Las peligrosas coincidencias entre las élites europeas y países musulmanes

¿Por qué no combaten al fanatismo islámico con tantas energías como a la islamofobia?

Anoche Londres volvió a ser el objetivo del terrorismo yihadista. Eso sí, durante horas la Policía Metropolitana de Londres y los medios de comunicación han hablado de “incidentes”.

Occidente tiene la culpa por hacer guerras y otras tres estupideces sobre el yihadismo
Las 20 ofensivas islámicas que sufrieron los territorios cristianos antes de las Cruzadas

Lo que son capaces de hacer para tapar la evidencia

Hace ya tiempo que los políticos europeos -salvo una minoría- y los medios europeos -salvo raras excepciones- hablan de cualquier atentado terrorista con una prudencia que ya resulta muy sospechosa. En algunos casos han querido convencernos de que atentados cometidos por islamistas eran obra, en realidad, de personas transtornadas. A veces esa prudencia deja paso a informaciones que suenan a tomadura de pelo. Por ejemplo, en diciembre estuvieron a punto de culpar a un inocente conductor polaco, asesinado por un yihadista, del atentado cometido contra un mercado navideño en Berlín. Fuera del ámbito del terrorismo, pero sin salir del ámbito del crimen, hace un año y medio intentaron tapar una ola de agresiones sexuales cometidas por magrebíes hablando, sin más, de “hombres”. ¿A qué responde tanto empeño en ocultar lo que pasa?

El odio a Occidente: un punto de unión entre el Islam y la izquierda europea

Hay varias respuestas posibles a esa pregunta. La más inmediata es que políticos y medios temen que esta ola de terrorismo genere un sentimiento de odio hacia los musulmanes. Sin embargo, muchos de esos medios y políticos no han tenido reparos en promover la cristianofobia en distintos frentes, a menudo de forma descarada. Resulta extraño, por no decir sospechoso, que sean los mismos quienes ahora intentan vendernos que el Islam es “una religión de paz”. Detrás de esa actitud hay múltiples explicaciones. Por una parte, la izquierda política y la mediática ven en el Islam a un aliado estratégico para reducir la influencia del Cristianismo en Europa. El Islam coincide con esa izquierda en su odio a Occidente y muy concretamente a sus raíces religiosas y culturales. Occidente es, a la vez, el bastión que resistió los embates del Islam durante siglos y el lugar en el que fracasó el socialismo marxista. En ambos casos el papel del Cristianismo fue fundamental. Por esa razón, la izquierda ha intentado fomentar durante años el llamado multiculturalismo, una doctrina que sostiene que todas las culturas y religiones son iguales, una doctrina que considera que la cultura occidental y cristiana -la única en la que han florecido con éxito la democracia y el respeto por los derechos humanos- no tiene nada que enseñar a las demás, ni siquiera al Islam.

Las amistades pagadas con el dinero del petróleo de países islámicos

Otra explicación es de índole económica. Varios países islámicos están comprando amistades en Occidente con sus enormes beneficios del petróleo: desde medios de comunicación a equipos de fútbol, pasando por partidos políticos, por citar a tres ejemplos de entidades que tienen una gran influencia en nuestra sociedad. Así, tenemos a políticos incapaces de condenar las violaciones de derechos humanos en países como Arabia Saudí e Irán, e incluso medios que censuran noticias incómodas para una monarquía islámica que no admite a ningún refugiado procedente de Siria, hecho sobre el que callan ciertos periodistas que se tiran todo el día demonizando a Trump por querer proteger las fronteras estadounidenses frente a esa ola migratoria en la que se cuelan, a menudo, elementos radicales como los que provocan atentados como los de anoche.

