Una instalación que sirve para detectar pruebas atómicas en todo el mundo

La Estación de Infrasonidos IS18 de Qaanaaq: escuchando explosiones desde Groenlandia

La localidad de Qaanaaq, en el norte de Groenlandia, es seguramente uno de los sitios más fríos, desolados e inhóspitos que existen en el mundo.

Alert: así es el asentamiento humano permanente más cercano al Polo Norte
Kola: un reportaje explica lo que la URSS halló en el pozo más profundo del mundo

Su origen tiene relación con la construcción de la base aérea estadounidense de Thule, situada 97 kilómetros al sur. Cuando ésta se construyó, en 1953, los habitantes originales de las localidades de Thule, Pituffik y Dundas, poblaciones situadas cerca de la base, fueron reubicados en una nueva población, que se bautizó como Qaanaaq, que es una de las poblaciones más septentrionales del mundo, y también la más situada al norte de todas las que tienen un palíndromo como topónimo (es decir, que se puede leer igual al derecho o al revés).

Situada al norte del Círculo Polar Ártico, Qaanaaq tiene cuatro meses al año en los que sus 646 habitantes no ven la luz del día. Las temperaturas medias más altas se alcanzan en junio y son de sólo 20ºC, mientras que las medias más bajas se registran en febrero, con −58ºC. Las comunicaciones se hacen por vía aérea generalmente, pues las rutas terrestres se limitan a caminos sin asfaltar. Se da la circunstancia de que Qaanaaq tiene más perros de raza Husky que habitantes humanos, ya que necesitan a esos animales para desplazarse en trineos por sus paisajes nevados.

En el año 2000, este desolador lugar fue elegido por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO) para instalar la Estación de Infrasonidos IS18, la más septentrional estación del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS), que cubre un área de varios miles de kilómetros de radio. Desde ese lugar desolador, los microbarómetros de la IS18 “están en funcionamiento las 24 horas del día para monitorear la Tierra en busca de evidencia de explosiones, principalmente en la atmósfera, y transmitir datos al Centro Internacional de Datos (IDC) en Viena”, señalan desde la CTBTO.

Esta instalación es gestionada por el Instituto Meteorológico Danés (DMI). Qaanaaq fue elegida para esta estación por varias razones: “el pueblo aún está habitado; hay buena infraestructura con energía comercial disponible; y las velocidades del viento son comparativamente más bajas que en otros lugares”.

La IS18 dispone de una matriz infrasónica de ocho elementos dividida en dos sub-matrices equipadas con sistemas de reducción del ruido del viento y una instalación de procesamiento central (CPF). Tanto la IS18 como el pueblo de Qaanaaq están ubicados cerca de la costa. Dinamarca también tiene otra estación IMS, la estación sísmica auxiliar AS27, en Sondre Stromfjord, Groenlandia, a unos 1.500 km al sur de IS18.

Actualmente, esta instalación funciona las 24 horas y los 365 días del año para detectar explosiones nucleares que violen el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. La organización encargada de velar por su cumplimiento tiene un total de 60 estaciones de infrasonidos distribuidas por todo el mundo, además de 170 estaciones sismológicas (50 principales y 120 auxiliares), 11 estaciones hidrofónicas y 80 estaciones cuyo fin es captar partículas radioactivas. Podéis ver aquí un vídeo de la CTBTO sobre la IS18 (en inglés):

Fotos: CTBTO / Alchetron.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    curioso….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.

Los españoles somos muy afortunados de vivir en un país con unos paisajes tan espectaculares, y es de agradecer que un extranjero sepa apreciarlos.

España es un país con un amplísimo patrimonio arquitectónico, pero tristemente, una gran parte de él ha acabado abandonado y en ruinas.

Durante la Guerra Fría, en varios países de Europa se utilizaron lo que parecían casas civiles como una forma de enmascarar instalaciones militares.