La brusca subida del SMI en 2019 disparó el paro rural: hoy han pactado otra más

Los demoledores datos oficiales que prueban el daño al rural provocado por el PSOE y Podemos

El Gobierno socialista-comunista hace oídos sordos a las protestas de los agricultores en varias zonas de España, entre otras cosas por la subida del SMI del 22,3% pactada por PSOE y Podemos para 2019.

El País defiende el racionamiento para evitar el ‘ecofascismo’ y usando una foto de la RDA
Sánchez utiliza la profanación de la tumba de Franco para tapar los malos datos de empleo

Hace un año el propio Gobierno reconoció que la brusca subida del SMI afectaría al empleo agrario

Como recordaréis, entre 2018 y 2019 el salario mínimo interprofesional (SMI) pactado por socialistas y podemitas pasó de 735,90 a 900 euros, como he señalado, un aumento del 22,3%. Esa brusca subida disparó los costes laborales en los negocios con empleados menos cualificados, que suelen ser los que pagan los sueldos más bajos. Ya entonces, el Ministerio de Trabajo reconoció que afectaría al empleo agrario, que ya estaba en una situación muy difícil, pero al Gobierno de Pedro Sánchez no le importó gran cosa. Se trataba de comprar votos a base de demagogia aunque el resultado fuese asfixiar a las empresas, que no tienen asegurado por ley un aumento proporcional de los beneficios para poder cubrir esa brusca subida de los costes laborales. Hay que decir a la primera parte les salió bien: PSOE y Podemos han conseguido gobernar a pesar de la pérdida de apoyo de ambas formaciones. Pero ¿qué ha pasado con la economía?

Ahora la ministra comunista Yolanda Díaz niega que esa subida del SMI afecte al rural

Indiferentes a los resultados económicos de su experimento, hoy el PSOE y Podemos han firmado una nueva subida brusca del SMI, esta vez a 950 euros. Esto supone encarecer los costes laborales en 13.300 euros por año. La comunista Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, ha negado que estas subidas afecten al campo: “Esta ministra sólo va a hablar con datos. Y no hay ningún dato que asevere esta afirmación. El campo español está viviendo un proceso de transformación. Es un problema estructural que no se ve afectado por el SMI”. Después de leer estas afirmaciones, sólo me cabe decir que la ministra ha mentido con todo descaro, y basta con repasar los datos para comprobarlo.

Los datos oficiales contradicen a la ministra: se ha pasado de crear empleo a destruirlo

En la web del Ministerio de Agricultura podemos encontrar los datos oficiales de empleo de los últimos años desde 2010. Los datos del sector primario para 2018 (ver PDF), anteriores a la subida del SMI de 2019, daban lugar a esta conclusión por parte del citado ministerio: “La afiliación aumenta en 50.163 ocupados en diciembre y un 1,3% respecto al año anterior. El número medio de afiliados pertenecientes al sector primario en diciembre de 2018 es de 1.177.727 ocupados, superando a la afiliación media de los 5 años anteriores y quedando por encima del dato de afiliación del mes de diciembre de 2017″. En los datos de diciembre y de 2019 (ver PDF), un año después de esa subida brusca del SMI, la cosa cambió drásticamente:

“La afiliación aumenta en 33.628 personas en diciembre, pero se sitúa un 2,66% por debajo de la registrada en 2018. El número medio de afiliados pertenecientes al sector primario en diciembre de 2019 es de 1.146.364. Este valor es inferior al dato de afiliación de diciembre de 2018 y a la media en este mismo mes de los 5 años anteriores”.

En cuanto al paro registrado en el SEPE, la tendencia también se invirtió. En diciembre de 2018 el Ministerio de Agricultura señalaba: “El paro registrado disminuye en 10.392 personas en diciembre y es un 10,5% inferior con respecto a 2017”. Un año después, la cosa cambió drásticamente: “El paro disminuye en 6.640 personas en diciembre, no obstante, se sitúa un 1,58% por encima del registrado en 2018”. Es decir, en un solo año el paro registrado pasó de disminuir un 10,5% a aumentar un 1,58% en el mundo rural. ¿Y aún vienen con que la subida del SMI no influyó?

EPA: el paro rural bajó en 25.900 parados en 2018 y subió en 10.900 en 2019

Pues sigamos con más estadísticas oficiales. Los datos de la EPA del cuarto trimestre de 2018 (ver PDF), los últimos antes de la brúsqueda subida del SMI pactada por el PSOE y Podemos, señalaban 825.600 ocupados (4.900 más que en 2017) y 173.100 parados (25.900 menos que en 2017) en el sector primario. Entonces llegó la compra de votos de la izquierda con el dinero ajeno, y esto fue lo que arrojaron datos de la EPA del cuarto trimestre de 2019 (ver PDF): 793.900 ocupados (85.700 menos que en 2018) y 184.000 parados (10.900 más que en 2018).

