Los españoles no trabajamos para mantener a delincuentes venidos de fuera

España es nuestro hogar: si has venido aquí a destrozarlo y a delinquir, ya conoces la salida

Una de las cosas más sagradas que tenemos los seres humanos es el hogar, porque es nuestra cuna, donde crecemos y aprendemos a amar y a soñar, y el refugio de nuestra intimidad.

Podemos la lía por el infarto de un senegalés tras pedir calma ante el asesinato de Gabriel
El control de la inmigración y el yihadismo: un revelador mapa sobre Europa y Polonia

El hogar es el sitio en el que nos crían nuestros padres, y en el que criamos a los hijos y cuidamos de los mayores. Es el baúl del tesoro en el que se acumulan nuestras vivencias y en el que conservamos los recuerdos de nuestros seres queridos. Y es también el castillo en el que nos sentimos seguros. Como buen castillo, el hogar tiene una puerta para protegernos del frío y de las visitas no deseadas. Somos nosotros quienes decidimos a quién abrir esa puerta y cuándo. Y abrir esa puerta, incluso cuando lo hacemos con suma hospitalidad, no significa conceder a nadie el derecho a llamar suya a nuestra casa. Ningún visitante tiene derecho a tratar mi casa como si fuese suya, y menos aún a hacer con ella lo que no haría con su propio hogar.

Por supuesto, el concepto hogar, en sentido amplio, engloba a varias esferas distintas de nuestro entorno vital. La más inmediata es nuestra casa, pero también está nuestra localidad, nuestra región y nuestra nación. Ésta última es el hogar más especial. Es el sitio en el que están enterrados nuestros ancestros, el lugar que se esforzaron por engrandecer, y por el que muchos lucharon e incluso dieron sus vidas, para que otros no se adueñasen de él. Como ocurre en tu casa, a tu nación pueden llegar invitados con intenciones aviesas. Algunos incluso lo hacen adoptando un tono impertinente, abusando de la hospitalidad ajena al mismo tiempo que la desprecian, como si tuvieran derecho a aprovecharse de nuestro país mientras lo maltratan y lo detestan.

Nada tengo contra los que entran en nuestro país, que es mi gran hogar, respetando las leyes y con el fin de buscarse la vida de una forma honrada. Es más: conozco a extranjeros que, tras años en España, han llegado a sentir tanto o más cariño por ella que el que sienten muchos españoles. Muchos de esos extranjeros incluso sirven a España en sus Fuerzas Armadas, y algunos han entregado su vida haciendo honor al juramento que prestaron a nuestra Bandera. Quien es capaz de sentir así a España es, para mí, tan español como si hubiese nacido aquí.

Precisamente, los invitados impertinentes, los que vienen a nuestro hogar a despreciarlo y a maltratarlo, merecen no sólo el rechazo de los españoles, sino también de los inmigrantes que llevan una vida honrada y laboriosa. Y es que esos invitados impertinentes utilizan a menudo su condición de extranjeros para disfrazar sus vicios con ropajes de victimismo, generando un odio que acaba por perjudicar a los extranjeros que respetan nuestras leyes y nuestras costumbres. Invitados impertinentes son los que el pasado fin de semana arrasaron el barrio de Lavapiés, en Madrid, utilizando como excusa la muerte por infarto de un inmigrante senegalés. También lo son los inmigrantes que están agrediendo y amenazando a policías. Entre los autores de esos delitos hay, en la mayoría de los casos, personas que ya incurrían en otros delitos como el tráfico de drogas o la venta ambulante ilegal de artículos pirateados. A esos impertinentes dirijo estas líneas.

Entráis en nuestro país ilegalmente, disfrutáis de nuestros servicios públicos mientras os dedicáis a actividades ilegales (perjudiciales para nuestra economía y para nuestra salud) por las que no pagáis impuestos, vandalizáis nuestras calles porque uno de vosotros ha muerto por un infarto -que es la principal causa de muerte en España– y los daños los tenemos que pagar nosotros, y además agredís y amenazáis a nuestros policías… El colmo de la jeta es que os presentéis como un “sindicato de manteros”, siendo una actividad ilegal, lo que viene a ser como montar un sindicato de ciberdelincuentes o de carteristas. Pero bueno, ¿quién os creéis que sois para saltaros nuestras leyes y además pretender que os pidamos perdón por todo? Éste es nuestro hogar, no el vuestro. Y si no estáis dispuestos a acatar las normas de convivencia que observamos los demás (tanto españoles como extranjeros), si no os gusta España y no estáis dispuestos a respetarla, ya conocéis la salida. De hecho, la Policía debería acompañaros para que la encontréis lo antes posible: lo mismo que haríais vosotros en vuestro hogar si alguien entrase en él para comportarse como vosotros lo estáis haciendo en el nuestro.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Angel

