Un repaso a lo que hay detrás del descarado sesgo de muchos periodistas

Cinco motivos por los que muchos medios nunca usan la expresión ‘extrema izquierda’

Muchos medios de comunicación usan habitualmente la expresión “extrema derecha” para intentar vincular a liberales y conservadores con fascistas y nazis.

Las cuatro trampas que usan ciertos medios para blanquear la violencia de ultraizquierda
El Informe Europol 2021 y el silencio mediático sobre el terrorismo de ultraizquierda en la UE

Sin embargo, son muy pocos los medios los que usan la expresión “extrema izquierda”, hasta tal punto de que mucha gente, especialmente la de izquierdas, está convencida de que tal cosa no existe, a pesar de que objetivamente hablando, la extrema izquierda (es decir, la izquierda que simpatiza con dictaduras) es más numerosa que la auténtica extrema derecha (la derecha que simpatiza con dictaduras), siendo esta última puramente marginal hoy en día.

Hay varios motivos por los que se da ese sesgo, cada vez más evidente, en muchos medios. Repasaremos a continuación cinco de ellos.

1. El periodismo es una profesión muy sesgada hacia la izquierda

En 2017, un medio español de izquierdas, Eldiario.es, reconoció abiertamente que el periodismo es una de las profesiones más dominadas por la izquierda. Por eso los medios reflejan planteamientos de izquierdas más marcadamente que el resto de la sociedad. Y lo hacen, a menudo, con un sectarismo muy descarado, olvidando toda noción de objetividad y utilizando noticias para proyectar las opiniones de sus periodistas o la línea editorial del medio.

2. Han sustituido la información por la propaganda

Algunas personas creen, en serio, que el periodismo es una profesión movida por altas motivaciones académicas y que el hecho de tener un título de periodismo te convierte en un fiel cronista sin otra preocupación que contar la verdad. Y no es así. Muchos periodistas de izquierdas no aspiran a informar, sino a promover su visión subjetiva de la sociedad. Hacen propaganda. Esta tendencia llega a extremos alarmantes en una democracia cuando desde el periodismo se demoniza a todo aquel que no opina como la izquierda, algo que sufren especialmente los conservadores. El sesgo es tan descarado que para gran parte del periodismo ya no hay conservadores ni derecha: sólo hay “ultraconservadores” y “ultraderecha”.

3. No quieren dejar en evidencia un problema mucho mayor que el de la extrema derecha

Este punto se deriva de los dos anteriores. Desde su punto de vista ideológicamente parcial, muchos medios llevan años dando la voz de alarma contra la “extrema derecha” al mismo tiempo que ni siquiera reconocen la existencia de la extrema izquierda. Exponer la presencia real de la extrema izquierda en la sociedad dejaría en evidencia la manipulación que han promovido durante años. A día de hoy, los partidos de la auténtica extrema derecha (que apoyan recetas dictatoriales) son puramente marginales.

Sin embargo, en muchos parlamentos hay partidos de extrema izquierda que apoyan a dictaduras como Cuba y Venezuela. Recordemos que, desde hace años, los informes de Europol revelan un terrorismo de ultraizquierda más numeroso que el de ultraderecha en Europa, pero casi todos los medios que dan noticia sobre esos informes ocultan descaradamente esa realidad.

4. Muchos medios de izquierda simpatizan con la extrema izquierda

Esta simpatía se expresa de dos formas. Por una parte, hay medios que simpatizan abiertamente con partidos de extrema izquierda, blanqueando sus planteamientos y disculpando e incluso justificando la violencia de ultraizquierda contra sus rivales políticos. Pero además, muchos medios de izquierda y centro-izquierda son más indulgentes con la ultraizquierda que con la derecha democrática, ayudando a blanquear a la primera y demonizando a la segunda.

Este blanqueamiento incluye también la violencia de extrema izquierda, presentando a los agresores como “antifascistas” o simplemente como “jóvenes”, de forma que ese extremismo queda disfrazado e incluso disculpado bajo la perversa premisa de que el fin (acabar con el supuesto fascismo, aunque no sea tal) justifica los medios (el uso de la violencia contra el que discrepa).

5. Una forma de ocultar un largo historial de opresión, violencia y terrorismo

La peor de las motivaciones de algunos medios a la hora de ocultar la existencia de la extrema izquierda es el ocultamiento de sus peores actos. La ultraizquierda ha estado históricamente representada por dictaduras comunistas que han matado a millones de personas. Así mismo, y como ya repasamos aquí el año pasado, el comunismo es la segunda ideología que inspira a más grupos terroristas en la actualidad (sólo superado por el yihadismo islámico).

Esconder a la audiencia la existencia de una izquierda extrema es una forma de ocultar, también, esos graves hechos, a fin de intentar convencer a la gente de que la auténtica amenaza es que haya demócratas que defienden una ideología liberal o conservadora, y no extremistas de izquierdas que apoyan a dictaduras, que justifican el terrorismo y que utilizan la violencia contra los que no opinan como ellos.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    Qué manía de hacerles el juego y seguirles en sus mentiras.

    NO EXISTE la extrema derecha.

    Para empezar, la sociedad NO ES una línea recta. Conservadores y liberales no son lo mismo. La relación entre conservadores, liberales y socialistas es TRIANGULAR, no lineal.

    Para seguir, los conservadores podemos ser partidarios de una dictadura si consideramos necesario restablecer el orden en una situación de descomposición del estado. Como ahora, por ejemplo… Y eso no nos convierte en ultraderechistas.

    Y, para terminar, el fascismo es SOCIALISMO nacionalista. No tiene absolutamente NADA que ver con el conservadurismo o el liberalismo. Es una ideología rabiosamente anti capitalista.

  2. wladimir

    es evidente..

    que esos “medios independientes” resulta que…tambien estan alineados precisamente con la “extrema izquierda” social-progre y sus seguidores…

    para ellos solo existe la “extrema derecha” y la izquierda radical..simplemente no existe,son inventos de la “malevola y perversa” oposicion derechista y por supuesto..ellos son los buenos y las victimas…que cuando son agredidos piden derechos humanos,igualdad,inclusion y armonia….

    pero aunque no lo acepten y renieguen la extrema izquierda si…existe y es bien evidente y si agrede y ataca a sus enemigos fisicamente y por otros diversos medios…

  3. LibertyValance

    Las facultades de periodismo ya eran un nido de comunistas en tiempos de Franco. Lo sé por experiencia propia.
    Una pasada de unos 10 años de comunismo chavista en España los curaba a todos ellos.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

Este jueves se estrenó “Top Gun: Maverick”, secuela de la famosa película de 1986 sobre la élite de los aviadores de caza de la Armada de Estados Unidos.

Este jueves, el Congreso de los Diputados aprobó la llamada ley orgánica de libertad sexual promovida por la ministra comunista Irene Montero.

¿Cómo se origina una leyenda? Es una pregunta que no resulta fácil de responder. Pero a veces podemos hacernos una idea revisando ciertos casos.

La izquierda tiene muy mal perder, y la extrema izquierda lleva este defecto hasta unos extremos puramente hilarantes, como se ha visto hoy.

La alimentación de los soldados es un aspecto importantísimo de las operaciones militares. Y en este asunto, España ha venido sacando buena nota.

El consenso progre da por hecho que se puede criminalizar a la mitad de la población por su sexo, pero que no se puede criticar siquiera a ciertos colectivos.