Un campamento infantil para demostrar que todos los creyentes estamos equivocados

Reconozco que me ha hecho gracia la noticia del campamento ateo para niños organizado por Richard Dawkins, y que ha comentando Daniel45 aquí. Y es que, con todo mi respeto para los ateos y para dicha iniciativa -cada uno es libre de montar lo que le venga en gana-, me choca un poco que haya quien dedique un campamento infantil a negar algo en lo que no creen sus organizadores. Yo soy católico y creo en Dios, y nunca iría a un campamento dedicado expresamente a negar la existencia de Alá, de Mahoma o de Buda, o a lanzar al mundo la idea de que los ateos se equivocan y no pueden ser felices. Dawkins sí se cree capaz de ello, y eso, en fin, es lo que me hace cierta gracia.

De hecho, leo que el campamento en cuestión declara, además, tener como fin que los niños aprendan a «pensar de modo independiente, a ser escépticos y racionales». Lo de pensar de modo independiente tiene su gracia si ya a priori el campamento les indica unas determinadas ideas que han de rechazar. En cuanto a lo de racionales, querrá decir racionalistas, porque uno puede ser perfectamente racional y creer en la existencia de una «causa causarum», de un «primer motor», eso a menos que Dawkins haya decidido por su cuenta y riesgo que las cinco vías de Tomás de Aquino ya no son un ejercicio de pensamiento racional, a pesar de que se estudian como tales en los programas de filosofía de muchísimos países; o que haya dictado como verdad absoluta que la fe y la razón son incompatibles, contra lo que piensan muchos filósofos e intelectuales tanto o más racionales que el propio Dawkins.

Por otra parte, me pregunto si el escepticismo es lo que Dawkins vende como su píldora particular para presumir de racionalidad. Escéptico es aquel que no cree en la existencia de una verdad absoluta, objetiva ni universal, que opina que todo es subjetivo y que todo es opinable. El mayor ejercicio de escepticismo que conocemos hoy en día es el relativismo, una filosofía que, llevada a sus últimas consecuencias, mina los cimientos de la democracia tal y como la conocemos, pues la existencia de la democracia va ligada al reconocimiento de una verdad objetiva y universal, y es que el ser humano, por el mero hecho de existir, tiene unos derechos inalienables que empiezan por el derecho a vivir.

En este sentido, no me extrañan nada las polémicas opiniones de Dawkins sobre los programas de la eutanasia nazi -“no deben ser malos”, afirmó en una entrevista-, o sus opiniones echando por tierra las nociones más elementales sobre la dignidad humana, como cuando dijo lo siguiente:

“Si usted puede criar el ganado para la producción de leche, caballos para controlar la velocidad, y perros para la habilidad de juntar una manada, ¿por qué demonios debería ser imposible criar a la gente para la capacidad matemática, musical o atlética?”

Obvia decir que no critico ni por asomo a todos los ateos, pues conozco a unos cuantos con más sentido común que Dawkins, y que para nada comparten su relativismo y su desprecio por la dignidad humana. Personalmente, me parece de lo más discutible que las aberraciones eugenésicas que defiende Dawkins sean el cénit del pensamiento racional, aunque sí reconozco que son una buena demostración de a donde puede llevar el relativismo cuando quienes lo defienden, como en el caso de Dawkins, toman al propio relativismo como la única verdad absoluta, a modo de doctrina iluminista a cuyos apóstoles les incomoda que haya gente que no piense como ellos. En este sentido, flaco favor le está haciendo Dawkins a los ateos, al vender sus polémicas tesis personales como la máxima referencia del ateísmo.

En fin, parafraseando a Dawkins, si cree que probablemente Dios no existe, deje de preocuparse por Él y disfrute de la vida. Los demás la disfrutaremos del modo que queramos y nos preocuparemos por aquello a lo que racionalmente se orienten nuestras inquietudes. Los tiempos de Robespierre y de la veneración obligatoria a la «Diosa Razón» -el más claro ejemplo de disparate racionalista y de sus represivas consecuencias para la libertad de las personas-, ya pasaron hace más de dos siglos y es mejor que no vuelvan nunca más.

Artículos relacionados:

San Richard Dawkins, por Alejandro Campoy
Campamento de verano para jóvenes ateos, por Estudios Bíblicos
Campamento darwinista, por El Capitán Achab
Richard Dawkins, de científico a sacerdote, por KuerVo
Dawkins, radicalismo ateo y eugenesia nazi, por Elentir

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Muchas gracias, Elentir, por la entrada, cargada de razones. No tenía ni idea de este campamento.