    Miedo da pensar en como va a acabar esto. Tengo conocimiento, e incluso la guardia civil de desapariciones de posibles delincuentes, donde ha habido robos. Y casualmente después de esas desapariciones ha bajado la incidencia de los robos en propiedades. De esto ya hace algunos años, pero se esta oyendo rumores otra vez. Pero son rumores. No quiere decir que sea verdad.

  2. Russell

    Anoche vi una entrevista que le hicieron a Santiago Abascal en Canal Sur (¡qué valor!) y me dejaron pasmado algunos de los argumentos que usaron contral él. En un momento dado Santiago hizo el símil de que la patria es como el hogar, y que él deja entrar en su hogar a quien él escoge y quiere invitar. Una de las presuntas periodistas le soltó entonces que eso era muy distinta, que el hogar puede ser suyo, pero que la nación es de todo el mundo. ¿Por todo el mundo a qué se refería? ¿A los habitantes de Papúa Nueva Guinea también? ¿También es del ISIS?
    La misma panda de indocumentados mentales que no dudaría en atacar al cristianismo o cualquier símbolo cristiano, no dudaban en convertirse en defensores del Islam (impagable el momento en el que otro cateto le suelta que puede haber islamistas ateos). Aunque lo más aterrador fue una de las últimas intervenciones cuando otro de los “presuntos” periodistas soltó con voz solemne y engolada que “la solidaridad es infinita”.

  3. Sharovarov

    Pues sí, lo del sindicato es el colmo. Yo lo oí por primera vez el otro día, cuando se lo oí decir a Dieter Brandau en su programa, cadena, por cierto, que no escuchaba desde hacía tiempo. En concreto decía “Sindicato de manteros y lateros”. El colmo.

  4. Sharovarov

    Hace poco también estuvo en Canal Sur Cristina Seguí. Yo, prácticamente, sólo pongo Canal Sur para mirar en su teletexto si van a echar alguna película que me guste.

  5. Isidro García Getino

    No podemos quejarnos de todo eso.
    Nuestros? ediles elegidos por “el pueblo” y el Ayuntamiento entero de Madrid está a favor de todo eso y mucho más. Nuestros? representantes elegidos lo jalean y lo fomentan. Madrid tiene que aprender a elegir a sus representantes.

  6. vanlop

    Pues eso que dices que es de sentido común, que no es el sentido más común entre la casta y por eso nos dicen que debemos acoger y tragar lo que no nos gusta.

    A estas alturas ya no se sabe nada, porque ya se han ocupado de liarlo y no sabemos si los que hace unos días gritaban ahora están callado y los callados de hace unos días, ahora gritan.

    Lo que parece claro es que el comando de terrorismo callejero está actuando con total impunidad y eso es culpa de alguien.

    Os pongo do enlaces:

    http://www.estebanibarra.com/

    Este es para saber quién esta persona y situar lo que dice en el otro enlace en su contexto.

    https://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2018-03-16/tertulia-de-dieter-ultima-hora-de-los-altercados-en-lavapies-122999.html

    desde minuto 33:38 hasta el 48:38.

    Lo que dice, me parece muy válido, lo que ocurre es que esto lo dijo el 16 y hoy es 22 y eso es mucho tiempo y las cosas cambian.

    Este terrorismo callejero no se ha atajado como debe, tal vez porque sirva para que no se hable de otras cosas. Pero tal vez ya que quieren que se hable de esto, debamos plantearnos lo que dices en la entrada y cerrar las puertas a los que no vienen de manera educada. Y claro, a los primeros que hay que cerrar las puestas es a los de la casta.

  7. Andy

    No tengo nada en contra la migración, siempre y cuando los inmigrantes vengan a esforzarse y a respetar las leyes.

    Todos buscamos una vida mejor, para nosotros y nuestros descendientes, y opino que eso esta bien en mi opinión. Lo que no esta bien es que vengan personas -sin importar la nacionalidad, o credo- que solo vayan a hacer daño y a burlarse del país que le hospeda.

    No es racismo, ni xenofobia, ni etnocentrismo, es simplemente la realidad.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.