Recurren a un cínico argumento que se podría acabar volviendo contra ellos

La escandalosa carta de políticos de izquierda pidiendo la censura contra los que discrepan

Si se permite matar a un ser humano inocente e indefenso, ¿qué garantías tenemos de que el resto de nuestros derechos serán protegidos?

11 argumentos habituales a favor del aborto y las razones que demuestran su falsedad
La mayor causa de muerte en 2021 mató a 42 millones de seres humanos en todo el mundo

Los lectores de Contando Estrelas recordarán que planteé esa pregunta en un artículo publicado este lunes. Advertí entonces que erosionar el más básico de todos los derechos humanos, como es el derecho a la vida de los niños por nacer, es muy peligroso y suele dar lugar a que se acaben erosionando otros derechos subordinados a él. El lobby proaborto no ha tardado en demostrar con hechos, una vez más, que esa advertencia no era exagerada.

La izquierda quiere vetar a los provida en el Parlamento Europeo

Un día después de la publicación de ese artículo, un grupo de eurodiputados de izquierda y izquierda extrema han firmado una carta dirigida a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, en la que piden que impida el acceso a esa cámara a lo que califican como “lobistas conservadores radicales antiaborto”. Una de las firmantes de la carta es María Eugenia Rodríguez Palop, eurodiputada de Podemos, lo cual no es ninguna sorpresa, teniendo en cuenta que el año pasado ese partido de ultraizquierda votó contra una condena europea de la represión en Cuba, negando incluso que ese país sea una dictadura, por el simple hecho de que Podemos comparte su ideología comunista.

Dicen que el aborto es un «derecho» y piden vetar al que discrepe

Otra de las firmantes, la eurodiputada izquierdista Irene Tolleret, miembro del partido La République en Marche de Emmanuel Macron, ha publicado la carta afirmando que el aborto “no es una opinión, es un derecho fundamental. No hay razón para dar acceso al Parlamento Europeo a los lobbies antiaborto”. Esta misma argumentación es la que se emplea en la citada carta.

Ningún tratado internacional ni europeo considera el aborto como un derecho

Al contrario de lo que afirman Tolleret y los demás firmantes de esa carta, ningún tratado internacional ni europeo reconoce el aborto como un derecho. Ese derecho no figura ni por asomo en ninguno de los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) ni de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE (CDFUE). Antes, bien, estos dos tratados afirman el derecho a la vida (Artículo 3 de la DUDH y Artículo 2 de la CDFUE), sin incluir ninguna expresión que sirva para excluir de ese derecho a los no nacidos.

Llaman «ideología destructiva» a oponerse a la destrucción de vidas inocentes

Demostrando un cinismo colosal, los firmantes de esa carta llaman “ideología destructiva” a la que defiende el derecho a vivir de los niños por nacer, y además acusan a los defensores de la vida de extender “propaganda” y “narrativas tóxicas y falsas”. Una ideología destructiva es la que sirve para justificar el asesinato de 42 millones de niños y niñas por nacer ya sólo en 2021. Una narrativa tóxica y falsa es aquella que niega la condición humana a los hijos por nacer, llevando la contraria a una evidencia científica con el fin de eliminar a los miembros más débiles e indefensos de nuestra propia especie.

La peor propaganda es precisamente la que difunden personas como los firmantes de esa carta, con su apoyo a una ideología que no sólo erosiona el derecho a la vida, sino que además pretende acabar con la libertad de expresión de quienes nos oponemos a esa atrocidad.

Invocan un argumento que se puede volver contra ellos

La paradoja es que los firmantes de esa carta basan su petición de censura en un argumento que se podrían volver con ellos: “La ideología destructiva que restringe los derechos humanos fundamentales no pertenece al ámbito de la libertad de expresión”. Quienes atacan tres derechos fundamentales son, precisamente, los firmantes de esa carta. El primero de esos derechos es el derecho a la vida, que como he señalado, amparan la DUDH y la CDFUE, que no reconocen ningún derecho a matar a seres humanos inocentes, ni antes ni después de nacer. El segundo derecho es la libertad de expresión, que la DUDH ampara en su Artículo 19 en estos términos:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión“.

La CDFUE recoge ese derecho en su Artículo 11:

Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades pœblicas y sin consideración de fronteras”.

Finalmente, el tercer derecho fundamental que atacan los firmantes de esa carta es la igualdad ante la ley, al pretenden discriminar a ciertas personas en función de sus opiniones. La DUDH recoge ese derecho en su Artículo 7:

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación”.

La CDFUE recoge ese derecho en su Artículo 21:

Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual”.

A los que hay que echar de las instituciones es a los enemigos de la vida y la libertad

Los que sobran en las instituciones democráticas son precisamente los que atacan el derecho a la vida, la libertad de expresión y el derecho a la igualdad, como han hecho los firmantes de esa carta. La suerte que tienen ellos es que Europa no es como la dictadura cubana a la que apoyan algunos de esos eurodiputados. En las instituciones europeas tienen libertad de expresión incluso los inquisidores izquierdistas que quieren liquidarla.

Lo que tenemos que conseguir los europeos con nuestros votos es que los enemigos de la vida y la libertad sean expulsados de nuestras instituciones, y para eso tenemos, precisamente, la palabra y la libertad de expresión, mal que les pese a esos inquisidores izquierdistas empeñados en imponernos un pensamiento único a todos los europeos.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es verdad..

    Si se permite matar a un ser humano inocente e indefenso, ¿qué garantías tenemos de que el resto de nuestros derechos serán protegidos?…quien nos podria defender ante esto?…

    que la izquierda quiera vetar a los provida en el Parlamento Europeo?…esto no es nada extraño en ellos,siendo defensores de la cultura de la muerte….

    Dicen estos que el aborto es un «derecho» y piden vetar al que discrepe…por supuesto…ellos con su ADN dictatorial siempre se opondran a cualquier voz que se les oponga…y por otro lado desde cuando el aborto es un “derecho”?…
    a menos que este tipo de genocidio sea reconocido como derecno…cosa que veo irreal e ilogica…

    es evidente que Nningún tratado internacional ni europeo considera el aborto como un derecho…es que nunca lo ha sido…hasta ahora con la ideologia de genero y sus defensores de izquierda…

    y eso de llamar «ideología destructiva» a oponerse a la destrucción de vidas inocentes…es una completa contradiccion…

    exelente,muy bien… al invocan un argumento que se puede volver contra ellos…ellos se dan un tiro en el pie o el boomerang se devuelve contra ellos mismos….

    A los que hay que echar de las instituciones es a los enemigos de la vida y la libertad..es lo correcto..esos personajes progresistas estan destruyendo la democracia por dentro,acabando y descomponiendo los valores democraticos y la libertad con sus ideologias contradictorias….

  2. calatravo

    Buenas tardes,

    Demos gracias a Dios que pidan por carta semejante delirio. Ya sabemos que, si tuvieran la más mínima oportunidad, no lo pedirían, impedirían la libertad (sí, de expresión también) vía gulags, campos de reeducación o, directamente, paredones,… Es su costumbre y su ley, por desgracia.

  3. ROKER

    Son totalitarios, intolerantes con los que opinan lo contrario a ellos.

    El aborto no es un derecho, es un asesinato y las que lo ejecutan más los que lo consienten, unos asesinos.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.