  2. luisa carrasco

    No hay mayor ciego que el que no quiere ver, ni mayor sordo que el que no quiere oir…
    ¿Qué se puede esperar de esas personas que basan «su verdad» en negar la evidencia de la Verdad más absoluta?
    Puedo entender a las personas que «no creen», pero no entiendo a las que sólo creen en lo que les dicen los «INCRÉDULOS» (¡menudo trabalenguas! pero espero que se entienda lo que quiero decir).

  3. Ojo, Luisa: Dios no es algo evidente. Si lo fuese, la fe no tendría sentido. De hecho, se puede deducir racionalmente su existencia -o al menos eso es lo que hizo Tomás de Aquino-, pero no su naturaleza.

    De hecho, yo creo en Dios, aunque su naturaleza rebase los límites de mi razón -y en general de la razón humana-, porque a pesar de ser algo que mi razón no llega entender, su existencia y su naturaleza tal como la contempla mi fe sí que es algo que responde como un guante a las cuestiones que se plantea mi razón, cuestiones a las que, por sí sola, la razón es incapaz de responder. En este sentido, tan propio de «creyentes» es creer en Dios como negar abiertamente su existencia.

    Precisamente, una de las organizadoras de ese campamento ateo declara:

    «No intentamos atacar la religión, pero ésta anima a las personas a creer en muchas cosas que no están demostradas»

    A decir verdad, esta afirmación se vuelve en contra de los promotores de este campamento, pues también ellos proponen creer en cosas no demostradas -p.ej., la inexistencia de una «causa causarum»-, incluso en cosas cuya existencia se ha deducido por vías racionales, como he apuntado más arriba al hablar de las vías tomistas. Otra cosa es que haya explicaciones racionales que chocan entre sí: si no las hubiera, no existirían diversas corrientes filosóficas. Una demostración, en fin, de lo limitada que es la razón para según que cosas.

    De hecho, al margen de la existencia de Dios, hay muchas otras cosas en las que tenemos que creer porque no están demostradas o son indemostrables. De hecho, la confianza, una de las virtudes humanas más preciosas, existe precisamente para que el ser humano pueda partir de hechos, cosas o verdades indemostradas y en muchos casos indemostrables. Si todos los días de nuestras vidas tuviésemos que estar demostrando a nuestros familiares y amigos que les queremos, o demostrando que somos sinceros con la gente con la que tratamos, la convivencia sería imposible. No habría relaciones humanas.

    En el fondo, estos señores no han puesto en marcha un campamento contra Dios, sino contra los elementos más básicos de la naturaleza humana… En este sentido me dan un poco de pena, en fin.

  4. Bueno, cosas suyas. No sé si disfruta mucho de la vida, que no lo parece, pero debería.

  5. José Sáez

    Aunque pensar que Dios existe es una opción tan razonable como cualquier otra para explicar los misterios de nuestra existencia, no es posible demostrar sin asomo de duda su existencia mediante ningún método científico de rigor experimental.

    A Dios no se le puede demostrar existente, pero sí se le puede «confesar» existente, cuando una persona o grupo ha tenido vivencias de su presencia y su acción.

    Yo SÉ que Dios existe y lo confieso existente por la fe, que no sólo es adhesión a una creencia, sino un don de Dios que, como dice la Epístola a los Hebreos, constituye una «garantía de lo que esperamos, una prueba de las realidades que no se ven».

    Sé que existe porque se ha manifestado en mi vida, con hechos muy concretos, para ayudarme. Y porque lo mismo he visto en otras muchas personas. Pero no me pidan que les entregue un informe de laboratorio que lo demuestre, porque ni yo ni nadie puede hacerlo.

    Lo mismo, pero al revés, sucede con el ateísmo. No es posible demostrar científicamente que Dios no existe, ni que la existencia de las cosas y de nosotros mismos es fruto del azar. No es posible negar que, con evolución darwinista o sin ella, la Vida e incluso el Universo entero encierra un diseño inteligente.

    Para fabricar ateos sólo se pueden usar argumentos ideológicos, lavados de cerebro o silogismos en los que negar la mayor es coser y cantar. Este tío del campamento, de tan dudosa ética, sólo busca ganar fama y dinero con su extravagante idea, que seguro es secundada por toda la giliprogresía del mundo mundial.

  6. Cuanta razon tienes Elentir, siempre tienen que estar dando caña a los catolicos. Llegara un momento que tendremos que pedir perdon hasta por serlo?

  7. Juan Español Español

    Este pollo se crée que ha inventado la pólvora. O tal vez no; quizá sea un geta inteligentge que a la vista de como anda el mundo decide dejar su «cagadita para sociatas» y de paso ganar «pasta gansa».

