Francia va a permitir que se mate a los hijos por nacer hasta el nacimiento

Aborto: empezaron diciendo que era una excepción y ya van camino del infanticidio

Algunos llevan años tachando de exageración la llamada teoría de la pendiente resbaladiza, que advierte de las consecuencias de cruzar ciertas líneas rojas.

Argumentos científicos en contra del aborto
Escándalo en EEUU: la izquierda bloquea en el Senado una ley en contra del infanticidio

El aborto y la pendiente resbaladiza: el caso de Francia

Sin embargo, en la cuestión del aborto esa teoría se está demostrando tristemente cierta. Veamos el caso de Francia. En ese país, el aborto fue legalizado en 1975 con la llamada Ley Veil (aprobada durante el gobierno de centro-derecha de Valéry Giscard d’Estaing), que permitía matar al hijo por nacer hasta la 10ª semana de embarazo. A partir de 1982, los abortos empezaron a ser pagados por la sanidad pública. En 1988 se legalizó la píldora abortiva RU-486, permitiendo su uso hasta la 7ª semana.

En 2001, bajo el gobierno del socialista Lionel Jospin, el plazo para matar al hijo por nacer se amplió hasta la 12ª semana de embarazo, es decir, el tercer mes. En 2016, la mayoría izquierdista aprobó una ley mordaza que equiparaba criticar el aborto con incendiar un bosque a efectos penales, una medida que fue muy criticada y que algunos compararon con la dictadura de Fidel Castro. En el plazo de 41 años, el aborto había pasado en Francia de ser un grave delito a ser algo que no se puede criticar.

La Asamblea Nacional francesa legaliza el aborto hasta el nacimiento

Pero la pendiente resbaladiza ni siquiera se ha detenido en ese punto. En enero, el Senado francés abrió la puerta a los embriones transgénicos, es decir, la manipulación genética de hijos por nacer para usarlos como fines médicos, lo que se ha dado en llamar “bebés medicamento”: una forma de convertir la vida humana en un mero instrumento. Hace unos días, con una mayoría absoluta del partido de centro-izquierda de Emmanuel Macron, la Asamblea Nacional de Francia ha aprobado una reforma que permitirá matar al hijo por nacer hasta justo antes del parto con la excusa de la “angustia psicosocial”, un nuevo coladero que en la práctica desprotege por completo la vida humana hasta el nacimiento. La reforma está pendiente ahora de su aprobación en el Senado francés.

Lo más llamativo de esta última reforma es que se ha hecho sin apenas debate en la Asamblea Nacional. Al fin y al cabo, muchos de los argumentos usados por los partidarios del aborto pueden ser utilizados para el aborto hasta el nacimiento. En algunos casos, basta con ampliar un poco más la mentira. A fin de cuentas, los plazos creados por muchas leyes para abortar son totalmente arbitrarios y caprichosos. ¿Por qué la 12ª semana y no la 14ª o la 15ª? La ciencia demuestra que la vida humana empieza con la concepción, por lo que la protección del derecho a la vida debería empezar también en ese momento. Las leyes abortistas están recortando ese derecho humano a placer, en una deriva totalitaria cada vez más peligrosa.

Una desprotección de los más débiles en la que fue pionera una brutal dictadura

Y digo deriva totalitaria porque sólo así se puede calificar el recorte del más básico de los derechos humanos. Recordemos que el primer país en legalizar el aborto fue la URSS en 1920, durante el mandato de Lenin, un dictador sanguinario cuyo régimen mató a más de un millón de personas por motivos políticos en apenas 6 años. En Polonia el aborto fue legalizado por los nazis tras la ocupación del país en 1939: el propósito de los ocupantes era que naciesen menos polacos. Dictaduras comunistas como Cuba, China y Vietnam vienen siendo los países que más desprotegen a los hijos por nacer. Después de aprobarse en la URSS, las democracias occidentales tardaron décadas en legalizar esa monstruosidad, que hoy algunos consideran un avance. ¿Qué clase de avance es un atentado contra la vida humana en el que fue pionera una brutal dictadura? ¿Cómo los países democráticos se han dejado manipular así?

Ya ha empezado el proceso para colarnos también el infanticidio

Por supuesto, la pendiente resbaladiza va a continuar. El año pasado, el Partido Demócrata -claramente abortista- vetó una ley contra el infanticidio en el Senado de Estados Unidos, lo que provocó un escándalo en ese país. Un poco antes, el Estado de Nueva York, gobernado por el Partido Demócrata, había legalizado el aborto hasta el nacimiento. La reforma legal creada para aprobar esa barbaridad prevé que el médico pueda dejar morir al bebé si sobrevive al aborto: un infanticidio en toda regla. Muchos políticos y medios que se dicen defensores de los derechos humanos se han callado ante estos retrocesos del derecho a la vida. Entre ellos están los que llevan décadas diciendo que era necesario legalizar el aborto apelando a casos excepcionales; ahora son indiferentes ante el avance del infanticidio.

Una forma de enseñar a la gente a utilizar la violencia para recibir lo que quiera

Ya va siendo hora de detener esta pendiente resbaladiza y de pasar a la contraofensiva: llevamos décadas de retrocesos en la protección del derecho a la vida de los más débiles e indefensos, unos retrocesos que nos erosionan ética y moralmente como sociedad, abriendo paso a otros abusos y dando rienda suelta a otras formas de violencia que se están incrementando en Occidente. Recordemos las sabias palabras de Santa Teresa de Calcuta en 1994: “Cualquier país que acepte el aborto, no le enseña a su gente a amar, sino a utilizar violencia para recibir lo que quieran”.

Foto: Pxhere.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. JuanM

    Pues si eso no es una conspiración, que venga Dios lo vea y se lo explique a algunos.

  2. ¿Fue la caída del Imperio romano el fruto de una conspiración? Después de muchos años leyendo libros de historia, lo que creo que pasó entonces es que la sociedad romana entró en decadencia, arrastrada por sus propios vicios. En el tema del aborto creo que lo más fácil es atribuirlo todo a una conspiración: lo difícil es asumir que es el fruto de una sociedad cada vez más hedonista, que sólo piensa en su comodidad, en el placer y en no asumir responsabilidades. Una sociedad decadente, como lo era la sociedad romana cuando cayó su Imperio a manos de los bárbaros.

    De hecho, si el aborto se ha normalizado socialmente no sólo ha sido por culpa del apoyo de grupos de presión abortistas, sino también por la tibieza y la cobardía de muchos que decían defender la vida. Aún recuerdo el debate hace unos años en España sobre la necesidad de incluir ecografías en los sobres informativos que se da a las madres antes de abortar, y la reacción de una parte del movimiento provida, escandalizada de que a las madres se las “obligase a ver” esas ecografías, lo cual era mentira.

    No busquemos malvados conspiradores para culparles de los males que sufrimos: para buscar a los culpables sólo tenemos que buscar un espejo y acordarnos de lo que pudimos hacer y no hicimos, de nuestra propia falta de valor al denunciar esta monstruosidad, de la cantidad de veces que pudimos hablar del tema con gente de nuestro entorno y preferimos callar para no provocar discusiones, y un largo etcétera.

  3. Cristina Bravo

    La civilización occidental dejó de ser civilización hace décadas. Pronto dejaremos de ser “occidental”. Europa es la presa codiciada del Islam, del Comunismo, del Poder Mundial. El PP se rindió en todos los campos: medios de comunicación, colegios y universidades, leyes, corrientes de opinión, pedagogía política. Hay q dar la batalla ideológica en todos los frentes.

  4. Cristina Bravo

    Porque importa la comodidad, el consumo, tu ocio. Da igual si los de al lado pierden derechos en Cataluña, si las víctimas de terrorismo son humilladas y sienten de nuevo los efectos de su tortura por la apología que se hace incluso desde el Parlamento. Un país de individuos que solo quieren trabajo y pasta, y que nada les moleste.
    No importan los demás, sea un profesor amenazado en la Universidad Vasca o un niño que no puede estudiar en español. Va todo unido: mientras me vaya a mí bien, los demás pueden morirse. Tremendo.

  5. In aqua veritas

    Elentir, desde luego no hay que exagerar buscando malvados conspiradores; pero la masonería existe, no es una fantasía paranoica. Y entre sus objetivos, uno muy notorio, y reiteradamente declarado, es el de combatir a la Iglesia Católica y su doctrina.

    En los sucesivos gobiernos de la II República Española hubo muchos masones. ¿Seguro que la persecución de la Iglesia comenzada ya en 1931 no tuvo nada que ver con ellos?

    Soros existe. El Club Bilderberger existe. La Planned Parenthood Federation existe, etc. Pero, por supuesto, no hay que exagerar.

  6. Eso desde luego. El mal existe, y hay personas y organizaciones entregadas de lleno a propagarlo. Debemos oponernos a ellas sin rodeos. Lo que quiero decir es que algunas personas parecen reducir todo el problema del aborto a una gigantesca conspiración, y no es así. La realidad es mucho más compleja, y el problema se nutre en gran medida de ese “estruendoso silencio” de las personas buenas del que hablaba Martin Luther King Jr.

