Se cumplen 50 años de la llegada de estos hidroaviones apagafuegos a España

La historia de los hidroaviones Canadair del 43 Grupo del Ejército del Aire y sus caídos

Una de las unidades más populares del Ejército del Aire está hoy de celebración, y muchos españoles con ella, pues lleva medio siglo cuidando de nuestros montes.

El vuelo en un hidroavión Canadair CL-215T del Ejército del Aire visto desde su carlinga
Desde el cielo contra el fuego: el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire

La llegada de los dos primeros CL-215 a España el 8 de febrero de 1971

El Canadair CL-215, un hidrocanoa con dos motores de hélice radiales Pratt & Whitney R-2800-83AM, hizo su primer vuelo el 23 de octubre de 1967. El avión estaba especialmente diseñado como apagafuegos, con un depósito con capacidad para 5.346 litros de agua que se cargaba amerizando el avión, mediante unas tomas en la parte inferior de su fuselaje. Además, era capaz de hacer las tomas en ríos, embalses y en zonas próximas a la costa. En 1970 el Ministerio de Agricultura de España decidió adquirir dos ejemplares, por su indudable utilidad frente a los incendios forestales tan habituales en la época estival.

La llegada de los dos primeros Canadair CL-215 a España. Fueron recibidos por el entonces Príncipe y futuro Rey de España don Juan Carlos de Borbón en la Base Aérea de Getafe. Los aviones venían con la clásica librea roja y amarilla de Canadair, y todavía sin escarapelas españolas (Fuente: Canal Canadair 415).

Tal día como hoy, el 8 de febrero de 1971, hace 50 años, llegaron esos dos primeros aviones a la Base Aérea de Getafe. Eran el UD.13-1 (cn1010) y UD.13-2 (cn1013), ambos construidos en 1969. Tanto estos aviones como los siguientes quedaron encuadrados en el 803 Escuadrón de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire, pasando en enero de 1973 al 404 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, que en diciembre de este año se trasladó a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz. El 8 de mayo de 1980 el 404 Escuadrón se convirtió en el actual 43 Grupo.

El Canadair CL-215 UD.13-1 (cn1010) del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire de España. Fue uno de los dos primeros aviones de este tipo que llegaron a España el 8 de febrero de 1971. Construido en 1970, desde 1993 se conserva en el Museo del Aire de Cuatro Vientos, en Madrid, donde le hice esta foto el 20 de abril de 2011 (Foto: Elentir).

Las dos primeras misiones se desarrollaron en Galicia

Ya desde sus inicios estos aviones estuvieron muy vinculados a Galicia: su primera misión, de búsqueda SAR, la hicieron el 11 de marzo de 1971 en Finisterre, y su primer vuelo de extinción de incendios lo hicieron en La Coruña el 9 de julio de de ese año, todavía con una tripulación mixta canadiense y española. Era sólo el principio de una larga trayectoria que llevaría numerosas veces a estos hidroaviones a tierras gallegas, donde no sólo han combatido muchos incendios forestales, sino que también hicieron labores de vigilancia marítima durante el accidente del petrolero “Prestige” en 2002.

El Ministerio de Agricultura llegó a comprar 30 CL-215

En los años siguientes se fueron comprando más ejemplares, hasta completar 17 aviones en la década de 1970. En 1974 llegaron 8 nuevos ejemplares: el UD.13-3 y UD.13-4 (construidos en 1972); el UD.13-5 (1973); y el UD.13-6, UD.13-7, UD.13-8, UD.13-9 y UD.13-10 (1974). En 1979 llegaron otros 7 aviones: el UD.13-11, UD.13-12 y UD.13-13 (construidos en 1977); y el UD.13-14, UD.13-15, UD.13-16 y UD.13-17 (1978). Ya en las décadas de 1980 y 1990 se fue renovando la flota y cubriendo las pérdidas con 12 nuevos aviones: el UD.13-18 y UD.13-19 (llegados a España el 28 de agosto de 1984), el UD.13-20 (llegado el 24 de agosto de 1987), el UD.13-21 (construido en 1989), y el UD.13-23, UD.13-24, UD.13-25, UD.13-26, UD.13-27, UD.13-28, UD.13-29 y UD.13-30 (construidos en 1990).

El 3 de agosto de 1989 el Ministerio de Agricultura firmó un contrato para actualizar 15 de los aparatos con motores turbohélices, convirtiéndose en la variante CL-215T. Los remotorizados fueron el UD.13-15, UD.13-16, UD.13-17, UD.13-19, UD.13-20, UD.13-21, UD.13-22, UD.13-23, UD.13-24, UD.13-25, UD.13-26, UD.13-27, UD.13-28, UD.13-29 y UD.13-30.

