El diario aplica un doble rasero basado no en la biología, sino en la ideología

El País: los fetos humanos no son humanos, pero los huevos de tortuga sí son tortugas

“Las tortugas o la muerte”. Con este título, ayer El País informaba de un triste hecho ocurrido el viernes en Costa Rica: el asesinato del joven ambientalista Jairo Mora, seguramente a manos de traficantes de huevos de tortugas que ya le habían amenazado. El crimen en sí no es lo único que me ha llamado la atención de lo que publica el diario de PRISA.

Ocho mentiras de El País para promover el aborto en El Salvador con el ‘caso Beatriz’
El País tacha el aborto de ‘barbarie’ y ‘asesinato’, pero sólo si se mata a niñas
Tras negar la humanidad de los no nacidos, El País reparte carnets de ‘anticientífico’

El País se refiere a los huevos de tortuga como ‘tortugas’

Y es que tras titular con “las tortugas”, en el primer párrafo de la noticia El País atribuye la muerte del joven a su “defensa de las tortugas baulas en el Caribe costarricense”. Según el diario, Jairo era un “loco por las tortugas”. Pero a continuación ese medio afirma que el joven ambientalista “competía contra los saqueadores ilegales de nidos de tortuga que extraen los huevos, un aperitivo para algunos y un potenciador masculino para otros”. En el tercer párrafo de la noticia, El País habla de “una historia violenta: el enfrentamiento de ambientalistas contra traficantes de huevos de tortugas”. Y en el cuarto párrafo, el diario español explica cómo evitaba Jairo el saqueo de los nidos de tortugas: “Lo suyo era una competencia por llegar a los nidos antes que los saqueadores y tomar los huevos, pero para llevarlos a un criadero de donde tres meses después podría sacar pequeñas tortuguitas para echarlas a andar al mar.”

Me parece razonable que El País se refiera a los huevos de tortugas con la palabra “tortugas”, pues a fin de cuentas son miembros de esa misma especie ya desde el momento de la fecundación. Me resultaría más chocante, por ejemplo, que El País afirmase que los huevos de tortuga no pertenecen a la especie de las tortugas, como si al eclosionar una no-tortuga se convirtiese en tortuga sin que haya ningún cambio sustancial en su organismo, simplemente por salir del huevo.

El País tachó de ‘anticientífico’ decir que las mujeres conciben seres humanos

El caso es que el año pasado El País tachó de “anticientíficos” a 129 miembros de las Reales Academias por afirmar que las mujeres conciben seres humanos. De esa forma el periódico afín al PSOE se adhería al disparate lanzado por la entonces ministra de Igualdad, Bibiana Aído, cuando afirmó que un feto de 13 semanas no es un ser humano. Los citados académicos suscribieron la idea contraria al firmar la Declaración de Madrid promovida por Derecho a Vivir. El diario de PRISA criticó entonces que multitud de científicos afirmasen que “la vida de un ser humano se inicia con la fecundación, cuando queda constituida la información genética propia de cada vida humana”. Eso sí, el periódico abortista se cuidó de no mencionar los argumentos intachablemente científicos contenidos en dicho manifiesto, por ejemplo en su primer punto:

“Existe sobrada evidencia científica que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad Genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información Genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación Celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.”

Para El País las niñas por nacer sí son mujeres, y sus abortos son ‘asesinatos’

En su torpe y ridícula descalificación de esos argumentos científicos sobre el inicio de la vida El País echó mano de la ideología, como suelen hacer los abortistas. Muestra de ello es que el propio diario no dudó en hacer una excepción puramente ideológica, y para más señas feminista, a esa idea absurda de que las mujeres conciben seres no humanos. Así, el 21 de septiembre de 2011 El País publicaba una noticia titulada “Más de dos millones de mujeres ‘desaparecen’ cada año”. Se refería a niñas por nacer víctimas de abortos selectivos. Lejos de otorgar a esos abortos la categoría de “derecho”, y sin citar ni una sola vez el eufemismo de “interrupción voluntaria del embarazo” que suele emplear para disfrazar la matanza de niños por nacer, El País hablaba de la “odiosa práctica del aborto selectivo de niñas”, calificándola de “feticidios de niñas”, de “barbarie” e incluso de “asesinatos selectivos”.

Hasta ahora, y a pesar de haber pasado ya casi dos años desde la publicación de esa noticia, El País aún no ha explicado qué argumento científico le lleva a llamar ‘mujeres’ a las niñas por nacer mientras niega que los niños por nacer sean humanos. Ni lo hará, porque no lo hay. Las motivaciones de El País para apoyar esa forma de “barbarie” -usando la palabra que emplea el propio periódico- contra determinados seres humanos no son biológicas, sino ideológicas.

(Foto: Knot So Crafty Creations)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.700

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sois geniales, no se os escapa una. El País produce verdadero sonrojo.

  2. Pepe

    Muchas gracias Elentir por el magnífico trabajo que estás haciendo para denunciar el aborto y lo que realmente es. Por favor sigue así, Dios sabe la de niños que se habrán librado de ser matados antes de nacer gracias al trabajo que tú y otros muchos hacéis. Como padre de dos hijos, no sabes lo muchísimo que te agradezco el trabajo que hacer por salvar a muchos de estos benditos. Dios te lo pague.

  3. Gracias por tus amables palabras, Pepe, pero el verdadero mérito los rescatadores que consiguen convencer a las madres de que no aborten justo ante los abortorios. Eso sí que tiene mérito.

  4. Por curiosidad, he querido ver cómo cubrió este periódico la noticia del asesinato del defensor de la vida humana Jim Pouillon. Creía que si tanto enaltece a quien resguardaba los huevos de tortuga, quizá hizo lo mismo con quien mostraba el valor de la vida humana y fue muerto a tiros por esta causa, sin consideración a su minusvalidez.

    http://darvidarosario.blogspot.com.es/2009/09/defensor-del-derecho-vivir-asesinado-en.html nos da la noticia de esta manera. ¿Cómo lo hizo el país?
    ¡Oh, sorpresa!: No lo hizo. Parece que no era noticia, o no les interesaba divulgarla. http://elpais.com/buscador/ (Poned a Jim Pouillon en el buscador)

    No obstante, en más de una ocasión he visto publicar el retorcido argumento de que “una bellota no es una encina”, para justificar el aborto en este tabloide.
    Les pido que elaboren una tabla de equivalencias, cuando huevo = tortuga, bellota no igual a roble y “por tanto”, feto humano, no igual a humano.

    En cuanto a quiénes conciben a los fetos como humanos, la respuesta es cómica: Cuando las mujeres conciben, sus fetos son humanos. Es el País (Y otros progres) quien no concibe que sean humanos. No podemos hacer nada al respecto, si conciben que la mujer es humana y el hombre no lo es, que el aborto es deplorable cuando matan hijas y no cuando exterminan a hijos.

  5. Por cierto: La foto y el titular, niquelaos. 🙂

  6. Cada vez que un abortista analfabeto confunde un feto humano con una bellota y a un ser humano con una semilla, me dan ganas de recomendarle una visita al oculista. El grado de idiotez de las consignas abortistas está llegando ya al puro esperpento.

  7. No se puede pedir razones a lo que es pura ideología irracional.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.