    Yo creo que en el tema del aborto, los defensores de la vida tenemos dos opciones:

    1ª. Preocuparnos por formarnos e informarnos y actuar, tratando de usar la herramienta más poderosa que tenemos, que es la palabra, y en el caso de los creyentes también la oración. Tenemos un reto, que es convencer a los demás, al menos a la gente de nuestro entorno. Es un reto difícil, pero hay que asumirlo.

    2ª. Podemos culpar de todo a una conspiración y dedicar parte del tiempo que podríamos dedicar a ofrecer argumentos en defensa de la vida, a intentar convencer a otros de esa conspiración (y de otras). Repito: creo que existen las conspiraciones, pero no creo que todas las cosas que algunos afirman sean conspiraciones. Y el problema de estar viendo conspiraciones por doquier, y de ensimismarse con eso, es que te hacer perder credibilidad a la hora de ofrecer argumentos en cuestiones como la que nos ocupa. Y aquí lo que importa de verdad es extender la cultura de la vida.

    Yo podría dedicar aquí gran parte de mi tiempo como bloguero a hablar de masones, de iluminatis, de Soros, de Bildelberg y cosas así. Prefiero dedicarlo a extender la cultura de la vida y a ofrecer argumentos contra el aborto, más que nada porque lo segundo lo tengo mucho más claro que lo primero, y porque afirmar teorías de conspiración sin tener pruebas creo que te resta credibilidad y eso perjudica, insisto, a lo que de verdad importa en este caso, que es promover la cultura de la vida. ¿Que otros optan por la segunda opción? En fin, cada uno es libre de decidir lo que le parece mejor. Yo tengo clara mi elección, desde luego.

  7. Marcial

    Estoy contigo Elentir. Es más: hay una constante histórica: donde no hay Cristianismo hay barbarie.

  8. Sharovarov

    He ahí los frutos de la demoniocracia. Yo, como no creo en dicho sistema, puedo criticarlo todas las veces que me dé la gana.

  9. Sharovarov, como señalo en la entrada, el primer país que legalizó el aborto fue una dictadura comunista, la URSS. Y otras dictaduras comunistas han estado y siguen estando entre los países más abortistas.

    El aborto no es el fruto de la democracia, sino el fruto de una sociedad sin valores y sin respeto por la vida, y esto puede ocurrir en un país comunista y -lamentablemente- también en Occidente. Y coincido con lo que dice Marcial: cuanto más retrocede el Cristianismo en Occidente, más avanzan esas formas de barbarie.

  10. Felipe

    Las leyes de un país reflejan muy bien la calidad moral de sus habitantes. Cuanto más podrida está una sociedad más perversas son sus leyes. Solo hace falta repasar la historia para constatarlo.

    Un artículo necesario e interesante como siempre Elentir. Muy bien.

  11. JuanM

    El Imperio romano cayó por una expansión que no pudo asumir ni políticamente ni militarmente.
    No pretendo ni mucho menos alentar una discusión sobre algo que no es fácil de demostrar, que incluso puede no ser cierto, pero una cosa es que Occidente se esté desmoronando por vicios o degeneraciones (no todos los imperios han caído por vicios y degeneraciones, por ejemplo el español y yo no creo que las “bacanales” fueran semilla de la caída del romano) y otra es que esos vicios y degeneraciones, tal como vosotros mismos reflejais, vayan correlacionados con un ataque frontal y explícito al cristianismo y muy en particular al católico.

    Respecto de la cobardía de la gente para rechazar temas como el aborto digo lo siguiente: cobarde es que a sabiendas de que un hecho es moralmente malo no actúa por temor a perder algo suyo o por miedo a ser segregado En la sociedad que empieza a aceptar el aborto no creo que mayoritariamente sea por cobardía sino por la convicción de que no es moralmente malo. ¿Y cómo ha llegado una sociedad a considerar legítimo que sea un derecho de la mujer? Pues 60 años de “educación” perfectamente dirigida. Y cuando digo dirigida lo digo en el mismo sentido en que se manda al ostracismo a quien discrepe de la ideología de género, el cambio climático o proponga una terapia para acomodar la inclinación sexual de una persona con su sexo biológico. Es decir, basta ahogar una postura para que otra se imponga.

    En fin, dejo el tema, veo que despierta cierta susceptibilidad. No me lo tengan en cuenta 🙂

  12. La primera ley del aborto se aprobó en España en 1983, sólo 8 años después del fin del franquismo. Ciertamente, la educación juega un papel importante, pero cuando una sociedad da más importancia a su comodidad que a cosas tan sagradas como la vida, pues pasa lo que pasa… Y tristemente, ese proceso ya empezó en España hace mucho tiempo.

