Los autores de esa ley se han negado a condenar los crímenes del comunismo

Ley de ‘memoria democrática’: condenando al franquismo por no haber sido comunista

Sánchez pretende tapar su desastrosa gestión echando mano del comodín del franquismo, y lo hará mientras su gobierno se niega a llamar “dictadura” a Cuba.

El Parlamento español se niega a condenar los crímenes del nazismo y del comunismo
La UE condena los crímenes del comunismo y los fans de la ‘memoria histórica’ se enfadan

Dictando la historia desde un partido implicado en crímenes durante la guerra

Este martes está previsto que el consejo de ministros apruebe el anteproyecto de “ley de memoria democrática”, que ya se viene anunciando desde hace tiempo como una nueva vuelta de tuerca a la sectaria “ley de memoria histórica” creada por los socialistas en 2007. En resumidas cuentas, el PSOE y el PCE (del que forman parte dos ministros), que fueron dos de los más siniestros protagonistas de la Guerra Civil y que tuvieron en sus filas a personas implicadas en crímenes de guerra y de lesa humanidad, ahora nos van a imponer cómo debemos recordar esa parte de nuestra historia, por supuesto tapando todo lo relativo a los crímenes cometidos por miembros de ambas formaciones.

Hablan de «memoria democrática» pero se niegan a llamar «dictadura» a Cuba

Es claramente contradictorio que nos vayan a imponer su lectura del pasado, bajo la etiqueta de “memoria democrática”, un gobierno que se niega a llamar “dictadura” al régimen comunista de Cuba y, para más señas, un partido que otorgó la Medalla de Oro del Senado al dictador Fidel Castro en 1988, una distinción que no ha sido retirada. Basta con recordar que hace sólo un mes el PSOE y Podemos votaron en contra de una condena europea de la represión en Cuba, una resolución que denunciaba “la existencia de presos políticos, la persecución política persistente y permanente, los actos de acoso y las detenciones arbitrarias de disidentes” por parte de ese régimen comunista.

Hace cuatro meses PSOE y Podemos se negaron a condenar los crímenes del comunismo

Hay ejemplos aún peores. En marzo el PSOE y Podemos votaron en contra de una condena de los crímenes del nazismo y del comunismo, y lo hicieron tras un debate parlamentario en el que, sin ningún rubor, ensalzaron a los comunistas presentándolos como “luchadores por la libertad”. De hecho, en su intervención desde la tribuna del Congreso, el socialista Rafael Simancas incluyó en ese paquete a Santiago Carrillo, responsable de la masacre de 5.000 presos políticos -incluidos 50 niños- en Paracuellos, un abominable crimen de guerra que el PSOE y sus aliados comunistas no han condenado nunca. ¿Y estos sinvergüenzas aún se atreven a hablar de “memoria democrática”?

El ministro comunista Alberto Garzón junto a un retrato del dictador y genocida Lenin en un mitin del PCE para celebrar el centenario del golpe de Estado bolchevique que liquidó la naciente democracia rusa (Fuente: Twitter @agarzon).

Una dictadura menos mala que las dictaduras a las que apoyan miembros del gobierno

El gobierno no ha publicado aún el citado anteproyecto, pero sí ha dejado claras sus intenciones en los últimos meses. Esta ley servirá para criminalizar a un régimen autoritario que fue menos malo que las dictaduras totalitarias a las que aún apoyan miembros del gobierno, aunque sólo fuese porque en el franquismo los españoles tenían libertad para entrar y salir del país, tenían la posibilidad de leer prensa extranjera y disfrutaban de unos niveles de prosperidad que ya quisieran para sí los cubanos (en 1975 España era la décima economía mundial).

El verdadero motivo del rechazo de la izquierda contra el franquismo

Es totalmente legítimo condenar a una dictadura, pero es una grandísima muestra de cinismo condenar a esa dictadura y no a otras mucho peores. Y lo que ya es abiertamente antidemocrático es criminalizar a los que justifican el franquismo, desde un gobierno en el que figuran admiradores de dictadores como Fidel Castro o Lenin. Y ése es el gran problema de base de esta ley: que la izquierda española no condena al franquismo por el hecho de haber sido una dictadura, sino porque no fue una dictadura comunista. Si Franco hubiese sido comunista, hoy tendríamos ministros franquistas en el gobierno y nadie en el consejo de ministros se atrevería a afirmar que el franquismo fue una dictadura, igual que hacen los socialistas del PSOE y los comunistas de Podemos con Cuba.

La página 2 del número 7.634 del periódico oficial del PSOE, “El Socialista” (ver PDF), publicado el 25 de julio de 1933, recogiendo un discurso del presidente del PSOE, Largo Caballero, apoyando una “dictadura socialista”.

