Lo más parecido al fascismo en Cataluña es lo que hace el separatismo de Torra

Quim Torra no quiere acabar con el fascismo en Cataluña: lo que pretende es consolidarlo

Es ya un clásico que los dictadores y aprendices de dictadores acusen de “fascistas” a los amantes de la libertad para justificar su persecución. Eso es lo que vienen haciendo las dictaduras comunistas.

Llamemos a las cosas por su nombre: lo de Quim Torra no es xenofobia, es hispanofobia
No son ‘presos políticos’: son políticos presos por violar las leyes y desobedecer sentencias

Ayer El Periódico de Cataluña publicó un artículo del presidente del gobierno regional catalán, Quim Torra, titulado “Como un solo pueblo contra el fascismo”. En él, su autor afirma: “Hemos visto estos últimos meses -y me atrevo a decir estas últimas semanas- un incremento notable de las agresiones, amenazas, intimidaciones y violencia fascista en nuestro país. Unos grupos de individuos agresivos han querido atemorizar a los activistas por la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados. En algunos casos, han llegado a agredir físicamente a personas que colgaban lazos o instalaban cruces amarillas en las calles y en las plazas del país”. Torra no habla en ningún momento de las agresiones cometidas por separatistas, tal vez porque concede a simples lazos amarillos más derechos que a los catalanes que no piensan como él. Y eso sí que apesta a fascismo.

Algunos ejemplos del fascismo que se da en Cataluña

Para cualquier observador mínimamente objetivo, hay en Cataluña claros indicios de fascismo, pero no tienen precisamente que ver con quienes defienden la vigencia de la Constitución en esa comunidad:

  • Apesta a fascismo que en un territorio con dos lenguas oficiales, español y catalán, se prohíba escolarizar a los niños en español, a pesar de ser la lengua habitual de la mayoría de los catalanes. En ningún otro país democrático ocurre nada parecido.
  • Apesta a fascismo que Quim Torra llamase “bestias” a los catalanes que hablan en español, en un artículo en el que revelaba la consideración de “subhumanos” que le merecen sus propios paisanos que no se ajustan a sus dictados nacionalistas, puesto que Torra tachaba a los españoles de “bestias con baches en el ADN”.
  • Apesta a fascismo que el separatismo haya utilizado a la Policía autonómica catalana como una policía política, y con esto no estoy expresando solamente mi opinión personal, sino lo que ha afirmado la Fiscalía ante el vergonzoso comportamiento demostrado por ese cuerpo policial durante el golpe separatista en Cataluña.
  • Apesta a fascismo que Quim Torra llame “presos políticos” a unos políticos presos por saltarse las leyes y desobedecer sentencias judiciales, como si el respeto al Estado de Derecho y el cumplimiento de las obligaciones legales propios de toda democracia fuesen algo opcional para los separatistas.
  • Apesta a fascismo que el propio Quim Torra haya amenazado con continuar el golpe separatista en Cataluña, con los mismos métodos que Puigdemont: suspender la vigencia de la Constitución en Cataluña y, en consecuencia, no reconocerles a los catalanes los derechos y libertades que ampara nuestra Carta Magna.
  • Apesta a fascismo que unos separatistas hayan intentado quemar una vivienda con una familia dentro por tener una bandera española en su balcón -por citar un ejemplo de violencia separatista en Cataluña-, y que además ningún partido separatista lo haya condenado. Para colmo, ahora Torra ni siquiera reconoce que haya actos de violencia cometidos por separatistas.
  • Apesta a fascismo que separatistas ataquen un acto de un partido que defiende la unidad de España como es Vox, amenazando de muerte a sus miembros en presencia de la Policía catalana y provocando desperfectos en bienes y exhibiendo una motosierra, sin que ningún partido separatista lo haya condenado y sin que haya habido ni un solo detenido.
  • Apesta a fascismo que TV3, controlada por el separatismo, se dedique a ocultar los actos de violencia cometidos por separatistas, en un ejemplo más del brutal grado de manipulación política que se da en esa televisión pagada por todos los catalanes.

A la vista de las palabras de Torra en El Periódico, no parece que el actual presidente regional catalán quiera combatir ese fascismo: antes bien, lo que quiere es consolidarlo. Y ante esa pretensión, una vez más, nos va a tener en frente a quienes amamos a España y a la Libertad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Felipe

    Se puede acabar con todo esto sí dejamos los Españoles de pagarles el sueldo . Y así se acaban estas tonterías .

  2. pacococo

    Es la táctica de la revolución: hacese la víctima. clamar diciendo que te hacen lo tú haces a los demás.

    Naturalmente eso es posible con unos medios adictos y por supuesto, con un gobierno que lo favorece.

  3. El culpable no es Quin Torra, es el Gobierno de España por permitirlo…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.