Las medidas demagógicas del PSOE y Podemos han invertido la tendencia alcista de nuestra economía

Dicho sea con toda la claridad del mundo: según las propias estadísticas del Gobierno, el empleo rural pasó de una tendencia al alza a una tendencia a la baja un año después de esa brusca subida del SMI, cuyo único fin, insisto, era comprar votos para el PSOE y Podemos, aunque el efecto fuese mandar al paro a miles de personas, invertir la tendencia alcista de nuestro mercado laboral y dañar seriamente a sectores con trabajadores menos cualificados como la agricultura. Y a pesar de esos datos oficiales, la comunista Yolanda Díaz aún tiene la cara de mentir y negar que la subida del SMI pactada por el PSOE y Podemos haya afectado al campo. Es indignante que alguien que cobra un sueldo público que pagamos todos los españoles demuestre tener tan pocos escrúpulos y tanto desprecio por la verdad. Por mi parte, sólo me queda decirle a Yolanda Díaz lo mismo que le dije a políticos del PSOE y del PP que mintieron como ella: dimita. Un cargo público que miente no debe seguir ni un minuto más en su puesto, y menos aún si el propósito de sus mentiras es ocultar el daño que está haciendo este gobierno a la agricultura española.

Foto: Junta de Extremadura.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    ¿”Daño al rural”, “afecte al rural”? Suena un poco raro, ¿no? Creo que quedaría mejor sustituyendo “campo” por “rural”.

  2. Rural significa “perteneciente o relativo a la vida del campo y a sus labores”. Me refiero al mundo rural, claro está. Tengo la costumbre de decirlo así. Si buscas en cualquier medio, es una expresión muy común. Por favor, no iniciemos un debate lingüístico, que no es el fin de esta entrada.

  3. Luis Recinos

    ¨Se trataba de comprar votos a base de demagogia aunque el resultado fuese asfixiar a las empresas…”. Bueno sí, por supuesto. Es que, según entiendo, esa es la meta final del socialismo/comunismo; destruir el sector productivo para finalmente “expropiar” los medios de producción y eliminar la propiedad privada. Ahora bien, también es claro que “la mentira” es una estrategia bien elaborada y que consiste en llegar a convencer al público de que, si está mal, está bien y de que, si ha perdido su libertad, es libre y que cuánto peor, mejor. En fin, expertos en poner el mundo al revés y buscar convencernos de que el mundo está al derecho. Lo trágico es que aún hay muchos que se lo creen…

  4. Luna

    Pero ¿qué le importa este problema a hacienda? Cree que sin más, va a recaudar la cuarta parte de lo que cobre cada uno y que eso -de forma casi mágica- llenará las arcas del Estado, que peligran con los famosos viernes sociales al sol. Estaban más que avisados por multitud de economistas de que no podíamos sostener esta subida tan fuerte y de que esto iba a pasar, poco ha importado.

    ¿Sabéis qué opino exactamente al respecto? Pues que los comunistas se han caracterizado siempre por pretender guiar al pobre proletario trabajador en la lucha contra todo lo que existe, y que este mensaje sólo funciona cuando hay pobres, por lo que necesitan empobrecernos para dominarnos, lo saben y así lo hacen. Es por esto que la alcaldesa de Barcelona se negó a abrir una sede sucursal del museo de L’Hermitage en Barcelona, generaría riqueza y eso no lo puede consentir.

    Nos hemos pasado muchos meses (o años) viendo cómo en Cataluña se montaban todo tipo de altercados impunemente, cómo se llegó a apedrear a la Guardia Civil, incluso cómo se intentó matar a policías delante de las cámaras. Se formó una votación ilegal pero no se reprimía, se incendiaban coches y abrían trincheras de fuego en las calles sin que intervinieran los antidisturbios. Extremadura y Jaén no son catalanas, ahí basta con que unos cuantos agricultores protesten porque les sale más caro cosechar que lo que van a ganar de esa cosecha (¡Han de poner dinero de su bolsillo por cada kilo que vendan!) y se les echa encima a los de la porra, no sé si es que en un lado hay Traperos y en el otro no los hay, pero esto no es justo ni de lejos.

    Tenemos un trípode fatal para el campo español:

    -competencia del extranjero. Hasta compramos aceite de fuera porque es más barato, como si aquí no nos saliera por las orejas, casi toda la carne que comemos es de Francia o Sudamérica (sobre todo, Brasil). Lo que no es carne y se come es casi todo francés, ¿Cómo puede salir más barato cuando lo tienen que transportar tantos Km? Algo falla en todo esto.

    -Aranceles altísimos para exportar a los EEUU (y otros países) Dejando de lado si son justos -y creo que sí- suponen un problema de sobreprecio.

    -Subida de SMI. Pues sólo nos faltaba, a ver cómo el pequeño empresario del campo va a pagar más a sus trabajadores (y a Hacienda,Seguridad Social, etc) en esta tesitura.

    Pero los rojos ya han inventado el antídoto: El de siempre. La UGT tuvo la desfachatez de decir que los agricultores que se manifestaban eran los típicos “latifundistas de extrema derecha”. Siempre será más cómodo insultar un poco que defender los derechos cuando es necesario, está claro.

    Y vayan preparándose para la inflación, consecuencia lógica y consecutiva a la subida del SMI. Cobraremos miles y miles de euros, pero todo costará miles y miles, así que será lo mismo que ahora pero con muchos más ceros, nuestro dinero “no valdrá nada”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.