  13. Sharovarov

    La cosa es que allí donde hay democracia, tarde o temprano, se llega prácticamente al mismo tipo de sociedad sin valores ni respeto a la vida humana. ¿Simple casualidad? Pues no lo sé, pero la realidad suele ser ésa. No podemos decir: “En Europa hay seis “democracias maduras” que tienen leyes similares a las de Polonia, país donde la democracia lleva menos tiempo. No puedes decirlo. No puedes decirlo ni siquiera de un país como Irlanda. ¡Irlanda! Pues no, porque Irlanda ya ha caído. ¡La católica Irlanda!, que ya tiene poco de católica. También cayó Malta, que era otro país católico. De hecho, sólo hay un país en Europa al que todavía considero como católico, y es, por supuesto, la propia Polonia. ¿Cuánto aguantará? Ojalá siga mucho, mucho tiempo como hasta ahora, pero viendo lo que suele suceder en las “democracias maduras”…me temo lo peor.

    La democracia, desde el principio, pone a la misma altura el bien y el mal. O dicho de otro modo, admite que haya partidos claramente anticristianos que, además, ni se arrepienten de nada ni tienen ningún tipo de complejo para sacar adelante toda su ingeniería social. Yo no recuerdo ningún caso de país democrático donde, tras llegarse a leyes aberrantes, se haya hecho después el recorrido contrario. Ni uno. Se tenía la esperanza de que con Trump se cambiaría la composición del Tribunal Supremo para darle la vuelta al tema del aborto. Que yo sepa, todo sigue igual; y, además, a día de hoy, parece que lo más probable es que se vaya ya este mismo año.

    ¿Sociedad sin valores y sin respeto por la vida humana? Bueno, hoy mismo hemos tenido una noticia que representa justamente todo eso. Me refiero a lo de la manifestación en Madrid. Probablemente sea el tema de la próxima entrada en Contando Estrelas.

  14. Sharovarov

    Bueno, incluso hay partidos – se me ha olvidado antes decirlo-, que te dicen “No puede haber democracia sin que exista el derecho al aborto”. O como dicen en Argentina, “El derecho al aborto es una deuda histórica de la democracia”. ¿Cómo? O sea, que aunque hubiera una sociedad mayoritariamente contraria al aborto, y que además lo dejara claro votando mayoritariamente a partidos pro-vida, resulta que, para que hubiera una verdadera democracia, esa oposición mayoritaria al aborto no serviría absolutamente para nada. Pues ¡ole ahí la democracia!

    En el comentario anterior abrí comillas en “En Europa” pero después no las cerré en ninguna parte. Correspondía hacerlo tras “menos tiempo”.

  15. Hablas de Polonia, y hay que recordar que la que implantó el aborto no fue la democracia: fueron los nazis, y los comunistas después. De hecho, con la llegada de la democracia a Polonia, el aborto cayó en picado.

  16. Y por cierto, obsérvese la deriva del debate:

    – Que si la culpa es de tal o cual conspiración.
    – Que si la culpa es de la democracia.

    Y al final, un tiempo fabuloso que podría dedicarse a promover la causa de la vida, acaba perdiéndose en cosas que no favorecen para nada a esa causa. Sinceramente, empiezo a estar muy cansado de esto.

  17. Sharovarov

    Eso yo ya lo sabía: que ha sido justamente en los últimos años cuando el aborto se ha reducido en Polonia a unos niveles ciertamente envidiables. De ahí que haya dicho que ojalá siga como hasta ahora -con las leyes actuales, se entiende-, durante mucho, mucho tiempo.

  18. wladimir

    Hasta donde quieren llegar…hasta donde

    este asunto del aborto que dicen ellos que es “un derecho” de la mujer…ya se paso de la raya…para mi no es otra cosa que un Crimen contra la humanidad al mismo nivel de una masacre o un genocidio..y ahora que los abortistas promueven servicios clinicos de aborto..hasta se esta convirtiendo en algo de escala industrial…si una lucrativa industria de la muerte…

    cuando escucho esto pienso en el Planeed Parenthood,el fondo de poblacion de la ONU y otros organismos y personajes similares…

    esto es un verdadero crimen de lesa humanidad….deberia ser condenado por todos…

  19. Demócrito

    El siguiente paso consistirá en hacer coincidir la edad de la eutanasia con la de la jubilación

  20. JFM

    He traducido al francés este texto y lo he puesto en mi pagina Facebook. Contactame si te interesa

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.