Tibia y pasmosa reacción del gobierno ante el golpismo separatista catalán

Esto es lo que pasará si Rajoy no actúa ante un golpe que implicaría a una institución armada

El presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, ha anunciado hoy que convocará un nuevo referéndum ilegal el 1 de octubre para intentar desmembrar España.

Siete razones legales, políticas y morales para plantar cara al golpismo separatista
El derecho de autodeterminación: el arma suicida del separatismo

El anuncio de Puigdemont amenaza con provocar un grave enfrentamiento civil en Cataluña. No se trataría de una mera pelea a bofetadas entre un puñado de separatistas y catalanes que sigan siendo fieles a España. Esto sería lo menos grave en el escenario que se avecina.

El último golpe separatista se saldó con 107 muertos en un solo día

Para darnos cuenta de ello basta con echar mano de los libros de historia. Y es que ya hubo un golpe separatista en Cataluña el 6 de octubre de 1934, durante la Segunda República y gobernando una coalición de centro-derecha en España. Ese día, desde el balcón de la sede de la Generalidad, el entonces presidente del gobierno regional catalán, Lluís Companys, proclamó un “Estado catalán” asumiendo “todas las facultades del Poder en Cataluña” y rompiendo “toda relación” con las instituciones del Estado, un acto de desobediencia proclamado al mismo tiempo que exigía a los catalanes “la obediencia absoluta al Gobierno de la Generalidad”. A continuación, Companys llamó al Capitán General de Cataluña para pedirle que se pusiera a sus órdenes, tanto él como los medios militares bajo su mando, claro. El general se negó, como no podía ser de otra forma -un militar se debe a la legalidad constitucional, y no a los caprichos separatistas de ningún político-, y en ese momento empezó el conflicto. Companys no dudó en enfrentar a los Mozos contra el Ejército, creándose en Cataluña una situación de pura guerra civil, en la que los separatistas contaron con el apoyo de las milicias armadas de partidos de izquierda, entre ellos el PSOE. El día 7 el golpe fue sofocado. En un solo día el golpe se había saldado con 107 muertos. No hubo más desgracias porque el general Domingo Batet supo dominar la situación de forma rápida. Significativamente, en 1936 sería fusilado por negarse a secundar otro golpe, el del 18 de julio.

Ya se dan todos los ingredientes para un nuevo golpe sangriento

Esto es lo que podría volver a ocurrir si, igual que entonces, la Generalidad intenta obligar por la fuerza a las instituciones públicas a secundar un golpe separatista. Y no le queda otra si desea tener éxito. Puigdemont tendría que obligar a los funcionarios -incluidos policías y militares- a ponerse a sus órdenes en base a un acto que el Tribunal Constitucional ya declaró ilegal. Teniendo en cuenta que la Generalidad tiene su propia Policía -los Mozos de Escuadra-, cuyos agentes tendrán que decidir si siguen la legalidad constitucional o se suman al golpe, ya se dan todos los ingredientes para que este nuevo golpe separatista acabe de forma muy violenta. Incluso aunque Puigdemont no use la fuerza, no le puede pedir a un Estado que cese en sus funciones en virtud de un acto ilegal. Pero el “choque de trenes” que está provocando Puigdemont va a tener como víctimas más indefensas a los ciudadanos de a pie. Por supuesto, los separatistas intentarán obligar a los ciudadanos de Cataluña a someterse a su golpe, pero si les obedecen se estarían convirtiendo en cómplices de un grave delito. A su vez, quienes no se sometan a los golpistas tendrían que afrontar las medidas coactivas que quiera adoptar el separatismo contra ellos. Es lo que pasa cuando alguien intenta imponer un Estado donde ya hay otro Estado.

Y ante esta situación, el gobierno de España se cruza de brazos

Como vemos, lo que pretende el separatismo catalán tiene los mismos efectos que podría acarrear un golpe militar. Lo insólito del caso ha sido la reacción tibia del gobierno de la Nación. El portavoz del ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha declarado que “el anuncio no se traduce en nada”. Desde el gobierno han considerado que se trata de “un anuncio verbal” y no “una acción” contra la que se pueda actuar. La actitud de Rajoy y de su gabinete resulta pasmosa. El presidente de una autonomía anuncia ante los medios que va a romper la unidad de España, incluso ha dicho cómo lo hará y el día elegido, y el gobierno de España se cruza de brazos, esperando a que el anuncio se consume, como si no importase la grave situación que se puede crear con ese golpe.