    Richard es un hombre que ha ganado mucho dinero con sus gilipolleces escritas; espero y deseo que su fortuna la haya invertido en «Madoff».

  8. luisa carrasco

    Elentir, tal vez debí poner comillas a la palabra evidencia, pero hablaba de lo que para muchos de nosotros, bajo la mirada de la Fe e incluso, me atrevo a decir, de la propia Ciencia, es evidente (aunque para otros no lo sea). Digo lo de la Ciencia con cierto conocimiento de causa, ya que esoy casada con un científico creyente, al igual que muchos de sus amigos y compañeros de carrera, y soy hija de ginecólogo y hermana de… todos ellos creyentes y cuya fe se apoya claramente en sus «evidencias científicas» (pero no me quiero enrollar con esto).

    Mi vida, como la tuya y la de muchos de los que te leen, no gira en torno a desmontar los argumentos de los ateos que nos rodean; a lo sumo, pretende que por mi testimonio y por lo que haga o deje de hacer, pueda acercarles a Jesucristo, nuestro Señor. Sin embargo, cada día me cruzo con más personas que parecen vivir, no sólo de espaldas a Dios, sino totalmente en contra suya, ¿por qué entonces negar su existencia?, si no existe ¿por qué no lo ignoran y viven y dejan vivir en paz?, ¿tanto les cuesta decir: «yo no amo a Dios»?

    ¡Menos mal que también estoy conociendo cada día a más personas que, además de ser inteligentes y cultas, no tienen ningún reparo en manifestar públicamente su amor a Dios!

  9. Luis

    Reconozco que siempre me han llamado la atención los «ateos militantes», ya que para mí se trata de un fenómeno inexplicable. Como ex-ateo convertido actualmente al cristianismo, jamás en mi época de ateísmo se me ocurrió dar cualquier argumento que pudiese poner la más mínima duda en un creyente, ya que aunque no compartiese dicha fe, sabía que para esa persona la fe era un apoyo que le ayudaba a vivir la vida. Aunque la considerase un placebo, precisamente por ello procuraba no causar la más mínima duda en la persona que tenía fe, precisamente por todos los efectos benéficos que dicha fe tenía sobre el estado de ánimo de la persona.

    Por lo tanto, siempre me ha dado la impresión que el ateo militante no deja de ser un amargado que trata, a su vez, de amargar a los demás. Básicamente como la rabieta de un niño enfadado, resumiéndose su actitud en «como estoy amargado al saber que no existe propósito en nada y que todo esto es una ilusión y que todo se acaba voy a joder a los demás para que estén tan fastidiados como yo».

  10. José Jacinto Verde Colinas

    Algo había oído de la existencia de dicho campamento, en la COPE y, quizás, también en Radio María.

    Si no he oído mal, parece ser que, partiendo de la base de la inexistencia del unicornio, van a intentar demostrar la no existencia de Dios.

    En todo caso, la idea me parece tan absurda como pretender comparar la velocidad con el tocino, y produciría risa si no fuera por los pobres niños que van a asistir al campamento y por sus padres, que se han prestado a dar su aprobación para que vayan, permitiendo que caigan en el mismo error que ellos.

    Y digo que la idea es absurda por las siguientes razones:

     La demostración de la no existencia del unicornio (suponiendo que tal cosa pudiera demostrarse, pues aun esto es dudoso, ya que podría darse el caso de que alguna vez se descubriese una especie animal parecida a ésa y que aún no hubiera sido descubierta por el hombre) no implica ni tiene relación alguna con la no existencia de Dios.

     Existen muchos más argumentos para “demostrar” o, al menos, argumentar a favor de la existencia de Dios que en contra. Y no me refiero solamente a los argumentos de santo Tomás de Aquino o al argumento ontológico de San Anselmo de Canterbury, sino también (al menos en el caso de los católicos, e incluso de los cristianos en general) a la historia de la Revelación que puede encontrarse en la Biblia y a las experiencias místicas o de conversión y valentía que han experimentado o vivido muchas personas y santos a lo largo de la historia.

     Dios, por su naturaleza divina, no puede prestarse a una demostración de tipo científico, por la sencilla razón de que, si pudiera demostrarse su existencia, dejaría de ser Dios. El método científico puede aplicarse a cosas observables experimentalmente, pero no a un ser espiritual, infinito, todopoderoso, omnisciente, creador de todo, etc., como lo es Dios. Esto pertenece solamente al ámbito de la fe.

