Ni una crítica provida al proyecto de Gallardón en las filas del Partido Popular

El atroz silencio de los católicos del PP

El 16 de abril de 1963 Martin Luther King escribió su “Carta desde la cárcel de Birmingham”. Entre otras afirmaciones merecedoras de una seria reflexión, contiene una que me gusta especialmente: En esta generación no sólo vamos a tener que arrepentirnos por las odiosas palabras y acciones de la gente mala, sino también por el atroz silencio de la gente buena.

Firma: Convierte el proyecto Gallardón en una ley de aborto cero
Los pros y los contras de la Ley Gallardón
En 2009 Monago tachó de ‘aberrante’ la ley de Aído y ahora defiende lo mismo que ella
El ‘cambio’ que prometió Rajoy se ha quedado en nada dos años después

Se multiplican las voces en el PP para hacer una ley aún más abortista

He recordado estas palabras ante las discrepancias que están planteando dirigentes del PP frente al anteproyecto de ley del aborto presentado por Gallardón. Ayer hablé aquí del caso de Monago, presidente de Extremadura, pero podría hablar también de las declaraciones de Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia; de Cristina Cifuentes, delegada del gobierno en Madrid; de Borja Sémper, presidente del PP de Guipúzcoa; de Rosa Valdeón, alcaldesa de Zamora; y de Javier Dorado, secretario general de las Nuevas Generaciones, las juventudes del PP. A todos estos dirigentes del PP el proyecto de Gallardón no les parece lo bastante lesivo para los niños por nacer: quieren que sea aún más dañino.

Los otros asuntos sobre los que hasta ahora han callado

El 29 de diciembre desde Libertad Digital Emilio Campmany escribía un acertadísimo artículo cuya tesis comparto. Expone a las claras cómo el PP se viene ciscando en sus votantes sin que ninguno de los citados diga ni pío. Ninguno de esos dirigentes abrió la boca ante otras cosas que ha venido haciendo mal o muy mal el gobierno, como las subidas de impuestos -contra lo que prometió el PP a sus votantes-, la liberación del etarra Bolinaga, el cruce de brazos ante la excarcelación express de asesinos, narcos y violadores por Estrasburgo, el abandono a las víctimas del terrorismo, la incomprensible tolerancia con los despilfarros de la Generalidad catalana y con su desafío soberanista, la falta de libertad lingüística -no sólo en Cataluña-, etc. En todos esos asuntos esos dirigentes del PP han guardado el mismo silencio que el PSOE.

La cosa cambia si hablamos del aborto. En cumplimiento de la jurisprudencia constitucional sobre el aborto -que se saltó a la torera el PSOE al aprobar la ley Aído-, Gallardón presenta un mero informe para elaborar un anteproyecto de ley que teóricamente pretende amparar a los concebidos, y ahora es cuando los citados dirigentes -hasta entonces calladitos- protestan. “Si ahora se encampanan es porque este asunto es uno muy querido al electorado de izquierdas”, señala con acierto Campmany, que advierte del interés de ciertos dirigentes del PP por pescar en esos caladeros. Una vez más se antepone la poltrona a los principios, aunque entre éstos figure la promesa electoral del PP en 2011 de “reforzar la protección del derecho a la vida”. ¿Será que esos dirigentes no se leyeron su propio programa electoral?

Beatriz Escudero y David Pérez, la excepción

Hay un detalle de todo este revuelo en el PP que me ha llamado especialmente la atención, y es lo que no está siendo noticia. Sé que en el PP hay aún gente de principios, algunos incluso ocupan puestos dirigentes y no pocos de ellos son católicos convencidos. Obvia decir que para defender el derecho a vivir de los más débiles e indefensos ni siquiera hay que ser católico, pero se supone de quienes lo son que deberían tenerlo aún más claro que el resto, pues para un católico respetar la vida no sólo es una cuestión ética y moral básica, sino también un mandato divino: “no matarás”. Sin embargo, entre esos dirigentes, diputados, alcaldes y concejales católicos del PP está reinando un silencio casi unánime. Digo “casi” porque conozco al menos dos excepciones: la diputada por Segovia Beatriz Escudero y el alcalde de Alcorcón, David Pérez, que han salido en defensa del proyecto de Gallardón desde sus cuentas de Twitter, apelando al derecho a la vida… y sin merecer la atención de ningún medio.

Los defectos de la ley no reciben ni una crítica de dirigentes del PP

Hay que recordar, además, que la redacción actual del anteproyecto de Gallardón es decepcionante y amenaza con repetir el coladero abortista instaurado por el PSOE en 1985. Hay muchas cosas que corregir para que podamos llegar a situaciones como la de Polonia, donde se han reducido drásticamente los abortos no sólo limitándolos por ley, sino también promoviendo el necesario amparo a la maternidad y fomentando la cultura de la vida a nivel oficial; lo que debería ser propio, en fin de un país civilizado (aunque algunos asocien el concepto civilización con la necesidad de matar y descuartizar a los miembros más débiles de nuestra sociedad). ¿Voces de dirigentes del PP a favor de hacer una ley que proteja mejor a los concebidos? Ni una, al menos que haya tenido eco en los medios. Me he tenido la prudencia de esperar a leer alguna en Twitter, y mi espera ha sido en vano. Y mientras se produce ese silencio, se multiplican las voces discrepantes desde el sector abortista del PP. Qué razón tenía Martin Luther King…

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alfonso

    ¡AES, te necesito!

