El PP imita la 'ley mordaza' ideada por Leire Pajín para el PSOE en mayo de 2011

Ley de Seguridad Ciudadana: una amenaza para nuestra libertad y nuestra seguridad

Sab 30·11·2013 · 11:05h 10

El Consejo de Ministros aprobó ayer el Anteproyecto de Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana. Después de que la reciente reforma del Código Penal suprimiese las faltas, esta nueva ley pretende cubrir el vacío dejado por esa despenalización. Esto deja la sanción de lo que antes eran faltas en manos del gobierno y no de los tribunales.

Ahora el gobierno de Rajoy quiere censurar un libro por ser impopular

Una ley que instaura delitos de opinión y refuerza la censura

La presentación del anteproyecto publicada ayer por el Ministerio del Interior asegura en su página 9 que uno de sus fines es la “protección del libre ejercicio de los derechos y libertades”. Sin embargo, en la página 18 nos encontramos, en la lista de “infracciones graves”, lo siguiente:

“Las manifestaciones públicas, escritas o verbales, efectuadas a través de cualquier medio de difusión, así como el uso de banderas, símbolos o emblemas con la finalidad de incitar a comportamientos de alteración de la seguridad ciudadana, violentos, delictivos o que inciten, promuevan, ensalcen o justifiquen el odio, el terrorismo, la xenofobia, el racismo, la violencia contra la mujer, o cualquier forma de discriminación, siempre que no sean constitutivas de delito.”

La casuística que abarca ese párrafo es tan amplia que podría afectar a casi cualquier ejercicio cotidiano del derecho a la libertad de expresión, amparado por el Artículo 20 de la Constitución y para cuyo desarrollo se exige la aprobación de una Ley Orgánica -como reconoce el propio documento del Ministerio del Interior-, siendo necesario para la sanción de cualquier exceso en el ejercicio de esos derechos el concurso de un tribunal.

Defender derechos educativos podría ser motivo de sanción

Por ejemplo: con la citada redacción cualquier cosa que un gobierno interprete como mensaje de “odio” o “discriminación”, sea publicada en un blog, dicha en un programa de televisión o en un mensaje de Twitter, podría ser objeto de una elevadísima sanción. La redacción de la ley deja la puerta abierta a un montón de posibilidades, que podrían incluir la crítica generalizada a los miembros de una comunidad religiosa o de un determinado grupo ideológico. Así mismo, teniendo en cuenta que algunos partidos políticos, contra los principios de la UNESCO, tachan de “discriminación” la educación diferenciada, que es un modelo educativo totalmente legítimo y muy extendido en todos los países democráticos, con esta ley un gobierno de izquierdas podría sancionar una manifestación por el mero hecho de defender el derecho de los padres a elegir esa opción para sus hijos. Lo mismo es aplicable para otros modelos docentes que la UNESCO tampoco considera discriminatorios, como los que amparan la libertad de idioma y la elección de la formación religiosa, amparada esta última por el Artículo 27 de la Constitución.

Y esto sin entrar ya a plantear, por ejemplo, lo que pasaría en aquellas comunidades gobernadas por nacionalistas, como Cataluña y el País Vasco, que tienen policía propia y competencias en el ámbito de la seguridad. Recordemos, a modo de ejemplo, que el mes pasado CiU denunció en Bruselas el aspa de Borgoña que usan los aviones del Ejército del Aire, tachando de “franquista” este tradicional emblema militar español, muy anterior al franquismo. Imaginemos, partiendo de ese grotesco precedente, qué política de multas a banderas podría seguir la Generalidad de Cataluña. Una ley así en manos de gobiernos liberticidas es una bomba de relojería para los derechos fundamentales.

Lanzan sugerencias al gobierno para que aplique la censura con esta ley

Ayer mismo uno de los habituales voceros mediáticos del PP ponía a “los obispos” en el punto de mira de esta ley equiparándolos con los proetarras y la ultraderecha, y señalando libros como “Cásate y sé sumisa” como ejemplos de lo que sería materia de sanción por esta ley. Recordemos que esta misma semana la ministra de Sanidad reconoció que ha intentado censurar ese libro, apelando a su impopularidad y demostrando que sólo se había leído el título.

Así mismo, este viernes, sin esperar a que la norma haya superado su tramitación parlamentaria y tras decir el jueves que esta ley pretende “reprimir el derecho de la gente a manifestarse y a protestar por una realidad que para muchos es terrorífica”, la socialista Elena Valenciano pedía usar esta ley para censurar un autobús que muestra la verdad del aborto.

Una imitación, empeorada, de la ‘Ley Mordaza’ que preparaba Leire Pajín

Es normal que al PSOE, a pesar de sus críticas de cara a la galería, le puedan las prisas por aplicar esta ley contra los que no coinciden con sus tesis ideológicas: y es que este anteproyecto guarda muchas similitudes con la ‘Ley Mordaza’ que preparaba Leire Pajín en mayo de 2011 con el pretexto de luchar contra la discriminación. La casuística contemplada por el anteproyecto de Pajín también era amplísima y reservaba a una autoridad designada por el gobierno la aplicación de las sanciones previstas por la ley. Sin embargo, las sanciones contempladas por el anteproyecto aprobado ayer son mucho más elevadas.

