El ministro demuestra que se está imponiendo un estado de excepción encubierto

Este anuncio de Marlaska sobre redes sociales debería costarle otro juicio más al Gobierno

Las críticas a la mala gestión del Gobierno en la epidemia de coronavirus parecen haber puesto muy nervioso al Gobierno, pues en las últimas horas las ha contestado de forma torpe y prepotente.

Las 11 mentiras de Marlaska para defender que este Gobierno no se arrepienta de nada
Podemos denuncia críticas al Gobierno usando un tipo penal que pidió legalizar hace un mes

Marlaska dice que su Ministerio está “monitorizando” las redes sociales

Un ejemplo de esa reacción torpe del ejecutivo es la denuncia presentada por Podemos ante la Fiscalía atribuyendo las críticas al Gobierno a una “organización criminal”. No es extraño que los amigos de dictaduras como Venezuela, Cuba o Irán consideren un crimen criticar a su Gobierno, pero esto es España y de momento aún seguimos siendo una democracia, por mucho que les pese a ellos y a sus aliados del PSOE. Y me refiero también a los socialistas porque ayer un periodista del digital de extrema izquierda Cuarto Poder preguntó al ministro del Interior por esa denuncia de Podemos, y Fernando Grande-Marlaska anunció que el Ministerio del Interior está “monitorizando” las redes sociales en busca de bulos y noticias falsas, para ponerlos en conocimiento de la autoridad judicial. Es más: el ministro dijo: “en estos momentos las redes sociales son utilizadas de una forma indebida, en algunos momentos incluso criminal, difundiendo noticias absolutamente falsas y tendenciosas”, como se escucha al final de este vídeo:

El ministro confunde su cartera con el Ministerio de la Verdad de “1984”

Parece que el señor Marlaska ha confundido su cartera ministerial con el Ministerio de la Verdad de la novela “1984” de George Orwell, un organismo totalitario cuya función era establecer una verdad oficial a costa de manipular los hechos y falsear la historia. Es especialmente alarmante ver que pretende ser guardián de la verdad un ministro que anteayer mintió 11 veces en una entrevista al diario El Correo, mentiras que tenían como finalidad, en algunos casos, diluir la posible responsabilidad penal del Gobierno en su gestión negligente de esta crisis sanitaria, una negligencia que ya se ha saldado con 13.055 muertos y 135.032 contagiados. Así que si el Gobierno quiere encontrar una “organización criminal”, que busque a los responsables políticos de esta tragedia, que los tiene muy cerca. Y es que aquí el que va a tener que responder por unos delitos muy graves, y no por algo nimio como publicar una noticia falsa, es precisamente el ejecutivo. Si ese mismo Gobierno pretende que los ciudadanos estemos a la defensiva y cojamos miedo a opinar, le diré que va de culo: la muerte de más de 13.000 españoles es algo muy grave como para que sus compatriotas nos olvidemos y pasemos página como si no hubiese pasado nada.

Lo que debe ser monitorizada es la actuación del Gobierno en esta crisis

Dicho sea de paso, y ya puestos a seguir ampliando las posibles responsabilidades penales del Gobierno, hay que recordar que un estado de alarma no autoriza al Gobierno a dejar en suspenso derechos constitucionales como la libertad de expresión y la libertad de información. De hecho, las declaraciones hechas ayer por el ministro del Interior confirman lo que alertó Vox el sábado: que estamos en un estado de excepción encubierto, impuesto por el Gobierno con un absoluto desprecio por la ley y llevando a cabo medidas para silenciar a la oposición parlamentaria y a los medios críticos. Si hay algo importante que monitorizar en España es la actuación del Gobierno, que nos ha costado ya más de 13.000 muertos y que ahora también amenaza a derechos constitucionales, y esa labor de fiscalización nos corresponde a los españoles, y muy especialmente a la oposición parlamentaria y a los medios de comunicación libres, pues para desgracia del Gobierno aún quedan algunos que no ha podido comprar.