Un Bombardier CL-415 del Ejército del Aire (el 43-33, UD.14-03). El de la foto es uno de los tres aparatos propiedad del Ministerio de Defensa, pues los demás hidroaviones operados por el 43 Grupo pertenecen al Ministerio de Agricultura (Foto: Ejército del Aire).

La llegada de los Bombardier CL-415 y la actual flota del 43 Grupo

El 28 de julio de 2006 España recibió su primer Bombardier CL-415 (el UD.14-01), un modelo muy similar al CL-215T pero con una aviónica mejorada. El 24 de agosto de 2008 llegó un segundo aparato, el UD.14-02, y el 12 de septiembre de ese mismo año llegó el tercero, el UD.14-03. El 29 de noviembre de 2013 llegó el cuarto y último CL-415, el UD.14-04, comprado por el Ministerio de Agricultura, y que acabó siendo transferido al Ejército del Aire el 4 de agosto de 2015. Actualmente, la flota de hidroaviones consta de 18 aparatos:

  • 14 Canadair CL-215T que son propiedad del Ministerio de Agricultura y son operados y mantenidos por el Ejército del Aire: UD.13-15, UD.13-16, UD.13-17, UD.13-19, UD.13-20, UD.13-21. UD.13-22, UD.13-23, UD.13-24, UD.13-25, UD.13-26, UD.13-27, UD.13-28 y UD.13-30.
  • 3 Bombardier CL-415 que son propiedad del Ministerio de Defensa y son operados y mantenidos por el Ejército del Aire: UD.14-01, UD.14-02 y UD.14-03.
  • Un Bombardier CL-415 que es propiedad del Ministerio de Agricultura y es operado y mantenido por el Ejército del Aire: el UD. 14-04-34.
Algunos de los siete viejos CL-215 con motores radiales que habían operado con el 43 Grupo y que el Ministerio de Agricultura utilizó como aviones apagafuegos con matrículas civiles a partir de 1995 y hasta 2013 (Foto: SENASA).

Siete CL-215 siguieron combatiendo el fuego con matrículas civiles

En 1995 el Ministerio de Agricultura transfirió las operaciones de siete de sus CL-215 más antiguos y con motores radiales del Ejército del Aire a Gestair, operándolos desde la Base Aérea de Matacán (Salamanca) como aviones apagafuegos, con matrículas civiles y con un letrero que decía “MAGRAMA”. Estos aviones eran el EC-GBP (cn1031, ex UD.13-3), el EC-GBQ (cn1033, ex UD.13-5), el EC-HET (cn1034, ex UD.13-6), el EC-HEU (cn1038, ex UD.13-10), el EC-GBR (cn1051, ex UD.13-11), el EC-GBQ (cn1052, ex UD.13-12) y el EC-GBT (cn1054, ex UD.13-14). La gestión de cuatro de estos aviones (EC-HET, EC-HEU, EC-GBR y EC-GBT) fue transferida por Agricultura a CEGISA entre 1996 y 1999. El 31 de marzo de 2013 fueron sacados del servicio el EC-GBP, el EC-GBQ, el EC-GBR, el EC-GBS y el EC-GBT, siendo sacados a subasta en 2015.

Un CL-215T (el UD.13-26, 43-26) flotando en las aguas de la Ría de Vigo, junto a la Playa de Samil, el 19 de julio de 2009 durante el Festival Aéreo Internacional de Vigo (Foto: Elentir).

El despliegue del 43 Grupo para combatir los incendios forestales

Durante la época estival, 14 de los 18 aviones del 43 Grupo son repartidos desde su base de Torrejón de Ardoz (Madrid) por destacamentos en el Aeródromo Militar de Lavacolla (Santiago de Compostela), la Base Aérea de Zaragoza, el Aeródromo Militar de Pollensa (Mallorca), la Base Aérea de Los Llanos (Albacete), la Basea Aérea de Málaga, la Basea Aérea de Talavera la Real (Badajoz) y la Basea Aérea de Matacán (Salamanca).

En septiembre de 1986 los Canadair alcanzaron los 50.000 horas de vuelo, el 5 de noviembre de 1993 las 75.000 y en agosto de 1999 las 100.000, lo que convierte el 43 Grupo en una de las unidades más activas del Ejército del Aire. Actualmente los CL-215T y CL-415 del Ejército del Aire actúan bajo el mando operativo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Un vídeo del primer accidente de un CL-215 en España, el del UD.13-7 que se estrelló en la falda del Monte Xiabre, en Pontevedra, el 8 de septiembre de 1976. Fallecieron los tres ocupantes del aparato (Fuente: Canal Canadair 415).

