¿Cómo van a actuar contra una pitada si permiten a ETA en las instituciones?

Ya va siendo hora de reclamar respeto para España con algo contundente: nuestro voto

Grupos separatistas han repartido 10.000 silbatos para insultar a los españoles hoy en la final de la Copa del Rey. Y digo a los españoles porque el himno de España nos representa a todos.

Firma: Suspendan la final de Copa si se pita el himno
Las faltas de respeto al himno español en actos deportivos tienen una fácil solución
Para Artur Mas la ‘democracia’ es pitar el himno y multarte por rotular en español

El respeto a España, una moneda de cambio para los grandes partidos

Es algo insólito que en un país pueda ocurrir un hecho tan grave como éste: que un estadio entero se entregue a insultar al país entero sin que ninguna autoridad haga nada. Ésta es, no obstante, la consecuencia de lo que viene ocurriendo en España. Los separatistas llevan décadas fomentando el odio a España, y lo han hecho utilizando medios públicos, multas lingüísticas e incluso su poder sobre los centros escolares. Los que hoy llaman a silbar el himno de España son los mismos que niegan a la mayoría de los catalanes -que tiene el español como lengua habitual- el derecho de escolarizar a sus hijos en esa lengua, imponiéndoles la obligación de estudiar sólo en catalán, un régimen lingüístico escolar calcado del impuesto por el régimen del Apartheid en Sudáfrica. Si esto ha sido posible durante todos los años que llevamos de democracia en España es porque los grandes partidos, PP y PSOE, así lo han consentido. Han tenido poder de sobra y multitud de ocasiones para poner coto a la intolerancia y a las constantes incitaciones al odio por parte de los nacionalistas, pero han preferido rendirse ante el PNV, CiU y ERC con tal de obtener su apoyo, usando el respeto a España y a los españoles como moneda de cambio.

¿Impedirán una pitada los que toleran a ETA en las instituciones?

Pero la claudicación de los grandes partidos ante el separatismo tiene un elemento aún más grave. En España sufrimos la vergüenza de que ver que los que jalearon a ETA, los que aplaudieron los tiros en la nuca y las bombas lapa, están hoy en las instituciones sin haber condenado el terrorismo etarra, sin que ETA se haya disuelto, sin que haya siquiera entregado sus armas. Ha bastado que ETA dijese que no volvía a matar, manteniendo toda su estructura criminal, para que los grandes partidos, PP y PSOE, renunciasen a hacer cumplir las leyes que permiten ilegalizar a partidos que no condenan el terrorismo. Y si se niegan a hacer cumplir la ley contra los cómplices de delitos tan graves como los terroristas, ¿qué esperar que hagan ante una pitada?

Si queremos respeto, tenemos que exigirlo con nuestro voto

La historia reciente ha dejado claro que si los españoles queremos impedir que unos miserables conviertan una final de fútbol en la fiesta del odio y del insulto a España, lo que tenemos que hacer es dejar de votar a quienes consideran aceptable que los nacionalistas nos insulten y pisoteen nuestros derechos. Tenemos que caer de la burra de una vez y dejar de entender como un “mal menor” el hecho de votar a políticos dispuestos a admitir a los hooligans de ETA en las instituciones. Tenemos que dejar de considerar un “mal menor” el hecho de votar a políticos que no ven inconveniente alguno en aliarse con fanáticos que buscan desterrar el español de las escuelas, alianzas cuyo precio pagan renunciando a defender nuestras libertades y el debido respeto a nuestra Nación. Tenemos que dejar de considerar un “mal menor”, en fin, que para algunos políticos España sea algo cuestionable, porque al cuestionarla lo que hacen es minar es nuestra convivencia como pueblo, renunciar a proteger los derechos y libertades que ampara la Constitución -que es la ley fundamental de esa España que ellos cuestionan-, hipotecar el legado de tantas generaciones de españoles (nuestros padres, nuestros abuelos, todos nuestros antepasados) y tirar por la borda nuestro porvenir. Sólo lograremos respeto para España retirando nuestro voto a esos políticos que no están dispuestos a hacer nada para que sea respetada.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. José Ignacio Lesaca Eseverri

    El himno nacional nos representa, en cierta manera, a todos los españoles. También a los silbadores irrespetuosos, por mucho que a ellos les disguste que esto sea así. También ellos son españoles, en realidad, aunque, al parecer, no quieren enterarse.

  2. pacococo

    A la gente el himno o la bandera no les dicen nada, porque entre otras cosas los ocnsideran símbolos franquistas, eso es lo que se enseña, no sé si en las escuelas, pero desde luego alguien se dedica a mentir. Caro que como mienten en todo, esto no iba a ser la excepción.

    Pienso que para cualquiera con un mínimo sentido, no ya de patria, que al parecer es un concepto facha, sino de nación o de España no se sentaría ante el televisor a ver el partido y muchísimo menos ir por la calle con camisetas de los equipos contendientes, que mira por donde, son los representantes oficiosos del separatismo más cutre.

    Pero la gente se sentó a ver el partido y en las calles se veían camisetas de los contendientes. Con este paisanaje no se puede ir a ningún sitio.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]