Una ola migratoria que genera perversos beneficios geoestratégicos

Pero la explicación más inquietante tiene un carácter geoestratégico. Entre esas monarquías islámicas que compran influyentes amistades en Europa hay algunas que invierten sumas millonarias en extender el Islam por Europa. Esa propagación del Islam será tanto más rápida si Europa admite a esa ola de emigrantes musulmanes a los que les cierran sus puertas, de forma significativa, las monarquías del Golfo. Esas monarquías quieren que dicha ola migratoria sirva para revertir lo que el Islam perdió hace siglos en los campos de batalla y logre, por fin, convertir Europa en parte de sus dominios. A los gobiernos europeos esa ola migratoria también le resulta beneficiosa a corto plazo. Tras pasarse décadas promoviendo el aborto y la contracepción, Europa se enfrenta a un invierno demográfico que hará insostenibles los sistemas públicos de pensiones. Los inmigrantes musulmanes suelen tener mucha descendencia y, a menudo, llegan a Europa buscando con desesperación una vida mejor, lo que les anima a aceptar trabajos mal pagados y muy duros que muchos europeos no quieren. Aquí tienen no sólo la posibilidad de conseguir dejar atrás la pobreza, sino también la promesa de unos servicios sociales de los que carecen en sus países de origen. El caso es que estos flujos migratorios están dejando a sus países de origen sin el capital humano necesario para prosperar, convirtiéndolos, en no pocos casos, en dependientes de las divisas que envían los inmigrantes, lo que perpetúa el subdesarrollo en muchos de ellos.

A lo que se arriesgarían las élites europeas si clamasen contra el islamismo

Si la élite política de Bruselas quisiese de veras ayudar a esos pobres que emigran a Europa, lo haría ayudándoles en sus lugares de origen. Pero si lo hiciese, esa élite perdería una valiosa excusa para minar las raíces cristianas de Europa y para mantener, aunque sea malamente, las redes clientelares que han creado con el Estado del Bienestar. Por eso cada nuevo atentado supone un nuevo reto para esas élites, un reto que implica buscar las formas más disparatadas de disfrazar o disimular el terrorismo islamista para evitar, en lo posible, que se genere una reacción contra el Islam en Europa. Por eso con cada nuevo atentado nos insisten más y más con la monserga de la islamofobia, clamando a favor de ese timo ideológico que es el multiculturalismo. Y por eso esas mismas élites dedican menos energías a combatir el radicalismo islámico que a clamar contra la islamofobia. Saben que en cuanto empiecen a alzar la voz contra el extremismo islámico, presentándolo como la verdadera causa de esta ola de terror, lo que puede quedar a la vista es la dificultad para distinguirlo de las propias raíces del Islam. Por eso prefieren hablar de “terrorismo internacional” o incluso de “terror”, a secas. Por otra parte, concretar también podría dejar al descubierto el vacío moral que promueven esas élites políticas en Europa mediante el progresismo y el relativismo, un vacío que no consiguen llenar ni por asomo las constantes y vagas apelaciones a la tolerancia. Un vacío que lleva años desarmándonos ideológica y moralmente frente a un enemigo convencido de sus ideas hasta el fanatismo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Europa da lastima, no por el terrorismo, sino por sus ciudadanos que siguen votando por las izquierdas traidoras que en su deseo de destruir Europa se inventaron el multiculturalismo, los colectivos LGTBI y las Feministas. Europa va hacia su desaparición lenta pero sin pausa. Le Pen fue una esperanza y votaron por Marrón, ellos se están suicidando, dentro de varias generaciones serán minorías en su tierra, el hombre blanco europeo va camino de su extinción, obra diabólica de las izquierdas, que agrupaciones mas infames, todos merecían la pena de muerte, es la mas infame de las traiciones.

  2. Carlos

    Mala solución tiene esto…
    No todos los musulmanes son terroristas, pero los atentados más terribles que se cometen son por musulmanes.
    La población musulmana en occidente va en aumento y, hasta los que no son terroristas, saben y aspiran a ser una mayoría suficiente para dominar Europa.
    ¿Qué se puede hacer…?
    La solución ya se aplicó en tiempos pasados, con mucho dolor para los que fueron expulsados, pero eso salvó Europa.
    Difícil sería hacer algo así en la actualidad pero, si no expulsar a los musulmanes que ya están dentro, sí llevar unos controles exhaustivos de todos ellos y saber hasta cómo respiran.
    Sí, ya lo sé, eso choca con nuestras leyes tan garantistas y proteccionistas de la información personal pero, si no se hace algo y pronto, la Europa que conocemos tiene sus días contados.
    ¿Bienvenida? Eurabia.

  3. Blanca

    Sí, resulta muy sospechoso ver que los gobiernos europeos, en especial el británico que es uno de los más afectados, no hacen nada por combatir realmente el terrorismo islamista. Y no entiendo como los ingleses no se han levantado ya contra su gobierno pidiendo hechos y no las estupideces que sueltan cada vez que hay un atentado. ¿Es que están aborregados?
    Estoy con Carlos en que la única solución es echarles de Europa, y es lo que se debería hacer. Si es imposible hacerlo con todos, al menos con todos los que se pueda. La historia atestigüa que es el único método que existe para la paz de los países civilizados y cristianos.

