Las familias gallegas pidieron por mayoría educación bilingüe o en español

El sindicato nacionalista CIG quiere prohibir el idioma español en las escuelas de Galicia

La rama de enseñanza de la Confederación Intersindical Galega, sindicato afín a los nacionalistas del BNG, publicó ayer un delirante comunicado en el que por fin se deja a un lado los eufemismos con los que algunos disfrazan la imposición del gallego en las escuelas.

Los padres gallegos prefieren para sus hijos una enseñanza bilingüe o en castellano
La izquierda opina que no estás capacitado para opinar sobre la educación de tus hijos
El nacionalismo acepta ‘defender el gallego’ como pretexto para agredir al discrepante

La “normalización lingüística” implica desterrar al español de la escuela

En dicha nota, y tras denunciar un supuesto “exterminio” de la lengua autonómica (¿?), la CIG reclama que “como mínimo, se impartan el 50% de las materias en gallego”, que era lo señalado en el Decreto lingüístico aprobado por el gobierno bipartido PSOE-BNG en 2007, una norma que provocó una reacción social ante lo que muchos gallegos consideraron una imposición. Pero la CIG no se queda ahí. En el último párrafo de su comunicado se quitan la careta y afirman sin rodeos: “no conseguiremos la plena normalización lingüística en la enseñanza hasta que se imparta totalmente en nuestro idioma y se galleguicen los currículos”. Es decir, que lo que quieren es que se impartan en gallego todas las asignaturas, lo que incluiría las de lengua y literatura españolas.

En 2009 negó a los padres el derecho a decidir la educación de sus hijos

Con toda la cara del mundo, la CIG tacha de “prohibición” que ciertas asignaturas se den en español en las escuelas gallegas… y a continuación se marca como objetivo que se prohiba el español. Hay que recordar que las lenguas no tienen derechos. Si todos los gallegos reclamasen unánimemente para sus hijos una enseñanza íntegramente en gallego, lo absurdo e injusto sería imponerles contra su voluntad una enseñanza en español. El caso es que en 2009 se hizo una encuesta a las familias gallegas y las opciones más votadas fueron la educación bilingüe y la educación en español. La opción menos votada, con diferencia, fue la educación monolingüe en gallego que reclama la CIG. Los nacionalistas se pusieron rabiosos, patalearon todo lo habido y por haber y la CIG llegó a decir que la lengua de escolarización no es “competencia exclusiva de los padres”, sino de “toda la sociedad”. Es decir, que si tú tienes hijos y tu vecino no los tiene, el vecino tiene tanto derecho como tú a decidir en qué idioma deben estudiar tus hijos. Con un par.

Lo que pide la CIG violaría el Estatuto, la Constitución y la DUDH

Hay que recordar, a este respecto, lo que dicen los tratados nacionales e internacionales sobre la lengua en la enseñanza:

  • Estatuto de Autonomía de Galicia, Artículo 5: “Los idiomas gallego y castellano son oficiales en Galicia y todos tienen el derecho de conocerlos y usarlos.” (…) “Nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua.”
  • Constitución Española, Artículo 3: El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
  • Declaración Universal de los Derechos Humanos, Artículo 26: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.”
  • Declaración Universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural, Artículo 5: “Toda persona debe tener la posibilidad de expresarse, crear y difundir sus obras en la lengua que desee y en particular en su lengua materna; toda persona tiene derecho a una educación y una formación de calidad que respeten plenamente su identidad cultural.

Una anormalidad democrática inspirada por el odio a España

Todo esto es lo que la CIG quiere pasarse por el arco del triunfo para imponernos a todos su odio a España y al español, un odio que bebe de una ideología, el nacionalismo, que insiste en dividir a los gallegos en buenos y malos en función de nuestra lengua materna o de uso habitual, presentándonos como extranjeros en nuestra propia tierra a los gallegos hispanohablantes. Lo que pretende la CIG es lo mismo que ha impuesto el nacionalismo en Cataluña, algo propio de una dictadura y que es del todo anormal en una democracia. De hecho, en los demás territorios que hay en países democráticos con dos o más lenguas oficiales no existe la prohibición de escolarizar a los hijos en una de ellas. Eso sólo pasa en la Cataluña gobernada por los nacionalistas y en abierta desobediencia a sucesivas sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional.