Los accidentes de los Canadair en España y sus caídos

El Ejército del Aire ha perdido 8 de sus Canadair (7 CL-215 y un CL-215T) en otros tantos accidentes, 5 de ellos mortales. Un total de 15 tripulantes perdieron la vida. Los accidentes fueron los siguientes:

  • Los Canadair empezaron su labor en Galicia, y también tuvieron su primer accidente mortal en esta región: fue el 8 de septiembre de 1976, cuando el UD.13-7 (cn1035) se estrelló en la falda del Monte Xiabre (Pontevedra), falleciendo sus tres ocupantes: el Alférez José Luis Herráiz, el Brigada José Cachofeiro y el Sargento José Pérez Belmonte . Un monolito recuerda hoy a los fallecidos en el Monte Xiabre.
  • El UD.13-9 (cn1037) se perdió el 7 de marzo de 1977 en Fuenterrabía (Guipúzcoa), cuando cargaba agua en la dembocadura del Bidasoa, pero sobreviviendo sus tripulantes.
  • El UD.13-8 (cn1036) se perdió el 11 de abril de 1977 en Valencia, al hundirse en su puerto cuando llevaba a cabo una toma de agua para una misión de extinción. Sus tripulantes resultaron ilesos.
  • El UD.13-13 (cn1053) se perdió el 12 de octubre de 1980 en el embalse de Beniarrés (Alicante), falleciendo el acto el piloto, Comandante Óscar Sáez de Santamaría, y mecánico de vuelo, el Sargento Luis Vélez Tarano, resultando gravemente herido el segundo piloto. Un monolito en el mirador del embalse de Beniarrés recuerda hoy a los fallecidos en aquel accidente.
  • El UD.13-02 (cn1013) se perdió el 2 de marzo de 1981 en el Embalse de Buendía (entre Cuenca y Guadalajara), durante un vuelo de entrenamiento. El avión se hundió en el embalse y perecieron sus cuatro ocupantes: el Teniente Fernando Esteban Baturane, el Teniente Aurelio Gil Lamo, el Alférez Eduardo Javier Moreno Jiménez y el Sargento Primero Santiago García García.
  • El UD.13-18 (cn1079) se perdió el 3 de febrero de 1987 en el Embalse de San Juan (Madrid), durante un vuelo de entrenamiento. Sus ocupantes sobrevivieron al accidente.
  • El UD.13-04 (cn1032) se perdió el 9 de septiembre de 1988 en el Aeropuerto de Lavacolla, en Santiago de Compostela. Se estrelló debido a una parada en el motor derecho. Fallecieron los cuatro tripulantes: el Capitán Pedro Alvarez de Sotomayor Seoane, el Capitán Jesús Cembranos Díaz, el Teniente Carlos Remírez-Esparza Figuerola Ferreti y el Sargento Juan Carlos Muyo Romero.
  • El UD.13-29 (cn1124) se perdió el 25 de marzo de 2003 en Pollensa (Mallorca), durante un vuelo de entrenamiento, al caer al mar. En el accidente fallecieron dos de sus tripulantes, el Sargento José Ramón Fábrega Salas y el Sargento Manuel Fernández Carrascosa. El piloto y el copiloto resultaron heridos.
El CL-215 accidentado en Lobios (Orense) el 8 de agosto de 2020. Fallecieron sus dos ocupantes. El aparato, con número de construcción 1034, era el antiguo UD.13-6 del 43 Grupo del Ejército del Aire (Foto: Diario de un Bombero).

A estos accidente hay que añadir el sufrido por un Canadair CL-215 de la empresa española Babcock, alquilado por el Gobierno de Portugal, en Lobios (Orense), el 8 de agosto de 2020. El avión (el cn1034, sobre estas líneas) había pertenecido al Ejército del Aire, llevando entonces la matrícula UD.13-6. En el accidente falleció en el acto su piloto, el portugués Jorge Manuel Santana Jardim. El 21 de septiembre falleció el copiloto, el español Maximiliano Plaza Bretón, que había resultado gravemente herido en el accidente.

Termino esta entrada con este bonito vídeo del canal de Youtube Canadair 415 rindiendo homenaje a los tripulantes del 43 Grupo caídos en acto de servicio:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. DAGM4

    Muy interesante.

  2. Drizzt

    Supongo que te habrás leído En Pasada 🙂

  3. Pues no lo conocía, Drizzt. Me lo anoto para comprarlo. 😉

  4. Kiko

    Gran labor de esos aviones ,ya en el 92 bastante obsoletos daban muchos problemas y prácticamente no salían a apagar incencios, eran una temeridad y los tenían en pistas como simples adornos ya que como comentas estaban los turbohélices nuevos. Como anécdota comentar que cuando se encendían,el motor explosionaba saliendo un humo negro durante un buen rato que impresionaba sobremanera

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.