Bruselas no les exige los mismos estándares que a Polonia y a Hungría

¿La UE condenará a Alemania y a Austria por violar su Carta de Derechos Fundamentales?

Desde hace tiempo, varias instituciones de la Unión Europea vienen sometiendo a Polonia y Hungría a una clara persecución por motivos políticos.

Hungría y Polonia sí, España no: los motivos del sesgo izquierdista de la Comisión Europea
PP y Socialistas se reparten el TC español 24H después de exigir ‘independencia’ al TC polaco

La persecución de Bruselas a Polonia y Hungría por motivos ideológicos

Los gobiernos de esos dos países han sido acusados por Bruselas de vulnerar el Estado de Derecho por el simple motivo de no plegarse a la agenda ideológica de la izquierda, concretamente a la promoción del aborto y la ideología de género. Algunos han desatado una campaña de difamación contra Polonia y Hungría acusando a sus gobiernos de contradecir los valores europeos, unos valores que nadie parece querer concretar. ¿Matar a seres humanos inocentes e indefensos es parte de esos valores? ¿Lo es imponer unas tesis ideológicas anticientíficas que pretenden desvincular el sexo de la biología?

El silencio de las instituciones europeas ante el caso de España

La prueba de la falsedad de esas acusaciones lanzadas contra Polonia y Hungría es que esas instituciones europeas no han movido un dedo, por ejemplo, ante las violaciones de la Constitución Española por parte del gobierno de Pedro Sánchez, violaciones constatadas ya por tres sentencias del Tribunal Constitucional español ante sendos recursos de Vox. Tampoco han hecho nada ante los reiterados ataques del gobierno socialista-comunista de España contra la independencia judicial. La razón de ese trato tan desigual a unos y otros países es fácil de adivinar. Tanto en la Comisión como en el Parlamento Europeo, los grupos dominantes son el Partido Popular Europeo y los Socialdemócratas, que actúan abiertamente como una “coalición”, como señaló en 2019 Esteban González Pons, eurodiputado español del Partido Popular.

Las medidas dictatoriales que Austria y Alemania imponen a los no vacunados

Estos últimos días hemos tenido una nueva prueba de ese trato desigual por parte de las instituciones europeas. El gobierno de Austria ha ordenado confinar a 2 millones de ciudadanos por no haberse vacunado, una decisión que pretende imponer también Alemania a aquellos de sus ciudadanos que no se han vacunado. Con esta decisión, esos dos países harán la vacunación obligatoria por la vía de la coacción, castigando a quienes no se han vacunado con medidas como impedirles acceder al transporte público e incluso no permitirles acudir a sus lugares de trabajo, unas medidas dictatoriales con las que desoyen las recomendaciones de las OMS de que este proceso debe ser voluntario.

En Austria han llegado al esperpento de enviar a la Policía a patrullar calles y tiendas en busca de no vacunados, como si fuesen delincuentes. ¿Cómo puede ser que dos países que se dicen democráticos hayan llegado a esto?

Unas medidas que violan la Carta de Derechos Fundamentales de la UE

Las medidas coactivas impuestas en Austria y Alemania violan abiertamente el Artículo 3 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que afirma: “Toda persona tiene derecho a su integridad física y psíquica”, y añade que en “el marco de la medicina y la biología se respetarán”, entre otros, “el consentimiento libre e informado de la persona de que se trate, de acuerdo con las modalidades establecidas en la ley”. Esas medidas lesionan también el derecho a la libertad amparado por el Artículo 6, al imponer un arresto domiciliario en toda regla a millones de personas que no han cometido ningún delito.

Sin embargo, en este caso las instituciones europeas permanecen mudas, tal vez porque en Alemania y en Austria gobiernan socios del Partido Popular Europeo, y ha sido la izquierda alemana, con los socialdemócratas del SPD a la cabeza, la que ha propuesto imitar a sus vecinos austriacos en este ataque a los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Oponerse a esos atropellos no es de ‘antivacunas’: es de demócratas

Oponerse a esas medidas dictatoriales no convierte a nadie en “antivacunas” ni “negacionista”, como algunos medios afirman. Yo me he vacunado y recomiendo la vacunación, pero me opongo a que sea obligatoria y que se usen medidas punitivas contra los que no se han vacunado. Como demócrata, me repugna la actitud que estoy viendo en muchos políticos europeos, que parecen haber asumido la idea de que la democracia no es válida en situaciones como la actual, y que en este caso el fin justifica los medios, legitimando medidas propias de un régimen totalitario con la excusa de velar por la salud.