Y es que con esta Ley de Seguridad Ciudadana se pretende castigar con multas de 30.001 a 600.000 euros (de casi 5 millones a más de 99,8 millones de pesetas, lo cual es una burrada) esas infracciones muy graves, que en realidad se convierten en delitos de opinión cuyos límites decide a su antojo el gobierno.

Los delitos de opinión, ‘muy graves’, y amenazar a un policía, ‘infracción leve’

Estamos ante una norma con clarísimos indicios de inconstitucionalidad, y que además tampoco guarda la necesaria proporcionalidad a la hora de perseguir las conductas que tipifica. Y es que en el capítulo de “infracciones leves” (pág. 21), entontramos conductas como éstas:

“4. Las amenazas, coacciones, injurias o vejaciones que se realicen en una reunión o concentración cuando el destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como el uso de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que atente contra su derecho al honor, a la intimidad o a la propia imagen, pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de la operación, sin menoscabo, en todo caso, del derecho constitucional a la información, cuando estas conductas no sean constitutivas de delito.”

“5. Las amenazas, coacciones, injurias o vejaciones realizadas en vías públicas y espacios abiertos al público que produzcan alteraciones del orden público, siempre que no sean constitutivas de delito.”

“7. La realización o incitación a la realización de actos que atenten contra la libertad e indemnidad sexual, o ejecutar actos de exhibición obscena cuando no constituya delito.”

Conductas como éstas se castigan en este anteproyecto con multas de 100 a 1.000 euros. Es decir, que amenazar, coaccionar o vejar a un agente de Policía, someter a una campaña de amedrentamiento a él y a sus familiares, amenazar, coaccionar o vejar a alguien en público, e incluso atentar contra la libertad sexual de otra persona, todos estos actos tan sumamente graves se castigan con multas entre 300 y 600 veces más bajas que posibles delitos de opinión. ¿Qué clase de sentido de la proporcionalidad es la que ha orientado a los autores de esta disparatada norma?

El gobierno usurpa funciones de los tribunales

Si el gobierno considera necesario reforzar el cumplimiento de la ley, ¿por qué no incluir estas conductas en el Código Penal? O también, ¿por qué no poner más medios y promover que se actúe más diligentemente en el cumplimiento de la ley, por ejemplo, dotando de más medios a los juzgados? La respuesta, en mi opinión, es obvia: con esta ley se pretende reservar al gobierno un papel que en una democracia les corresponde a los tribunales, que son los encargados de determinar cuándo el ejercicio de un derecho fundamental rebasa los límites establecidos por la ley y sancionar, en consecuencia, al infractor.

Es escandaloso que el partido del gobierno y otros partidos hayan acordado convertir el Consejo General del Poder Judicial en una mera prolongación del Parlamento, acabando de demoler uno de los pilares en los que ha de asentarse toda democracia: la separación de poderes. Pero lo que ya es el colmo es que además de controlar indirectamente el Poder Judicial, ahora el poder político pretenda apropiarse de sus funciones. Esa forma de entender el ejercicio del poder es la propia de una dictadura, y no la deseable en un régimen democrático con un poder limitado y una justicia independiente.

¿Qué seguridad ofrece una ley que somete nuestra libertad a los caprichos del gobierno?

Si el gobierno quería dar más motivos de rechazo a sus votantes, con esta ley va por buen camino. Me pasma que en la dirección del partido que promueve esta ley aún haya personas que se dicen liberales, cuando estamos ante un anteproyecto que rezuma autoritarismo por doquier. Da la sensación de que el gobierno de Rajoy pretende garantizar la seguridad de los ciudadanos a costa de cercenar nuestras libertades, convirtiendo nuestro Estado de Derecho en una farsa, pero hay que reflexionar también sobre qué clase de seguridad nos ofrece una ley que deja al capricho del gobierno de turno la delimitación de nuestras libertades. Decía Benjamin Franklin: “Aquellos que sacrifican una libertad imprescindible para conseguir una seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad”. En el caso de esta ley, pone en peligro tanto la una como la otra.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.100

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El Consejo de Ministros aprobó ayer el Anteproyecto de Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana. Después de que la reciente reforma del Código Penal suprimiese las faltas, esta nueva ley pretende cubrir el vacío ……

Comentarios a esta entrada:

  1. pacococo

    En principio parece que esta ley surge de la necesidad de controlar tanta manifa violenta, lo cual es cierto. Hay manifas casi por cualquier cosa y el perjuicio a los comerciantes y vecinos es enorme dado que puede haber días con dos manifas en una calle.

