional. A pesar de ello, Caram no se cansa de decirnos lo malos e insolidarios que somos españoles e italianos. ¿Qué es lo que busca, que la población europea de ambos países sea desplazada por una ola masiva de inmigrantes? Dicho sea de paso, el país de Caram, Argentina, tiene un 4,6% de extranjeros. ¿No sería más lógico que volviese a su Patria a predicar las bondades de la inmigración masiva?

La inhumanidad de Caram hacia los más débiles e indefensos

Sobre la idea de humanidad que tiene Caram, como muchos otros izquierdistas, ella misma dio una buena muestra en 2014, en una entrevista en la que dijo defender la vida pero a la vez apoyó que la Iglesia no se metiese en el tema del aborto: «yo nunca condenaré a una mujer o a una pareja que lo decida», aseguró esta señora, e insistió en ello con las siguientes palabras: «quienes tomen libremente la decisión tienen que ser las personas. La Iglesia no puede meterse ahí. Ni siquiera Dios, que por algo nos hizo libres». Caram también dijo que «la Iglesia no tiene nunca que imponer su ética de máximos a la sociedad» y que «no tiene derecho a presionar ni a obligar a nadie a que se tome medidas en función de unos valores religiosos. Hay que separar la religión de la política, acompañar a la gente, formar las conciencias y volver al Evangelio, donde hay muy pocas cosas mandadas y prohibidas».

Por lo visto, el precepto bíblico del «no matarás» le debe parecer a esta señora una intromisión intolerable de Dios cuando se refiere a los niños por nacer, cuya eliminación a gran escala en Occidente sí que merece ser comparada con un genocidio, sobre todo si tenemos en cuenta las cifras: en España, más de 2,2 millones de niños y niñas por nacer han sido matados y descuartizados por el aborto provocado desde 1985. Ante esta monstruosidad contra los más débiles, contra los más inocentes e indefensos, lo que propone Caram es que la Iglesia mire hacia otro lado y se calle. Y aún tiene la tremenda cara de hablar de «inhumanidad».

Foto: elMón de Cataluña.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Maqui

    Otra hipócrita al descubierto.

  2. Lorenzo

    El problema es que lo que dice esta señora no está muy lejos de lo que, me temo, piensan el Papa y algunos sacerdotes cuyas homilías sobre este tema he tenido que padecer.

  3. Sharovarov

    Ningún genocidio es comparable al del aborto provocado. Se trata de un genocidio permanente y apoyado claramente por la mayoría de la población.

    ¿ITA tenía hace ya 4 años un 8,3% de inmigrantes? No, si no me extraña: veo ya a muchos atletas italianos de raza negra…Y además digo que todas las razas NO son iguales: la raza negra, por ejemplo, es superior a la hora de correr. En categoría masculina, todos los récords del mundo en carreras los tienen atletas negros, a excepción de los 1500 metros, que lo tiene un marroquí.

  4. Sharovarov

    Por cierto, menudo subidón tendrá últimamente la Caram con lo de las elecciones argentinas/aborto, ¿no?

  5. Jandro

    He escuchado y leído poco a esta persona, pero su majadería sobre el aborto es absolutamente repugnante.

  6. bilbaino

    ¿Puede esa monja explicarnos que se soluciona africanizando Europa?

  7. Blanca

    No entiendo como no han secularizado ya a esta impresentable. Además de tener muy pocas luces es mala como un demonio. No sé en que piensa la Iglesia, así va ella.

  8. Sharovarov

    Jandro, ¿no has visto en el Youtube, por ejemplo, «INVULNERABLES: Siroko con Nacho Vidal y Sor Lucía»?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.