Dar un respiro al Gobierno sólo ha servido para acrecentar su prepotencia

El caso de Madrid: una prueba más de que no se debe ceder ante el PSOE y Podemos

Este miércoles, el Congreso de los Diputados autorizó una nueva prórroga del estado de alarma. Ciudadanos votó a favor, el PP se abstuvo y Vox votó en contra.

Las contradicciones de Cs al regalar 15 días más de autoritarismo a PSOE y Podemos
Una fiscal del Supremo acusa al Gobierno de imponer «un verdadero estado de excepción»

PP y Cs decidieron dar un respiro a Sánchez a última hora: Vox se mantuvo firme

Entre los ambientes de centro-derecha hubo voces apelando al “sentido de Estado” para apoyar esa nueva prórroga o, en todo caso, facilitar su aprobación mediante la abstención, que a efectos prácticos venía a ser lo mismo. Ciudadanos se apuntó a última hora al “sí” tras llegar a un acuerdo con el PSOE cuyos términos creo que aún no se han revelado por completo. También en el último momento, al PP le entró el canguelo y finalmente optó por abstenerse, después de varios días manteniendo la incertidumbre sobre un posible voto en contra. De esos tres partidos de la oposición, sólo Vox tuvo la fortaleza de dejar claro su voto en contra, apelando a sólidos argumentos entre los que figuraban los derechos fundamentales que están siendo lesionados por el ejecutivo en un estado de excepción encubierto.

El respiro le ha servido al Gobierno para acrecentar su prepotencia

Dar un balón de oxígeno al Gobierno socialista-comunista no ha servido para que actúe con responsabilidad y se decida, por fin, a apostar por el consenso y la lealtad hacia la oposición. Al contrario. El Gobierno de Sánchez sigue preocupado por lo mismo que hace una semana o un mes: salvarse a sí mismo y eludir toda responsabilidad en esta crisis sanitaria. Ese respiro que le han concedido el PP y Cs no ha contribuido a hacer mejor al ejecutivo socialista-comunista, sino que ha hecho que se sienta crecido y actúe todavía con más prepotencia, en un intento desesperado por eludir toda responsabilidad en esta crisis. Muestra de ello es que el PSOE contestó con más hostilidade incluso con insultosla abstención del PP que el voto en contra de ERC. Me pregunto cuánto tardarán Casado y los suyos en darse cuenta de algo obvio a estas alturas: haga lo que haga el PP, la izquierda siempre reacciona con desprecio.

La izquierda intenta cargarle los muertos a Díaz Ayuso

Para lo que sí ha servido esa cesión del PP y de Cs ante el Gobierno es para que la izquierda intente cargar a Isabel Díaz Ayuso con los muertos del coronavirus -a pesar de que el Gobierno lleva dos meses ostentando el mando único sanitario- e incluso abrir la puerta a una moción de censura en Madrid, una maniobra que posiblemente los socialistas ya pueden haber pactado con Inés Arrimadas y con Ignacio Aguado, a juzgar por sus últimos movimientos. Ciertamente, Cs se está portando como un partido desleal y traicionero, que ya actúa pensando únicamente en su supervivencia política, pues a juzgar por las últimas encuestas, unas nuevas elecciones regionales podrían reforzar al PP y permitirle gobernar sólo con el apoyo de Vox, dejando a Cs descalabrado y sin ningún papel relevante.

¿El PP ignoraba el riesgo de tratar a Cs como socio preferente?

Es por eso que el partido naranja busca su tabla de salvación en una posible alianza con la misma izquierda que expulsó a los miembros de Cs de la manifestación del 8M, al grito de “fascistas”. La mezcla de amnesia y de masoquismo que está demostrando Cs con estas maniobras es como para hacérsela mirar por un psiquiatra. Pero hay que decir también que cuando el PP manifestó su preferencia a alcanzar acuerdos con Cs antes que con Vox ya sabía a lo que se arriesgaba: ¿o acaso había olvidado que Cs gobernó con el PSOE en Andalucía y se reunió en secreto con Podemos mientras trataba a Vox como un apestado, imponiéndole un cordón sanitario?

El acierto de Vox: mantenerse firme frente a una izquierda sectaria

Al final, lo que están dejando claro estos hechos es que Vox acertó con su actitud de firmeza frente a socialistas y comunistas. No se puede ceder de ninguna forma ante una izquierda sectaria que montó una bronca por un contagiado de ébola en 2014, y que ahora pide “lealtad” (pero quiere decir silencio y sumisión) cuando España ya lleva decenas de miles de muertos por coronavirus a causa de su incompetencia y su negligencia. Parece que Isabel Díaz Ayuso sí se ha dado cuenta de esa evidencia, de ahí que hoy se haya decidido a poner a Pablo Iglesias en su sitio con unas acertadas declaraciones. Lo que cabe preguntarse es si Pablo Casado y el resto de la cúpula del partido van a mantener la actitud titubeante que han demostrado en los últimos días.