La pregunta que cabe hacerse es: ¿qué otras libertades acabarán suprimiendo con otros pretextos igual de relevantes o aún más destacados? Si alguien considera que la protección de la salud es motivo para dejar la democracia en suspenso, ¿cuánto tardará en aplicar el mismo razonamiento a la lucha contra ciertos delitos violentos, contra los accidentes de tráfico o contra la amenaza de la desinformación? La idea de que debemos dirigirnos a una sociedad más virtuosa suprimiendo la libertad ha sido un viejo anzuelo de los totalitarios para captar el apoyo de millones de incautos. Y dicho sea de paso, no hay discurso populista más peligroso que ése. ¿Con qué autoridad moral quienes sostienen ese discurso se atreven a acusar a otros de “populismo”?

Unas medidas coactivas que fomentan la irresponsabilidad

Esas medidas, además de ser dictatoriales, son ineficaces. Como ya señaló el CDC, estar vacunado no te garantiza que no puedas infectarte y contagiar a otros. Tienen razón los que afirman que una gran campaña de vacunación voluntaria no basta para combatir a una epidemia, pero se equivocan al añadir que debería ser obligatoria. No. Lo que debe complementar a la vacunación voluntaria es la apelación a la responsabilidad personal, que es una facultad vinculada a nuestra libertad. Y difícilmente se puede apelar a esa responsabilidad cuando directamente las autoridades la suprimen al imponer medidas coactivas que suprimen la libertad.

Es más: al suprimir la responsabilidad personal, se crea una falsa seguridad que alimenta actitudes irresponsables que pueden contribuir a extender la enfermedad. Y lo que es peor, es que al final esa irresponsabilidad se transmite a otros ámbitos de la vida, instalando en la gente la tendencia a descargar su responsabilidad en Papá Estado, pues al fin de cuentas cuando tratas a la gente adulta como si fueran niños, acaba adoptando actitudes infantiles que no nos ayudan nada a madurar como sociedad.

Foto: Reuters/Lisi Niesner. Policías austriacos patrullando las calles en busca de personas no vacunadas.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. LuisCarlos17f

    Si nadie está dispuesto a asumir responsabilidades ante los tribunales en caso de indemnizar a los afectados por posibles efectos adversos de las vacunas, que oficialmente todavía están en fase experimental, entonces entonces no se les podrá culpar a los negacionistas/antivacunas por desconfiar de dicho tratamiento. Además resulta demasiado sospechoso ese empeño en las vacunas, cuando no se puedan asegurar su seguridad y eficacia, sin apostar por otras alternativas con medicamentos ya conocidos desde hace años.

    Esto es como en una película o teleserie, sea una policíaca investigando crímenes, o una de sinvergüenzas preparando una estafa, donde pequeños detalles que al principio parecen no tener demasiada relevancia son avisos de que alguien está tramando algo nada bueno.

  2. CanCerbero

    Estará bueno saber los motivos por los que no termina de inspirar confianza la vacuna.
    Con la mayoria de vacunas que conocemos todo se resume a recibir un pinchazo y ya estamos inmunizados. Pero con el coronavirus las cosas son más complejas.

  3. Alberto77

    Geopolítica, Polonia entre dos fuegos, el Globalismo y Rusia

    https://uccpost.es/geopolitica-polonia-entre-dos-fuegos-el-globalismo-y-rusia/

  4. Marcial

    El Derecho y la Justicia los han prostituido. En este sentido merece la pena leer la noticia sobre la resolución del Supremo acerca de la inadmisión de las querellas contra los presidentes del TC en el recurso del aborto. Es vergonzoso. O aberrante, como el indulto a la mujer casada con el ciudadano italiano.

  5. wladimir

    quisiera saber…

    Mientras que a Alemania o Austria la Union Europea no les dice absolutamente nada…
    Porque a Bruselas no les exige los mismos estándares que a Polonia y a Hungría….

    en esto es que se ha convertido la Union Europea…una Dictadura regional con doble vara de medir….pero lo que se les olvida es que los paises como Polonia o los estados Balcanicos…

    tienen gran madurez politica,ya saben lo que es tratar con dictaduras y como enfrentarlas….

  6. Alberto77

    El PP se une a socialistas y comunistas y pide a la Comisión Europea que Polonia se quede sin los fondos de recuperación

    https://gaceta.es/actualidad/el-pp-se-une-a-socialistas-y-comunistas-y-pide-a-la-comision-europea-que-polonia-se-quede-sin-los-fondos-de-recuperacion-20211117-1434/

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.