La pronunció justo siete meses antes de morir: fue ordenado en junio de 2020

Así fue la primera homilía del joven sacerdote fallecido a causa de una explosión en Madrid

Ayer, el edificio parroquial de la Iglesia de la Virgen de la Paloma, en Madrid, resultó destruido a causa de una fuerte explosión, posiblemente por una fuga de gas.

Las más de 150 iniciativas de la Iglesia Católica contra el coronavirus en España
80 obras católicas en Madrid que ayudan a los necesitados: ¿cuántos medios hablan de ellas?

Según ha informado el Arzobispado de Madrid esta mañana, esta madrugada falleció el joven sacerdote Rubén Pérez Ayala, de 36 años, que resultó gravemente herido en la explosión y al que le administró la unción su hermano Pablo, también sacerdote diocesano. Precisamente hoy se cumplían siete meses de la primera homilía de Rubén, entonces recién ordenado. La pronunció en la citada parroquia, en cuyo canal de Youtube la he encontrado.

Os animo a escuchar completa la homilía (no llega a 10 minutos), porque en ella Rubén hizo un llamamiento a no tener miedo y a pedir la ayuda de Dios en los momentos de dificultad, un mensaje muy necesario en estos momentos tan duros que estamos viviendo en España. Fue una muy buena homilía. Qué gran cura ha perdido la Iglesia, y qué gran cura se ha ganado el cielo. Descanse en paz.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Jandro

    Una gran pena por este joven sacerdote. ¡Qué necesitados estamos de personas así! Descanse en paz.

  2. wladimir

    es lamentable…

    que un hombre de la iglesia,este sacerdote con tanta vida por delante,haya sufrido este percance,en verdad necesitamos sangre nueva en la iglesia que tome el baston y siga adelante en la guia de la feligresia y el nos hara mucha falta…y sobre todo en estos tiempos tan sombrios y ateos…

    Que Dios lo guarde…Paz a su alma….

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.