Cambió una dictadura por otra, asesinando, deportando, saqueando y violando

La ‘liberación’ de Polonia por la URSS: un repaso a los crímenes y saqueos soviéticos

Cada 9 de mayo, Rusia celebra la derrota de la Alemania nazi (para los Aliados occidentales la guerra acabó el día 8) y hace usando la palabra “liberación”.

Así fue la ‘liberación’ de Polonia por el Ejército Rojo: la violación en masa de niñas y mujeres
El desfile conjunto nazisoviético de 1939 en Polonia que algunos niegan, en vídeo

Alemania y la URSS invadieron Polonia en 1939 iniciando la Segunda Guerra Mundial

Tanto Rusia como sus propagandistas insisten en esa palabra, y no dejan de insistir en lo “mucho” que le debemos a la URSS por su contribución a la derrota del nazismo. Esa propaganda no puede ocultar dos hechos evidentes: el primero es que la Segunda Guerra Mundial empezó con la invasión germano-soviética de Polonia en septiembre de 1939, una invasión organizada sobre la base de un protocolo secreto en el pacto Ribbentrop-Molotov con el que Alemania y la URSS se repartieron Polonia, Finlandia y las repúblicas bálticas. Además, en esa invasión, alemanes y soviéticos incluso organizaron un desfile conjunto para celebrar su victoria sobre los polacos. La alianza fue tal que en el último trimestre de 1940, ambas dictaduras llegaron a negociar la incorporación de la URSS al Eje Tripartido formado por Alemania, Italia y Japón.

Soldados alemanes y soviéticos confraternizando en Brest, donde ambos ejércitos se encontraron e incluso desfilaron juntos durante la invasión de Polonia en septiembre de 1939 (Foto coloreada por Mirek Szponar).

La ‘liberación’ soviética de Polonia consistió en cambiar una dictadura por otra

En segundo lugar, hay que recordar que, tras haberse unido al bando Aliado por la traición de sus aliados alemanes en junio de 1941 (una traición sin la cual la URSS habría mantenido su alianza con Hitler, que incluso llevó a los comunistas a boicotear el esfuerzo bélico de los Aliados), en 1945 los soviéticos se apropiaron de la Europa oriental, sembrándola de dictaduras comunistas. No se puede llamar “liberación” al hecho de pasar de un régimen totalitario y criminal (el nacional-socialismo) a otro régimen totalitario y criminal (el comunismo).

Los crímenes cometidos por los soviéticos en la primera ocupación (1939-1941)

Para Polonia, la guerra empezó con una ocupación germano-soviética y terminó con una ocupación soviética. En 1945 el país se encontró sometido a Stalin, el mismo dictador genocida que había iniciado la guerra junto con su entonces aliado, el también dictador genocida Hitler. Los polacos tenían serios motivos para temer una nueva ocupación soviética: en 1940, la URSS había asesinado a 22.000 prisioneros polacos en Katyn. En los dos años (1939-1941) que duró la primera ocupación soviética de Polonia, los soviéticos deportaron a 1,2 millones de polacos a Siberia y a otros lugares remotos de la URSS, en un total de cuatro oleadas. Además, 150.000 polacos murieron como consecuencia de esa primera ocupación soviética.

El dictador y genocida soviético Stalin sometió a los polacos a masacres y deportaciones, tanto en la primera ocupación del país (1939-1941), cuando era aliado de Hitler, como en la segunda ocupación que empezó en 1944. La “liberación” soviética consistió en sustituir a la dictadura nazi por una dictadura comunista.

La violación de más de 100.000 mujeres y niñas polacas por los soviéticos en 1944 y 1945

En 1944, la “liberación” de Polonia por parte del Ejército Rojo se inició de la peor forma posible: más de 100.000 mujeres y niñas polacas fueron violadas por soldados soviéticos, y muchas de ellas fueron, además, asesinadas. Las víctimas tenían edades que oscilaban entre los 4 y los 80 años. En la ciudad de Olsztyn fueron violadas todas las mujeres y niñas polacas de 9 a 80 años. La ola de violaciones a manos del Ejército Rojo provocó una pandemia de enfermedades sexuales, que llegó a afectar al 10% de la población polaca.

La sangrienta persecución soviética contra la resistencia polaca

Los nuevos ocupantes soviéticos iniciaron una dura persecución contra los miembros de la resistencia polaca fiel al Gobierno de Polonia en el exilio. Los comunistas les acusaron falsamente de colaborar con los nazis, y trataron a héroes y patriotas polacos como si fuesen bandidos y delincuentes. Ya antes del final de la guerra, Stalin había ordenado liquidar a la resistencia polaca, con traiciones como la sufrida por los soldados polacos que liberaron Vilna, donde los soviéticos capturaron a miles de miembros de la resistencia polaca que habían derrotado a los alemanes en esa ciudad. Muchos de ellos fueron deportados y otros asesinados.

El campo de concentración nazi de Majdanek fue rápidamente reutilizado por los soviéticos en agosto de 1944 para recluir a miembros de la resistencia polaca que habían combatido contra los alemanes (Foto: Adam Jones, Ph.D. / Wikimedia).

Ya en agosto de 1944, los soviéticos reactivaron el campo de concentración alemán de Majdanek para recluir a miembros de la resistencia polaca, donde fueron sometidos a condiciones infrahumanas. Para que nos hagamos una idea, ya sólo en la zona de Lublin fueron arrestados 50.000 soldados de la resistencia. Así mismo, entre finales de 1944 y enero de 1945 los soviéticos asesinaron a entre 1.300 y 1.800 miembros de la resistencia polaca en la masacre de Uroczysko Baran, hoy conocida como el “Pequeño Katyn”.

Las deportaciones masivas de polacos por los soviéticos

En 1939, cuando Hitler y Stalin se repartieron el país, la URSS había invadido la franja oriental polaca o franja de Kresy, anexionándola y repartiéndola entre las repúblicas soviéticas de Lituania, Bielorrusia y Ucrania. En 1945 Stalin no devolvió esos territorios a Polonia y expulsó de ellos a más de un millón de polacos, que en su mayoría fueron reasentados en la franja occidental de Alemania, que fue entregada a Polonia como compensación por la pérdida de la franja de Kresy. Fue una deportación en masa, un hecho tipificado como crimen contra la humanidad por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

La franja de Kresy (a la derecha, en gris oscuro) era la parte oriental de Polonia que fue invadida y anexionada por la URSS en 1939. En 1945, los soviéticos se quedaron con esos territorios. Más de un millón de polacos que los habitaban fueron deportados a antiguos territorios orientales de Alemania (en blanco), que fueron entregados a Polonia como compensación (Imagen: Labiryntarium.pl).

Las deportaciones de polacos ya se habían iniciado en cuanto el Ejército Rojo volvió a entrar en Polonia. En junio de 1944 se inició la deportación en masa de 40.000 miembros de la resistencia polaca que se negaron a unirse al Ejército Rojo. En 1945, entre 40.000 y 45.000 polacos fueron deportados al Gulag soviético, unas deportaciones que continuaron hasta bien entrada la década de 1950. Unos 300.000 polacos fueron víctimas de esta segunda ola de deportaciones. Repito: unos hechos tipificados como crímenes contra la humanidad.

Los ataques de los soviéticos a la libertad religiosa y a la libertad de educación

Las violaciones soviéticas de los derechos humanos se dirigieron también contra la libertad religiosa y la libertad de educación. Los comunistas impusieron en Polonia un adoctrinamiento obligatorio en los centros educativos, en un intento de incrementa la muy escasa simpatía que los polacos sentían por el comunismo. La Iglesia Católica, que era la única institución social que escapaba al control del Estado y que mantuvo viva la llama de la identidad nacional polaca bajo el nazismo y bajo el comunismo, fue sometida a campañas de difamación y también a persecución, como demuestra el encarcelamiento del Primado de Polonia, Stefan Wyszyński, y el asesinato del sacerdote Jerzy Popiełuszko.

Soldados del Ejército Rojo en Polonia en febrero de 1945. Los soldados soviéticos cometieron una atroz ola de violaciones contra mujeres y niñas polacas, con más de 100.000 víctimas (Foto: RIA Novosti).

El saqueo de la economía polaca por parte de los soviéticos

La curiosa idea soviética de la “liberación” de Polonia se plasmó también en la economía. Ya desde septiembre de 1944, los soviéticos impusieron la confiscación de tierras y empresas a sus legítimos propietarios, a la que hay que añadir los saqueos cometidos por los soldados del Ejército Rojo contra los polacos. En el caso de las explotaciones agrarias, los nuevos ocupantes impusieron un sistema de requisas que mantuvieron hasta 1972 y que obligaba a los agricultores a entregar una parte de su producción. Además, entre 1948 y 1956 se impuso una colectivización forzosa de las tierras, que provocó una gran resistencia entre el campesinado polaco, resistencia que fue combatida mediante la represión y el saqueo fiscal por parte de la dictadura comunista impuesta por Stalin. Finalmente, en 1950, una reforma monetaria robó las dos terceras partes de los ahorros de los ciudadanos polacos.

No fue una liberación: fue un cambio de ocupantes

Debido a la represión que sufrieron en su país o al exilio al que se vieron empujados, para muchos polacos la Segunda Guerra Mundial no terminó hasta 1989, con la caída del comunismo. Durante medio siglo, Polonia se vio ocupada por potencias extranjeras, primero por alemanes y soviéticos, después por alemanes en solitario y finalmente otra vez por los soviéticos. Polonia tardó medio siglo en recuperar la libertad y la democracia perdidas con la invasión de 1939. Por eso los polacos, hoy en día, se ofenden con razón cuando leen o escuchan a alguien diciendo que los soviéticos “liberaron” Polonia. No fue una liberación, sólo fue un cambio de unos ocupantes totalitarios a otros ocupantes totalitarios. Y lo mismo podemos decir de lo ocurrido en otros países de la Europa oriental.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es verdad…

    No fue una liberación, sólo fue un cambio de unos ocupantes totalitarios a otros ocupantes totalitarios. Y lo mismo podemos decir de lo ocurrido en otros países de la Europa oriental…

    es que si uno conoce la historia Rusa desde su fundacion y los periodos Zarista y Sovietico para llegar al periodo del sr Vladimir Putin…los Ejercitos imperiales Rusos,el Ejercito Rojo Sovietico asi como el Ejercito Ruso de Putin simepra ha hecho lo mismo.. “liberar” a los pueblos de las “dictaduras” (segun ellos) para apoyar a los “Gobiernos libres” que simpatizen con ellos (algunos traidos por los rusos) ademas de los tipicos saqueos,asaltos y robos a gran escala a los que los Rusos estan acostumbrados como siempre…

    asi siempre han operado los Rusos en las guerras desde tiempos antiguos hasta el presente periodo de Putin…hasta ahora…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El cinismo de este gobierno parece no tener límites, y está a la par de su colosal cara dura para exigir a otros lo contrario de lo que hace.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Ayer por la tarde, el Rey Emérito llegó al Aeropuerto de Vigo procedente de Abu Dabi, para a continuación trasladarse a la localidad de Sangenjo.

En España ya estamos acostumbrados a que el PSOE mienta, pero que lo haga muchas veces no significa que sus mentiras deban quedar sin respuesta.

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.