Esa misma izquierda convirtió al bando republicano en una dictadura soviética

Esta ley cuyo anteproyecto se aprueba hoy no es ni de “memoria democrática” ni pretende aleccionarnos sobre lo malas que son todas las dictaduras. Esta ley no es más que una venganza de una izquierda que se pasó toda la Segunda República dando discursos golpistas y totalitarios, que reclamaba sin rodeos una “dictadura socialista” -así lo afirmó Francisco Largo Caballero, entonces presidente del PSOE, en un mitin en el cine Pardiñas de Madrid el 23 de julio de 1933-, y que en 1936 estaba convirtiendo España en una dictadura al estilo soviético, como quedó en evidencia en el bando republicano durante la guerra.

La Puerta de Alcalá, en Madrid, en 1937, tal como la decoraron los comunistas, con las fotos del ministro soviético de exteriores Maksim Litvínov -izquierda-, el dictador y genocida comunista Stalin -centro- y del mariscal de la URSS Kliment Voroshílov, a la derecha. La izquierda convirtió el bando republicano en una dictadura soviética (Fuente: Archivo Abc).

Lo que la izquierda española odia de Franco es que su victoria en la Guerra Civil evitó que España se convirtiese en la segunda dictadura comunista de Europa, una dictadura que habría sido mucho peor que el franquismo (basta con leer las opiniones sobre este régimen del ruso Alexander Solzhenitsyn y del izquierdista polaco Leszek Kolakowski, que padecieron sendas dictaduras comunistas). Por supuesto, eso no justifica ninguna de las atrocidades cometidas por el franquismo. A mí no me gusta ninguna dictadura, sea del signo que sea, y por eso me indigna ver el hipócrita antifranquismo de una izquierda cada vez más autoritaria, que viola derechos fundamentales, que se niega a condenar crímenes de genocidio y que admira a dictadores. Si no tragan a Franco es simplemente porque no hizo una dictadura como la que ellos querían hacer.

Imagen: fotograma del documental “Franco. La vida del dictador en color” de DMAX.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Ginés Ladrón de Guevara

    Nuestra única posibilidad de sobrevivir y prosperar pasa por ilegalizar comunismo, nacional-socialismo y feminismo. Con esa gentuza fuera de las instituciones, modificar la Constitución para ilegalizar al PSOE para siempre, por terrorismo, golpismo y crímenes de guerra.

  2. Alan

    Este gobierno tiene ya unos tintes totalitarios que solo le falta tomar el poder absoluto… por estas cosas uno ya pierde la fe en la democracia, hacen y deshacen a su antojo, hacen caso omiso de loa jueces, no se les puede llevar a la justicia porque la tienen prácticamente controlada, los medios de comunicación apagan siempre cualquier atisbo de manifestación severa… esto ya es insostenible.

  3. Carlos

    Y luego hay quien me replica en este foro por decir que estamos en un régimen comunista. Acepto que tenía que haber dicho “pre-comunista”.
    Cuando cierren medios libres como éste, Vozpópuli, Okdiario, Libertad Digital… y requisen Depósitos Bancarios o pisos, el que los tenga, ya seremos un país comunista, sin el “pre” delante.
    Y estas 2 cosas las van a conseguir con la nueva Ley de Segiridad Nacional, calcada de la de Maduro en Venezuela.
    Elentir, como gran conocedor del mundo militar, me gustaría que me/nos instruyeras sobre el artículo 8 de la Constitución. ¿Hasta cuándo deben “aguantar” los militares sin hacer nada al respecto? ¿Deberían siempre ser sumisos a un gobierno que nos lleva al totalitarismo comunista? En mi humilde opinión, esto ya no es una cuestión de partidos políticos…

  4. Luna

    Esto con Franco no pasaba. Absoluta mentira por parte de los comunistas podemitas y sus socios cuando su ideario pretende imponer lo que llaman dictadura del proletariado. (Que evidentemente no es otra cosa que dictadura SOBRE el proletariado, como hemos visto en todos los casos en que la han impuesto.)

    Y así, como dato curioso: Si a Franco le votamos más que a Sánchez, ¿quién es aquí el dictador?

  5. El Peregrino Gris

    Lo que voy a escribir puede levantar sarpullidos.

    A mí la democracia no me parece la mejor forma de gobierno. De hecho, no tengo una forma de gobierno “favorita”. Dictadura, República, Democracia, Imperio, Monarquía… A mí viene a ser lo mismo siempre y cuando se cumpla la condición de oro: Que el estado esté al servicio del pueblo garantizando su seguridad, estabilidad y libertad.

    Claro que el Comunismo jamás está al servicio del pueblo, ni garantiza nada salvo la miseria.