     Todos los hombres, desde los tiempos prehistóricos, han tenido una dimensión trascendente, es decir, han creído en Dios (o en varios), aunque algunos o muchos tuvieran una idea equivocada o parcialmente errónea de lo que es Dios. De hecho, a mi entender, una de las características fundamentales del ser humano, que lo diferencia de otros animales, es precisamente su dimensión trascendente (también su inteligencia, por supuesto), que, a menos que alguien demuestre lo contrario, no es posible encontrar en otras especies animales, ni siquiera en los simios más inteligentes.

    A mi entender, cuando una persona intenta demostrar la no existencia de Dios, en vez de despreocuparse de ella, es porque probablemente no tenga la conciencia muy tranquila o sienta, en mayor o menor grado, que no le interesa su existencia, ya que, de existir, Dios actuaría como una denuncia hacia su conducta o tipo de vida. Y es que estoy convencido de que, muchas personas, más que no creer en Dios, les interesa no creer en Él, porque en el fondo saben o intuyen que no actúan de manera moralmente aceptable en algunos o muchos aspectos de su vida.

  11. pirlo

    La existencia de dios es tan indemostrable como su no-existencia, por lo tanto lo que tenemos que hacer es no preocuparnos por esa cuestion. Ambas posturas son respetables, pero Si una pregunta no tiene respuesta, y tan solo es cuestion de fe, por que discutir por ella? al final responderemos ante nosotros mismos, o nuestros dioses respectivos.

  12. anguí

    Pirlo , efectivamente posturas respetables y es cuestión de fe, pero fastidia la manipulación que pueda emplear con los menores, el daño que pueda causarles y como dice Juan Español E., el dinero que recaudó y pueda recaudar por ello. Si no en «Madoff», que le ocurra a sus bienes como a los ajos. Que solo duren un año.

  13. Pedro F. Barbadillo

    Probablemente Richar Dawkings se morirá antes que tú.
    Así que deja de preocuparte y disfruta de la vida.

  14. anguí

    Gracias Pedro, igual te deseo a ti haciéndolo extensivo a todos los del Blog y que Dios nos oiga y nos facilite el transito por esta a vida. Tambien permita el nacimiento a todos los desamparados.

  15. jsantsdep23

    Bretch dijo que si la respuesta a la pregunta sobre si dios existe te parece importante, es que tu NECESITAS un dios. Tambien que creer en algo puede ser bueno, pero que pensar que no creer es malo, eso no es bueno.

  16. ¿Esa tontería era lo que les decía Bretch a los habitantes de Alemania Oriental que pedían libertad, para así justificar el apoyo del dramaturgo a la opresiva dictadura comunista que se implantó en esa parte del país después de la Segunda Guerra Mundial?

    Dicho sea de paso, ¿sabes si Bretch escribió algo sobre los problemas de personalidad o sobre cómo actuar como un impostor? A las 21:22h escribes un comentario como Pirlo, a las 0:12h firmas como jsantsdep23, y estos últimos días te he leído comentarios en este blog firmados como «ingeniero», «Neutrino», «waka», «radzey», «Felix», «minijuegos», «jpgool», «asombrao», «bhagavad», «juanma»… ¿Sigo? Desde luego, majete, como troll no vales ni dos pesetas.

  17. Le detecté en cuanto cambió de nick por primera vez. Es muy fácil pillarle. Le pasé estos dos mensajes simplemente para dejarle claro que me he enterado y que deje de dar la murga.

  18. anguí

    A nivel de Obispos, Sacerdotes los creyentes podemos estar equivocados, pero no tanto.

    No admito, después de las actuaciones en la Cope, que los Obispos y doscientos Sacerdotes de la Comunidad Vasca, se reunan para pedir perdón por los ASESINATOS DEL FRANQUISMO.

    Por las puertas traseras sacaron las victimas del terrorismo de ETA por miedo a la Organización y desde luego no se reunirán para que estos dejen de asesinar ni paraque pidan perdón por los más de mil que han matado.

    No puedo entenderlos y desde luego no confesaría o comulgaría con ninguno de ellos,

  19. anguí

    Disculpa Elentir, continuo con problemas con el de mesa, que no quiero cambiar por el Monitor. o me acusa los envios, por lo que lo vuelvo a repetir, por favor endereza los entuertos.

    Por que lo digan Obispos o Parrocos, no admito que estemos equivocados.

    En las provincias Vascongadas, sus Obispos y 200 Sacerdotes se disculpan por ASESINATOS FRANQUISTAS.

    No recuerdan que por las puertas traseras, ellos han sacado, por miedo, numerosas victimas del terrorismo de ETA. Tampoco se reunen para exigir a estos que dejen de asesinar o que pidan perdón por los más de 1.000 muertos que figuran en sus miserables y cobardes actuaciones.

    No me confesaré ni comulgaré con ninguno de ellos, tampoco con los que se les parezca.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.