Vetada la presentación de un libro crítico tras las presiones izquierdistas

La izquierda prohíbe cuestionar sus ideas en la Universidad Nacional de Costa Rica

Ya he tratado aquí las agresiones izquierdistas a la libertad de expresión en España y en Estados Unidos. El último ejemplo de censura socialista llega ahora de Costa Rica.

Sevilla: hembristas y podemitas violan la libertad de expresión a base de amenazas
La UCM invitó a un etarra en 2016 pero ahora impide una mesa sobre libertad de expresión

Un libro para denunciar la ofensiva del marxismo cultural

Agustín Laje y Nicolás Márquez (director del digital Prensa Republicana) son dos escritores argentinos que defienden planteamientos liberal-conservadores. En 2016 publicaron “El libro negro de la nueva izquierda” (lo puedes comprar en Amazon) en el que denuncian que poco después de la caída del bloque soviético en Europa, “abrazando nuevas banderas y reinventando su discurso, el hoy llamado neocomunismo (o progresismo cultural) no sólo pasó a dominar la agenda política sino en gran medida la mentalidad occidental”. Es el llamado marxismo cultural que vengo denunciando desde este blog, cuyas franquicias (ideología de género, multiculturalismo, animalismo, populismo) están protagonizando la mayor ofensiva contra la libertad de expresión vivida en Europa desde el auge de los fascismos. Esa ofensiva totalitaria también ha llegado al otro lado del Atlántico.

Grupos izquierdistas amenazaron con reventar la presentación

El próximo martes 5 de septiembre, Agustín y Nicolás iban a presentar su libro en una conferencia en la Biblioteca Joaquín García Monge de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). Varios grupos izquierdistas pidieron censurar el acto e incluso amenazaron con reventarlo violentamente por el mero hecho de que no están de acuerdo con las opiniones de los autores. No es nada nuevo: desde que hace un siglo, cuando los bolcheviques instauraron la primera dictadura comunista en Rusia, la izquierda marxista se viene caracterizando por su afán de censurar a todo el que contradice sus ideas. En las dictaduras socialistas lo hacía -y lo sigue haciendo- con los métodos de represión más brutales, y en los países libres mediante el acoso y la agresión al que discrepa, usando a grupos de ultraizquierda para ejecutar la violencia y echando mano de la llamada “izquierda moderada” o “centro-izquierda” para completar la censura con los más peregrinos argumentos, como acusar a los acosados -pero no a los acosadores- de “promover el odio” o la “discriminación”, o incluso impidiéndoles hablar con el fin -dicen- de evitar incidentes.

El rector cede a las peticiones de censura de la izquierda

Esto último es precisamente lo que ha ocurrido en Costa Rica. El rector de la UNA, Alberto Salom Echeverría, es un personaje con una larga militancia en la izquierda. Empezó su militania política en en la izquierda estudiantil a comienzos de la década de 1970, y fue dirigente de la Juventud Universitaria Socialista, brazo estudiantil del Partido Socialista Costarricense (PSC). Más tarde fue regidor en el Concejo Municipal de San José entre 1978 y 1982 con Pueblo Unido, un partido comunista trotskista. En 2006 fue elegido diputado por una formación de centro-izquierda, el Partido Acción Ciudadana. Hace unos días el diputado Fabricio Alvarado escribió al rector para pedir que amparase la libertad de expresión de los conferenciantes ante las amenazas totalitarias de los grupos izquierdistas. Agustín Laje ha revelado que incluso ofrecieron a los grupos de izquierda sentarse a debatir con ellos y discutir sus tesis, pero éstos se negaron. ¿Miedo a la libertad, miedo tal vez a quedar en evidencia? ¿Será porque esos grupos de izquierda creen que las ideas es mejor imponerlas que proponerlas?

Pues bien: en vez de amparar la libertad de expresión, el rector ha cancelado la conferencia cediendo a las presiones de los grupos izquierdistas. La cancelación ha sido comunicada por el rector mediante una carta en la que invoca las amenazas de dichos grupos como excusa para impedir la libre expresión de ideas en esa universidad. ¿Y para qué está la Policía, señor Salom? Agustín y Nicolás publicaron ayer este vídeo contestando al rector:

Mi apoyo desde España a Agustín y a Nicolás frente a esta censura descarada, que ya está siendo de lo más habitual en el ámbito universitario. Parece que la izquierda se ha creído que las universidades públicas -que sostienen todos los contribuyentes- son en realidad de su propiedad exclusiva, y que sólo los izquierdistas pueden opinar y dar conferencias en ellas, arriesgándose los demás a ser amenazados o agredidos si se atreven. Lo que hace la izquierda en la universidad no es un comportamiento democrático: es el matonismo típico de las bandas mafiosas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. agusbou2015

    El libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez está entre los 100 más vendidos de la librería argentina Cúspide:
    http://www.cuspide.com/9789873677533/El+Libro+Negro+De+La+Nueva+Izquierda/

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]