Ya no se conforman con pisotear la libertad lingüística de los gallegos

Una organización separatista quiere imponer el uso del gallego a empresas de toda España

El separatismo lleva años dedicado a pisotear la libertad lingüística de los gallegos, y ahora pretende hacerlo también persiguiendo el uso de los topónimos en español de localidades gallegas.

El nacionalismo acepta ‘defender el gallego’ como pretexto para agredir al discrepante
Nacionalistas gallegos lanzan una app para amedrentar a negocios que usan el español

Imperialismo nacionalista: quieren imponer el gallego también fuera de Galicia

En este sentido, A Mesa pola Normalización Lingüística -un grupo nacionalista afín a los separatistas del BNG- ha lanzado una iniciativa legislativa popular para imponer el gallego a las empresas, cuyo fin es obligar a todos los negocios a usar el gallego en toda su actividad, desde información comercial a contratos y presupuestos, pasando por facturas, catálogos, manuales de instrucciones, etc. La medida abarcaría a las “empresas que prestan servicios o suministran bienes en Galicia, con independencia de la situación de su sede social”. Es decir, que si una empresa madrileña, extremeña o murciana tiene una web que se lee en Galicia, estaría obligada a poner sus contenidos en lengua gallega. Es un absoluto disparate jurídico que implicaría invadir las competencias de otras comunidades autónomas y, de ser aceptado, dañaría especialmente a las pequeñas y medianas empresas. Estamos ante una forma de imperialismo nacionalista que empieza a ser de lo más habitual entre los grupos separatistas de varias comunidades.

Quieren perseguir a las empresas que escriban ‘La Coruña’ y ‘Orense’

Además, la Mesa pretende perseguir a las empresas gallegas y del resto de España que usen los topónimos en español de localidades gallegas, bajo la falsa premisa de que “la única forma legal de la toponimia es la gallega”. El separatismo gallego lleva muchos años manejando este concepto, con el objeto de criminalizar a quienes al hablar español usamos topónimos en español, tal como señala la RAE. En este sentido, hay que recordar un hecho: que un topónimo sea oficial no significa que sea el único legal. Por ejemplo, los topónimos oficiales serán A Coruña, Ourense, Baiona o Tui, pero es perfectamente legal escribir La Coruña, Orense, Bayona o Tuy, e intentar prohibirlo sería un acto de totalitarismo. De hecho, estos topónimos en español son usados por muchas empresas gallegas incluso en su denominación (el ejemplo más conocido es el Real Club Deportivo de La Coruña), igual que también se usan topónimos antiguos. Me pregunto, por ejemplo: ¿los separatistas pedirán multar a los negocios que usan el topónimo medieval Erizana en vez del topónimo oficial Baiona, o a los que usen el latino Gallaecia en vez del oficial Galicia?

Ese grupo separatista ni siquiera usa el nombre oficial de Galicia

La mayor de las paradojas en lo que respecta a topónimos oficiales la encontramos en la propia ILP de la Mesa: dicen en todo momento Galiza, a pesar de que el nombre oficial de esta comunidad es Galicia, que es el que figura en el Estatuto de Autonomía, tanto en su versión gallega como en su versión española, como en toda la documentación y la rotulación oficiales del Gobierno gallego.

La ley del embudo nacionalista: ellos seguirán diciendo ‘Castela’ o ‘Xetafe’

Hay que recordar, además, que en la lengua gallega no se sigue la misma política totalitaria que los separatistas quieren aplicar al español: Getafe se dice Xetafe, Cartagena se escribe Cartaxena y en vez de Castilla y León se dice Castela e León. La razón es simple: cada lengua tiene sus propios topónimos para denominar a un lugar, algo que ocurre habitualmente en aquellos territorios con dos lenguas, como es el caso de Galicia, pero que también se da en relación a otras regiones y países. En este sentido, me pregunto si los separatistas cuando van de viaje dicen “viaxo a London” o “vou para Köln”, usando los nombres oficiales de esas dos ciudades europeas, en vez de sus respectivos exónimos en gallego, que son Londres y Colonia.

La Mesa y su larga trayectoria de ataques a las libertades

Espero que el PP no se pliegue a las exigencias totalitarias de la Mesa y rechace esas imposiciones ilegales que reclama. Por si todavía no conocen las andanzas de esos aprendices de dictadores, aquí van algunos ejemplos:

Si el PP de Feijóo decide secundar a estos talibanes, estará convirtiéndose en cómplice de ellos.

(Foto: Facebook de A Mesa pola Normalización Lingüística)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Son ridículos. Darían lástima si no fueran tan tiranos, porque son tontos con mala idea, que es lo peor que puede ser una persona humana, que de ellos hay que decir que son personas y matizar que son humanas.

    Pero con unos poderes, del gobierno y otros, favorables al dogma progre, se pueden permitir ser ridículos, que la subvención la tienen. Y al fin y al cabo es una forma como otra de vivir sin dar palo al agua.

  2. No tiene remedio. Es un movimiento que empezó hace años y esta para quedarse. Cada día un paso mas. Solución es la emigración de siempre. Muchos chavales gallegos bien preparados ya buscan trabajo fuera de Galicia. Conozco muchos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]