Un repaso a lo que decía el que acusaba de «desinformación» a los demás

El 'análisis' del coronel Pedro Baños un día antes de que Putin ordenase invadir Ucrania

Ayer, el presidente ruso Vladimir Putin dio un paso más, y especialmente grave, en su plan para invadir un país soberano e independiente como es Ucrania.

El contenido del ultimátum de Rusia a EEUU y a la OTAN: lo que Pedro Baños no explica
La extrema izquierda reactiva contra Ucrania la estrategia que usó contra Polonia en 1939

Una repetición de los pasos que dio Rusia para la invasión de Georgia en 2008

El plan no resulta novedoso: se trata de una simple copia de los argumentos de Putin para invadir otro país independiente y soberano, Georgia, en 2008, utilizando dos regiones de ese país, Abjasia y Osetia del Sur, tomadas por fuerzas separatistas armadas afines a Rusia y financiadas y armadas por Moscú. Se trata, además, de una situación muy similar a la que Rusia mantiene en la región de Moldavia llamada Transnistria, donde tiene emplazadas tropas aún hoy, a pesar de haber alcanzado un acuerdo con Moldavia para su retirada en 1994.

Putin viola el Derecho Internacional para justificar su invasión de Ucrania

Igual que hizo con las citadas regiones georgianas, ayer Putin firmó un documento reconociendo oficialmente las llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, que legalmente son parte de Ucrania y son reconocidas como tales por toda la comunidad internacional. Aquí se puede leer el anuncio oficial en ruso (y aquí una traducción automática al español).

Además de ese reconocimiento, que viola el Derecho Internacional de forma flagrante, Putin también firmó sendos "Tratados de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua" con esas regiones separatistas. Esos tratados, que no tienen ninguna legitimidad -ya que los firmas regiones que forman parte de otro país, y no un país soberano- llevan el mismo nombre que el tratado firmado por la URSS y Finlandia en 1948, que de hecho convirtió a la nación finlandesa en un vasallo de facto de la Unión Soviética hasta la desaparición de ésta en 1991, ya que permitía a los soviéticos enviar fuerzas militares a suelo finlandés cuando se sintiesen amenazados. La firma ahora de esos tratados abría la puerta a ordenar que las tropas rusas invadan esas dos regiones de Ucrania.

Los decretos de Putin ordenando a los militares rusos invadir esa parte de Ucrania

Esa orden no se hizo esperar. De hecho, Putin firmó la orden de invasión en los mismos decretos de reconocimiento de esas regiones separatistas, con la excusa del "mantenimiento de la paz", un cínico disfraz para ordenar la invasión armada del territorio de un país independiente y soberano. Aquí se puede leer el decreto sobre Donetsk y aquí el decreto sobre Lugansk.

El incendiario discurso de Putin negando la condición de nación al país que va a invadir

Tras firmar esos documentos, Putin pronunció un larguísimo y amenazante discurso televisado (aquí el texto oficial en ruso, y aquí una traducción automática al español). Este discurso, tanto en su tono como en su contenido, está en línea con el ultimátum lanzado por Rusia a EEUU y a la OTAN el 17 de diciembre, sobre el que ya hablé aquí. En este discurso, Putin se dedicó a cuestionar que Ucrania sea una nación independiente y soberana, e incluso dijo que Ucrania es "una parte integral de nuestra propia historia, cultura, espacio espiritual", una afirmación que, pronunciada la misma noche en que ordenaba invadir ese país, recuerda peligrosamente al concepto de "Lebensraum" (espacio vital) esgrimido por la Alemania nazi en sus invasiones.

Pedro Baños ha venido negando que fuese a tener lugar esta invasión

Ante estos hechos, quiero volver a referirme a lo dicho por Pedro Baños, coronel del Ejército de Tierra de España en la reserva y experto en geoestrategia. El 24 de enero, en La Sexta, afirmó: "Rusia ni tiene la voluntad ni tiene los medios ni la capacidad económica para invadir ningún país". En esa misma intervención cifró en "100.000 efectivos" las tropas movilizadas por Rusia en las fronteras con Ucrania. Como ya señalé entonces, se trata de una movilización militar que supera con creces los efectivos movilizados por Rusia en la invasión de Georgia en 2008 (20.000) y en la invasión de la región ucraniana de Crimea en 2014 (25.000).

