Huyó de la Norteamérica británica a la Florida española en busca de Libertad

Francisco Menéndez: la historia de un esclavo que llegó a ser capitán del Ejército Español

Una de las historias más fascinantes de la América española tuvo como protagonista a un criollo natural de Angola portuguesa y cuyo nombre original era Mandinga.

Fuerte Mosé: negros de Estados Unidos recuerdan con orgullo su pasado español
Florida española: el primer territorio de los actuales EEUU donde los negros fueron libres

Un esclavo que huyó de los ingleses y buscó refugio en la Florida española

Mandinga -cuya historia pudisteis leer aquí en 2017- era un joven libre en su tierra natal, hasta que siendo sólo un adolescente, fue secuestrado por tratantes de esclavos y llevado a la provincia de la Carolina británica, en Norteamérica (en el actual territorio oriental de Estados Unidos). Mandinga logró huir, viviendo un tiempo con los indios yamasee, en el nordeste de Floria, y luchando junto a ellos contra los ingleses. En 1724 llegó a San Agustín, en Florida, donde se le concedió asilo. Por entonces, la Florida española era un refugio para los esclavos huidos de las colonias británicas y fue, de hecho, el primer territorio del actual EEUU donde los negros fueron libres.

Juró derramar hasta «última gota de sangre en defensa de la Gran Corona de España»

Tras llegar a Florida y bautizarse en la fe católica, Mandinga tomó el nombre español de Francisco Menéndez y ayudó en la defensa de San Agustín frente a los ingleses en 1727, forjándose una reputación de líder. Se le otorgó el rango de capitán de las milicias negras del Ejército Español en Florida, convirtiéndose en el comandante del Fuerte de Gracia Real de Santa Teresa de Mosé, más conocido como Fuerte Mosé, tras su construcción en 1738 (Francisco tenía por entonces sólo 24 años). Ese asentamiento ya daba cobijo por entonces a 100 esclavos huidos de las colonias británicas entre hombres, mujeres y niños.

Los milicianos negros de Manéndez deseaban vengarse de los ingleses por los sufrimientos que les habían provocado durante la esclavitud. Además, estaban movidos por un fuerte amor y gratitud hacia España, hasta tal punto que juraron ser “los enemigos más crueles de los ingleses” y derramar hasta su “última gota de sangre en defensa de la Gran Corona de España y la Santa Fe”. Junto a estos milicianos negros españoles también combatieron indios semínolas.

La sangrienta Batalla de Fuerte Mosé de 1740

En junio 1740 los ingleses lograron tomar Fuerte Mosé, con los ojos puestos en San Agustín. Un mes después, las tropas regulares fueron comandadas por el capitán Antonio Salgado y las milicias negras y semínolas bajo el mando de Francisco Menéndez contraatacaron, en una operación hecha de madrugada. El ataque pilló por sorpresa a los ingleses, que fueron masacrados. Este contraataque frenó la ofensiva británica sobre San Agustín, dando tiempo a la llegada de refuerzos españoles desde La Habana. La bravura demostrada por las milicias negras de Menéndez fue tal que recibieron los elogios de Manuel de Montiano, gobernador de Florida. Lamentablemente, Fuerte Mosé había quedado tan dañado que Menéndez y sus hombres tuvieron que asentarse en San Agustín.

Capturado y torturado por los ingleses, consiguió huir una vez más

Poco después, Menéndez y algunos de sus hombres se unieron a un barco corsario que contaba con apoyo de la villa de San Agustín. Lamentablemente, el capitán español fue capturado en 1741 por un buque británico llamado “Revenge” (Venganza). Al descubrir los ingleses quién era Menéndez, amenazaron con castrarle en venganza por la victoria española en Fuerte Mosé. Al final, optaron por otro castigo brutal: 200 latigazos, para más inri echándole sal en las heridas para que no curasen. Tras ello, fue enviado como esclavo a las islas Bahamas, pero consiguió huir de nuevo y volver a San Agustín, donde ayudó a la reconstrucción del Fuerte Mosé en 1752, siendo él nuevamente su comandante, ya con 38 años.

La marcha a Cuba y la fundación de San Agustín de la Nueva Florida

En 1763, tras la entrega de la Florida española a Inglaterra, Menéndez y sus milicianos negros se marcharon a Cuba, pues se negaban a vivir bajo la bandera británica. Una vez en la isla, entonces parte de España, fundaron una comunidad llamada San Agustín de la Nueva Florida, en la actual provincia cubana de Matanzas. Más tarde se mudó a La Habana y ahí es donde los historiadores le pierden el rastro. La historia de Menéndez y sus milicianos negros es reivindicada hoy por negros de EEUU como parte de su legado español, llevándose a cabo recreaciones históricas sobre los combates que los regulares españoles, las milicias negras y sus aliados semínolas contra los ingleses.

El Ejército de Tierra ha publicado hoy un interesante vídeo en el que recuerda la historia del capitán Menéndez, una historia que merece ser recordada por su bravura y por su heroísmo, y también para contestar a quienes acusan falsamente a España de ser “racista”:

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante…

  2. Teros

    Cuando crees que no tiene nada mas en orgullecerté de la España de antes del XIX va y surge una cosa mas 🙂

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.