Las cifras que dejan al descubierto una leyenda negra y dos leyendas rosas

La Inquisición española, la Revolución francesa y el comunismo: ¿cuál provocó más muertos?

Hoy, 31 de julio, se cumplen 195 de la última ejecución de una institución que ha pasado a las páginas más oscuras de la historia: la Inquisición.

Los más de 100 millones de muertos que causó el comunismo, divididos por países
Sacrificios de niños en el Perú precolombino: así era la ‘armonía’ que afirma Pedro Castillo

La Inquisición: una institución por la que pidió perdón el Papa Juan Pablo II

Como católico no puedo hacer menos que sentir vergüenza de esa institución, como la siento por los casos de pederastia que se dan en el seno de la Iglesia y también por las diversas atrocidades cometidas por los cristianos, a lo largo de la historia, en el nombre de Dios y de la fe. En relación con el tema que nos ocupa, suscribo las palabras de San Juan Pablo II pidiendo perdón por la Inquisición:

“Señor, Dios de todos los hombres, en algunas épocas de la historia los cristianos a veces han transigido con métodos de intolerancia y no han seguido el gran mandamiento del amor, desfigurando así el rostro de la Iglesia, tu Esposa. Ten misericordia de tus hijos pecadores y acepta nuestro propósito de buscar y promover la verdad en la dulzura de la caridad, conscientes de que la verdad sólo se impone con la fuerza de la verdad misma”.

La Inquisición española ejecutó, a lo sumo, a 5.000 personas en 350 años

Dicho esto, quiero también abordar el uso sistemático que se hace de la Inquisición, en concreto de la española, para representar el mal por excelencia y desprestigiar a la Iglesia, atribuyéndole incluso millones de víctimas -como hacen algunos-, al mismo tiempo que se blanquean episodios de la historia que provocaron muchas más muertes. Para abordar esto lo primero que hay que preguntarse es: ¿a cuánta gente mató la Inquisición española? Existen diversos estudios al respecto:

  • El historiador danés Gustav Henningsen, uno de los principales expertos sobre la Inquisición, y el historiador español Jaime Contreras publicaron en 1993 uno de los estudios más ambiciosos sobre la Inquisición española, “The Database of the Spanish Inquisition”, que cifró en 44.674 los juicios llevados a cabo entre 1540 y 1700, de los cuales 826 acabaron en ejecuciones.
  • El historiador estadounidense William Monter, en “Frontiers of Heresy: The Spanish Inquisition from the Basque Lands to Sicily” (2003), calculó que la Inquisición española ejecutó a 1.250 personas entre 1530 y 1730, un proceso que fue a menos (1.000 entre 1530 y 1630, y 250 entre 1630 y 1730).
  • El historiador italiano Agostino Borromeo, otro gran experto en este tema, publicó en 2004 un volumen de 783 páginas sobre la Inquisición en el que calculca que 125.000 personas fueron juzgadas por la Inquisición española, de las cuales el 1% (1.250) fueron ejecutadas, unas cifras que coinciden con las de Monter.
  • El historiador británico Geoffrey Parker, en “Some Recent Work on the Inquisition in Spain and Italy” (1982), cifra en unos 5.000 los ejecutados por la Inquisición española en sus 350 años de existencia.

Los tribunales civiles de la época dictaban muchas más condenas a muerte

El historiador británico Henry Kamen señaló lo que se observa al “comparar las estadísticas sobre condenas a muerte de los tribunales civiles e inquisitoriales entre los siglos XV y XVIII en Europa: por cada cien penas de muerte dictadas por tribunales ordinarios, la Inquisición emitió una. Kamen también ha señalado que las cifras de ejecuciones de la Inquisición española fueron muy inferiores al número de víctimas de persecuciones religiosas en Inglaterra, Escocia, Francia, Alemania y Países Bajos, países desde los que se ha alimentado la leyenda negra sobre la Inquisición española durante siglos. Por otra parte, las ejecuciones de la Inquisición española fueron más numerosas en su primera época, antes de 1530, descendiendo después considerablemente.

La Revolución francesa y los 40.000 ejecutados del Terror jacobino

Las cifras de ejecutados y torturados por la Inquisición española son terribles, y seguirían siéndolo si sólo hubiese habido unas víctima, pues esa forma de actuar contradice la propia doctrina de la Iglesia Católica. Lo que cuesta mucho entender es que se erija una leyenda negra en torno a la Inquisición Española y una leyenda rosa, por ejemplo, en torno a la Revolución francesa. En “The Incidence of the Terror during the French Revolution: A Statistical Interpretation” (1935), el historiador estadounidense Donald Greer calculó que hubo entre 30.000 y 40.000 personas ejecutadas durante la época del Terror jacobino (1793-1794) durante la Revolución francesa, muchas de ellas decapitadas en la guillotina.