    Pero como buenos progres totalitarios (no hay progres demócratas) aprovechan la ocasión para la ley mordaza, en donde lo importante no es la tranquilidad de los vecinos y comerciantes, sino la del gobierno.

    La ley es muy sibilina pues deja a criterio de la autoridad? administrativa la consideración de la conducta denunciada. De modo que decir cualquier cosa en un blog será delito si lo dice un ciudadano normal y será un elogio si lo dice un progre. Así que, me temo, Elentir, que tendrás que leer con cien ojos los comentarios para evitar sanciones y ya se encargarán que haya comentarios sancionables. O cierres el blog, que es lo que en realidad quieren.

    Pero los perroflautas seguirán incordiando a los vecinos aunque las manifestaciones de DAV pasarán a la historia.

    Malos tiempos para las personas decentes.

  2. El problema siempre es que no se sabe muy qué situaciones concretas se quieren sancionar, y, además, no se sabe redactar.
    Por ejemplo, un niño jugando al balón en una acera, puede considerarse infracción leve (puntos 17 y 18 – pág. 22). Si juega el lunes, martes y miércoles de la misma semana, ya es infracción grave (punto 31 – pág. 20). El pobre crío (y sus padres) ya tienen una infracción muy grave antes de que acabe la segunda semana(punto 7 – pág. 15).
    Se podrá decir que el ejemplo es una exageración, pero en cuanto alguien llame a la policía y argumente (ver la página 22) que el jueguecito y el balón “impida o dificulte la estancia y el paso de las personas” o que suponen “el entorpecimiento indebido de cualquier otro modo de la circulación peatonal que genere molestias innecesarias a las personas o el riesgo de daños a las personas o bienes”, cosas que son evidentes (y si no que se lo pregunte a quien haya recibido un balonazo – y aquí se habla simplemente de ‘riesgo’), ¿a ver qué puede hacer el policía para que, encima, no le caiga una acusación de prevaricación?
    Pues, si con una ‘tontería’ se puede llegar a lo que se puede llegar, ¿qué se podría conseguir haciendo un uso torticero de la deficiente y defectuosa redacción del articulado?
    un saludo.

  3. pacococo

    Pero lo importante no es el control de la calle, lo importante es el control de internet. Con la ley en la mano, este blog tendrá que cerrar pues no podrá pagar las multas por escribir cosas como que tal gobierno autonómico roba (30 000 €) o que tal politico se ha llevado algún dinero que no era suyo.

    Como ya tengo unos años, recuerdo como se escribía en otros tiempos para burlar la censura. Y más o menos conseguías enterarte de algunas cosas.

  4. Carlos

    Con ZP me convencí de que era difícil hacerlo peor… Según va pasando el tiempo, en algunas cosas este gobierno le está superando. Menuda pandilla de impresentables…

  5. En el fondo, es la ley Sinde de las ideas: ahora una comisión administrativa podrá atacar la libertad de expresión sin miedo a que los jueces hagan eso tan molesto de juzgar.

  6. Buena entrada.

    Me ha gustado mucho comprobar que ya diste caña a la “ley mordaza” de Pajín (algo más esperable, dada tu ideología), y ahora sin embargo has hecho lo propio con la de este Gobierno. Una circunstancia que debería ser normal (tener opiniones propias independientemente de lo que digan o hagan los partidos), pero que por desgracia no suele darse.

    Ideológicamente estamos bastante lejos, pero seguiré pasando por aquí; me gusta leer diferentes puntos de vista (siempre que no estén basados en el fanatismo).

    Un saludo, y enhorabuena.

  7. Salva, tanto la Ley Pajín como ésta no las rechazo tanto por una cuestión de ideología como de principios democráticos. Consentir que un gobierno se haga con mecanismos extrajudiciales para perseguir lo que es competencia de los tribunales, es el primer paso hacia la tiranía, y tanto da si gobierna la izquierda como si gobierna la derecha. Yo no soy del PSOE ni del PP ni de ningún partido, soy un ciudadano de a pie y me gusta ser independiente a la hora de expresar mis opiniones, y si molestan a un partido, al otro o a los dos, me importa poco si con ello hago lo que considero acertado y justo.

    Por lo demás, bienvenido a Contando Estrelas, es un placer debatir con alguien que tiene ideas distintas y que sabe expresarlas con respeto. Es algo que echo cada vez de menos en un país carcomido por el hooliganismo partidista…

    Un saludo.

  8. Lo sé, lo sé, me he expresado mal (para variar). Quería decir que en principio, dada tu ideología liberal-conservadora, era esperable que criticaras una iniciativa del PSOE, pero no tanto que lo hicieras con una de este Gobierno. Por eso mismo, chapeau.

    Yo soy más de izquierdas (tampoco de ningún partido, no nos merecen), pero critico a PSOE e IU sin complejos.

    “Un país carcomido por el hooliganismo partidista”. Tú lo has dicho.

    Gracias por el recibimiento, el reconocimiento es mutuo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal