Así manipulan la información para deformar los hechos que les incomodan

Cinco ejemplos de cómo la victoria de Orbán ha desquiciado a medios que se dicen serios

La crisis de credibilidad que está viviendo gran parte del periodismo tuvo ayer un nuevo episodio con la rotunda victoria de Viktor Orbán en las elecciones húngaras del pasado domingo.

Los húngaros se rebelan contra la élite de Bruselas y contra la izquierda en las urnas
Multitud de húngaros reivindican la ‘cultura cristiana’ contra los planes de Soros y Bruselas

A pesar de que Internet ofrece cada vez más herramientas y posibilidades para contrastar las informaciones que nos llegan y destapar las mentiras de la prensa, algunos medios siguen columpiándose como si ellos fuesen la única fuente que tenemos para conocer lo que pasa y pudiesen manipularnos sin miedo a quedar en evidencia. Os voy a poner aquí cinco ejemplos de cómo medios que se creen serios, prestigiosos, rigurosos y objetivos han perdido los papeles ante el descalabro de la izquierda en Hungría.

1. El Mundo hace de recadero de Soros y se lía con la religión de Orbán

El Mundo: “Viktor Orban, el hombre más peligroso de la Unión Europea”. Y esto lo dice en una Europa afectada por el extremismo islámico y por el terrorismo yihadista. La monda. Trivializando el problema que ha costado la vida a centenares de europeos en atentados perpetrados en diversos países, El Mundo ridiculiza a Orbán presentándole como “el hermano mayor de una orden de templarios dispuestos a defender Europa de la invasión del infiel”. El diario se queja de que Orbán recibiese una beca estudiantil de la Fundación Soros (algo que ocurrió hace casi dos décadas) y que ahora sea su “enemigo acérrimo”. ¿Recibir una beca estudiantil te obliga a entregarle a alguien tu país en una bandeja de plata? Además, el periódico dice que Orbán se ha vuelto católico; en realidad es calvinista. El Mundo también habla de “problemas sociales sin resolver”. Hungría tiene un 3,3% de paro y un crecimiento del 4% del PIB, pero eso no lo dice el diario. ¿Para qué distraer a los lectores con aburridos datos?

2. Ojo al chiste: La Vanguardia hablando de nacionalismo y odio

La Vanguardia: “La Hungría de Orbán, el país donde arraiga el odio”. El titular lo publica el diario separatista del Conde de Godó (no, no es broma). La Vanguardia es uno de los principales promotores del discurso del odio separatista en Cataluña. La Cataluña de La Vanguardia es la de las multas lingüísticas y las escuelas que prohíben la lengua de la mayoría de catalanes, que es el español, una región en la que los políticos separatistas tienen derecho a saltarse la ley porque tienen muchos votos. Pero si Orbán defiende a su país y recibe un apoyo abrumador, el tipo es como el demonio. En el colmo del disparate, el diario catalán relaciona a Orbán con una paliza de neonazis a un refugiado africano, a pesar de que el Primer Ministro húngaro ha criticado abiertamente el nazismo. Lo más curioso es que La Vanguardia, al mismo tiempo, oculta una y otra vez agresiones de separatistas en Cataluña, o las manipula groseramente cuando informa sobre ellas, como cuando en un titular dijo que un separatista había sido “detenido por lanzar una silla”. Se le olvidó añadir que la había lanzado contra un guardia civil. ¿Odio, dice usted, señor Conde de Godó?

3. Según la BBC, lo que pasa en Europa sólo es una ilusión de Orbán

BBC Mundo: “Quién es Viktor Orbán, el ultranacionalista primer ministro de Hungría que cree que Europa está siendo invadida por los inmigrantes”. La televisión pública británica se hace un lío: tacha Orbán de “ultranacionalista” en el titular pero de “conservador nacionalista” en el texto de la noticia. A ver si se deciden… Por lo demás, esto es lo que señala el Observatorio Migratorio de la Universidad de Oxford: Entre 1993 y 2015, la población extranjera en el Reino Unido aumentó más del doble, de 3,8 millones a alrededor de 8,7 millones“. Según la misma fuente, el país tenía en 2015 un 13,5% de población inmigrante (en 1993 era el 7%). Londres, con 8,7 millones de habitantes, tenía una población inmigrante de 3,2 millones en 2015. Hay zonas del Reino Unido calificadas como “no go zones”, donde impera la ley islámica y en las que la Policía no se atreve a entrar. El año pasado se desveló que en la ciudad inglesa de Rotherham se ocultaron 1.400 violaciones a niños y niñas entre 1997 y 2013 porque los violadores eran musulmanes. Pero según la BBC, todo esto debe ser fruto de la imaginación de Viktor Orbán.

4. Hablando de la economía húngara sin citar el paro y el crecimiento

El Español: “Viktor Orbán y su proyecto para Hungría: asientos vacíos y calles oscuras”. El diario de Pedro J. Ramírez publicaba anteayer una noticia en la que afirmaba que Orbán intenta “ofrecer una fachada suntuosa de la Hungría de Viktor Orbán, pero en realidad la economía del país no levanta cabeza. Lo dice en la entradilla. En toda la noticia no se incluye ni un solo dato macroeconómico sobre Hungría: ni cifras de paro, ni datos de crecimiento, tan solo una sucesión de anécdotas, a ver si los lectores se conforman con unos cuantos árboles y no piden ver el bosque. Se lo mostraré yo. Como ya apunté ayer, Hungría ha pasado de un 11,2% de paro en 2010, cuando Orbán llegó al poder, a un 3,3% en 2018, y de un crecimiento del 0,7% en 2010 a uno del 4% del PIB en 2017. Si según El Español eso es una economía que “no levanta cabeza”, apaga y vámonos.

5. Efe no se aclara con la ideología de Orbán

Efe: “La victoria del nacionalismo de Orbán complica las relaciones en la UE”. Así titulaba ayer una noticia esta agencia de noticias pública española, adscrita a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales. El vídeo llama a Orbán “conservador nacionalista”, pero el texto de la noticia empieza así: “La rotunda victoria del ultranacionalista Viktor Orbán…” A ver, señores de Efe, decídanse.

En fin, amigos míos: éste es el nivel de los medios que muchos consideran “serios”. Tenedlo en cuenta a la hora de leer las noticias que os llegan de ésos y otros medios.

(Foto: Facebook de Viktor Orbán. El Primer Ministro húngaro en un encuentro con seguidores de su partido, Fidesz, el 24 de marzo)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Genial.

    Anoche hasta en RNE-5 el comentarista tuvo que hacer equilibrios para no ocultar los datos.

    Otra cosa llamativa es que sólo lo han felicitado unos pocos jefes de Gobierno y de Estado y en voz baja. Los medios españoles se han apresurado a decir que sólo le han dado efusivamente la enhorabuena los ultras de toda Europa.

  2. Marcial

    Quería decir: “para ocultar los datos” (y no decir la verdad).

  3. Papulus

    Esto es Eurabia y no se admite discrepancia alguna del pensamiento único. Cualquier intento de salvaguardar la unidad nacional (de la nación que sea) es tildado de forma inmediata de extremismo derechista, nazismo, racismo, xenófobo o cualquier adjetivo injurioso que se les ocurra.
    Hubo quien se vendió por un plato de lentejas. Los hay que se venden por ser uno más del rebaño.

  4. Blanca

    Son todos voceros del NOM. Ni caso. Eso sí, los que no pertenecemos a ese grupo deberemos espabilarnos.

  5. Sharovarov

    Cristina López Schlichting también lo atacó hace unos dos meses. Creo que envié un comentario diciéndolo.

    Debería de haber algún país -la propia Hungría, por ejemplo-, donde gobernara siempre alguien como Orbán. Es que la cosa ésta de la democracia, tarde o temprano, acabará con todo lo que está haciendo Orbán y con la propia Hungría. ¡Un país, uno sólo, aunque fuera pequeño como Hungría, donde no hubiera sobresaltos electorales poniendo en juego la destrucción de la civilización cristiana!

  6. Sharovarov

    Rectificación: En lugar de “poniendo en juego la destrucción de la civilización cristiana”, quería decir “poniendo en juego la destrucción de los valores de la civilización cristiana de ese país”.

  7. Luis Recinos

    Una vez más, gracias a Elentir por plantear las cosas tal cual son, no solo en términos de la victoria del Sr. Orbán y la situación económica en Hungría, sino también por evidenciar el sesgo tan marcado y ya tan evidente de algunos medios noticiosos. Pero sigue presente la pregunta ¿qué pasa en Europa? La respuesta la dan los títulos de algunos libros recién aparecidos tales como los sig: “The strange death of Europe: Immigration, Identity and Islam”, de Daouglas Murray; “The end of Europe: Dictators, demagogues, and the coming dark age”, de James Kirchich; “Reflectios on the revolution in Europe: Immigration, Islam and the West”, de Christopher Caldwell, así como artículos varios publicados por el Gatestone Institute de Nueva Yorka de autores como Giulio Meotti, Soren Kern y Denis MacEoin. Nada optimistas por cierto. Y por eso es que la victoria del Sr. Orbán es tan importante, porque viene a ponerle un alto a esta tendencia auto destructiva de Europa, razón por la cual hay que acallarla por cualquier medio. Saludos desde Guatemala.

  8. Marcial

    Luis,

    Interesantes aportaciones de lecturas, que voy a anotar sin perder tiempo. Gracias.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]