Se suicida una conocida bloguera y cazadora acosada por los animalistas

El acoso a Mel Capitán y el ataque al Circo de Portugal: paremos ya el terrorismo animalista

Anteayer se conoció la noticia del suicidio de Mel Capitán, una conocida cazadora y bloguera con decenas de miles de seguidores en Facebook y sometida a un brutal acoso por los animalistas.

Hoy van a por los toreros, y mañana irán a por los que beben leche y comen carne
El animalismo y el marxismo cultural: una muy interesante entrevista a Álex Lachhein

Copian las técnicas de acoso y amedrentamiento de la mafia etarra

Lo que ha venido sufriendo Mel por el mero hecho de sentir pasión por la caza y dedicarse a eso legalmente se parece mucho a la campaña de amedrentamiento llevada a cabo por los etarras en el País Vasco. El pasado 4 de mayo Mel denunciaba al diario Heraldo de Aragón lo siguiente: “Hace dos semanas publicaron la ubicación de mi trabajo -prefiere no revelar cuál es- y pidieron que fuese despedida; a los pocos días, tres personas de una plataforma animalista se presentaron allí para hablar con mis jefes y seguir presionando”. Eso es un acto claro de acoso, y el acoso es un delito castigado con “pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados”, según lo tipifica el Art. 172 del Código Penal.

“Te vamos a callar con una bala en la frente”, le advirtieron

Pero la campaña de amedrentamiento contra Mel no se limitó al acoso. Fanáticos animalistas le han escrito multitud de injurias, calumnias e incluso amenazas de muerte como “te vamos a callar con una bala en la frente”, “espero que alguien te dé una paliza que te deje cuatro meses en coma o “somos muchos los que deseamos que no vivas”. Estas atrocidades ni siquiera han cesado tras conocerse su fallecimiento: su página de Facebook ha estado recibiendo asquerosos comentarios de animalistas celebrando su muerte estas últimas horas. La paradoja es que los autores de esos miserables comentarios se creen mejores personas por declararse amantes de los animales, cuando en realidad demuestran ser lo más perverso y despreciable de la humanidad.

Grave ataque de la mafia animalista a un circo en Galicia

Hace un mes tuvimos en Galicia una muestra de lo que son capaces de hacer esos fanáticos animalistas para imponer sus ideas a los demás: varios ecoterroristas asaltaron el Circo de Portugal en Silleda (Pontevedra), llamando “torturadores” a sus empleados y agrediéndoles con barras metálicas. A raíz de esta agresión, uno de los empleados del circo tuvo que ser hospitalizado con heridas graves. Esta foto, publicada por Jara y Sedal, muestra la herida causada por uno de los ecoterroristas a uno de los empleados del circo:

Los circos denuncian amenazas de muerte, insultos y destrozos

Desde la asociación Circos Reunidos han denunciado la ola de violencia que están sufriendo: Nos enfrentamos a diario a agresiones, amenazas de muerte, insultos y destrozo de las instalaciones por parte de las asociaciones animalistas. Como ya he venido denunciado desde aquí, los cazadores, los circos y los toreros no son los únicos colectivos que vienen sufriendo el odio de esos fanáticos: también han puesto en su punto de mira a científicos, pescadores y ganaderos, y de acuerdo con sus últimas consignas, pronto irán también a por los que comen carne y beben leche, ya que los animalistas más radicales consideran que hacer eso es un “asesinato”.

Quieren que el ser humano sea la única especie que tenga prohibido cazar

Lo curioso es que los animalistas pretenden que el ser humano sea la única especie capaz para ello que tenga prohibida la caza. Lo que demuestra eso no es amor por los animales, sino un profundo odio por su propia especie humana. Un odio que deberían hacérselo mirar, sobre todo por su afán de obligarnos a todos a compartirlo. La naturaleza no es una película de Disney: es despiadada, y en ella hay multitud de especies que cazan a otras -a menudo más débiles- para subsistir. Es ley de vida. Sin embargo, no he visto a ningún animalista amenazando o agrediendo a un gato por cazar ratones o a un águila por cazar conejos. Los seres humanos somos la única especie que tiene que cambiar sus costumbres para que esos fanáticos se sientan felices. ¿Y a qué precio? Si la humanidad siguiese al pie de la letra las patrañas de esa banda de fanáticos estaría condenándose a sí misma al hambre y a la extinción, porque no, amigos, no es posible que la humanidad sobreviva prescindiendo de la ganadería, de la pesca y de la caza y limitándose a comer vegetales en plan jipi vegano. Pero además, la humanidad ni siquiera debería replantearse sus libertades para complacer a unos extremistas. Si uno quiere cazar legalmente es muy libre de hacerlo: no se tiene que justificar ante ningún ecofanático. Si el movimiento ecofanático pretende impedir por la fuerza el ejercicio de las libertades ajenas, el Estado deberá impedírselo con todo el peso de la ley, sin descartar la posible ilegalización de las organizaciones que apoyen, alienten o justifiquen ese tipo de prácticas mafiosas. No se puede tolerar ninguna forma de terrorismo, ni a quienes lo practican, ni a quienes lo apoyan.

