Sabía que hacer rescates comprometía la seguridad de la gente de a bordo

El verdadero motivo del ‘Open Arms’ para negarse a recalar en un puerto de España

El circo mediático organizado por la ONG Proactiva Open Arms, empeñándose en desembarcar su buque “Open Arms” en un puerto italiano, se debe a un motivo que la ONG se niega a reconocer.

Interesante reflexión de un general retirado sobre los rescates de inmigrantes ante Libia
¿Son rescates o es ayudar al tráfico de seres humanos? Júzgalo tú con un revelador vídeo

La Capitanía Marítima de Barcelona advirtió en enero al buque que ponía en riesgo la seguridad de la gente de abordo

Para descubrir ese motivo basta con tirar de hemeroteca. El pasado mes de enero, la Capitanía Marítima de Barcelona bloqueó la salida del buque del puerto de dicha ciudad. Según detalló entonces el diario El País, en el despacho firmado por dicha Capitanía se detallaba “una larga lista de incumplimientos de convenios internacionales” por parte del buque “Open Arms”. Concretamente, el comunicado indicaba: “En la última operación de salvamento se vulneró lo indicado respecto a la obligación de desembarcar a los náufragos en un puerto seguro lo más cercano posible.

Se refería con ello al transporte de 308 personas a bordo del “Open Arms” desde las inmediaciones de Libia hasta Algeciras en diciembre de 2018. Los puertos seguros más cercanos a las inmediaciones de Libia eran los de Túnez, no los de España. El buque estuvo tres meses inmovilizados y recibió autorización para zarpar el 17 de abril, según comunicó la propia ONG, con “autorización para navegar hacia las islas de Samos y Lesbos para transportar material humanitario”, pero “sin autorización para misiones de búsqueda y rescate” en el Mediterráneo Central. En enero ya se había señalado que el buque sólo puede navegar con un máximo de 18 tripulantes y no puede llevar a cabo “operaciones de salvamento que van acompañadas de un transporte por mar con un elevado número de personas, por un largo periodo de tiempo, incluso superior al plazo de una semana”, ya que esas operaciones “comprometen la seguridad intrínseca del buque, de la tripulación y de las personas auxiliadas”.

La Dirección de la Marina Mercante advirtió al buque sobre dedicarse a hacer rescates

El 16 de junio, el “Open Arms” arribaba al puerto de Nápoles. Diez días después zarpaba de nuevo, anunciando “6 meses después, ponemos rumbo a la frontera más mortífera del planeta”. Al ser un buque con pabellón español, el “Open Arms” navega con patente de navegación española (Real Decreto 1027/1989, de 28 de julio). Por ello, y ante el posible incumplimiento de la prohibición dictada por la Capitanía Marítima de Barcelona de realizar misiones de búsqueda y rescate, el 27 de junio, la Dirección General de la Marina Mercante remitió una comunicación al capitán buque (que se puede leer completa aquí) recordándole lo siguiente: “Todas las navegaciones que pretenda realizar el buque quedan supeditadas a las permitidas por los certificados del buque, su clasificación y finalidad”. Marina Mercante también señalaba: No se podrán realizar operaciones de búsqueda y salvamento, en tanto no se cuente con la conformidad de la autoridad responsable de la región de búsqueda y salvamento (zona SAR) donde se navegue, y siempre bajo la coordinación de dicha autoridad”. Y añadía: Las operaciones de salvamento que sean de carácter espontáneo u ocasional con motivo de la navegación normal del buque estarán sujetas al cumplimiento de lo dispuesto en la normativa internacional o nacional sobre el salvamento marítimo”, que obliga al desembarco de los rescatados en el puerto seguro más cercano posible. El quinto párrafo del comunicado señalaba:

El buque está sujeto a las normas españolas de policía de la navegación, con independencia de lugar donde se encuentre, de conformidad con el artículo 5.1 de la Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima, y a los efectos previstos en el artículo 100 de la misma Ley sobre la paralización del buque porque no se cumpla con la normativa de seguridad. Esto es, al buque le podrá ser ordenado su regreso a puerto español para hacer efectiva la paralización si persiste en la conducta de acometer operaciones de búsqueda y salvamento sin dar cumplimiento a lo exigido normativamente”.

Marina Mercante advertía al capitán del “Open Arms”, así mismo, que las “infracciones contra la seguridad marítima o la ordenación del tráfico marítimo, pudiendo sancionarse cada una de ellas con multas de hasta 901.000 euros o 300.000 euros, respectivamente”.

La ONG negó que fuese a hacer rescates horas después de participar en tres

La ONG contestó a Marina Mercante con un comunicado desafiante el 4 de julio (ver PDF). Eso sí, el documento adjuntaba un escrito del abogado de la ONG afirmando que la acusación de Marina Mercante de que tenía conocimiento de que el buque tenía la pretensión de retomar los rescates “carece de todo fundamento”. Así mismo, señalaba que la ONG y el capitán del buque “son plenamente conscientes de que todas las navegaciones del buque están supeditadas a las permitidas por los certificados del buque, su clasificación y finalidad”, y que dedica todos sus esfuezos a labores de observación y vigilancia, sin estar implicado en ninguna operación de ‘búsqueda y salvamento’, ni por propia iniciativa, ni bajo las autoridades responsables de las regiones SAR por las que navega. El comunicado era una grandísima tomadura de pelo: ese mismo día la ONG anunciaba su participación en tres rescates cerca de Libia entre el domingo 30 de junio y el jueves 4 de julio.

