La propaganda militar japonesa llevó a cientos de civiles a un final espantoso

Saipán: unos bellos acantilados, una terrible historia y el heroísmo de un marine hispano

El 9 de julio de 1944, tras varias semanas de duros combates, la Batalla de Saipán llegó a su fin con la victoria de las fuerzas de desembarco de Estados Unidos.

Los tanques M-4 Sherman sumergidos en el mar junto a la costa de la isla de Saipán
Los túneles militares japoneses de Iwo Jima y la razón por la que hay tantas botellas allí

Hay que señalar que algunas decenas de soldados japoneses continuaron resistiendo hasta diciembre de ese año en la isla. Meses antes, cuando ya la victoria estadounidense era clara, ocurrieron unos hechos muy dramáticos entre la población civil japonesa de la isla, que sumaba unas 25.000 personas. La propaganda japonesa había convenido a los militares y a los civiles nipones de que los americanos cometerían toda clase de atrocidades contra ellos. Era una forma de propaganda de guerra destinada a promover una dura resistencia, pero acabó teniendo un efecto aterrador.

Ante el avance de las fuerzas americanas, y llevados por un temor extremo a ellas, en torno a un millar de civiles japoneses se acercaron a dos de los acantilados de la isla y se arrojaron al vacío. El canal The History Underground ha decicado hoy uno de sus siempre interesantes vídeos a esos hechos, mostrando los lugares en los que ocurrieron (el vídeo está en inglés, puedes activar los subtítulos automáticos en español en la barra inferior del reproductor):

Podéis ver a continuación algunas capturas del vídeo. Aquí vemos los restos de un tanque ligero japonés Tipo 95 Ha-Go.

Un monumento a los japoneses que murieron en el suicidio masivo de Saipán. Perecieron familias enteras, en algunos casos con los hijos y la esposa siendo empujados por el marido, para después lanzarse él al vacío, como relata el vídeo.

Antiguas piezas de artillería japonesas, situadas junto al último puesto de mando japonés de la Batalla de Saipán.

La entrada al último puesto de mando japonés, situado en el pie de un ancantalido.

El hoy conocido como Acantilado Banzai, desde el que cientos de civiles japoneses se suicidaron arrojándose al mar y a las rocas. Una muerte horrible.

El llamado Acantilado Suicida, otro de los escenarios de los suicidios masivos de japoneses en Saipán. Tenía mucha más altura que el Acantilado Banzai y estaba inclinado, de forma que muchos de los suicidas debieron morir golpeándose contra las rocas.

Es triste pensar que parajes tan bonitos fueron testigos de un horror como ése. Hay que señalar que los Marines de EEUU hicieron muchos esfuerzos por detener esos suicidios masivos. Mención especial se merece el marine Guy Gabaldon, un de origen mexicano y que fue criado por estadounidenses de origen japonés, por lo que dominaba algo el idioma nipón. Logró evitar que más de 1.000 militares y civiles japoneses se suicidasen, convenciéndoles de que los soldados americanos no eran monstruos y que serían bien tratados si se rendían. Por ello, fue condecorado con la Cruz de la Armada. Falleció en 2006, y aún está pendiente una petición para concederle la Medalla de Honor.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante...

    añado a esta nota el hecho que en esta batalla el comnandante naval era el Almirante Chuichi Nagumo,justo el mismo que dirigio la flota de portaaviones contra Pearl Harbour,la capaña del Indico,Midway,los ataques navales a Australia,Mar de coral y la batalla de Santa Cruz..

    Nagumo dirigia el comando aereo de la marina imperial desde su puesto de mando en Saipan y El 6 de julio, Nagumo se suicidó con una pistola en la sien en lugar del tradicional seppuku. Sus restos fueron recuperados por marines estadounidenses en la cueva donde pasó sus últimos días como comandante japonés de Saipan.

    tambien se reporta que hubo resistencia tipo guerrilla por parte de los japoneses en Saipan contra la marina norteamericana como fue el caso del Capitan Sakae Oba quien se rindio el 1 de diciembre de 1945,tres meses despues de la rendicion oficial japonesa del 15 de agosto de 1945..

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.