Me pregunto si la respuesta del gobierno sería la misma si un general anunciase que tal día va a dar un golpe de Estado. Alguien alegará que el Ejército está a las órdenes de gobierno y debe respetar la legalidad vigente, y que la diferencia entre un caso y otro es que el Ejército es una institución armada. Sin embargo, las diferencias no son notables. La Generalidad tiene una institución armada a su servicio -los Mozos de Escuadra- y también está obligada a respetar las leyes. Ante un anuncio tan grave como el de hoy, lo lógico sería que el gobierno recurriese ya al mecanismo legal previsto en el Artículo 155 de la Constitución para casos como éste, un artículo que deja en manos del gobierno la decisión de suspender la autonomía de una región cuando ésta “actuare de forma que atente gravemente al interés general de España”. ¿Acaso le parece a Rajoy que amenazar con romper la unidad de España no se ajusta a lo previsto en ese artículo?

(Foto: Reuters)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Carlos León Roch

    Tora, Tora, Tora…

  2. pacococo

    No se pueden pedir peras al olmo. De la misma forma no se puede pedir actividad al indolente.

    Esa indolencia crea un vacío. Pongamos que yo fuera funcionario en Cataluña y pongamos que considero a los separatistas unos hijos de mala madre. ¿Qué hago? Lo que me pide el cuerpo es tomar el decreto, orden o lo que sea del president e irme directamente al baño para utilizarlo como corresponde. Pero teniendo en cuenta que el ectoplasma no se sabe si hará algo o no, me podría quedar con el antifonario al aire. Porque si el gobierno mostrara firmeza, la cosa estaría clara.

    Lincoln fue a la guerra para frenar la secesión y eso que la unión de los estados se presta a matices, no como la constitución española que no deja lugar a dudas.

    Creo haber leído que al único que fusilaron cuando la declaración de independencia en el 34 fue al jefe de los mozos, que era un comandante del ejército.

    Pero si los que mandan han decidido que España debe ser destruida, lo mejor es hacerlo sin muertos, que todas estas cosas siempre se resuelven con la muerte de los de siempre.

  3. Luna

    Da lo mismo un cuerpo de Mossos como el de ahora (policía dotada de medios modernos) que una cuadrilla de alabarderos con espardenyes (alpargatas de lona y esparto que formaron parte del uniforme de los Mossos hasta los años 80). Puigdemont sabe perfectamente que un policía en la ilegalidad se convierte en un hombre no demasiado bien armado frente a un ejército, responsable judicial y penalmente de todos sus actos. No desconoce que existe el día después del golpe de estado y que la legalidad requerida se pasa factura en todo lo coyuntural, que la ilegalidad absoluta o la alegalidad por esta situación no tienen remedio. Así que hace lo único que puede hacer: El gallito, como hizo Artur Mas con la pluma de las grandes ocasiones (Inoxcrom Wall Street, con la inscripción “made in Spain”. Anuncia el día en que anunciará que algo va a hacer y bla, bla bla.
    Los fiscales se encuentran ante la enorme payasada de que este anuncio no está respaldado por una acta oficial, que además de no haber firmado nada, comete el delito de decir “firmat” por “signat”, que sería lo correcto. Por esto sí lo metía yo en la cárcel, vaya charnegada.
    En Barcelkona están los ánimos muy tranquilos, todos nos hemos dado cuenta de que van pegando tiros al aire con sus fakes de trabucaire, pero que tienen miedo hasta a las procesiones de la Hermandad de legionarios. No sólo sucede que no tenemos un ejército “nacional de Cataluña”, sino que no hay nadie que les secunde. Cuando se trata de jugarse el puesto de funcionarios y los garbanzos, se acaban todas las tonterías.
    El llamado 9-n (Léase “nouene”)o “butifarrèndum” fue respaldado según ellos por 1.9000 ciudadanos, censados como en el consejo escolar de un instituto, escrutinados por ellos mismos y con todos los pucherazos que imaginarse puedan. Muchos de estos separatas se han quedado por el camino, tras el desengaño del 3% (Que ronda el 5 y subiendo), la aniquilación de Convergencia i Unió, el robo de los Pujoles y la realidad de “Andorra ens roba”. Han visto que todo esto ha sido manipulado y que encima hubo una añagaza por parte de las izquierdas para quedarse con el pastel, lo que van consiguiendo.
    Ahora les aparece una república por sorpresa, un golpestadista que se va quedando solo, y sólo 500.000 avales para estas elecciones, en que la pregunta no acaba de convencer. Pero además les lleva a donde nadie quería ir, ya que sabían perfectamente que el juego (el pujolista de toda la vida) era el tira y afloja para ir mamando de la teta del Gobierno, no el tira hasta que todo reviente, que entonces nos las cargamos. Nadie ignora en Cataluña que este referéndum no tiene vialidad de ningún tipo, que no puede hacerse de forma ilegal, que por eso no había que traspasar la barrera del chantaje emocional.
    En fin, que no habrá tanques ni revueltas, sólo la decepción y el “quetontohesido”, la gallina de los huevos de oro muerta y la preocupación sobre qué nuevo artefacto político inventaremos para el futuro.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.