El PP tiene que dejarse de tibiezas y poner a este Gobierno mentiroso e inepto contra las cuerdas, algo en lo que estoy seguro de que contará con el apoyo de Vox. Lo que no debe seguir haciendo es alimentar a unos déspotas que quieren aprovechar este estado de excepción encubierto para cercenar nuestras libertades, amordazar a la oposición e ir convirtiendo España en una réplica de la Venezuela chavista. El PP debe decidir ya si está a favor o en contra de esa ofensiva izquierdista contra nuestra democracia: en esto no cabe término medio.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Los c’s anunciaron la abstención, pero no sabía nada, porque como bien dices, mantuvieron la incertidumbre. Cuando me enteré de la abstención, pensé: 2maicomplejines hasta le final”.

    Al parecer no hubiera servido de mucho dado que los vascos se llevaron su pasta y los c’s se llevarían algo también, pero al menos que no sean colaboradores. Pero, claro, entre la casta no caben posturas discrepantes.

    A ver si la gente aprende de una vez quién es quién y vota en consecuencia. Salvo pucherazo, claro.

  2. Alfonso

    Gracias, Inés!!!!
    Gracias, Progrhez!!!!

  3. Alvaro

    El PSOE y el PP, llevan siendo un duopolio con esta maltrecha España.

    Me sorprendería mucho que estas alturas cambiase algo de estas dos formaciones políticas.

    Menos mal que tenemos a VOX.

    Magnífico artículo, Elentir.

    Gracias.

  4. Begoña

    Qué importante es olvidarnos de con quién estamos tratando. Tan sólo hace 2 meses de aquel “fuera fascistas” a empujones en una manifestación contra Ciudadanos. Qué bien haces en recordárnoslo. No subestimemos el poder de los que están gobernando ahora. Gentes de derechas e izquierdas, no los subestimemos. Han logrado cortar nuestras libertades en meses, lo que en otras dictaduras tardaron varios años. Tomemos conciencia. Gracias por el artículo.

  5. Alberto (Zaragoza)

    Elentir, te sugiero un artículo centrado en el personaje que el Gobierno social-comunista ha impuesto como vicepresidente de la llamada Comisión para la Reconstrucción: el filoterrorista y secretario general del PCE Enrique Santiago. Te va a ser muy fácil porque las cosas que ha hecho y ha dicho este prenda son de no creer. Por cierto, ya está tardando VOX de retirarse de esta mascarada (de los demás nada digo porque nada espero).

  6. Juan Ramón

    He oído, a uno y otro de la banda, protestar porque hay oposición política.
    Que, debido, al peligro considerable contra nuestra salud, hay que “obedecer y callar”.
    Vamos que, cuando lo expresa el cara de hormigón armado o el marqués galapagón me da auténtico asco. Pues son los que manejan, las grandes vedettes, de ese macro-festival de embusteros-as.

    Vamos a ver, no cuela ya su “trampa” de aprovechar un tema grave como el virus para imponer su política totalitaria Bolivariana.
    Así, gracias a los enfermos y fallecidos, ellos han estado decretando leyes de todo tipo y de su estilo, sin discutir con nadie.
    Además de utilizar políticamente toda esta desgracia de epidemia para dañar a contrincantes como en el caso de Madrid. Por ende, la ciudad a la que ellos pusieron a la cabeza de contagios y muertes con sus actos, también politicos.
    Les importa un pito que sea la C.A. y ciudad que más aporta al PIB (alrededor de un cuarto de billón de €). Siendo la primera economía regional.
    Que sus terrazas, hoteles y alojamientos turísticos sigan hundidos más tiempo.
    Que la actividad económica en el sector agroalimentario o centros de alto rendimiento se vaya a hacer puñetas del todo.
    Y que ésto dé lugar a gravísimos problemas sociales… Como denuncia su Presidenta, porque ya empieza a haber serios problemas.
    Y, repito, el cara de cemento dice que el PP está utilizando la política contra la salud de los madrileños?!
    A todo esto, se le podría decir que ES ÉL el tramposo de siete suelas. Y que se digne a hacer público, a desvelar, esa Comisión secreta de expertos que nombró a dedo él y sus ministros. Que esa opacidad vulnera la Ley de Salud Pública, por si fueran pocas las leyes que ha pisoteado hasta ahora…
    Y, aún así, muchos la conocen y parece ser, que apenas contiene verdaderos expertos en microbiología (especialistas en virus) o siquiera médicos. Y mucho enchufado de él y su partido y de la Sra.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.