Se cumple un año de mandato de Rajoy sin tocar la Ley del Aborto de 2010

Un año perdido y más de 100.000 vidas humanas tiradas al cubo de la basura

Hoy hace un año que Rajoy se convirtió en presidente del gobierno. En este tiempo su mandato ha estado marcado por un rotundo fracaso en materia económica -debido a su empeño en mantener las recetas socialistas del gobierno anterior- y por el hecho de que en un año el gobierno no ha tocado ni una coma del proyecto ideológico de Zapatero.

Se ha mantenido intacta una ley que autoriza a matar a seres humanos inocentes

De todo ese proyecto, el aspecto más grave y dramático, porque implica la eliminación de seres humanos inocentes e indefensos, es el mantenimiento de la Ley del Aborto de 2010. Según los últimos datos anuales de abortos en España publicados por el Ministerio de Sanidad, que son los correspondientes a 2010 -es curioso que a estas alturas aún no se hayan publicado los datos de 2011*-, cada doce meses se mata en España a 112.242 niños no nacidos al amparo de la ley. Es decir, que cada día mueren 307 niños y niñas a los que el Estado, en una forma brutal de discriminación, niega el debido amparo al derecho a vivir que les corresponde como seres humanos que son. Ya es grotesco oír hablar de leyes antidiscriminación en un país en el que se perpetra esta salvajada por motivos de edad, pero el colmo de la burla a la humanidad es que los partidarios de este crimen masivo y legal lo hayan promovido y lo sigan defendiendo bajo la premisa de que matar y descuartizar a los miembros más débiles de nuestra sociedad es un “derecho” de sus madres, y que oponerse a tal crimen contra los derechos humanos es propio de retrógrados y de personas que odian a las mujeres (las decenas de miles de mujeres que mueren cada año antes de nacer en España no cuentan en esos discursos feministas).

Las dictaduras comunistas son las que más desprotegen a los no nacidos

Es escandaloso que un gobierno que se decía democrático haya promovido una ley tan injusta, tan cruel y tan inhumana como ésa, una norma más propia de regímenes totalitarios y criminales que de sociedades libres y civilizadas. De hecho, es precisamente en dictaduras comunistas como Corea del Norte, China o Cuba en las que el derecho a vivir de los no nacidos es más desamparado por el Estado, a pesar de lo cual aún hay gente que considera que violar ese derecho humano de los más inocentes es lo que hace avanzada a una democracia. Pero si es grave que haya supuestos demócratas que defienden esa burrada totalitaria, igual de grave es que un gobierno que dice no compartir esas tesis abortistas mantenga dicha ley intacta durante un año.

El PP no considera urgente cambiar esa ley contraria a los derechos humanos

El PP ya ha dejado claro que no considera urgente cambiar una ley que autoriza a matar a seres humanos inocentes. Para demostrarlo, ha dejado pasar un año de mandato de Rajoy con mayoría absoluta sin que se haya presentado todavía el prometido borrador de la nueva ley del aborto que dice estar preparando el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Ante esa actitud tan indiferente a un problema tan grave, ¿cabe esperar que la ley de Gallardón resuelva algo? Yo ya no lo espero. Mucho tendría que cambiar un gobierno para que pase de ignorar una matanza de inocentes durante un año entero a ponerle remedio a semejante drama con una ley que se atreva a contradecir el pensamiento único progre, a cuyos dogmas se empeña en rendir pleitesía el gobierno de Rajoy. Precisamente por eso algunos hemos seguido protestando y movilizándonos como lo hicimos durante el mandato de Zapatero, y vamos a seguir haciéndolo. Si con ello conseguimos que este gobierno rectifique, bien invertidos habrán sido el tiempo y las energías que hayamos dedicado a reivindicar una ley que proteja la vida de los más inocentes. Y si el gobierno no rectifica, esa movilización servirá para dejar en evidencia ante todos los españoles que el prometido “cambio” era una mentira y que Rajoy sólo es más de lo mismo. Lo que no cabe ante un problema humano y moral tan grave como el del aborto es quedarse de brazos cruzados, esperando que otros hagan algo o que venga un político o un partido que lo resuelva. Nos corresponde a los ciudadanos enarbolar la bandera del derecho a vivir, y la historia nos juzgará con dureza si no lo hacemos.

* P.D.: justamente esta tarde-noche, poco después de publicar este artículo, se ha conocido el número de abortos en España en 2011: 118.359, un 4,71% más que en 2010, a pesar de que el anterior gobierno aseguró -en un grosero insulto a la inteligencia de los españoles- que la Ley del Aborto de 2010 serviría para reducir el número de abortos.

¡Actúa!

Entradas relacionadas:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Esto es una III república socialista y federal, porque vamos. Ante el separatismo el Rey no dice nada, ante los problemas Rajoy no hace nada, y la izquierda controlando casi toda España.