  4. Manuel del Castillo

    Porque van de la mano para destruir nuestra civilización

  5. Gazppa

    Hace más de 30 años que conozco a personas musulmanas, sobre todo por mi profesión. En aquellos tiempos y hasta hace unos 10 años, esas personas estaban integradas en España, comían de todo, tomaban vino, cerveza o lo que se terciara. Lo sé de primera mano porque en las fiestas que se hacían en las obras al poner bandera (cubrir aguas) se hacía una barbacoa y he compartido con ellos en muchísimas ocasiones. También en los negocios que cerraba con algún sirio con una comida con su jamón, vino y lo que se terciara.
    Como decía, hace aproximadamente unos 10 años empecé a detectar en esta gente un cambio, ya no tomaban alcohol o comían cerdo y menos en público, quizás alguno en privado, pero ya ni eso. Empezaron con el Ramadán notándose el casi nulo rendimiento en los trabajos de una obra que son duros y más si no bebes agua o comes.
    Alguno, hace bastante tiempo me confesó que en sus círculos, barrios y mezquitas los controlaban mucho y les podían hacer la vida imposible. Por eso, si os fijáis, en las ciudades o pueblos hay barrios que parecen invadidos por musulmanes y es para poder controlarlos más fácilmente, tu vecino sabe si bebes o tu mujer no lleva el velo, si no haces el Ramadán y se lo cuenta al imán de turno de tu mezquita que te “aconseja” Ahora ya no consigo hablar del tema con ellos, se han radicalizado por narices.
    Por lo que para mí, esto no tiene solución con el sistema de hoy día, si les dejamos seguir con sus creencias, en pocos años nos van a obligar a todos a acatarlas.
    La única solución es control exhaustivo de las mezquitas, localizar a los que controlan, obligan a los demás, expulsión inmediata, control de las subvenciones (por mí las quitaba todas de un plumazo) y por supuesto controlar la inmigración musulmana.

  6. pacococo

    Creo que lo has dicho muy claro. Esas son las razones principales. En realidad el Islam parece pensado para que se aproveche el marxismo. ¿Donde van a encontrar unos proletarios tan sumisos?

    Entiendo que los marxistas voten a los suyos, siempre han sido acríticos y siempre han aceptado de forma obediente los que dicen los jefes. Cuando la segunda vuelta de las elecciones francesas, coincidí con dos jóvenes, universitarios, trabajando den Londres y que votaron a Macron. Estamos hablando de Francia, donde hay barrios en las que no existe Francia y eso debería ser una prioridad para todo francés que piense. Y no estoy diciendo que Le Pen sea la solución, simplemente que no hubieran votado.

    Ahora estamos en el Ramdán. Me da impresión que hay un cierto número, bastante alto que hacen el ayuno por costumbre, como aquí salir de costalero en la procesión. Por otra parte, no podemos olvidar el control, que nos ha contado Gazppa. Con todo, veo mujeres, que no se distinguen de las nativas, que sé que son marroquíes porque las oigo hablar en árabe.

    Por cierto, que los incidentes aislados han producido un muerto cada tres días, creo que desde hace dos años. ¡Anda que si no fueran “aislados”!

  7. Sharovarov

    Pues yo creo que, pese a todos los actos terroristas que viene habiendo, no son tantos los muertos que podría haber ya teniendo en cuenta que matar es fácil, y más todavía para quienes además piensan que por ello van al paraíso…
    Desde el viernes por la noche he estado sin Internet hasta ahora. Me han tenido que hacer una limpieza para eliminar un programa de publicidad que se me había colado y que me causaba problemas.

  8. Sharovarov

    Escribo nuevamente el comentario porque he hecho unas frases lamentables:
    Pues yo creo que, pese a todos los actos terroristas que ha habido, no son tantos los muertos teniendo en cuenta que matar es fácil, y se supone que más todavía para quienes creen que les espera el paraíso por matar a “infieles”…
    Desde el viernes por la noche hasta ahora he estado sin Internet. Me han tenido que hacer una limpieza para eliminar un programa de publicidad que se me había colado y que me causaba problemas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.