" /> ">
Bello alegato a favor de la dignidad y la autoestima de las chicas

Una carta a las mujeres jóvenes

"¿Podría pedir tu atención por unos momentos? Te garantizo que no te arrepentirás de escuchar lo que tengo que decir. Definitivamente, no te arrepentirás de escuchar esto en tu tiempo de vida, especialmente de un hombre de dignidad. Es una idea que he tenido cerca de mi corazón, incluso antes de que la controversia de la falda surgiese en los medios de comunicación. Este mensaje no pretende dar respuesta a la controversia de la falda directamente por cualquier medio, antes bien, este mensaje es una declaración general y global. Se trata de un mensaje acerca de las cualidades que realmente importan en una mujer, y sobre lo que realmente hace que una mujer sea atractiva. A pesar de que en este discurso tiene alguna relevancia la forma en que las mujeres se visten y se presentan en la actualidad, el mensaje en este discurso va más allá de las propias preferencias, o sentimientos de presión, en lo que se refiere a la forma de vestir, y va mucho más allá de cualquier concepto de modernidad. Golpea en el corazón mismo de la propia humanidad, en un intento de haceros a todos una revelación de la verdad evidente, con toda seguridad inspiradora. Si lees esto, y recibes cualquier cosa menos una sentimiento de absolución de ello, entonces he cometido un pecado grave, un pecado contra mí mismo y un pecado contra todos vosotros.

"La gente a la que se refiere este mensaje son las mujeres jóvenes de esta escuela, y del mundo. En particular, se refiere a las silenciosas, las inteligentes, las que no hablan de la gente a sus espaldas, las que los hombres no siguen en masa, las que no se visten con ropa reveladora, las que les encantaría estar enamoradas, y las que se sienten continuamente decepcionadas con su apariencia porque lo único que tienen para compararse a sí mismas son las mujeres que han sido puestas en un pedestal por nuestra sociedad. Este mensaje también se refiere a aquellas de vosotras que se pueden considerar "opuestas" a la demografía que acabo de describir. Las que se visten con ropa reveladora, y las que tratan de encajar con la multitud.

"No necesitas vestirte o actuar de cierta manera para encajar, sentirte atractiva, o para SER atractiva. Eres mucho más atractiva de lo que te das cuenta. Todas vosotras. Pero eso no quiere decir que debas vestirte con ropa reveladora. No, en absoluto. Claro, una chica que se viste de esa manera podría volver algunas cabezas, y obtener algunos elogios. Pero el atractivo real no viene de usar la última moda, tampoco vienen de estar con poca ropa en público, o de ponerse maquillaje, o tener una cara bonita o un cuerpo bonito. No. El verdadero atractivo viene de tener una cierta dignidad. Se trata de tener clase. Se trata de ser fiel a ti misma, ser una misma, y estar a gusto en tu propia piel. Este mensaje es para todas las mujeres jóvenes en el sonido de mi voz y más allá. Sois todas bellas. Todas tenéis belleza interior Y belleza exterior."

---

El texto que acabo de mostraros ha sido escrito por Paul Gomille, un joven de 17 años que estudia en el colegio católico Archbishop Denis O’Connor de Ajax, en Ontario (Canadá). Se trata, para más señas, de la traducción del original en inglés que podéis leer en LifeSiteNews, una carta presentada en ese colegio con motivo del Día de San Valentín. Sinceramente, me maravilla que un chaval de 17 años haya sido capaz de escribir un texto tan cargado de madurez intelectual y tan digno de un sobresaliente como éste. Pero lo que me sorprende más es que dicho colegio católico haya decidido expulsarle dos días por defender la modestia y la dignidad de las mujeres frente a los estereotipos imperantes.

Según LifeSiteNews, cuando el joven mostró la carta por primera vez a la directora del colegio, Donna Modeste, ésta dijo sentirse "muy emocionada por ella" y planeó que se leyese en una próxima asamblea escolar. Pero por lo visto ciertos funcionarios escolares vetaron la carta de Gomille tras pedirle al joven que suprimiese el segundo párrafo porque lo consideraban demasiado crítico. El chico se negó, argumentando -con mucha razón- que eso desvirtuaría su escrito, y en consecuencia fue prohibida su lectura. El colmo del absurdo, en fin. El caso es que el joven Gomille y sus amigos decidieron distribuir 136 copias de la carta en la cafetería del colegio durante la hora de comer. Después de eso, Gomille fue llevado a la oficina de la directora y se le suspendió por dos días por "oposición a la autoridad", suspensión que cumplió el 15 y el 16 de febrero. Finalmente el caso saltó a los medios de comunicación y el chico ha recibido críticas incluso desde el diario progre The Toronto Star, el periódico de mayor tirada de Canadá. Por el contrario, el diario conservador National Post ha salido en su defensa, señalando lo siguiente en una crónica firmada por Matt Gurney:

"El Sr. Gomille tiene sus opiniones, pero no son insultantes, racistas, sexistas, intolerantes, homofóbicas o expresadas sin delicadeza. No se nombra a estudiantes concretos, nadie es acosado o intimidado. Incluso en nuestra era de tolerancia cero, ¿lo que escribió el Sr. Gomille era intolerante?"

Mientras tanto, en Tumblr el escrito está difundiéndose muchísimo, y lo mismo en blogs y medios de comunicación. Sinceramente, no entiendo que en nuestra sociedad se puedan soltar como si nada las mayores burradas -incluso alegatos de lesa humanidad como llamar "derecho" a matar a seres humanos inocentes e indefensos- y entre tanto se censure a un joven por escribir un artículo lleno de delicadeza y de sentido común, escrito con sumo respeto y hecho desde el máximo aprecio por la dignidad y la autoestima de las mujeres. Desde aquí mi aplauso para ese chico.

---

(Foto: Ryan Pfeiffer / Metroland)

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Águila Real

    Un discurso más viejo que el pan. Los he leído más hermosos y profundos. Es bueno recordarlo de vez en cuando. Ahora, me alucinan los canadienses. Parecen españoles.

  2. Un discurso más viejo que el pan... y tan bueno como el pan, todo hay que decirlo. Por muy viejas que sean algunas cosas, siguen estando cargadas de acierto.

  3. pacococo

    Es la dictadura progre. Ellos han impuesto sus normas y cualquier documento o cualquier cosa que se diga ha de ajustarse exactamentea ellas.

    Esta carta no ofende a nadie, pero dice algunas cosas contrarias al dogma progre. Eso de que el verdadero atractivo es tener dignidad... Eso es un crimen y por eso lo están machacando.

    Las mujeres tienen que ajustarse a un patrón de tipo corporal y vestir de cierta forma y por supuesto ignorar el concepto de dignidad, entonces serán atractivas. No importa si tiene la cabeza vacía o es absolutamente inculta, con los valores anteriores será la mujer perfecta.

  4. Marcial

    Mi aplauso también.
    No sólo en Canadá pintan bastos...

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.