El PP denuncia en Mahón que eso implica excluir a una parte de la ciudadanía

El PP de Baleares deja en evidencia al PP de Galicia por excluir los topónimos en español

El hecho de que el Partido Popular sostenga discursos distintos sobre los mismos problemas en una u otra región está dando a situaciones paradójicas.

Una sensata propuesta de Vox contra la exclusión del español en los topónimos
‘La Toja no existe’ y otras 7 tonterías muy habituales sobre los topónimos de Galicia

El Ayuntamiento de Mahón borra su topónimo oficial en español y el PP se opone

Según informa Menorca.info, ayer el Ayuntamiento de Mahón decidió desterrar de la toponimia oficial su nombre en español, dejando sólo “Maó”. Es un ejemplo más del sinsentido que se ha venido imponiendo en varias comunidades autónomas con dos lenguas oficiales. La paradoja es que el Partido Popular se opuso a la medida. La concejal Águeda Reynés empezó su defensa afirmando que ahora “la ciudadanía está preocupada con otras cuestiones más graves, que es la excusa que se saca siempre el PP para no mojarse en la batalla de las ideas, en la que izquierda y separatismo no tienen reparos en meterse hasta la cintura.

Pero lo que me resulta más interesante de la intervención de esa concejal del PP es que acusó a los promotores del cambio de topónimo de excluir a una parte de la ciudadanía. El argumento es razonable y justo, pues en las Islas Baleares el español es lengua oficial y lo habla una parte importante de la población: ¿por qué se excluye de la toponimia oficial el nombre que usan muchos lugareños? Lo que ha significado esto en otras comunidades es que el uso de los topónimos en español sean un motivo de señalamiento, como si un gallego que dice “La Coruña” o “Bayona” fuese un antigallego, por ejemplo.

Los efectos de esa política de exclusión: burlas, insultos y amenazas

A modo de ejemplo, a mí, que soy gallego, me han llegado a llamar “puto estranxeiro, españolito de merda, inmigrante delincuente” por escribir “Tuy”. El año pasado, un mamarracho me amenazó con un fusilamiento por usar topónimos de Galicia en español. Son muchos otros los que vienen aguantando mofas, insultos y amenazas: sin ir más lejos, el año pasado Vox sufrió algo parecido por utilizar topónimos en español en la campaña de las elecciones gallegas. Esa intolerancia es alimentada por la política de exclusión que hay tras el destierro de los topónimos en español, una política que en la práctica consiste en tratar a los gallegos hispanohablantes como forasteros en su propia tierra y como un error a corregir a base de la llamada “normalización lingüística”.

El PP de Galicia viene apoyando la exclusión de los topónimos en español

El caso es que esa oposición del PP balear a la exclusión de los topónimos en español choca con la posición de sus colegas gallegos. El PP de Galicia es un firme partidario de esa política de exclusión de los topónimos en español. Hace unos años desde el Gobierno de Feijóo se llegó a plantear una auténtica persecución contra las empresas que usan topónimos en español, una propuesta que finalmente no salió adelante por el escándalo que se montó a sólo dos meses de las elecciones gallegas de 2012.

En Galicia se da una paradoja: el Estatuto de 1981 cita a “La Coruña” y “Orense” por sus nombres en español, pero en 1983 el Parlamento gallego aprobó por unanimidad -incluyendo los votos de Alianza Popular, predecesora del PP- una Ley de normalización lingüística cuyo Artículo 10.1 señala: “Los topónimos de Galicia tendrán como única forma oficial la gallega”. El PP, que ahora dice en Baleares que el monolingüismo en los topónimos es excluyente, no ha querido nunca cambiar esa ley para reponer la cooficialidad de los topónimos en español.

El PP también apoyó en el Congreso esa exclusión para Galicia y Cataluña

El PP ha contribuido desde el Congreso a esa política de exclusión desde hace años. En 1991 el PP apoyó la proposición de ley de los nacionalistas de CiU para que los nombres de Lérida y Gerona desapareciesen de la toponimia oficial, estableciendo como únicas formas oficiales “Lleida” y “Girona”. En 1997 el PP -junto al PSOE y a los separatistas del BNG- apoyó una norma similar para desterrar los nombres de La Coruña y Orense de la toponimia oficial, obligando a decir “A Coruña” y “Ourense” en todos los documentos oficiales y señales en toda España. Paradójicamente, en 2011, cuando el Congreso hizo lo mismo con los nombres de las provincias vascas Vizcaya y Guipúzcoa, el PP votó en contra. ¿Para el PP los hispanohablantes de Galicia y Cataluña valemos menos que los del País Vasco?

Sólo Vox pide reponer los topónimos oficiales en español

Actualmente, de todos los partidos con presencia en el Congreso de los Diputados sólo Vox sigue defendiendo la necesidad de recuperar la toponimia oficial en español en esas regiones. El año pasado, el partido que preside Santiago Abascal presentó en el Congreso una propuesta para “regular mediante ley el uso de la toponimia tradicional castellana en todo el territorio nacional, a fin de que sea oficial en toda España y de que comparta este carácter con la de las restantes lenguas españolas propias de la correspondiente región”. En un ejemplo más de hasta qué punto los demás partidos se niegan a debatir lo que les incomoda, la Mesa del Congreso rechazó tramitar siquiera la propuesta de Vox.

Foto: PP de Galicia. Alberto Núñez Feijóo tomando la palabra en una reunión de la junta directiva del PP de Galicia el 18 de junio de 2018.

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Hispano

    Este es el timo del “nombre oficial”. Topónimo de población es el sustantivo propio consustancial a un idioma. Como los pronombres, los adjetivos y los verbos. El español, o idioma de Rubén Darío, es un patrimonio universal usado por 500 millones de personas. Ninguna institución política tiene competencia para modificar un idioma. La pretensión al respecto de las cámaras legislativas españolas, tanto la nacional como las regionales, es un acto nulo de raíz. Y, además, respecto a un idioma del que hay menos del 10% de hablantes en España. Topónimos del idioma español son, por ejemplo La Coruña, Orense, Lérida, Gerona, Fuenterrabía, Mahón, etc, etc, etc. Basta consultar la documentación histórica de varios siglos para constatarlo. Sea lo que sea, que no está claro, el significado del concepto “nombre oficial”. Lo que es evidente es que tenemos derecho al uso de nuestro idioma español. Y un uso integral, con sus topónimos seculares. Nuestro deber es usarlos SIEMPRE. No picar el anzuelo. Porque el día que consiguieran un cierto uso de los nombres propuestos como oficiales, alegarían que el idioma ha evolucionado socialmente variando el topónimo. No debemos ceder. Esto es lo más importante. Luego está la batalla de las normas jurídicas; pero lo fundamental es el mantenimiento del uso integral de los topónimos de nuestro idioma español. Ánimo, porque a pesar del machaque continuo, los hispanohablantes estamos ganando la batalla por goleada. Es una realidad que las televisiones falsean. Cuando caiga el velo de la mentira se proclamará públicamente.

  2. Agusbou2015

    Importante: lee las alegaciones presentadas por Hablamos Español. https://hispanohablantes.es/wp-content/uploads/Alegaciones-Maho%CC%81n.pdf

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.