¿Pretenden instaurar en Galicia el modelo del régimen del Apartheid?

Más allá de Cataluña, para encontrarse con algo similar a lo que propone la CIG hay que remitirse a la Sudáfrica del Apartheid, donde en aras de otros dogmas nacionalistas se impuso el afrikáans en las escuelas negras, cuyos alumnos preferían estudiar en inglés. Esto fue precisamente lo que provocó la revuelta de los estudiantes de Soweto, brutalmente reprimida por las autoridades africanas en 1976. Desconozco a lo que serían capaces de llegar los nacionalistas gallegos por imponernos a todos sus odio a España, pero baste recordar que en 2010 la CIG apoyó una manifestación en defensa de la dictadura castrista, y el año pasado salió en defensa de los violentos que agredieron a manifestantes de Galicia Bilingüe en 2009, refiriéndose a los agresores como meros “defensores del gallego”. ¿Quieres que totalitarios como éstos decidan por ti el tipo de educación que van a recibir tus hijos?

(Foto: Praza.gal. Una manifestación de la CIG en Santiago de Compostela)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Solíloco

    Me ha gustado mucho la exposición. Felicidades.

    Que gente así se permita descalificar a otros me parece delirante, hace pensar que menos mal que no se ha descubierto un gen exclusivo gallego, de otra forma estos energúmenos podrían estar pidiendo análisis obligatorios de cara a la limpieza étnica.

  2. Pues el nacionalismo gallego ya coqueteó con el racismo en sus comienzos en el siglo XIX. No veas qué tabarra han dado a veces con el rollito celta… Y eso a pesar de que hay más posibilidades de que los gallegos actuales descendamos de la población hispanorromana que de otros pueblos. Nuestra lengua, de hecho, es de origen románico, no celta.

  3. Solíloco

    El racismo le va como un guante a este tipo de gente. Por aquí y por Navarra tuvieron mala onda con sus amigos los vascos, chocando en atribuciones. Se dedicaban las descalificaciones que todos sabemos, y no dejaba de ser gracioso ver cómo les caían a gente que siempre las había usado, y cómo algunos intentaban hacer equilibrios para seguir siendo políticamente correctos, dentro de su idea de lo correcto.

    Debo confesar que me he perdido con la diferencia de celta e hispanorromano. No sé qué se entiende ahora en Galicia, lo que entendemos por aquí es que los celtas, junto a otros pueblos, luego fueron los hispanorromanos. No en vano Marcial escribió “Que a nosotros, que nacimos de celtas y de iberos, no nos cause vergüenza, sino satisfacción agradecida, hacer sonar en nuestros versos los broncos nombres de la tierra nuestra”. Como usted bien dice, si esos celtas no hubieran asumido la cultura romana, hoy el gallego sería una lengua del tronco del gaélico, el galés o el bretón, y no una lengua romance.

    Cierto que ante la caída del poder central, las zonas desprotegidas, vuelven a mirar hacia dentro, buscando en su pasado para reafirmarse, pero está estudiado como lo que es. Es una vuelta en algunas formas y no una muestra de resistencia o permanencia. Por lo menos el punto de vista artístico. Es cierto que se abunda en detalles celtas, como también es cierto que no todos, y que los fundamentos no dejan de ser aún totalmente hispanorromanos, lo que subraya lo dicho. Sin ir más lejos, una señal tan importante como las cruces en Galicia y Asturias (con perdón) copian modelos de prestigio romano-bizantinos e incluso visigodos (que renuncian a los propios). Solo en puntos residuales, alejados de los centros económicos y culturales se encuentran aquellos diseños anteriores, algunos realmente indoarios, y esto no es exclusivo de Galicia sino que se da hasta en el oriente peninsular.