  2. Luna

    Dijo la ex-Presidente del Instituto de Bioética Isabel Viladomiu en una reciente conferencia que hay tres modelos muy evidentes de bioética:
    -El utilitarista, que se caracteriza por lo muy conveniente de sus resoluciones para lo que convenga hacer a quien lo emplea,
    -El consensualista, que se caracteriza por un iuspositivismo que da por bueno lo que se pacte entre todos y que origina leyes como la llamada “Aído”. (Recuerdo aquí la declaración de Mariano Rajoy: “La anterior ley de despenalización del aborto no debe modificarse por ser resultados del consenso de todos”)
    -Y el que se basa en la consideración de que cada feto o embrión es un hijo, la única que puede considerarse basada enla biología y en la ética.

    No sólo está distrayendo sobre esta realidad el PP, sino que esconde muy mal el as en la manga de un recurso ante el TC sobre la Ley Aído que va por muy mal camino, pero que les sirve como parapeto para escudarse en espera de su sentencia y valerse luego d elo que digan. Malas trazas lleva todo esto, cuando no se ejecutó la suspensión cautelar de la referida ley en la observación de que el aborto tiene consecuencias irreversibles para el feto. Dice mucho sobre cómo lo consideran. Recuerdo también que el TC les ha ido como anillo al dedo para pretextar lo inexplicable en otros casos.

  3. Precisamente eso que comentas sobre el PP y el TC lo apunté aquí en octubre del año pasado, Luna:

    https://www.outono.net/elentir/2011/10/13/el-pp-usa-al-tribunal-constitucional-como-excusa-para-no-tocar-la-ley-del-aborto/

    Lo que se deducía de aquel anuncio del PP es que la cúpula de ese partido no tiene ninguna voluntad política de acabar con la lacra del aborto. O el tema le importa un bledo, o le importa más lo que dirán los progres que el deber de proteger las vidas de los más inocentes. Sea como sea, si se esconden detrás del actual TC -con mayoría progre- en este asunto, la Ley Aído seguirá como está durante todo el mandato de Rajoy. Al tiempo.

  4. pacococo

    Hay un aforismo en Derecho que dice: “Una coma que varíe el legislador, echa abajo bibliotecas enteras”

    Con esto quiero decir que no importa el TC, basta que la mayoría absoluta del pp modifique la ley, en este caso eliminar, tirar al cubo de la basura, que es lo que merece, la ley Aido.

    Pero estos progres de derechas no lo va a hacer. Supongo que algo de culpa tendremos todos para merecer un gobierno como este, aunque no sea más que la pasividad con le vota el personal.

    Y lo pagaremos. Pero como de costumbre, lo pagaremos como sociedad, los culpables de esto se irán a laumba como santos (laicos, por supuesto) y serán nuestros hijos y nuestros nietos los que los sufran. Porque el descenso de población es aterrador y dentro de cincuenta años se apreciará la tragedia en toda su magnitud.

    Pero de momento el mal es mucho peor de lo que parece. Nos fijamos en los más de cien mil asesinatos, cuando en realidad es toda la sociedad la que es asesinada, con una ley que convierte el mal en bien. Y cuando una sociedad asume que el mal es el vien, está condenada.

  5. José Jacinto Verde Colinas

    No esperemos grandes cambios en la próxima Ley sobre el aborto del PP. Si los hay, serán mínimos retoques.

    Al PP, como a los demás partidos políticos (al menos a los que están representados en el Parlamento español, les interesan más los votos que la defensa de la Verdad y de la vida humana. No nos engañemos.

  6. Luna

    José Jacinto:

    A juzgar por o que he ido oyendo, se pasa de un desatino a otro. Se mantiene la gran mayoría de casos, circunstancias, coladeros y lo que quieras, pero se llega a
    un nuevo absurdo: Dicen de prohibir el aborto llamado eugenésico (que es verdaderamente eutanásico). Estaría bien su penalización, pero habría de incluirse en un contexto proporcionado. Si al final resulta que hasta la semana que sea, aquí puede abortar quien sea y por pretexto que sea capaz de imaginar, pero no pueden hacerlo quienes vayan a tener un hijo enfermo, encontramos el serio garavio comparativo de que los hijos sanos no tienen derecho a vivir como contrapartida de la protección de aquellos que vayan a tener una “malformación”, como se dice hoy en día. Esto es, que se pasa de una desprotección actual a su contraria, cuando lo que hay que hacer es proteger a todos por igual.

    La verdad: Todo intento de justificar cualquier tipo de aborto intencionado nos llevará siempre a un absurdo legislativo u otro, ya que no se puede obtener lo cabal por vía de lo que no lo es.

    Dicen también de evitar que las menores aborten sin conocimiento de sus padres, pero si no les privan de la píldora del día siguiente (PDD), lo único que hacen en realidad es restringir otras técnicas abortivas e imponer una, no evitar que aborten. Y ya verás como no quitan la PDD en absoluto, ni siquiera le impondrán el mínimo control farmacéutico que demanda un concepto básico de salud. (Si se prescinde de la salud del feto, lógicamente).

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.