La pretensión de los federalistas europeos choca con la soberanía nacional

Nueve argumentos para rechazar la creación de un ejército propio para la Unión Europea

De vez en cuando, los federalistas europeos reavivan el debate sobre la supuesta necesidad de un ejército propio para la UE. Pero ¿en serio necesitamos eso?

El saludo militar: origen, tipos y curiosidades
Honores a los enemigos caídos: cuando la guerra no está reñida con la caballerosidad

La evacuación de Afganistán ha sido utilizada como excusa por el socialista Josep Borrell, Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, para reabrir el debate. “Espero que esta situación ayude a hacer entender bien el concepto de la autonomía estratégica”, dijo esta semana, y añadió: ya quisiéramos ahora tener capacidad de actuar por nuestra cuenta, tener una fuerza militar capaz de movilizarse como los americanos movilizan la suya”.

Hay buenos argumentos para rechazar esa pretensión de los federalistas europeos. Os indico a continuación algunos:

  1. La Defensa es una prerrogativa nacional de los países miembros de la UE, y debe seguir siéndolo, ya que la posesión de unas Fuerzas Armadas es un característica claramente ligada a la soberanía nacional. La creación de un ejército europeo mermaría la soberanía nacional de los países miembros, otorgándole el status que tienen los estados que forman EEUU, lo que supondría la disolución de facto de cada uno de los países europeos y de sus correspondientes ejércitos. Ya no habría Armada Española, ni Ejército de Tierra ni Ejército del Aire. Nuestros militares no estarían a las órdenes del Rey y del Parlamento Español, sino a las órdenes de los miembros de la Comisión Europea. Muchos europeos no queremos que nuestras Naciones y sus ejércitos desaparezcan para que los burócratas de Bruselas puedan acumular más y más poder.
  2. Los europeos ya tenemos una estructura de colaboración en defensa que resulta muy eficaz: la OTAN. Se basa en una cooperación leal entre naciones libres e independientes. Además, se trata de una estructura que tenemos en común con países que están fuera de la UE, como EEUU, Canadá, Reino Unido y Turquía. Por tanto, además de ser contrario a la soberanía nacional, un ejército europeo resulta innecesario y se solaparía con la estructura de la OTAN, con la que los países de la Alianza han podido dotarse de herramientas de defensa comunes, como los AWACS E-3 Sentry, los RQ-4 Global Hawk y los C-17 del Strategic Airlift Capability Program.
  3. La UE está convirtiéndose en un peligroso megaestado. La élite burocrática de Bruselas ha adquirido las peores características de un Estado elefantiásico, agravadas por su alejamiento del ciudadano de a pie. La diarrea legislativa del Parlamento Europeo se ha tornado en un afán de imponer agendas ideológicas a los países miembros, con unos visos totalitarios que empiezan a resultar alarmantes. Con una UE que parece empeñada en parecerse cada vez más a la URSS, cabe preguntarse si lo que quieren algunos es un ejército europeo para emular a los soviéticos en su invasión de Hungría en 1956 y de Checoslovaquia en 1968, cuando algún país miembro -como ocurre ahora con Polonia y Hungría- se desmarque de esa agenda ideológica.
  4. El problema del reclutamiento: hoy en día la mayoría de las fuerzas armadas de los países miembros de la UE son ejércitos profesionales. Sin embargo, algunos federalistas europeos están reclamando ya un ejército europeo con servicio militar obligatorio. Cabe preguntarse con qué derecho pretenden imponer tal cosa a los jóvenes de los países miembros. ¿Se aprobaría en referéndum? Y si ese referéndum acaba en un rechazo a ese servicio, por ejemplo, en España, pero en países mucho más poblados como Alemania y Francia se aprueba, ¿los jóvenes españoles tendrían que hacer una “mili” europea obligatoria porque alemanes y franceses lo quieren?
  5. La adversa experiencia del Eurocuerpo: en 1993 Francia y Alemania formaron un cuartel general de cuerpo de ejército común con sede en Estrasburgo, denominado Eurocuerpo. Funciona como un cuerpo de ejército multinacional, al que los países miembros asignan libremente las fuerzas que deciden. En los años siguientes a su creación se sumaron a él Bélgica, España y Luxemburgo. A partir de 2002 se asociaron Grecia, Turquía, Italia, Polonia y Rumanía. También hubo otros países que se asociaron a él, como el Reino Unido, Países Bajos, Finlandia, y Canadá, que acabaron desvinculándose. A día de hoy, los países implicados son una minoría de los 27 miembros de la UE. Ante tan escaso interés por el Eurocuerpo, ¿algunos ya se quieren lanzar a hacer un ejército de la UE?
  6. Europa ya tuvo una organización de defensa, la Unión Europea Occidental (UEO), y sus misiones exteriores no evidenciaron la necesidad de un ejército europeo, pues fueron perfectamente asumibles por las fuerzas armadas de los países miembros en el marco de esa colaboración común sin tener que renunciar a su soberanía nacional. Las competencias de la UEO fueron asumidas por la UE tras su disolución en 2011, sin que desde entonces se haya evidenciado la necesidad de un ejército europeo.
  7. ¿Quién dirigiría ese ejército europeo y a qué intereses serviría? Los países europeos que más invierten en defensa son Francia y Alemania. Son también los países más poblados. Así pues, es lógico pensar que querrían llevar la voz cantante en un posible ejército de la UE, como ya la llevan en la propia Unión, y esto sería una fuente de conflictos. No es algo comparable al mayor peso que tienen unas regiones frente a otras en un país: la UE no es un país, y sus países miembros no son meras regiones, sino Estados soberanos.
  8. Sus efectos negativos en la industria de defensa. También habría que valorar los conflictos en materia de industria de defensa. Con una UE cada vez más intervencionista, ¿cuánto tardaría en reclamarse una concentración de esa industria, con la consiguiente merma de la libre competencia y sus efectos negativos? La experiencia de los proyectos de defensa europeos -que tardan demasiado en desarrollarse y acaban estrenándose ya obsoletos o con deficiencias (Eurofighter, Eurocopter Tigre, NH-90, etc.)- debería servirnos de escarmiento.
  9. ¿Qué pasaría si un país de la UE decide abandonarla? Imaginaos un caso similar al BREXIT británico pero teniendo que proceder a la separación del ejército europeo de las fuerzas militares correspondientes al país en cuestión. ¿Quién decidiría qué medios pagados por todos los europeos quedarían en manos de ese país? La negociación del BREXIT ya fue un quebradero de cabeza, y en vez de aprender de la experiencia, algunos aún quieren meternos de lleno en un problema aún mayor, con su empeño en hacer desaparecer a los propios países miembros de la UE.