    Posteriormente, Galicia es una pieza fundamental en la reconquista, el devenir de Castilla León y su interacción con otros reinos peninsulares. Separar lo gallego de lo portugués ya es difícil, de lo español imposible. Trabajo tienen, aunque los fanáticos si algo tienen es que no se arredran ante nada.

  4. Siempre he dicho que ser gallego y orgulloso es una cosa, incluido presumir de idioma y cultura pero el ‘galleguismo’ actual es pura xenofobia. Para todos estos nacionalistas radicales si no eres gallego no eres nadie. Lo sufro personalmente pero esto no es el foro para discutir problemas personales.

  5. JFM

    Pues yo me estoy leyendo o mas bien releyendo la historia de la Reconquista y hé llegado a la batalla de Simanacas sin encontrar mas que un brevisimo episodio de Galicia “indepediente” debido al reparto del reino entre tres hermanos. Hé puesto “independiente” entre comillas porque el rey de Leon seguia siendo reconocido como el “superior” del de Galicia. La muerte de dos de los tres hermanos hara que el reino se reunifique casi en seguida.

    Otro punto: entiendo que los gallegos puedan estar orgullosos de los logros de sus antepasados pero desde luego yo de ellos no lo estaria de la “Galicia preterita” tierra en que el pueblo llano vivia en regimen de servidumbre. A mi que no soy ni castellano me gusta muchismo pero que muchismo mas la Castilla original tierra de campesinos libres en la que ya en sus fueros mas antiguos matar a un miembro del pueblo llano acarrea la misma pena que matar a un caballero y matar a judio la misma que matar un cristiano. Si algo lamento es que la llegada de una dinastia extranjera (los Austrias) impidiese que Castilla imprimiese una marca mas profunda en el resto de España

  6. JFM

    Simancas, la batalla es Simancas. 939. Dos siglos despues de Covadonga.

  7. JFM

    @Elentir

    El racismo también es fundamental en el nacimiento del catalanismo para no hablar del de Sabino Arana y los “vasquistas”. Que casualidad verdad?

  8. Dessde la época romana hasta la actualidad, Galicia sólo ha sido “independiente” -como reino asociado a un monarca- durante 13 años y no consecutivos. El resto del tiempo ha pertenecido a la Hispania romana, a la España visigoda, al Reino de Oviedo, al de León, a la Corona de Castilla y finalmente a España, a excepción de las ocupaciones sueva y musulmana. Y digo ocupación para referirme a los suevos porque así se comportaron esos bárbaros germánicos, cuidándose mucho de no mezclarse con la población hispanorromana de Galicia.

  9. Solíloco

    Además de que España es un poco Galicia. No solo porque Galicia no era un convidado de piedra en la política castellana, que se lo digan a tyantos reyes. Como Alfonso el Batallador por poner un ejemplo de rey que no era precisamente blando y se dejara hacer. Está el Camino de Santiago, que hoy le parecerá a alguno poco, pero en su día era mucho cultural y económicamente, con la influencia política, etc. ¿Cómo separar el aporte gallego de lo español? Buscar la diferencia a ultranza llevaría a los gallegos a renunciar a buena parte -y parte buena- de lo que eran y son.

    Sobre lo de la influencia castellana en España, no estoy de acuerdo. Por ejemplo, no poca de la lucha de los Reyes Católicos en Castilla, Extremadura, Galicia, etc. fue por enfrentamiento a la nobleza, y lo mismo ocurre en Cataluña y Valencia. Pero en otros lugares la corona apoyó y se apoyó en la nobleza, como en Aragón, donde la figuras como el Justicia Mayor y el Derecho de Manifestación nos las venden hoy como extranjeras, y hasta nórdicas, cuando en España existieron desde la Edad Media.

