Usa la consigna progre que tacha la libertad de elección como 'segregación'

Sistach defiende que se privilegie a los alumnos catalanófonos en la escuela

Ayer el cardenal y arzobispo de Barcelona salió en apoyo del modelo de imposición del catalán en la escuela. En un mensaje publicado en su Twitter, Lluís Martínez Sistach afirmó que ese modelo “evita la segregación escolar, favorece la cohesión social y consigue buen conocimiento del castellano y catalán”. En la práctica el cardenal está defendiendo que se privilegie a los alumnos catalanófonos y se discrimine a los hispanohablantes en las escuelas.

¿Para Sistach el idioma divide en catalanes de primera y de segunda a sus feligreses?

Y es que Cataluña es una comunidad autónoma española en la que hay dos lenguas oficiales: el español y el catalán. El modelo lingüístico vigente en las escuelas catalanas desde hace tres décadas implica que los alumnos catalanófonos pueden escolarizarse en su lengua materna, pero los hispanohablantes no. Se trata de una grosera discriminación que es impropia de una comunidad democrática con dos lenguas oficiales. Por mucho que monseñor Sistach nunca haya ocultado su afinidad ideológica hacia el pensamiento único dominante en Cataluña, no deja de ser un escándalo que un cardenal defienda ese privilegio lingüístico que divide a sus feligreses en catalanes de primera y de segunda categoría. ¿Es ésa la idea de justicia social y de catolicidad -es decir, universalidad- que propone el arzobispo de Barcelona a sus feligreses?

El cardenal copia los argumentos del PSOE contra una Convención de la Unesco

Pero la declaración de Sistach no sólo es escandalosa, por constituir un desprecio hacia una parte de los catalanes simplemente por hablar una lengua oficial que no es la que prefiere el cardenal. Además, con esas palabras Sistach se apunta al mismo argumentario que usan los progres contra la libertad de educación en cuestiones como la enseñanza religiosa y la educación diferenciada. No hay que esforzarse mucho para encontrar en las hemerotecas, por ejemplo, declaraciones de dirigentes del PSOE tachando de “segregación” la existencia de colegios diferentes para niños y niñas. Con esa grosera manipulación los socialistas intentan estigmatizar a los padres que ejercen su legítimo derecho a elegir el modelo educativo que prefieren para sus hijos, un derecho amparado por la Unesco. Y es que la Convención de la Unesco relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza señala en su Artículo 2 que “no serán consideradas como constitutivas de discriminación” la creación y mantenimiento de:

1. Centros de educación diferenciada (es decir, colegios distintos para niños y para niñas).

2. Centros educativos privados.

3. Sistemas o establecimientos separados “por motivos de orden religioso o lingüístico” que proporcionen “una enseñanza conforme a los deseos de los padres o tutores legales de los alumnos”.

Con estas salvedades la Unesco ampara la libertad de educación de las familias frente a los atropellos estatales. Y es que negar esas excepciones supone reducir la libertad de educación a la nada.

Si separar por lengua es “segregar”, ¿lo es también separar por sexo y religión?

Es sorprendente que un cardenal se apunte a las tesis de quienes despotrican contra la libertad de educación tachando de “segregadores” a quienes la ejercen. Sistach se ha pegado un tiro en el pie al hacer tal cosa, y ha tirado piedras contra el tejado de su propia Iglesia. A ver con qué cara defiende ahora que las excepciones hechas por dicha Convención en su Artículo 2 no son válidas desde el punto de vista lingüístico pero sí desde el punto de vista religioso o sexual. Y es que si según el cardenal separar a los alumnos por lengua merma la “cohesión social” y favorece la “segregación”, ¿no debería afirmar lo mismo cuando se les separa por su religión o por su sexo? Desde luego, que un católico nacionalista cometa esa incoherencia es algo triste pero habitual, pero que la cometa un cardenal es para llevarse las manos a la cabeza. Es enorme el daño que los obispos nacionalistas le hacen a la Iglesia con estas declaraciones más propias de un dirigente de CiU que de un clérigo, unas declaraciones que a muchos católicos nos provocan una mezcla de indignación y vergüenza, y más en los tiempos que vivimos. ¿Es que no hay causas urgentes que defender en el orden moral como para que Sistach se ponga a lanzar proclamas de un nacionalismo tan sectario y excluyente como la que lanzó ayer?

Entradas relacionadas:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ioannes

    Mi no entender a Mons. Sistach. El nacionalismo exacerbado políticamente correcto es una peste de la que -ya estaba claro- los eclesiásticos no se libran, para sonrojo y justa indignación de muchos católicos…

  2. Anticlimacus

    Es lo que tiene cuando sirves a dos señores. Si sirves a la Baal-nazión, no puedes servir a Dios.

    Supongo que en aras de evitar la segregación en los lugares de culto prohibirá las misas en latín y en castellano. Sería terrible que alguien se condenase por asistir a una misa que no sea en la lengua de los amos.

