El partido morado intenta disimular su nacionalismo para ganar más votos

‘Podemos Galiza’, aliado con separatistas, ahora dice defender la unidad de España

“Nosotros somos los únicos que defendemos la unidad de España”. Esta declaración no es de Santi Abascal, sino de Breogán Riobóo en una entrevista concecida a La Gaceta.

Podemos ofrece la ruptura de España como pago al apoyo del ultranacionalista Beiras
La dirección de ‘Podemos Galiza’ considera ‘racista’ rechazar la imposición del gallego

Un exmilitante de dos partidos separatistas al frente de ‘Podemos Galiza’

El señor Breogán Riobóo fue elegido secretario general de Podemos en Galicia –su web dice “Galiza”, siguiendo la costumbre del nacionalismo gallego- el pasado mes de febrero. En su biografía en la web de Podemos para las primarias autonómicas no dijo ni pío sobre sus pasadas militancias, pero el digital nacionalista Praza.gal señaló que el señor Riobóo ha sido militante de dos formaciones separatistas: el BNG y Anova. ¿Se habrá vuelto un patriota de repente? Pues tengo mis dudas. En febrero de 2015 Riobóo firmó, junto a otros dirigentes de Podemos, un manifiesto a favor de la autodeterminación, es decir, a favor de un proceso que significaría la ruptura de España.

‘Podemos Galiza’ considera “racista” oponerse a la imposición del gallego

Dicho manifiesto, además, defendía la exclusión del español en las escuelas las comunidades bilingües, al mismo tiempo que abogaba por la introducción del gallego, el catalán y el vasco en los colegios de las demás comunidades. Por esas mismas fechas Riobóo identificó la postura de “Podemos Galiza” enlazando un artículo de José María Castro Álvarez, también miembro de la nueva dirección gallega de Podemos, en el que tachaba de racistas a los que defendemos la libertad de idioma en las escuelas, disfrazando sus tesis totalitarias con un barniz pseudocientífico (algo muy habitual en partidos totalitarios) y utilizando argumentos dignos del INGSOC de la novela “1984” de George Orwell: “en un contexto social en el que el aprendizaje del castellano está totalmente garantizado, la inmersión en gallego es una prescripción científica (sociolingüística) necesaria para que la elección de nuestra lengua sea un derecho. Al rechazar la tolerancia activa a la inmersión, acusándola de imposición, estarían incurriendo (de modo consciente o inconsciente) en una actitud que el consenso internacional sobre diversidad cultural caracteriza como racista.”

Errejón puso precio al apoyo de Beiras: acabar con la unidad de España

Pero ahí no se quedó la cosa. El pasado verano Íñigo Errejón vino a Galicia a captar el apoyo de Xosé Manuel Beiras, un furibundo separatista, antaño líder del Bloque Nacionalista Gallego y que actualmente dirige la formación separatista “Anova – Irmandade Nacionalista”. Tras la reunión, Errejón reconoció su oferta a Beiras: “Lo fundamental para un movimiento constituyente es que haya un horizonte compartido, en nuestro caso, un estado plurinacional. ¿Y en qué consiste eso? El propio dirigente de Podemos lo explicó así: “La plurinacionalidad implica asumir que la Constitución del 78 sólo la podemos derogar juntos, después que cada uno haga lo que quiera. Lo que venía a decir Errejón, por si a alguien no le ha quedado claro, es que la alianza de Podemos con los separatistas gallegos es una unión temporal para acabar con nuestro marco de convivencia, y una vez hecho eso, dejar que los separatistas hagan lo que les dé la gana con sus respectivas comunidades, sin que la soberanía nacional pueda impedírselo. Estamos ante una hoja de ruta muy clara para reducir a escombros nuestra democracia y la unidad de España, y todo por puro interés partidista, para que Podemos pueda gozar de un poder que no tendría en condiciones normales.

‘Podemos Galiza’ se disfraza de moderado para catapultar al nacionalismo

El problema que tiene Podemos en Galicia es que el nacionalismo tocó techo hace ya tiempo, y en el partido de Pablo Iglesias saben que no tienen posibilidades de triunfar en Galicia ligándose al separatismo y su parnafernalia, pues en Galicia -una región muy rural y conservadora- el discurso ultraizquierdista y rupturista del nacionalismo gallego provoca más rechazo que adhesiones. Ante este panorama, Podemos Galicia estaría siguiendo las pautas estratégicas de Pablo Iglesias, un individuo que cree que el fin justifica los medios. Su fin es conquistar el poder, y si para ello tiene que aliarse con socios como Irán, lo hace sin cortarse un pelo y vistiendo su incoherencia con el cínico latiguillo de “cabalgar contradicciones”. En Galicia, lo de “cabalgar contradicciones” consiste en ir del brazo del separatismo más radical y, a la vez, presumir de defender la unidad de España, a ver si así pescan los votos de algunos despistados en una región que se beneficia de ser española, que nunca se la ha cuestionado su pertenencia a España y que sería inviable como Estado independiente. Lo sabe cualquier gallego con dos dedos de frente. Lo que acabo de señalar no es una especulación mía: figura en el propio programa de Podemos para Galicia. Dicho programa tiene un párrafo muy revelador (traduzco):

“Mientras en Cataluña o Euskadi, el voto nacionalista es disputable a partir del reconociemento del derecho de autodeterminación y sólo secundariamente a partir del reconocimiento del carácter plurinacional del Estado, en Galicia la articulación de una propuesta plurinacional coherente con las necesidades de la población gallega, generaría un marco hegemónico que superaría los límites actuales del nacionalismo gallego y permitiría a PODEMOS convertirse en un actor referente en la política gallega y en uno de los vectores de la democratización territorial en España.”

Estamos ante un ejemplo más del tacticismo de Podemos: no busca trasladar los planteamientos de sus votantes a su programa para responder a sus inquietudes, sino que busca la forma de amplia la base electoral del nacionalismo con un discurso territorial más moderado que en Cataluña y el País Vasco, pero que al fin y a la postre sirva para situar en el poder a nacionalistas tan radicales o más que los de esas dos comunidades (ahí está el ejemplo de Beiras). Se trata de poner, en fin, piel de cordero a los lobos del separatismo gallego, a ver si así dan menos miedo. El caso es cómo hacerlo yendo del brazo de un tipo tan histriónico como el mandamás de Anova, con comunistas independentistas como los de la FPG -los antiguos socios galaicos de Herri Batasuna- e incluso gente procedente de grupos separatistas tan extremistas como la desaparecida AMI.

(Foto: Efe)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. sanabria

    Los gallegos son inteligentes,una minoria no enturbia el futuro de galicia .tiempo al tiempo y poco a poco podemos se disolvera como un azucarillo en un cafe.Siento verguenza del actual Congreso de España ,a mi no me representan son un mercadillo de todo a 100 ,tan bajo esta cayendo el nivel cultural en ESPAÑA?

  2. Hace tiempo que dije que los de Podemos son un grupo de académicos que en su vida han gestionado algo. No tienen experiencia en absolutamente nada. Dale un equipo de 3ª división de fútbol a Pablo Iglesias y no sabría que hacer.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.