    Bastante daño ha hecho la imposición de criterios castellana, y no peninsular o del conjunto, que es una de las causas de la pérdida de voluntades y nacimiento de los nacionalismos. Mejor dejarse de mas historias en ese sentido, respetar las diferencias -por supuesto, como dice Elentir, dentro de los derechos personales- y aunar esfuerzos. Como en los mejores tiempos.

  10. Raimor

    Elentir en honor a la verdad, los suevos fueron un reino independiente con sus instituciones (primitivas) que duro casi 100 años hasta que los visigodos le dieron matarile, que no se mezclaron con la población hispanoromana, cierto, al igual que los visigodos tampoco lo hicieron hasta poco antes de la invasión musulmana.

    Pero en cualquier caso no eran celtas, eran germanos. Ademas referirse a ellos como “descendientes” es una barbaridad, primero por que pasaron mas de mil años y segundo los suevos fueron casi exterminados por los visigodos (la nobleza)

  11. Tener que aferrarse a los suevos para buscar algún antecedente histórico de una Galicia independiente es como si el día de mañana los futuros habitantes de Guantánamo reivindican su derecho a la independencia basándose en la “independencia” de facto establecida por los estadounidenses con su ocupación de ese territorio…

  12. Raimor

    100% de acuerdo.

  13. Estamos en el siglo XXI. Galicia es lo que es; una región autonómica de España. Guste o no guste. Siempre he dicho que Galicia sería un verdadero paraíso si a los nacionalistas radicales le dieron el pase al otro lado del mundo y que se dejen de jorobar con su puñetero ‘galleguismo’. El idioma gallega es una belleza cultural que los mismos nacionalistas están estropeando.

  14. Solíloco

    Galicia aún es una maravilla. Digo aún porque conocí lugares de España de increíble belleza que por desgracia, hoy…

    Conocí Panticosa y Peñíscola cuando no había turismo. Conocí La Toja en aquellos tiempos, y rincones de Galicia a los que ahora da tristeza volver. Creo que todo el mundo tenía derecho, que el turismo y el disfrute no son solo para ricos, pero hemos abusado. No solo los que se ha tomado demasiadas libertades, sino los que hemos vuelto la cara pensando que no era nuestro deber. Qué diferencia con Europa, donde “se te cae” un papel y en seguida viene alguien a devolvértelo con amabilidad. Aquí no le puedes decir a uno que se olvida colillas en un paisaje natural, sin que te llamen de todo menos bonito. Vive y deja matar parece ser nuestro lema.

    Hoy no se pueden comer chirlas de la playa, dar un paseo lleno de caras amistosas en la montaña, en un pueblo donde las puertas siempre estaban abiertas, dar dos pasos sin encontrarte con la mano del hombre estropeando un paisaje. Me pregunto si lo hemos hecho de la forma correcta, y creo que no. Gran parte de la belleza natural y social se ha perdido. No sabemos o no queremos conservarlo. Alguno, con edad para haberlo conocido antes, comprenderá lo que digo.

    Aún así, Galicia sigue siendo una maravilla comparada con lo que hay. Los nacionalistas no la han convertido en un infierno, no han podido. Afean la convivencia pero no son suficiente para amargarlo. Aún están ahí los gallegos. Gente de verdad, no de política. Esa a la que le da igual el acento y la lengua, que es persona tratando con personas.

  15. Hace mas de 8 años que hacemos turismo rural (generalmente fuera de temporada turística) por Galicia aunque vivamos aquí. Tiene el defecto del tiempo lo demás; estupendo.

  16. Antonio

    No se puede prohibir el idioma español porque el gallego es tan español como el castellano, el euskera y el catalán! Lo mismo no se puede concebir una Galicia sin España ni viceversa! Tanto es así, que en América confunden el todo con la parte y a todos [email protected] españoles/as nos llaman [email protected]! sin embargo, los americanos hablan más bien castellano y ellos también son parte de España.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.