  3. JFM

    @Anticlimacus. Queda todavia mejor si la lengua de los amos lo dices en Aleman: “die Sprache des Herrensvolks” o “la lengua del Herrensvolk”

  4. Pablo el herrero

    Hace tiempo que la iglesia católica, como institución política, está contaminada por el pensamiento único nacionalsocialista. Primero con Setien (en paralelo con la iglesia catalana, aunque más en silencio tienen las mismas políticas), más tarde con lo sucedido en la Cope y ahora de una manera clara con el tema de las políticas educativas en Cataluña.

    Toda esta política no es posible sin el correspondiente permiso vaticano. Son muchos años de pensamiento socialista contaminando la iglesia católica ¡Y eso siendo Papa Juan Pablo II!.

    Había y hay más razones para poner de rodillas a Setien y toda la jerarquía de la Iglesia Vasca, que en su día a Ernesto Cardenal en Nicaragua (por su seguimiento socialista de la Teología de la Liberación)… y no se hizo ni se hará nada al respecto.

    Hace tiempo que la educación privada en España (muy en concreto la de los colegios religiosos), que todos ellos son una mera extensión de la Planificación Central de la Educación Pública socialista.

    El 99´99% de los colegios privados concertados son los antiguos colegios religiosos. Es decir, cayeron en la trampa de dejarse comprar por el Estado. ¡Y quien paga, manda!

    Ante dicha realidad de la educación privada en España, nada raro son las declaraciones nacionalsocialistas del tal Sistach.

    ¡¡FUERA EL ESTADO DE TODAS LAS AULAS!!

    Pablo el herrero

  5. Enrique

    No debería sorprendernos en absoluto. Un señor que permite que se practiquen abortos en hospitales controlados por su diócesis ya ha dado sobradas muestras que le importa más mamar de la teta pública que los valores católicos que supuestamente defiende.

  6. pacococo

    Pablo

    Coincido en que la Iglesia está contaminada por el pensamiento único, ahora bien, discrepo que eso sea con el beneplácito del Papa, que es lo que se entiende cuando dices del Vaticano. Seguramente muchos en el Vaticano estarán contaminados también, pero, insisto, no con la complacencia del Papa.

    Pienso que el Papa bastante tiene con evitar que el mal se extienda e incluso yo diría que está retrocediendo. Por ejemplo ahora hay buenos obispos vascos y en general los obispos españoles son buenos aunque queden unos cuantos prescindibles como el card Nostach, tan nazionalista y que sin embargo en todo lo demás es bueno.

    Cabe la esperanza, no todos los obispos de Cataluña son nazionalistas, aunque casi. Cuando le acepten la renuncia al cardenal esperemos que pongan a uno no nazionalista.

    La pruba del algodón de todo esto será cuando a Cataluña y a las vascongadas vayan obispos de cualquier parte de España y nadie proteste. Hasta entonces queda mucho trabajo por hacer.

  7. Maria Angustias Lopez

    Por cosas como éstas me planteo hacerme evangelista. Me asusta la politización de muchos de nuestros obispos, que en vez de servir a nuestro señor Jesucristo, pareciera que lo hacen a otros intereses que nada tendrían que ver con el amor al prójimo.

  8. Ana

    El problema en Cataluña es grande… Muchos sacerdotes son antes catalanes a sacerdotes. Por lo visto, el seminario ahí es una locura. Hay que rezar mucho por ellos.

  9. María Angustias, malos obispos, malos clérigos y malos católicos de a pie los ha habido siempre. Eso no merma el sentido de la religión católica, a menos que tengas tan poco claras tus convicciones como para someterlas a revisión por algo así. Yo soy católico y estos casos me animan a criticar al obispo de turno, no a cuestionar mis creencias, que están muy por encima de los lamentables pronunciamientos políticos de Sistach. En todo caso, malos obispos católicos los ha habido y sigue habiendo igual que ha habido y sigue habiendo malos pastores evangélicos. Si te vas a cambiar de religión con la esperanza de encontrar personas perfectas e incorruptibles en otra, entonces me temo que te vas a tener que andar cambiando de creencias cada dos días…

  10. Luna

    Vegeu? S’aconsegueix una cohessió total i absoluta, no hi cap problema amb aixó de la immersió, ja que tothom s’entèn perfectamnent i entenedora.
    Qué ho sentiu? N’estic fermament convençut de qùè n’esteu tots aprenent molt castellà quan llegiu aquest missatge, alhora que no hi ha lloc per la esclussió…
    Ai, mare meva!

    Traducción:

    ¿Veis? Se consigue una cohesión total y absoluta, no hay ningún problema con esto de la inmersión, ya que todos nos entendemos perfectamente y sin ningún problema.
    ¿Oís?. Estoy firmemente convencido de que estáis aprendiendo todos mucho de la lengua castellana cuando leéis este mensaje y además, no tiene cabida en él la exclusión…
    ¡Ay, madre!.

    Pues esto es lo que empieza a afrontar ahora mi hija y lo que quiere Sistach.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.