  2. Alfonso

    A mi lo que más me llama la atención del anteproyecto de la ley del aborto es que la nueva ley, al igual que la ley Aído de 2010, incluye los abortos acogidos a los supuestos legales en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud. Esto no es sólo vergonzoso sino también sorprendente. Se podría suprimir la financiación pública del feticidio sin ningún coste político, la izquierda abortista tendría muy difícil explicar a la opinión pública su defensa del aborto a cargo del contribuyente en un periodo de draconianos e injustos recortes sanitarios. Suprimir la financiación pública a los abortorios sería un golpe muy duro a la industria del aborto, según Epoca muchos abortorios pertenecen a mandamases de IU y dependen de los conciertos sanitarios.

  3. Alfonso

    «Los de izquierdas viven como de derechas, y los de derechas piensan como de izquierdas»

  4. Carmen

    El grito silencioso no se oye y los chillidos de los pro abortistas se oyen demasiado. Va a costar mucho parar este genocidio.

  5. MRA

    Solo conozco a tres dirigentes del Partido Popular que siempre han defendido públicamente el objetivo del aborto-cero. Es cuestión de tener una fé viva .

    En cuanto a los votantes del Partido Popular, conozco a numerosos, no quieren ni hablar del tema,ello les produce mucha violencia pues saben que van a seguir dando su voto al PP ante el pánico que sienten ante la vuelta de un gobierno socialista.

    Tienes razón son atroces el silencio de los políticos y el miedo de los votantes como es impresionante el parón ó el vacio que se nota cuando tocas este tema. Aunque tengo la impresión de que cada vez se quiere hablar menos, por cansancio, pavor ó impotencia, sobre cualquier tema…

  6. Vamos a ver. ¿Es que nadie se da cuenta de que son las leyes laicas la que ‘matan’ a los fetos? ¿Acaso los musulmanes y los hindús, para dar ejemplos están a favor del aborto? Todo lo contrario. Su religión no solo defiende el derecho a la vida sino que imponen la unión familiar como la base de su concepto de los seres humanos.

  7. Jandro

    Del modelo político estadounidense se ha importado hace tiempo en España la caracterización de un candidato como practicante de una religión. Se emplea para arrastrar a cierto electorado, que se puede sentir identificado con ellos, por contradictorios que sean sus planteamientos políticos con la fe que dice profesar. En el sueldo les va asistir a los ritos para que se vea públicamente su “militancia” religiosa. El modelo estadounidense se ve claro en Kerry, por ejemplo, y en España tenemos gente como José Blanco, y muchos del PP. No hemos de extrañarnos, por tanto, de que no muevan un dedo. Algunos de ellos, hasta serán católicos, pero son antes políticos y no pondrán en peligro su carrera por “convicciones”.

    Ya creo que necesitamos a un partido como FyV o AES en el que concentrar el voto.

  8. Eos

    A mi me duele ese silencio. Demuestra la deriva del PP a ciertas posturas y el conformismo de quien debería hacer algo.
    Un pp asi no tiene sentido

  9. Fernando

    La monstruosidad que es el aborto con el asesinato de miles de víctimas inocentes, no parece importarle al PP que ha hecho una ley absolutamente coladero para todos. ¿Creen que así bajarán el número de abortos? En absoluto, sólo con una ley Aborto Cero podremos terminar con la lacra que supone el asesinato de miles de seres inocentes anualmente en este país.

  10. No sé qué es peor, que nadie defienda el proyecto o que algunos actúen contra su propio partido.

  11. Alfonso

    Mucho me temo que el izquierdista Rafael Correa le da 20 vueltas a Mariano Maricomplejines en los temas innegociables (aborto, feminismo de género, familia…): http://www.hazteoir.org/noticia/55312-rafel-correa-desata-iras-lobby-lgtb-denunciar-fundamentalismo-genero

  12. Angeles

    A poner lo que hay que poner sobre la mesa!, que en la plataforma llevaban la reforma de la ley asesina de la AIDO, tristemente celebre por los asesinatos que penden sobre su cabeza. El caso Correa no es comparable, en America, vivo en ella, los presidentes de izquierdas, una vez llegados al poder actuan como tiranos…se hace lo que ellos dicen por cojones, si o si..,.y todos agachan la cabeza como ovejas!…En España, si se hiciera la gran Correa arderia Troya, hay otra educacion,haY democracia….cosa que falta en la mayoria de los paises americanos con gobiernos de izquierdas, dejando de lado Chile y Uruguay el resto es patetico, se venden por una bolsa de alimentos. En cuanto a los alcaldes catolicos, a ponerlos sobre la mesa!!!!, cobardes!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.