La ONG reconoce ahora que es un buque viejo: tiene 45 años

Éste es el motivo por el que la ONG rechazó dirigirse a un puerto español en el día de ayer. Pero lo más indignante fue la excusa de la ONG: No aceptamos España. No podemos poner en peligro la seguridad y la integridad física de los inmigrantes y de la tripulación“. Eso sería coherente si lo hubiesen dicho antes, puesto que en enero ya se sabía -como he señalado- que sólo podía navegar con un máximo de 18 tripulantes, y que no podría llevar a cabo rescates, ya que esas operaciones “comprometen la seguridad intrínseca del buque, de la tripulación y de las personas auxiliadas”. Ayer mismo, Óscar Camps, el fundador de Open Arms, declaraba al diario El País que el buque “tiene 45 años” y que “el Ministerio de Fomento inmovilizó durante meses porque dijo que no garantizaba la seguridad del pasaje”. Y a pesar de ello la ONG se dirigió a las costas libias para realizar rescates, sabiendo que su buque no estaba certificado para ello y que, en caso de haber encontrado a personas rescatadas, debería haberlas llevado al puerto seguro más cercano, es decir, Túnez, y no pasearlas hasta Italia con la ya indisimulaba intención de presionar a su Gobierno.

El ‘Open Arms’ podría ser inmovilizado y multado y su capitán perdería la licencia

Si llega a un puerto español, lo más seguro es que ese buque sea inmovilizado y multado, y su capitán posiblemente pierda la licencia. Hoy La Moncloa ha publicado un comunicado en el que anuncia que el Buque de Acción Marítima “Audaz” de la Armada Española zarpará desde Rota hasta la isla italiana de Lampedusa, donde “se hará cargo de las personas acogidas en el Open Arms y procederá al acompañamiento de la embarcación de la ONG Proactiva Open Arms hasta el puerto de Palma, en Mallorca”. Lo primero es posible, pero lo segundo está por ver. De momento, la ONG no ha anunciado que acepte este plan. Sabe que si su buque es conducido a España se va a enfrentar a serios problemas legales, entre otras cosas, por comprometer la seguridad de su tripulación, de las personas rescatadas y del buque a sabiendas de que lo hacía.

Foto: Efe.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Esto es un esperpento.

    Pero encima Falconetti quiere enviar el barco a alguna región donde gobierne la derecha, como Andalucía, para dejarles el marrón de ser ellos los que tengan que atender a los pasajeros, o quedar como los malos.

  2. Espero que reciban un buen multazo, ya se han pasado de la raya hace tiempo. Aunque de esta España que han convertido en un país de pandereta ya cada vez me sorprenden menos cosas. Por cierto, si no me equivoco el desplazamiento y asistencia del buque de nuestra Armada lo pagamos todos los españoles…

  3. Luis Recinos

    Interesantísimo reportaje, Elentir. No hay como conocer los entretelones para entender el verdadero propósito de la operación del Open Arms. Increíble. Gracias por compartir tal información.

  4. Sharovarov

    Luis Carlos, ponga al menos “la derecha” entre comillas, hombre. Yo la suelo llamar “izquierda no oficial” (PP y Cs)

  5. bilbaino

    Salvini wins!

    Tunez es seguro para millones de turistas, ¿Por qué no para esos subdaharianos?

    ¿Y Cerdeña?

  6. Luna

    Siendo una ONG española, Open Arms tendrá a buen seguro la declaración de entidad de utilidad pública, la misma que le quitaban a Hazteoir por fletar unos autobuses que nos recordaban que los niños tienen pene y las mujeres tiene vulva. Esos autobuses cumplían rigurosamente con todas las normas de tráfico y circulación, Ya que el buque no lo hace en absoluto pero lo que está por ver es si a ellos también se la retiran. Y me parece que no va a ser así, ni la declaración ni las cuantiosas subvenciones. Parece que exista también una declaración tácita de “rasero A o rasero B” y que ellos tienen la otra.

    Pero hay algo que no se le escapa a nadie: El mismo Pedro Sánchez que ahora envía un buque de la Armada en su búsqueda es aquél que en otra ocasión les acogió en Valencia. Muy mediática, electoral y pagandoCáritasylaIglesiamente, no lo olvidemos.

    El Open Arms tiene cuarenta y tantos años, ¿Cuántos tendrá ya el Rainbow Warrior? Parece que haya huelga muy indefinida de desguazadores y chatarreros, creo que ya convendría reciclarlo también y hacerle un favor al planeta.

  7. Miguel

    Los de “la derecha” siguen comprando toda la mercancía progre. Es una patología que no tiene remedio.

  8. DAGM

    Y Córcega?

  9. Diegovizc

    El artículo es magnifico. Lamentablemente no se reproducirá en ninguno de los medios de desinformación masiva que son los que lee la mayoría de los habitantes del matrix mediático. En ellos nos venden a esta ONG como una salvadora de náufragos a punto de perecer cuando la realidad es que se trata de un barco negrero motivado políticamente.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.