Indignación en la red por este nuevo despilfarro en plena subida de impuestos

El ministerio del comunista Garzón gasta más de 82.000 euros en una «huelga de juguetes»

El despilfarro de fondos públicos en gastos puramente políticos e incluso ridículos se está convirtiendo en una fea costumbre de este gobierno.

Así malgasta Podemos nuestros impuestos mientras se forman las «colas del hambre»
Un diputado de Podemos ve futuros ‘asesinos de mujeres’ en los niños que juegan a superhéroes

La última ocurrencia de Alberto Garzon para despilfarrar nuestro dinero

Hoy mismo podemos ver el último episodio de esa política de despilfarro que llega en plena ola de subidas de impuestos por parte del gobierno de Pedro Sánchez. El Ministerio de Consumo, dirigido por el comunista Alberto Garzón, ha lanzado esta mañana una “huelga de juguetes” con este curioso lema: “Las cocinitas, los coches de carreras o los bebés llorones quieren poder jugar tanto con niños como con niñas”. ¿Y quién lo impide? Cada niño pide los juguetes que le da la gana. Esto es España, no Irán. El caso es que el Ministerio ha publicado un tuiteo con un puño cerrado -el saludo que usan socialistas y comunistas- y con un vídeo de dibujos animados de casi un minuto y medio de duración:

Chaparrón de críticas contra una campaña que costó más de 82.000 euros

Las protestas no se han hecho esperar. En Twitter, el vídeo ya está recibiendo un chaparrón de críticas, entre ellas las de algunos contribuyentes indignados al ver con qué fines se usa el dinero de sus impuestos.

El enfado no es para menos. Como apunta Abc, la Plataforma de Contratación del Sector Público indica que el presupuesto de la campaña de difusión de esa “huelga de juguetes” es de 82.644,63 euros, para el siguiente concepto: “Contrato de un servicio de creatividad, diseño, realización y producción de la campaña del Ministerio de Consumo sobre estereotipos de género en la publicidad de juguetes”.

El año pasado el gobierno encargó un estudio «urgente» sobre los colores de los juguetes

No es la primera campaña polémica de un ministerio en manos de Unidas Podemos en relación con los juguetes. El año pasado, en plena crisis provocada por las medidas adoptadas por el gobierno contra la pandemia, el Instituto de la Mujer, dirigido por la dirigente de Podemos Beatriz Gimeno y dependiente del Ministerio de Igualdad de la comunista Irene Montero, encargó un estudio para analizar los colores de los juguetes, llegando a la conclusión de que “casi en el 22 % de los juguetes para niñas se usa el rosa y ellas aparecen vestidas de este color en el 14’4 % del total de anuncios”. En la rueda de prensa de presentación del estudio calificaron este asunto como “urgente”. Una calificación pasmosa en medio de una crisis económica y sanitaria como la que todavía vivimos un año después.

La obsesión ideológica de la izquierda con los juguetes

La obsesión de la izquierda con los juguetes ya viene de antes. En 2018, un diputado de Podemos vinculó los asesinatos de mujeres a que los niños jugase a superhéroes y las niñas a ser princesas. Ese mismo año, al área de Igualdad del PSOE se enfadó porque una niña eligió una muñeca en vez de una tablet en un concurso televisivo. En 2016, el digital ultraizquierdista de Ignacio Escolar criticó una línea de juguetes de Playmobil por no incluir a mujeres.

Niños y niñas dan un baño de realidad a la izquierda

Para desgracia de los partidarios de la ideología de género, niños y niñas muestran gustos muy diferentes. En 2013, una encuesta de Adecco mostró que las niñas quieren ser profesoras y los niños futbolistas. Entre las diez profesiones favoritas de los niños y niñas encuestados sólo coincidía una: la de policía. La encuesta lanzada por Adecco en 2019 dio resultados muy similares. Esas tendencias, obviamente, se manifiestan también en gustos distintos a la hora de jugar. A lo mejor lo que le molesta a la izquierda no es el “sexismo”, sino la realidad. Sea lo que sea que le molesta, sería de agradecer que dejase de malgastar nuestros dinero en intentar modificar los gustos de niños y niñas.

Foto: La Moncloa.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    “A lo mejor lo que le molesta a la izquierda no es el “sexismo”, sino la realidad.”

    EXACTAMENTE.

    Así es. Todos nos mentimos a nosotros mismos, todos sin excepción. La mayoría lo hacemos puntualmente o sobre aspectos concretos de la realidad que no soportamos o que no nos atrevemos a afrontar.

    Un socialista es alguien que no se miente puntualmente, sino SISTEMÁTICAMENTE, mayoritariamente. Son personas para las que el autoengaño y la mentira son un recurso principal en sus vidas.

    Una vez que escogen la mentira como su sustento, el camino fácil para no echarle valor o esfuerzo a sus vidas, tienen que mantener la mentira y ampliarla, dedicarle cada vez más tiempo y más fantasía. Al final, viven en la falsedad y la realidad se les hace, sencillamente, insoportable.

    Por eso, los socialistas son completamente incapaces de aceptar todos los delitos y crímenes horrendos que cometen sus líderes, por muy evidentes que sean. Si una sola vez admiten que están “en el lado equivocado” o que el socialismo es una pesadilla de miseria, pobreza y genocidio, ya no podrían volver a mentirse.

    Todos nos mentimos, pero los socialistas viven en la mentira y para la mentira.

    El socialismo es una ideología, pero, desde un punto de vista antropológico se manifiesta como una patología social, tóxica y muy contagiosa.

  2. CanCerbero

    No olvidemos que esto puede ser una distracción para el escandalo del despilfarro con el Falcon. Aunque si piensan tapar un despilfarro con otro, está claro que lo ideal es quejarse de ambas cosas sin que ninguna distraiga de la otra.

  3. wladimir

    en verdad…

    estos sujetos Social-progres no hayan que hacer….perdiendo su tiempo y dinero (que de hecho es dinero de los contribuyentes) en cosas inutiles,puro sunsentido…

    saben bien puede ser una distraccion,una “cortina de humo” para cubrir algu tipico desfalco a los fondos publicos,algun despilfarro a escala monumental…asi como hacen sus amigos en los paises progresistas de “Socialismos del Siglo XXI” y el “Moscu del Siglo XXI”…

    y para eso necesitan por fuerza distraer la opinion publica con tonterias como estas….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.