La Unión Europea no debe dejar de ser una organización internacional formada por países independientes con sus propias fuerzas armadas, para convertirse en un país a costa de suprimir nuestra soberanía nacional y absorber nuestros ejércitos. Los europeos tenemos motivos más que fundados para sentir recelos de la creciente sed de poder de la cúpula de la UE, que es lo que subyace a esas pretensiones de crear un ejército único europeo. Europa no es un país, sino un continente formado por naciones con sus propios idiomas, culturas, costumbres, tradiciones y necesidades. No debemos renunciar a lo que somos para satisfacer las ambiciones de la cúpula política de la UE.

Foto: Reuters. Soldados adscritos al Eurocuerpo plegando la bandera de la Unión Europea.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Qué horror. Y España metida en líos sin fin que ni le van ni le vienen.
    Respecto a la utilidad de la OTAN tengo mis dudas, más aún cuando los que parece que saben dicen que no Ceuta ni Melilla están amparadas. Por cierto, que en Theatrum Belli los marroquíes y franceses acaban de publicar un trabajo conjunto sobre la importancia del mar y su plataforma litoral en el que España aparece mal parada. Ya lo dijo Baños. ¿Vamos a estar en dos organizaciones con un aliado poco fiable como Francia?

  2. Juan José López López

    Eso no es posible . Es una utopía pretender ” casar ” los de carácter y ámbitos propios con los comunitarios . Chocan unos con otros . Son incompatibles .

  3. wladimir

    este ejercito….

    es un total fracazo,seria una megaestructura inutil ademas cada estado europeo sabe como defenderse a si mismo sin tener que esperar que alguien decida por ellos…

    ya se sabe que Bruselas es el gobierno europeo,Berlin es el Banco europeo,hay una corte en Estrasburgo y entonces quien sera el que dirija el ejercito europeo….

  4. DAGM4

    Muy interesante.

  5. Antonio

    Pues vaya por Dios. ¿Cuándo ha tenido España algo parecido al Tifón o al NH90?. Si recelamos de la UE, que ha sido el único ente que nos ha apoyado en la crisis de Marruecos, ¿nos apoyará EEUU?.
    Los principales socios de EEUU son, por este orden; Israel, Arabia Saudí, Catar y Marruecos. A la lista de adquisiciones de armamento de estos países me remito. ¿Dónde nos coloca a nosotros?.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.