Los 130.000 muertos del primer genocidio contemporáneo: La Vendée

También hay que recordar un dato que muchos ignoran: en ese mismo periodo revolucionario, concretamente entre 1793 y 1796, se cometió el primer genocidio de la Edad Contemporánea, el de La Vendée, con unos 130.000 católicos muertos, según el historiador francés Jacques Hussenet (“«Détruisez la Vendée!» Regards croisés sur les victimes et destrucciones de la guerre de Vendée”, 2007). A pesar de ello, ese periodo de la historia de Francia se sigue presentando como algo luminoso desde muchos sitios que simultáneamente muestran un profundo horror ante la Inquisición española. Algunos izquierdistas incluso siguen amenazando a sus enemigos con la guillotina e incluso la reivindican como “la madre de la democracia”.

El Terror Rojo de Lenin: un millón de muertos entre 1917 y 1924

La comparación queda aún más en evidencia si repasaron el genocidio provocado por el Terror Rojo de Lenin entre 1917 y 1924, con más de un millón de personas asesinadas por motivos políticos o religiosos, a pesar de lo cual gran parte de la izquierda sigue sin tener reparos en blanquear el comunismo y en negarse a condenar ese genocidio, como hicieron socialistas y comunistas en España en marzo, e incluso en ensalzar la dictadura que lo inició, como hizo en 2017 el hoy ministro comunista Alberto Garzón. Recordemos que en su conjunto, las dictaduras comunistas han matado a más de 100 millones de personas en un siglo. No quiero imaginar lo que se diría de la Inquisición si hubiese demostrado la obsesión asesina del totalitarismo marxista.

El bando republicano ejecutó a más gente en un mes que la Inquisición española en 350 años

Así mismo, en la Guerra Civil Española, los comunistas asesinaron a unas 5.000 personas, entre ellas 50 niños en la masacre de Paracuellos de noviembre de 1936, un crimen que la izquierda española nunca ha condenado. Al contrario: sigue ensalzando a ese bando como el representante de la democracia. En marzo, un diputado socialista incluso citó entre los “defensores de la libertad” al comunista Santiago Carrillo, principal responsable de esa masacre en la que en un solo mes y en una sola provincia, la izquierda española mató a más gente que la Inquisición española en 350 años en todos los territorios de la Corona de España (pues a los asesinatos de Paracuellos hay que añadir los de las chekas de Madrid). Ante esas cifras y ante el blanqueamiento que hace la izquierda de esos hechos, cabe preguntarse: ¿alguna vez pedirán perdón por ello?

Imagen: Lullaby pit. Exécution de la guillotine pendant la Révolution française.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    También hay que recordar los ahogamientos de Nantes.

    Esa panda de hipócritas nos exigen humildad y autocrítica, para no repetir los mismos errores, no convertirnos en monstruos fanáticos, pero en realidad intentan manipularnos emocionalmente apelando a los sentimientos de culpa y vergüenza. Y se atreven a darnos lecciones de tolerancia y convivencia cuando son ellos los primeros en olvidar el respeto a la dignidad humana. Se ponen ellos solitos en evidencia cuando alguien osa llevarles la contraria, pues su estrategia de debate no es intentar provocar dudas mediante preguntas incómodas, sino machacar, humillar, maltratar psicológicamente al otro como una forma de castigo hasta que este se calle o ceda.

  2. Marcial

    Siento discrepar de S. JP II.

  3. Ginés Ladrón de Guevara

    Antes verás a las vacas volar que a los socialistas pedir perdón por sus crímenes.

    Si hay algo que excite a los socialistas es un genocidio. Ya llevan unos cuantos.

  4. JuanM

    Yo soy católico, puede que de los malos católicos, y no siento vergüenza de la Inquisición española.

  5. Pues yo, como católico -y no precisamente de los buenos-, coincido plenamente con San Juan Pablo II y me alegro de que la Iglesia pidiese perdón por la Inquisición. Con ello demostró mucha más coherencia y decencia que los que se dicen demócratas y no condenan los crímenes de la Revolución francesa o del comunismo.

