El exvicepresidente del gobierno manipula burdamente una noticia de Telecinco

Bulo de Pablo Iglesias: presenta lanzacohetes NLAW hechos en Suecia como C-90 españoles

A raíz de la invasión rusa de Ucrania, algunos están haciendo circular bulos cuya finalidad no cuesta mucho adivinar, como en el caso que nos ocupa.

Pablo Iglesias y el ‘tren sellado’: lo que hay detrás de su derrotismo ante la invasión rusa
La alianza de comunistas y nazis prorrusos que luchan juntos contra Ucrania en Dombás

Ayer, el exvicepresidente del gobierno y expresidente de Podemos Pablo Iglesias publicó unas imágenes de Telecinco en el siguiente tuiteo, en un claro intento de justificar la oposición de Podemos al envío de armas españolas a Ucrania para ayudar en su defensa:

Como se puede ver, Telecinco no dice que los lanzacohetes C-90 españoles estén siendo usados por el llamado Batallón Azov, una unidad surgida de la extrema derecha y que no forma parte de las Fuerzas Armadas Ucranianas, sino que instructores militares han mostrado a los miembros de dicho batallón “cómo manejar ese tipo de armas”. Se refiere a ese tipo, es decir, a los cohetes antitanque, y no a los C-90 españoles. Pablo Iglesias ha manipulado la noticia de Telecinco afirmando que armas españolas están en manos de ese batallón.

Este mismo bulo ha sido repetido por la politóloga rusa Liu Sivaya, que usando ese mismo vídeo de Telecinco, ha acusado a España de enviar armas a ese batallón de extrema derecha. Tanto Iglesias como la señora Sivaya demuestran no tener ni idea de armamento (o lo que es peor, no tener el menor respeto por la verdad). Pero incluso sin saber de armas, les habría bastado con fijarse un poco e informarse antes de hablar. Éste es el lanzacohetes que figura en las imágenes de Telecinco sobre el Batallón Azov:

Y esto es un lanzacohetes Instalaza C-90 español, como los enviados a Ucrania hace poco:

Como vemos, no es trata de la misma arma. El C-90 tiene calibre 90 mm y el arma que aparecía en Telecinco es de calibre 150 mm. No es que yo tenga la habilidad de determinar el calibre de un arma a ojo. Simplemente, procuro hacer algo que Iglesias y Sivaya no han hecho: informarme antes de hablar. Las dos fotos publicadas por Telecinco fueron publicadas ayer por el canal bielorruso NEXTA:

Así pues, los supuestos C-90 que Pablo Iglesias y Liu Sivaya afirman que España ha entregado a neonazis son en realidad NLAW, fabricados en Suecia por Saab Bofors Dynamics. ¿Rectificarán Iglesias y Sivaya el bulo que han lanzado, o prefieren optar por el “miente, que algo queda”? ¿Dirán algo los verificadores de Newtral y Maldita, o tampoco tienen ni idea de armas?

Añado más: vengo apoyando a Ucrania porque es un país soberano que ha sido invadido por Rusia en una clara violación del Derecho internacional. Me parece infame que haya gente en España defendiendo esa invasión, disculpándola o intentando echar basura sobre los agredidos, presentando a todos los ucranianos como unos nazis simplemente porque hay un batallón de extrema derecha en ese país (un batallón que no me gusta nada, pero aún me gustan menos los ataques rusos a colegios, hospitales y civiles desarmados que estamos viendo estos días, ataques que algunos pretenden tapar centrando su atención en el citado batallón: una burda distracción).

Curiosamente, ni Iglesias ni Sivaya han dicho nada sobre los nazis rusos que apoyan a los separatistas en el Dombás. ¿Será que ésos son “nazis buenos”? ¿Por qué no explican estos personajes que les parezca fatal que unos ultraderechistas ucranianos defiendan su país de un invasor extrajero, mientras no dicen ni pío sobre el hecho de que ultraderechistas rusos vayan a Ucrania a apoyar a unos separatistas armados? Esta criminal invasión está sirviendo para quitar cada vez más caretas.

Fotos: NEXTA / Fuerzas de Defensa de Estonia.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Aguador

    De todos (los avisados) es conocido que el “Derecho Internacional” es soft law y que, como acertadamente dijera George Orwell, en ese plano “todos los cerdos son iguales, pero algunos son más iguales que otros”.

    Es decir: si, por ejemplo, España invadiera Marruecos para defenderse de las mafias de tráfico de personas que invaden periódicamente Ceuta y Melilla, “saltarían todas las alarmas”, “todos condenarían el hecho” (empezando por los rojelios) y se consideraría “una “violación del Derecho internacional”. Por el contrario, si Rusia (que va camino de volver a ser la URSS) invade Ucrania por el miedo a que ésta ingrese en la UE, el “Derecho Internacional” puede darse por jodido y vale más que se relaje y disfrute. Es lo que tiene ser miembro permanente del Consejo de Seguridad. Y apuesto a que ni Putin ni un dirigente inmediatamente inferior se va a sentar ante un Tribunal Internacional.

    Lo mismo vale para China en relación al genocidio uigur (son musulmanes, pero tienen tanto derecho a existir como cualquier hijo de vecino), del que casi nadie habla y, por supuesto, los progrecomunistas se cuidan mucho de mencionar.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.