Los policías y los guardias civiles no son la guardia pretoriana del Gobierno

Dicho sea de paso, es especialmente indignante ver que Marlaska encomienda vigilar a sus conciudadanos a unos policías y guardias civiles a los que el Gobierno ha dejado sin los medios necesarios para protegerse adecuadamente de esta pandemia, motivo por el cual ya han muerto varios agentes y cientos de ellos han resultado contagiados. Es también indignante que Marlaska convierta en censores a los compañeros de agentes fallecidos a los que el ministro ni siquiera ha dirigido un mensaje de pésame, como denunció el SUP hace unos días. Los policías y los guardias civiles tienen el deber de velar por nuestra seguridad y protegernos en el ejercicio de nuestras libertades, y por eso ambos cuerpos están entre las instituciones mejor valoradas por los españoles. La Policía y la Guardia Civil no están para servir a ningún Gobierno como un órgano para reprimir el descontento de los españoles con el Gobierno, un descontento que -de hecho- comparten también muchos agentes. Así que deje, señor Marlaska, de verles como una guardia pretoriana y preocúpese en buscar las medidas de protección adecuadas para que no enfermen.

Foto: La Moncloa.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Después de la inhabilitación en mi cuenta de Facebook esto no me sorprende nada. Cuando Vox llegue a gobernar, algo cada vez más posible si se consigue evitar el pucherazo, debe dar una orden judicial para anular las suspensiones de cuentas en redes sociales por falsas acusaciones de violar las normas, o reinterpretarlas a su gusto y capricho con prevaricación pura y dura.

    Se nota que se han estado comportando como un monopolio, o un oligopolio o cartel que pactan los precios, pero con internet alguien empieza a decir que el emperador está desnudo, y otro y otro. Al final acaba convenciendo quien inspira confianza, no quien se dedica a pisotear al pobre que ose llevarle la contraria y cuestionar sus sagrados dogmas.

    Algunos hablan de un plan de un “arca de noé”, un campo de confinamiento para los asintomáticos. Eso suena como un campo de concentración, convertir España en otra Corea del Norte, y estar totalmente controlados por los mismos irresponsables que no tomaron las medidas preventivas que exigía la OMS.

    Me parece que si Pedro Sánchez si no hace como Yanukovich cuando se marchó de Ucrania durante la revolución naranja es porque sabe que Venezuela y Cuba están al caer, porque Trump tiene planes con ambos regímenes.

    ¿Pero cómo se puede considerar un defensor de la libertad a alguien que no confía en que el ciudadano por propia voluntad e iniciativa actúe de forma responsable y honesta y por eso intenta solucionarlo todo con mayor poder de control por parte del estado, con más normativas, regulaciones y protocolos a seguir?

    Muchas de las leyendas negras contra la Iglesia ya no se están volviendo a mencionar porque en internet se está combatiendo esos bulos (por ejemplo los cinturones de castidad, o la tortura de la dama de hierro) y sin apelar a ninguna autoridad, sino incluso yendo a contracorriente. Pero la izquierda no es capaz de hacer frente a lo que yo llamo la contrarrevolución cultural, el colapso de su maquinaria propagandística ante la total pérdida de credibilidad. No sólo es que no tienen verdadera experiencia en un debate sin recurrir a falacias y demagogia, sino que están cegados por sus mismos prejuicios que intentan contagiar a los demás, sin darse cuenta que sólo predican al coro, sólo les escuchan los que ya están conversos, pero no los que ya se han inmunizado, por las buenas o las malas al ver sus mentiras y engaños.

    Y no se atreven a más porque saben que las fuerzas de seguridad no le son leales, entre otras cosas porque aparte de que prefieren al rey porque ven que son unos corruptos y unos incompetentes cuyas acciones les está costando caro, tanto a ellos como a familiares y cercanos.

    Parecen una panda de psicópatas sin capacidad de empatía, de comprender el punto de vista de los demás, y por eso cometen serios errores estratégicos al no ser capaces de anticipar las futuras reacciones de los demás. Nos toman por una panda de borregos que consienten lo que ellos hagan, salvo alguno como un caniche que ladramos muchos pero impotentes ante sus fechorías. No sólo se han ganado enemigos que conocen dónde están sus puntos débiles por donde atacar, sino algunos de los suyos les van a abandonar o traicionar al ver que van hacia el abismo y por tanto deben abandonar el barco antes de que se hunda.

  2. Alonso Quijano

    ¿Alguien duda que vivimos en una #RepublicaNazionalSocialistaEspañola?

  3. Miguel Angel

    Se puede criticar a cualquiera, al rey a las Fuerzas Armadas, quemar nuestra bandera. Todo es libertad de expresión, pero si me criticas a mi o a los míos eres un criminal? Porque lo dice el gobierno? Pretenden meternos el miedo en el cuerpo, para que seamos sordos y mudos.

  4. Alvaro

    Querido, Elentir:

    Te quiero dar las gracias por tu blog, por tus informaciones contrastadas, por tus artículos de opinión perfectamente documentados.

    En este año siniestro que nos toca vivir eres la única referencia periodística a la que estoy siguiendo.

    He dejado de seguir a la prensa convencional, me rindo ante ellos porque no me aportan nada.

    Saludos y enhorabuena por tu trabajo.

  5. Muchas gracias, Álvaro. 😉

  6. Luna

    De un narcicismo total y absoluto. Venga ministros, ministresas y portavoces y portavozas a salir durante una hora en teleoficial, a soltar el discurso de autobombo que han sido capaces de escribir para ese día como supuesta respuesta a una pregunta que no tiene nada que ver. Y a perseguir todos los medios que no sean suyos, a condenar todas las opiniones e informaciones que no sean las que ellos sirvan.

    No sólo se creen infaliblemente en la posesión de la verdad sino incluso de una misteriosa perfección que garantiza todo. Tienen un error detrás de otro entre imprevisiones, callan, mienten, ignoran, desoyen cualquier crítica, desprecian el trabajo de la oposición, son incapaces de trabajar en equipo y pierden el tiempo mirando qué opinamos los demás sobre lo más de 13.000 muertos que llevamos hoy.

    Pues entren en este blog y así se enterarán, como hace medio mundo. Y es más: Se les dejará opinar, pero ya les advierto que también habrá réplicas y respuestas por nuestra parte, que no pocos han salido de aquí escaldados.

    Anden y vayan a informarse quién hizo la compra de las pruebas pirata y qué tajada sacó con esa ganga que ha costado la vida de tantos españoles, o cómo era que nosotros las comprábamos a la China y a la vez las vendíamos desde España. Y por el camino me hace escala en Turquía, a ver cómo va lo de los respiradores robados (y si se quedan unos mese como Cervantes no pasa nada, no se preocupe.) Séanme útiles y aprovéchenme el tiempo, no me vengan después a explicar que todo falló porque estaban leyendo nuestros blogs en lugar de actuar contra el Covid.

    Pero que aterrice uno de ustedes en donde sea y nos explique cómo no tenemos mascarillas en España y cuál es exactamente la causa por la que -supuestamente- no las estamos fabricando ahora. O díganme que mi deducción es errónea, que nos sobran mascarillas y las compramos al extranjero porque el valor añadido del porte y su tiempo no significan nada, porque desprecian la industria y la economía nacionales. Díganlo al menos en sus comparecencias y ruedas de prensa, en lugar de llenar el discurso de ambigüedades que no informan sobre nada. Bueno, va a ser pedir demasiado cuando no hay forma de saber los muertos y contagiados reales.

    Pero en referencia a una pregunta muy pelotillera, tengo que aclararle que los abogados tienen libertad para anunciarse ofreciendo su defensa y ejercicio contra actuaciones indebidas o delictivas del gobierno, eso téngalo muy claro Sr. Ministro. Y no por hacerlo mienten. (Sí, digo que hay complicidad de algunos medios que formulan preguntas para limpiar su imagen, mientras todo el resto ha firmado una declaración en contra del filtrado de preguntas.)

    Y digo también que debieran guardar la necesaria transparencia informativa para responder por medios telemáticos a aquéllas que les formulen, para informar debidamente, incluso sobre otros temas que no sean el coronavirus, porque los hay.

    Ya sería demasiado pedir que el Sr. Sánchez me explicara para qué carajo llevaba la mascarilla tapando la barba y no la cara, eso es simple curiosidad personal…

  7. JuanM

    Lo que realmente hace temblar es la más que probable sumisión de la Justicia a estos sacamantecas que nos gobiernan. Es mi opinión mientras me dejen expresarla.

  8. J P

    Creo que, si esto es así, la querella ya debería estar presentada, contra el gobierno, en general y contra este señor en particular.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.