    Por otra parte, no veo coherente criticar las ejecuciones que se llevan a cabo en países islámicos por motivos religiosos y al mismo tiempo no desaprobar a la Inquisición simplemente porque era de la Iglesia Católica. Torturar y ejecutar a personas por cuestiones religiosas es una barbaridad lo haga quien lo haga.

  6. Simbad

    Si, estoy de acuerdo con lo que comenta Elentir. Sin embargo la Inquisición en sí no fue tan mala como se puede pensar. Benedicto XVI (Cardenal Ratzinger y gran Santo Padre y mente teologal que tenemos hoy en día en la Iglesia) afirmó eso en algún momento: La Inquisición romana, dijo, “no era tan oscura como se cree” sino que incluso “luchó contra el fanatismo”.

  7. pacococo

    Ya se sabe que al mejor escribano se le escapa un borrón y a S. Juan Pablo se le escapó este.

    Estamos en la cultura del perdón, se pide perdón por todo, excepto los marxistas que nunca lo piden. Hay que reconocer que en eso son coherentes, asumen los crímenes de sus antecesores sin el menor problema.

    La Iglesia no debe pedir perdón por algo que fue muy meditado y como solución a males que amenazaban, no sólo a la Iglesia, sino a la sociedad en su conjunto. El resultado fue positivo, entre otras cosas, se evitaron las guerras de religión y algunos otros males.

    Los procesos se hacían con todas las garantías y las prisiones eran mejores que las normales, de forma que los presos pedían que los llevaran a ellas.

    No podemos juzgar algo del siglo XV con mentalidad del XXI. Cuando la sociedad evolucionó, la Inquisición se hizo superflua y desapareció.

  8. Jandro

    No se puede analizar la Historia desde el presentismo, y los hechos se pueden entender mucho mejor si se conoce el contexto. Esto es cierto…

    Pero no porque existiese otro contexto y otra mentalidad en esa época se puede dejar de apreciar que en absoluto se estaba aplicando algo compatible con la Palabra de Dios en gran parte de los procesos y en todas las ejecuciones. Es una vergüenza que debemos reconocer. Imputable a la debilidad humana, probablemente menor que otras atrocidades coetáneas, seguramente superado en crueldad por otras denominaciones religiosas, pero, en cualquier caso, algo bochornoso y terrible lo pongamos como lo pongamos.

  9. Alan

    Discrepo, la inquisición española no tiene nada que ver con la monstruosidad que se gestó más allá de los pirineos. Primero por crear el sistema garantista en los juicios y segundo por eminencias como Salazar y Frías que pusieron orden a la superstición, ten en cuenta Elentir que en aquella época partíamos de una reconquista brutal que duró 800 años, sus menesteres fueron mantener el orden social y eclesiástico por la península, impidiendo que pasarán musulmanes y judíos. Por otra parte su Index Librotum Prohibitorum era totalmente diferente a los de Europa, hasta el punto de tener conflictos hasta con el propio Vaticano, por ejemplo, en temas donde los protestantes causaron las auténticas matanzas que achacan a los católicos, como fue la caza de brujas. Aquí se dictó que todo eso era producto de la superstición, ya que se dieron cuenta de que en el territorio del reino empezaron a aparecer supuestos casos de brujería en zonas donde nunca se había oído hablar de estas. Salazar y Frías conocido como el Abogado de las brujas, dio por terminado este episodio con un 8% de casos llevados a cabo por tribunales inquisitoriales donde con sólo una conversión bastaba para tener libertad, puesto que mientras los protestantes veían a las brujas como culpables absolutos, aquí se las trataba de víctimas.

  10. In aqua veritas

    No se debería olvidar que la Inquisición española fue creada (1478) por los Reyes Católicos, es decir por el poder civil, y no por el eclesiástico, como algunos creen.

  11. El Peregrino Gris

    Aquí me parece que todos tenéis algo de razón.

    No se puede criticar una época pasada con la mentalidad actual, por lo que no hay que tener vergüenza por unos hechos acaecidos hace siglos. Tampoco pedir perdón pues no tenemos responsabilidad ninguna. Como tampoco los alemanes de hoy no tienen responsabilidad por los crímenes de guerra de 1945.

    Por otro lado las disculpas de la Iglesia, representada por san Juan Pablo II, me parecen muy necesarias. Principalmente porque la Iglesia no es un partido político sino que es una entidad sobrenatural. Como tal, la barrera del tiempo no tiene el mismo significado y un pecado cometido hace siglos puede tener heridas sangrantes aún en el presente. Si un sefardí, por ejemplo, tiene un resentimiento con la Iglesia por lo que se le hizo a sus tatarabuelos, es necesario pedir perdón (esté o no justificado nuestra culpa) para empezar a sanar la herida.