Mis condolencias a la familia y amigos de Mel Capitán. En su recuerdo, os dejo aquí con un vídeo que publicó ella en su página de Facebook el 26 de abril denunciando el acoso que estaba sufriendo ella (y también otros cazadores), y contestando a las acusaciones típicas de los animalistas:

(Foto principal: Revista Jara y Sedal)

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Kyle

    Comunismo, Socialismo, Animalismo y Feminismo están totalmente vinculados, deberían empezar a prohibirlos.

  2. Eduardo

    Cierto todo lo que dice el artículo.
    El buenismo está dando grandes lecciones. Suecia, paraíso de la bondad, no puede con el islam que ellos mismos han introducido por su bondad, las violaciones no se pueden parar, se piden conciertos donde no vayan hombres…etc.
    En Francia , Alemania, Bélgica, Suecia ya hay barrios enteros donde no puede entrar la policía.
    Ese buenismo con los animales dan sus frutos, colonias de gatos que perjudican la sociedad, de conejos que destrozan cosechas…etc.
    La depredación es necesaria en el mundo real, depredación de los animales carnívoros y hervíboros.
    No soy cazador, pero comojamón y pollo por ejemplo.

  3. ¿Por qué este miedo al enfrentamiento? Si hay que acabar a mamporros se acaba y antes que acaben con nosotros que tenemos un sentido de respeto hacia la naturaleza que ya la quisieran ellos.
    Dos anécdotas en el plazo de pocos días:
    Cola en la entrada para visitar el buque de Green peace “Esperanza”-Un empleado se acerca a una familia a la que acompañaba un perro de cara de pocos amigos y le dice que en el momento que entren deben coger al perro en brazos. Observo que hacen caso omiso a esa advertencia y se lo digo a la que se ha hecho cargo del grupo. Ante esta segunda advertencia corrigen su postura aunque a veces lo sueltan al suelo.¿Respeto?
    Una señora árabe está parada y viendo la mercancía de un establecimiento.Un perro la rodea con la cuerda que lleva al cuello y aquélla se sobresalta porque casi le provoca la caida. ¿por qué? ella le contesta que porque no le gustan los perros y el del perro de malas maneras le contesta que a él tampoco le gustan los moros.¿Respeto?
    Todos estos bravucones del tres al cuarto se nos están subiendo a la parra con el consentimiento de los poderes públicos y esto hay que pararlo si no queremos vernos anulados , escondidos y temerosos.

  4. Luna

    Por cuestión de coherencia, ningún animalista puede ser contrario a la caza, debido a la función de regulación de la supervivencia de los ejemplares más fuertes, que coadyuva con las leyes de la naturaleza. Así mismo cumple también con la de preservar el equilibrio de las pirámides ecológicas, evitando los excesos de población de unas especies en detrimento de otras. Se ha de exigir que esté debidamente controlada para que cumpla este servicio, pero hay que comprender que es necesario en todos los ecosistemas (dicen que todos) alterados. No puede darse el exceso de jabalíes que tenemos en Cataluña, simple punta de iceberg del que se da ya en casi toda Europa.
    Los animalistas son ignorantes que a menudo avergüenzan a los ecologistas más radicales con sus actuaciones incoherentes, como la suelta de animales depredadores que entran en competencia con la fauna y la destruyen, por tener clara ventaja sobre ellos. Es el caso de los hurones de granja que “liberaron” en Cataluña y terminaron con todo bicho viviente.
    Todo esto tiene sus paradojas y hasta su ridiculez, según se mire. En España se han prohibido los animales de circo. Todos los elefantes, osos y demás ganado ha dejado de existir, antes sólo tenían que ganarse los cacahuetes con un numerito de diez minutos al día (mientras los artistas y empresarios trabajaban a jornada completa). Ahora ya no tienen modus vivendi.
    Pero hay dos cosas mucho más graves: Todas estas tonterías nos apartan de lo verdaderamente importante y nos roban tiempo para luchar contra el hambre la miseria, o el paro (que es lo mismo) por poner algún ejemplo.
    Y que se justifiquen las mayores atrocidades para lo de siempre: “Que venza mi idea sobre la tuya, porque en eso radican verdaderamente los derechos.” Éste es el criterio que justifica toda violencia, unos defienden animales y otros espárragos.
    ¡Vivan los toros!¡Vivan los solomillos de ternera! Y el polbo a feira, por supuesto.

  5. pacococo

    Yo el suicidio no lo entiendo, en este caso concreto, si la causa ha sido el acoso, yo, en mi desesperación, me llevo por delante a unos cuantos. Que sepan, entre otras cosas, que le terrorismo no puede salir gratis.

    Como no entra en mi cabeza la posibilidad de suicidarme, no me veo en la tesitura de llevarme a alguien por delante, pero puestos a matar, que sea otro el que muera.

  6. Lorenzo

    El delirio de esta gente ha llegado a tal punto que ya se plantean intervenir en la naturaleza salvaje para evitar el “sufrimiento” animal.

    http://m.eldiario.es/caballodenietzsche/Heridos-hambrientos-ateridos-animales-naturaleza_6_299980011.html

    http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2167182

  7. Luna

    Por supuesto que lo siguiente será convertir a todos los animales al veganismo, lo más lógico y coherente del mundo.

  8. María Silguero

    Es una pena pero el suicidio está penado por la ley divina con el infierno, es un pecado gravísimo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.