Pedro Sánchez ha condenado la agresión homófoba de Madrid pero no ésta

El rastrero silencio del gobierno de Sánchez ante la brutal paliza a un homosexual de Vox

La izquierda no está dispuesta a que la realidad estropee su nueva campaña de mentiras para culpar a Vox de las agresiones a homosexuales.

Dos palizas a homosexuales con reacciones muy distintas: ¿es por un dato de la primera?
La persecución comunista a los homosexuales: 9 hechos que algunos callan y muchos ignoran

El PSOE y Podemos echan mano de la mentira para intentar frenar su caída

En un momento en el que las encuestas electorales traen de cabeza al PSOE y a Podemos, ante la crisis económica provocada por la mala gestión del gobierno y los constantes récords en la factura de la luz, la izquierda vuelve a recurrir a su falacia predilecta, la del hombre de paja, que consiste en atribuir al rival afirmaciones que no ha hecho para construir sobre ello un retrato criminalizador. Vox nunca ha criticado la homosexualidad y tampoco ha participado en ningún discurso de demonización de los homosexuales, pero eso no le importa a una izquierda que suele recurrir a la mentira a falta de mejores argumentos.

La brutal paliza a un homosexual de Vox en Velada (Toledo)

El caso es que, como se suele decir, la mentira tiene las patas muy cortas, y a menudo acaba esnafrándose contra la tozuda realidad. Como ya señalé ayer, un homosexual sufrió una brutal paliza en Velada (Toledo), el pasado viernes. Se trata de una agresión miserable y cobarde como todas las demás, sea cual sea su motivación. El caso es que, como señaló ayer el diputado de Vox por Toledo Manuel Mariscal Zabala, el homosexual agredido, Miguel Ángel, es de Vox.

La absurda idea de que ser homosexual implica ser de izquierdas

Que hay homosexuales en Vox no es nada novedoso ni resulta extraño: lo ha venido señalando ese partido desde hace tiempo, ya que tener esa orientación sexual no impide a nadie compartir los planteamientos de Vox. La idea de que ser homosexual implica ser de izquierdas no sólo es errónea sino también absurda. Basta con recordar que diversas dictaduras comunistas se dedicaron a perseguir duramente a los homosexuales, enviándoles a campos de concentración y sometiéndoles a torturas, tratos vejatorios e incluso ejecuciones.

Por otra parte, aún en la actualidad ser homosexual te puede costar la muerte en países como Irán, con cuya dictadura islamista ha venido manteniendo cordiales relaciones la cúpula de Podemos, que hasta ahora no ha hecho ni una sola declaración condenando que en ese país se ahorque a los homosexuales en grúas. En estas condiciones, la izquierda no es la más indicada para acusar de homofobia a nadie, y menos aún cuando sigue reivindicando a un criminal homófobo como el Che Guevara, que se dedicaba a torturar a homosexuales en el campo de concentración de La Cabaña.

El gobierno calla ante una agresión que echa por tierra sus mentiras sobre Vox

El hecho de que la víctima de una agresión homófoba sea de Vox es algo que echaba por tierra las falsas acusaciones de la izquierda contra Vox, y no hay cosa que más les fastidie a ciertos fanáticos socialistas y comunistas que el hecho de que la realidad les estropee sus prejuicios. Así que el gobierno parece haber circulado la consigna de que nadie mencione esa agresión, no vaya a ser que cada vez más gente se entere de que Vox no tiene nada que ver con esa burda caricatura de un grupo de fanáticos homófobos que dice la izquierda.

Pedro Sánchez, que sí condenó anteayer la agresión homófoba del pasado domingo en Madrid, no ha dedicado ni un mensaje a apoyar a Miguel Ángel ni a condenar la paliza que sufrió a manos de unos miserables. El dirigente socialista no ha sido el único miembro del gobierno en exhibir ese sectarismo: lo mismo han hecho Irene Montero y la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, que sí condenaron la agresión de Madrid pero no la de Toledo. En la misma línea, el ministro de Cultura, Miguel Iceta, compartió la noticia de la agresión de Madrid pero no la de Toledo.

El gobierno de Sánchez no ha condenado e incluso ha justificado las agresiones contra Vox

Recordemos que hasta la fecha, el gobierno no ha condenado ninguna de las agresiones sufridas por diputados y otros miembros de Vox a manos de la extrema izquierda, ni tan siquiera las agresiones más graves y que requirieron la hospitalización de los agredidos. Es más: el sector comunista del gobierno incluso llegó a justificar las agresiones a Vox en Vallecas, acusando a los agredidos de “provocar”. El viejo argumento de la minifalda. Estos mismos sinvergüenzas son los que dicen ahora que van a luchar contra los delitos de odio, cuando ellos mismos los han amparado y promovido desde el poder para amedrentar y silenciar a miembros de un partido de la oposición. Que ni siquiera condenen una agresión a un homosexual porque es de Vox demuestra que para cierta izquierda el odio y el sectarismo no tienen límites.

Foto: AFP.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Begoña

    Ya estamos. Mujeres de primera y de segunda. Ahora homosexuales de primera y de segunda.

    Se les ve el plumero. Son simplemente vendedores de humo. No creen en su propio discurso con el que manipulan a la ciudadanía haciéndose pasar por los defensores de “las causas perdidas”.

    Y los votantes comprando su basura de ideología. Este pueblo no tiene solución.

  2. Marcial

    … es que no lo pillo: soy jurista y no me gusta nada apelar a los denominados “delitos o tipos de odio”.