    En este caso, pedir perdón no es solo cuestión de que nosotros nos quitemos un cargo de conciencia, o para tranquilizar a nadie. Se trata de una manifestación de una voluntad profunda de querer restaurar la relación con el otro. De modo que, ¿cuántas veces hay que pedir perdón? ¿Hasta siete veces (nº de la plenitud)? Cristo dice: ¡Hasta setenta veces siete!

    Porque muchas veces, nuestro enemigo no es capaz de perdonar, no puede porque el odio se lo impide. ¿Y qué podemos hacer lo cristianos frente a alguien que no escucha, que nos odia sin importar las veces que nos disculpemos? Solo una cosa: enseñarle que le amamos. Enseñarle que le tenemos tanta estima a nuestro enemigo que cuando nos acometa, no nos defendemos. Que cuando nos insulte, no repliquemos. En una frase: que no nos resistamos al mal. Esto, por supuesto, es imposible de hacer a no ser que vivamos ya en comunión con Dios.

  12. Jorge S

    Elentir, te has olvidado los muertos por el comunismo chino: hambrunas y revolución cultural mataron a más gente por la “gloria ideologica” comunista que las de los rusos, o no?

  13. Luna

    Hay que tener en cuenta que Juan Pablo II no pidió perdón por aquello que quieran achacar los generadores de leyenda negra. Su acto no supone por tanto que refrende cualquier acusación gratuita contra la Iglesia por parte de quienes no piensan más que en condenarla y quienes parecen preocupadísimos en que cumplamos unos preceptos que ellos odian tanto como a la Iglesia misma (y luego nos llaman hipócritas).

    La Inquisición eclesiástica (y no confundir con tribunales CIVILES de aquí o de allá, en el Renacimiento, Barroco o cuando sea) tuvo el cometido de evitar linchamientos y juicios sumarísimos populares, que podían ser llevados por personas absolutamente ignorantes. Y con esto salvó una cantidad de vidas que nunca podremos calcular, evitó torturas y tratos vejatorios, a la vez que construía mucho en el ámbito garantista. Un principio que le guió: “In dubio pro reo” (Ante la duda, en favor del acusado). Aún persiste porque debemos tanto al Derecho Romano como al Derecho Cristiano. A ver cuándo a éste segundo le concedemos la importancia que realmente tiene.

    No me gusta autocitar a un mismo blog pero en este caso lo tengo muy claro. Leed https://www.outono.net/elentir/2021/08/03/islamistas-asesinan-a-3-462-cristianos-por-su-fe-en-un-pais-y-el-mundo-se-calla/ y ya me diréis si los de Bocko haram piden perdón por estos asesinatos. Les bastan dos años para sobrepasar siglos de inquisición. No sólo podemos hablar de leyenda negra y leyenda rosa, contemplemos la leyenda de los tranvías que no han pasado por aquí.

    Tranvías que nunca han pasado por aquí, como el aborto que a estas alturas va por el equivalente en muertos a la población de Barcelona, Sevilla y [Elentir, échame un cable porque no estoy al día, añádeme la que cubra el cupo de equivalencia, porfa.] ¿Pide alguien perdón por todas estas muertes… o la ampliación de las mismas?. Aquí se caen completamente esos argumentos sobre si las mal llamadas víctimas de la Inquisición eran inculpadas injustamente. O si no lo hiciera cuanto menos se equipararía a esta pena de muerte, claramente para inocentes en el caso del aborto.

    Y tranvías que pasarán, Dios nos perdone. Mi hija escribirá un comentario dentro de treinta o cuarenta años sobre los resultados de la eutanasia, ahora emergente. Quizá yo no esté ya en estas estrellas sino en las otras pero allí vea más toda esta mortandad que nos justifican. Lo que no creo es que me vaya a parecer que unos muertos “se lo merecían” porque lo dicen los progres.

  14. Jorge S, no me olvidé. Los millones de víctimas de la dictadura china aparecen en la entrada sobre los más de 100 millones de muertos del comunismo que he enlazado aquí:
    https://www.outono.net/elentir/2017/12/17/los-mas-de-100-millones-de-muertos-que-causo-el-comunismo-divididos-por-paises/

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.