El osito Bilbo y el caza F-104

1. Caza Lockheed F-104G Starfighter, procedente del JABoG 36 de la Luftwaffe (Fuerza Aérea de Alemania), con base en Gütersloh. La mitad de estribor del avión se conserva con la decoración que tenía el aparato C.8-15 / 104-15 cuando prestó servicio en el Ala 12 del Ejército del Aire español, con base en Torrejón de Ardoz (Madrid); el auténtico C.8-15 pasó a la Fuerza Aérea de Turquía después de servir en la Fuerza Aérea Española. La mitad de babor se conserva con su decoración alemana y el numeral 26+23. Museo del Aire de Cuatro Vientos (Madrid, España).

2. Osito Bilbo, modelo “Ositos de Cordel”, procedente de la firma Teddy-Hermann GmbH de Hirschaid (Alemania). Fue adquirido por 6,75 euros en la ya desaparecida juguetería Xoguemos de Vigo (en la calle María Berdiales 2) el 3 de enero de 2003 e inmediatamente puesto en servicio como osito viajero, con su primer destino en Madrid en mayo de 2003. En julio de 2009 fue equipado como piloto pero desde entonces se encuentra en tierra a la espera de un avión de su tamaño. Actualmente está destinado en la base aérea de su casita, en Vigo (Galicia, España), donde espera las alertas “Scramble” durmiendo como un lirón y viendo los dibujos animados en la tele. Esta foto se la hice el miércoles 20 de abril de 2011 en el Museo del Aire de Cuatro Vientos, a bordo del F-104 antes mencionado. A él le dejaron montarse en el avión y a mí no. 🙁

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

Hoy hace diez años que estrené mi último cortometraje, “Fantasmas de Navidad”, protagonizado por una pequeña estrella: el osito Bilbo.

Soy aficionado a la historia de la Orden del Temple desde hace muchos años, y tengo una colección de bonitas figuras de caballeros templarios en mi escritorio.

Tal día como hoy, el 3 de enero de 2003, estaba yo por la calle de María Berdiales, en Vigo, cuando en el número 2 vi una juguetería que ya no existe y que llevaba por nombre “Xoguemos”.

Tengo muy abandonada la sección de cine del blog, y no porque haya carencia de buenas películas. Pero hoy quiero hacer una excepción para hablaros de una excelente película que vi ayer.

Este lunes el aeropuerto londinense de Heathrow lanzaba su anuncio navideño, que tiene como protagonistas a unos tiernos ositos de peluche cuya historia comienza en 1967.

– ¡Mira Sam! Aquí vivían unos humanitos que juegan al fúbol y se llaman celtas. Pero ya no viven aquí porque habia muchos abujeros y no podían jugar al fúbol.
– ¡Guau!