El nacionalismo lingüístico y su ley del embudo con los topónimos en español

Mientras tú insistías en decir “voy a A Coruña” la Televisión de Galicia se pasaba por “Baraxas”

Anteayer, en mi casa, estábamos viendo el Telexornal de la Televisión de Galicia. Daban la información sobre el temporal de nieve cuando escuché algo del todo normal, pero que me hizo gracia.

“La Toja no existe” y otras 7 tonterías muy habituales sobre los topónimos de Galicia
Una universidad pública catalana critica que un gallego denomine ‘avenida’ a una avenida

Un día de nieve en ‘Baraxas’

Y es que después de mostrar a los aterecidos reporteros de la TVG transmitiendo en directo imágenes de los paisajes nevados de Galicia -confieso que me dio pena verles pasando frío bajo la nevada para hablar unos segundos en antena, pobriños-, el informativo se fijó en la situación del resto de España y habló de los problemas causados por la nieve en el Aeropuerto de Barajas. Y aquí viene el aparentemente nimio motivo que me lleva a escribir esta entrada, y que me hizo cierta gracia: el presentador dijo “Baraxas”, remarcándolo (puedes ver el vídeo aquí).

¿Tú eres de los que viajan a ‘London’?

Por supuesto, no tiene nada de especial que un presentador de televisión que habla en gallego use un exónimo en esa lengua, en este caso “Baraxas”. Es lo correcto, de igual forma que al hablar o escribir en gallego lo acertado es decir “Castela e León” o “Illas Baleares”. La paradoja es que muchos consideran no sólo incorrecto sino también ilegal e incluso franquista decir “La Coruña” al hablar o escribir en español, y no pocos compatriotas de más allá del Padornelo se afanan por ser políticamente correctos y decir “A Coruña” hasta cuando ponen ese topónimo detrás de una incómoda preposición, por ejemplo: “voy a A Coruña”. La paradoja es que al hacerlo están metiendo la pata, como señala la propia Real Academia Española:

La Coruña. Nombre tradicional en lengua castellana de la provincia y ciudad de Galicia cuyo nombre en gallego es A Coruña. Salvo en textos oficiales, donde es preceptivo usar el topónimo gallego como único nombre oficial aprobado por las Cortes españolas, en textos escritos en castellano debe emplearse el topónimo castellano. El gentilicio es coruñés.”

A pesar de ello, algunos defienden el uso del topónimo en gallego al hablar en español alegando que lo correcto, al referirse a un sitio, es citarlo por su nombre oficial. Esto puede ser razonable cuando el sitio en cuestión carece de exónimos en la lengua española. Por ejemplo, Washington no tiene exónimo en español. Sin embargo, la ciudad cuyo nombre oficial es London sí que lo tiene: Londres. Sería absurdo decir “voy a London”: tan absurdo como decir “voy a A Coruña”, con la diferencia de que al menos, en el primer caso, no se produce una cacofonía. Del mismo modo, si la denominación oficial del aeropuerto madrileño lleva una jota y no una equis, según ese argumento la TVG debería haber dicho “Barajas”.

¿Están enfadados los coruñeses con el Dépor?

Una vez descartado ese argumento, hay gente que alega que decir “La Coruña” es una falta de respeto hacia los coruñeses. Da la casualidad de que tengo familiares coruñeses y nunca les he visto ofendidos por ello. De hecho, el equipo de fútbol de la ciudad se denomina “Deportivo de La Coruña”, y no veo a sus numerosos seguidores montando protestas por el nombre. Siguiendo el mismo argumento, los españoles deberíamos ofendernos cuando los ingleses escriben “Spain” o los polacos “Hiszpania” al hablar en sus respectivas lenguas, pero no he visto a nadie quejarse por ello (sería algo absurdo). Por otra parte, ¿han consultado a los habitantes del distrito madrileño de Barajas si les ofende que la TVG diga “Baraxas”? ¿O por algún motivo que no acierto a adivinar, los madrileños merecen menos respeto que los coruñeses?

¿Un topónimo del siglo XIII no es lo bastante genuino?

Finalmente, algunos consideran que el único topónimo genuino de una población gallega es el topónimo en gallego. Esta afirmación choca con la realidad en muchos casos. La primera mención documentada del topónimo “La Crunia” está datada en 1262, es decir, que el topónimo La Coruña no es una mera traducción del gallego, sino que procede de una forma en castellano que tiene más de 750 años de historia. ¿Lo hace eso poco genuino? Por supuesto que no. Más bien lo hace incómodo, porque demuestra que en aquella época ya se usaba el castellano en Galicia, y que el uso de esa lengua en la región no fue una imposición franquista, como sostienen algunos. Ya conté también aquí el caso de Bayona, topónimo datado en 1201 y que figuraba así en la carta puebla de esa localidad, un documento en latín. Como ya señalé aquí, el gallego medieval sí que usaba la letra y, pero como el gallego actual no la usa, se han cargado la forma original del topónimo. Lo mismo pasa con Finisterre, topónimo en español mucho más cercano al original latino, “Finisterrae”, que el “Fisterra” gallego. Pero los políticos han dictado que el único oficial debe ser el gallego. ¿Y así es como dicen conservar topónimos genuinos?

(Foto: Twitter Iberia)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sí dejarán [email protected] al 70 por ciento de los políticos, mucho mejor nos iría…

  2. Lorenzo

    La obsesión del nacionalismo lingüístico por traducir todo la habido y por haber le hace caer en el ridículo más espantoso.
    Hace unos años, en un programa de festejos o algo parecido, el violonchelista de origen chino, Yo Yo Ma, aparecía como…¡Eu Eu Ma!

  3. Mario

    Yo siempre uso el español. La Coruña, Gerona, Lérida, etc

  4. Luna

    El problema empezó cuando pusieron a este aeropuerto el nuevo nombre de Adolfo Suárez. A ver cómo consiguen “galleguizarlo”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]