  6. Martín Doncel

    España tiene la desgracia de tener como presidente, al Secretario General del partido político que tiene el pasado más golpista y más criminal de nuestra historia; ya sea antes, durante o después de la Guerra Civil y el Franquismo.
    Entre el 14 de abril de 1931 y el 18 de julio de 1936, durante el régimen democrático de la Segunda República, el PSOE, asesinó a centenares de españoles. Véase, como ejemplo del estilo socialista en aquella época, el caso de Francisco de Paula Sampol.
    Con la connivencia del Gobierno de la República, el PSOE, este mismo PSOE que hoy nos gobierna, extendió durante la Guerra Civil por toda España, una red de centros de detención, en la que fueron torturados y asesinados decenas de miles de españoles, incluyendo ancianos, mujeres y niños.
    El PSOE dirigió o participó en, al menos, cuatro golpes de estado, dos de ellos contra el Gobierno de la Segunda República.
    Durante la postguerra, años de hambre y escasez de todo tipo para España, el PSOE recorrió las cancillerías del mundo entero, pidiendo el bloqueo económico para España.
    Durante el régimen de Franco, incluso en los primeros años de la Democracia, el PSOE prestó apoyo político a toda clase de grupos terroristas, incluyendo a ETA. Aún lo sigue haciendo.
    Cuando, con mayoría absoluta, los socialistas llegaron al poder y ETA no se detuvo, el gobierno del PSOE organizó una banda criminal a la que se le atribuyen el secuestro y asesinato de 27 personas.
    Pedro Sánchez y la mayoría de los socialistas, conocen bien esta historia, pero no quieren que el resto de los españoles la conozcan, especialmente, los jóvenes. Harán cualquier cosa para ocultar su pasado.

  7. JuanM

    No están condenando el “franquismo”, están condenando a más de la mitad de los españoles, sientan o no simpatía por Franco y su régimen.
    Eso lo saben los dirigentes de partidos como el PP o la jerarquía de la Iglesia, por eso son los primeros que han bajado la cerviz y están aceptando una por una todas las imposiciones ideológicas de la izquierda con la esperanza de proteger sus intereses personales.
    Y el Rey que vaya preparando otro discurso bonito y “condundente” de esos que tanto gustan y no sirven para nada, acabará siendo Rey de Madrid y gracias.

  8. Blanca

    Ley inicua y ridícula que no creo que dure mucho, tal es de extravagante y necia. Como sus autores.

  9. Carlos: “Y luego hay quien me replica en este foro por decir que estamos en un régimen comunista”.

    Si estuviésemos en un régimen comunista, tendríamos una dictadura de partido único, estarían prohibidas las manifestaciones de la oposición y todos los medios de comunicación serían propiedad del Estado, como en Cuba. Y España no está como Cuba, afortunadamente.

    Carlos: “¿Hasta cuándo deben “aguantar” los militares sin hacer nada al respecto? ¿Deberían siempre ser sumisos a un gobierno que nos lleva al totalitarismo comunista? “

    Los militares no son “sumisos” a ningún gobierno. Han jurado “obedecer y respetar al Rey y a vuestros Jefes, no abandonarles nunca y derramar, si es preciso, en defensa de la soberanía e independencia de la Patria, de su unidad e integridad territorial y del ordenamiento constitucional”, que es muy distinto. De momento aún tenemos Rey y aún tenemos democracia.

    Estoy ya algo harto de leer mensajes exigiendo a los militares que intervengan en política al estilo de Turquía, e incluso insultándoles por no levantarse en armas. Ya está bien. No estamos en 1936. Dejad de banalizar así los gravísimos hechos que ocurrieron entonces antes del estallido de la Guerra Civil, por favor.

  10. Sharovarov

    El Peregrino Gris, por lo que a mí respecta, tenga claro que no voy a tener ningún sarpullido por el hecho de que usted no tenga a la democracia en ningún pedestal.

  11. Alejandro

    El gobierno, al amparo de esta ley comunista, quiere derribar la Cruz del Valle de los Caídos.
    ¿Se lo vamos a permitir?

  12. Simbad

    Una ley infame. La ley de memoria histórica pretende imponer a la sociedad una versión partidista del pasado español y por ese mero hecho adquiere carácter antidemocrático y totalitario, compatible solo con regímenes del tipo de Corea del Norte, la Cuba castrista o China. Constituye en sí misma una seria amenaza para las libertades de expresión, investigación y cátedra garantizadas por la Constitución. Vamos por mal camino. Dios nos ayude.

  13. Luna

    A El peregrino gris:

    Chócala. Lejos de sufrir sarpullidos al leer tu comentario, he pensado “hombre, al fin uno que piensa más o menos como yo”. Y es que en la larga historia de España hemos tenido ya todos los sistemas de gobierno (y repetidos). Unas veces nos ha ido mal y otras bien, ha habido muy buenos reyes y otros nefastos, democracias, dictaduras y repúblicas… Bueno, yendo ya de facto por la tercera mantengo la esperanza de que en un futuro podría haber una buena pese a los fatales precedentes.

    Lo que nunca podremos esperar es un gobierno en manos de quienes no son honestos y sólo miran por ellos mismos. ¿La democracia? Ni tan bien ni tan mal, sencillamente sobrevalorada.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.