Ha acusado de «desinformación» a los que alertaban de esta invasión

Durante estas últimas semanas, Pedro Baños ha hecho apariciones en diversos medios, tomando partido claramente por la narrativa oficial rusa y negando una y otra vez que estuviésemos ante una posible invasión. Pero el señor Baños no se quedó en la mera negación de lo que resultaba bastante obvio en vista de la movilización militar rusa, sino que además se dedicó a acusar de "desinformación" a quienes alertaban sobre esa invasión:

Baños ha continuado lanzando esos mensajes hasta un día antes de la firma por Putin de esos decretos que implican la invasión militar rusa de territorio ucraniano. Esto es lo que Baños publicó en su Twitter el domingo:

Resulta pasmoso ver a un personaje al que los medios invitan como analista y experto en geoestrategia utilizando un lenguaje en el que se tomaba a chirigota la posibilidad de una invasión, a pesar de las evidencias en ese sentido, y tachaba de "adláteres y palmeros" a quienes coincidían en ese pronóstico. ¿Cómo deberíamos calificar su actitud en este asunto, teniendo en cuenta que él se lanza a llamar "palmeros" a quienes no compartimos su sesgo prorruso?

Ahora, en vez de rectificar, llama «operación de auxilio» a la invasión

De un señor que ha llegado al rango de coronel del Ejército de Tierra, vistos los acontecimientos, cabría esperar una rectificación, siquiera un simple y modesto "me equivoqué". Pero no. Anoche, tras conocerse los hechos que acabamos de repasar y como ya no podía negar la invasión, Baños decidió buscarle otro nombre: "operación de auxilio a unos países que se ven atacados".

Además, Baños publicó anoche un hilo de Twitter en el que califica la decisión de Putin como una "jugada maestra". Hablamos de una clara violación del Derecho Internacional con una invasión militar del territorio de otro país, como es la región Ucraniana de Dombás, que engloba a esos dos territorios separatistas.

Las insidias lanzadas por Baños contra los medios que alertaban de esta invasión

No quiero terminar estas líneas sin referirme a otro hilo de Twitter publicado por Baños el sábado, enlazando una noticia de la web MintPress News (un sitio izquierdista y prorruso con base en EEUU) acusando a Estados Unidos de invertir millones en propaganda antirrusa. Sobre esa base, Baños escribía estas afirmaciones:

Como podemos ver, según él cuando otros opinan sobre el conflicto de Ucrania, se trata de una "visión maniquea", de "desinformación", "propaganda", "manipulación mediática", de hacerle "el juego" a los que "manejan los hilos", incluso afirma que "les compran" o "les alquilan" y que "están siendo instrumentalizados por servicios de inteligencia para que publiquen al dictado". Es una forma muy burda de lanzar la sombra de la sospecha y desprestigiar a quienes no coincidimos con Baños, por mucho que los hechos nos den la razón.

Si esos medios publican «desinformación», ¿cómo calificamos lo que hace él?

Démosle la vuelta a esos argumentos: si un comunicador que informa sobre el despliegue militar ruso ante Ucrania y sobre el riesgo evidente de invasión que eso suponía merece ser señalado como sospechoso de poco más que ser un títere de la CIA, ¿cómo deberíamos calificar a un personaje que se ha pasado por tantos medios propagando la narrativa del Kremlin, negando que fuese a haber una invasión y ahora disfrazándola una vez ha sido ordenada de forma pública y notoria? ¿No es eso desinformación, señor Baños? ¿Acaso no es propaganda, manipulación y visión maniquea lo que usted se ha dedicado a propagar?

El precedente de la interferencia rusa en Cataluña

Dicho sea de paso, recordemos que en noviembre de 2021 el Parlamento Europeo constató la interferencia rusa en Cataluña. Unos meses antes, Baños había calificado eso como un "montaje": "Rusia no se va a involucrar en Cataluña con el independentismo. Eso es otro montaje de algunos medios", dijo en una entrevista publicada por La Razón. Ya en octubre de 2020, la Guardia Civil había descubierto que Rusia ofreció ayuda militar a los separatistas catalanes. ¿Aquí todos hacen montajes, incluso la Guardia Civil, pero al señor Pedro Baños nos lo tenemos que tomar como un objetivo y prestigioso analista después de lo que acabamos de ver?

---

Foto: Mikhail Metzel / Kremlin.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    No tenía un concepto claro de este señor, porque no había manera escuchado ni leído mucho sobre sus opiniones.

    Pero, visto lo visto, ahora está claro que es un vendedor de crecepelo. O está vendido a los intereses de Rusia o es un inútil.

    Me inclino por lo primero.

  2. wladimir

    me parece...

    que esta muy claro que el Sr.Putin esta decidido a invadir Ucrania al costo que sea...

    y por lo vosto Putin cuenta con buenos "Corresponsales y desinformantes" locales como Pedro baños que se han dado a la tarea de "desinformar" e "intoxicar a la opinion publica...

    sus comentarios eran bastante sospechosos, siempre eran contrarias a las informaciones presentadas por las agencias de noticias...pudiera ser que este personaje se informase de fuentes del circulo de Putin o sus secuaces...

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.