Cancelada una reunión del Grupo de Visegrado en rechazo a la posición húngara

La posición de Viktor Orbán ante la invasión de Ucrania enfría sus relaciones con Polonia

Polonia y Hungría son dos países que mantienen una amistosa relación desde hace siglos, pero ese vínculo se ha enfriado a causa de la invasión rusa de Ucrania.

El diario progubernamental ruso Pravda apela a Stalin y amenaza a Polonia con otra invasión
Vox se alinea junto a Polonia en defensa de la «soberanía territorial de Ucrania»

Orbán no envía armas a Ucrania y prohíbe que los envíos de otros pasen por Hungría

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha mantenido buenas relaciones con Vladimir Putin desde hace años. A modo de ejemplo, esa buena relación con Rusia llevó el año pasado a Hungría a ser el primer país de la Unión Europea que compraba la vacuna rusa Sputnik V, sin esperar a que ésta contase con la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos. Así mismo, en septiembre de 2020, Orbán criticó las sanciones europeas a Rusia con motivo de la invasión de Crimea, unas sanciones que el primer ministro húngaro ya había condenado en 2014, afirmando que era “pegarse un tiro en el pie”.

Tras la invasión de Ucrania, Orbán se ha visto en la encrucijada de no entrar en conflicto con Rusia y a la vez mantenerse fiel a sus compromisos con la OTAN, organización de la que Hungría forma parte desde 1999, al igual que Polonia y la República Checa. Después de años criticándolas, el gobierno de Orbán apoyó las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, pero al mismo tiempo rechazó enviar armas a Ucrania para ayudar en su defensa, alegando que Hungría debía permanecer ajena al conflicto. Es más: Orbán ha prohibido que los envíos de armas de otros países a Ucrania pasen por el territorio húngaro.

Polonia se distancia de Hungría por su posición ante la invasión rusa de Ucrania

Esa posición de Orbán ha sentado muy mal en Varsovia. El gobierno polaco ha sido uno de los más comprometidos de la UE en el apoyo a Ucrania, tanto en el apoyo a las sanciones a Rusia como en el envío de armamento para contribuir a la defensa del pueblo ucraniano frente a la agresión. El primer desencuentro se pudo ver el 15 de marzo. Ese día, con carácter anual, se celebra en Budapest una Marcha de la Paz que suele convertirse en un acto multitudinario protagonizado por Orbán. Habitualmente simpatizantes polacos acuden a la cita, pero según el diario húngaro Telex, este año los polacos no han acudido, señalando que destinarían el dinero del viaje a iniciativas de apoyo a los refugiados ucranianos.

Unos días más tarde se vio un nuevo desencuentro. Cada 23 de marzo se celebra el Día de la Amistad Polaco-Húngara. Este año iba a celebrarse con una visita del presidente húngaro, János Áder, a la ciudad polaca de Bochnia, en el que sería una de sus últimos viajes como presidente antes de que su sucesora, Katalin Nóvak, asuma el cargo el próximo 10 de mayo. Sin embargo, la visita fue pospuesta alegando la guerra, pero varios medios han señalado que en realidad el presidente polaco, Andrzej Duda, canceló el encuentro en rechazo por la posición de Hungría ante la invasión de Ucrania.

Cancelan una reunión del Grupo de Visegrado en Budapest

Hoy el medio polaco DoRzeczy.pl señala el último y claro desencuentro: La reunión del Grupo de Visegrado prevista para el miércoles no se realizará en Budapest. El evento fue planeado hace unas semanas, cuando las relaciones de Polonia con Hungría aún eran muy buenas. Después del estallido de la guerra en Ucrania y la falta de una reacción decisiva de Viktor Orban, las relaciones mutuas se enfriaron significativamente”. El Grupo de Visegrado es una asociación internacional que agrupa a Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia. Actualmente su presidencia es ostentada por Hungría. Esta cita iba a reunir a los ministros de defensa de los cuatro países, pero los de Polonia, República Checa y Eslovaquia no han querido acudir en rechazo a la posición de Orbán.

«Jarosław Kaczyński y Mateusz Morawiecki tienen los contactos congelados con Viktor Orbán»

“La mejor prueba de las relaciones con Hungría es el hecho de que Jarosław Kaczyński y Mateusz Morawiecki tienen los contactos congelados con Viktor Orbán. Hungría también es criticada por Eslovaquia y la República Checa, lo que significa que Budapest se puede enfrentar a un aislamiento permanente, señala DoRzeczy.pl. Este medio polaco apunta que Kaczyński fue uno de los artífices de la alianza de Ley y Justicia con el partido Fidesz de Orbán. “Pero hoy muchas cosas han cambiado, Orbán ha dejado de ser un amigo, señalan fuentes del partido que gobierna en Polonia.

Las repercusiones que esto tendrá en los encuentros con otros partidos

Cabe preguntarse cómo afectará esto a la relación entre Ley y Justicia, Fidesz y otros partidos europeos. A finales de enero, Vox hizo de anfitrión de un encuentro en Madrid entre esos partidos y la Agrupación Nacional de Marine Le Pen, entre otros participantes. El encuentro se cerró con la firma conjunta de un manifiesto en el que se afirmaba: las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa han conducido al borde de una guerra. Era un importante pronunciamiento, teniendo en cuenta que Orbán y Le Pen siempre han tenido amistosas relaciones con Rusia. Sin embargo, el partido de Le Pen suprimió la mención crítica con Rusia en su publicación del manifiesto. La web del Fidesz tampoco mencionó esa crítica a Rusia, y en su lugar publicó unas declaraciones de Orbán “a favor de la paz y la desescalada”.

Teniendo en cuenta las actuales circunstancias, y tras el rechazo de Le Pen a las sanciones contra Rusia (coincidiendo en esto con la extrema izquierda francesa de Mélenchon) y su oposición a enviar armas a Ucrania, es muy probable que el partido Ley y Justicia no quiera acudir a nuevos encuentros ni con Orbán ni con Le Pen. Polonia es uno de los países que más ha alertado contra la amenaza que suponía Vladimir Putin para la seguridad europea. Tanto el presidente polaco, Andrzej Duda, como su primer ministro, Mateusz Morawiecki, han insistido incesantemente sobre ello, unas advertencias constantemente ignoradas por muchos otros países. Teniendo en cuenta que en 2023 habrá elecciones parlamentarias en Polonia, seguramente Ley y Justicia opte por evitar toda relación con quienes hayan mostrado tibieza ante la agresión rusa.

Foto: Reuters.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    esto…

    acaso significa que Viktor Orban este de acuerdo con la invasion rusa a Ucrania y las politicas de Putin?…acaso tambien esta en desacuerdo con Polonia por apoyar a Volodomyr Zelansky y recibir refugiados ucranianos?….

    si he leido que HUngria pidio ayuda a Estados Unidos y Occidente por la agresion Rusa a los Hungaros…pre al parecer los Hungarosn han olvidado muy rapidamente esto…y no se ven en el espejo de los Ucranianos..que podria ser el suyo en un futuro cercano ahora…

  2. FaramirGL

    No se puede estar en misa y repicando. La actitud de Orban antes de la agresión rusa estaba muy bien, porque mantenía abiertas opciones diplomáticas.

    Pero, tras esta invasión totalmente injustificable, no se puede quedar bien con ambos bandos. Tienes que elegir o parecerá que estás con el agresor.

    La decisión de Hungría es una pifia mayúscula que pone en peligro los logros del grupo de Visegrado. Orban debe aceptarlo, por mucho que le duela. Tiene que ponerse del lado de Ucrania y entender que Putin se ha convertido en enemigo de Europa, por propia decisión, además.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.