  3. Sharovarov

    En los cerebricos de la izquierda…

    No puedes ser pobre y votar a Vox
    No puedes ser mujer y votar a Vox
    No puedes ser homosexual y votar a Vox
    No puedes ser negro y votar a Vox
    No puedes ser demócrata y votar a Vox
    No puedes ser ateo/agnóstico y votar a Vox

    Y no sé si me dejo algo.

  4. Sharovarov

    Añado:
    No puedes ser de otro equipo que no sea el Real Madrid y votar a Vox.
    No te puede gustar el atletismo y votar a Vox (El atletismo está dominado por la raza negra, lo cual entra en contradicción con el “racismo” de Vox)

    Mejor lo dejo ya porque si no…

  5. Jandro

    Tardarán en admitir que con la caricatura deshumanizadora de Vox como fascistas, homófobos y toda la morralla se marcaron un Invent antológico.

  6. Ginés Ladrón de Guevara

    Mentir y difundir falsedades es la primera tarea de cualquier socialista.

    Se mienten a sí mismos constantemente para huir del hecho de su propia maldad y no volverse aún más locos. Y, claro, si ellos, en sus fantasías delirantes, son “los buenos”, cualquiera que les discuta tienen que ser “los malos”, forzosamente.

    Por esto, el socialismo es incompatible con la democracia, por mucho que ellos intenten hacerse pasar por demócratas.

  7. Alejandro

    Qué sinvergüenza tenemos de Presidente.
    Pero los más homófobos son los “socialistos”, que se lo pregunten a la “señora fiscala generala del estado”, cuando se refería a Marlaska como “maricon”. En una de esas veladas inolvidables, con Villarejo.
    Si no eres socialisto, podemita, comunista, separatista o abertzale te pueden agredir, porque te lo mereces…
    Que asco se porquería de gobierno y de sus socios.

  8. Luna

    Sharovarov dice:

    “En los cerebricos de la izquierda…

    No puedes ser pobre y votar a Vox
    No puedes ser mujer y votar a Vox
    No puedes ser homosexual y votar a Vox
    No puedes ser negro y votar a Vox
    No puedes ser demócrata y votar a Vox
    No puedes ser ateo/agnóstico y votar a Vox

    Y no sé si me dejo algo.”

    Sí se deja algo: En los cerecbricos de la izquierda no puedes votar a Vox. 😉 Así, a palo seco.

    ——-

    No, no existen homosexuales de Vox, como no existe la prostitución masculina y por tanto, lo que se encuentra por internet son anuncios falsos. Pero hemos llegado al límite de lo que “no existía” y contra todo pronóstico va y existe: que a alguien le parezca algo tan deseable que le tatúen a navajazos la palabra “maricón” que vaya y lo consienta, para luego simular un delito e interponer una denuncia falsa.
    Ni Cervantes pudo imaginar este esperpento cuando puso en boca de Don Quijote aquello de “cosas veredes, Sancho…”

    No obstante y por ser honesto, reconozco al también novelista Eduardo Mendoza como visionario, por poner un personaje de “La ciudad de los prodigios” que se travestía de noche para recibir el inmenso placer de ser insultado y vapuleado por otros hombres. (¡Qué mal y qué bien me cae Mendoza!).

    Para despejar la ecuación sólo nos faltan comandos descontrolados de cascantes de ultraizquierda que se reúnan para ultrajar a los homosexuales. ¿Qué, Sancho, lo veredes o no? (Tal vez la pregunta me la responda Agrajes).

  9. Luna

    Begoña: “Ahora” homosexuales de primera y homosexuales de segunda no. Ha sido así desde que el llamado lobby gay empezó sus andanzas. Cada una de las letras a ese largo añadido de LGTBITQ (y creo que muchas más) es una muestra de ello.

    Uno de los problemas internos tiene difícil solución: Hay transexuales que no se consideran homosexuales [sino mujeres] y los hay que sí. Y claro, el lobby en general escurre el bulto para que no se vea que no saben ni lo que son.

    Vale, tendré que demostrar quiénes son los de primera y quiénes son los de segunda para que se me acepte que meta cuchara en el asunto. Nada más fácil, ni siquiera se habla del homosexual que no vincule todo su ser a esa característica, aquél que piense que no tiene mucho que ver su ideología o su status con eso que llaman ahora “opción sexual”. Es obligatorio verlos como “gays” vinculados por el rojerío y odio a la fe más aún que por el afecto que sientan o por sus relaciones sexuales… En mis tiempos se llamaba a eso “hablar del sexo de los ángeles”, al pan, pan y al vino, vino.

    El homosexual en el armario, de segunda. Y también aquél que no piense que eso sea para transformar toda su vida, el que se queje de la politización que se da en todo esto, el que no se circunscriba al “ambiente” o quien no desfile en el día del orgullo. (“Orgullo de tara”, lo llamó Pío Moa*). Como puedes suponer, este de Vox no es ni siquiera de segunda, es un mindundi de tercera o cuarta, o una agresión de la ultraderecha represora y fascista. Todo lo malo, pero ni siquiera una persona.

    Y otro modo de verlo es por asignación de subvenciones a chiringuitos y/o negocios del ramo.

    ————–
    Pío Moa, “Contra la mentira”. Es un artículo que anteriormente publicó en un periódico.

  10. wladimir

    ahora…

    resulta que ser homosexual es lo mismo que ser radical de izquierdas…a mi parecer es una total contradiccion…dado que el comunismo rechaza la homosexualidad…

    ademas esta comunidad tan variada tambien tiene diversidad de pensamiento,asi como algunos dicen ser socialistas,es posible que hayan tambien apoliticos, neutrales, de centro, conservadores ,de derechas o incluso de los llamados ultraderechas…

    los social-progres no pueden apropiarse de un grupo tan amplio como esta comunidad…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.