La última versión de un vehículo usado por los ejércitos desde el siglo XIX

Eleek Atom: el medio silencioso que usan los ucranianos para colarse en la retaguardia rusa

La invasión rusa de Ucrania está asistiendo a una nueva reedición de la guerra de guerrillas por parte de los ucranianos, pero con nuevos recursos.

Rusia ya ha perdido en Ucrania más de 3.600 vehículos en 11 semanas: éstos son sus tipos
Ucrania exhibe los tanques capturados a los rusos y que ahora usa contra los invasores

Irónicamente, uno de esos recursos es la más reciente versión de un medio de transporte que varios ejércitos empezaron a usar en el siglo XIX: la bicicleta. Un medio barato, fácil de usar y muy práctico, y que ahora se ha renovado mediante la incorporación de un motor eléctrico.

Este miérvoles, la web The War Zone publicó un reportaje sobre el uso de bicicletas eléctricas por parte de las fuuerzas ucranianas, y señalando que los voluntarios de la Legión Georgiana, que luchan del lado de Ucrania, las necesitan para poder infiltrar a sus francotiradores tras las líneas enemigas sin ser escuchados. Da la casualidad de que hay una compañía ucraniana, Eleek, que fabrica bicicletas eléctricas. Nada más iniciarse su invasión, la empresa donó todas sus existencias de su modelo Eleek Atom a las Fuerzas Armadas Ucranianas, e incluso ha hecho nuevas bicicletas eléctricas incorporando mejoras según las indicaciones de sus militares, entre otras cosas, pintándolas de verde oliva.

Estos vehículos ligeros y silenciosos son muy útiles para los francotiradores y pequeñas unidades de reconocimiento, cuyas misiones requieren un gran sigilo, así como para mensajeros militares, para que los sanitarios puedan proporcionar ayuda urgente a los soldados e incluso para llevar pequeñas cargas. Gracias a su motor eléctrico, es más difícilmente detectable que una moto por parte de los visores términos rusos.

Las fuerzas de operaciones especiales de EEUU vienen mostrando interés por este tipo de vehículos, precisamente por los silenciosos e indetectables que son. Ésta es la primera vez que son probados en una guerra.

Hace un mes, Eleek publicó este vídeo mostrando las ventajas que suponen para los soldados desplazarse con estas bicicletas eléctricas en determinadas misiones. En la grabación, una Eleek Atom se mueve por un bosque haciendo muy poco ruido (prácticamente sólo el del roce contra el suelo):

Según indica la web de esa empresa ucraniana, una Eleek Atom puede alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h, con una autonomía de 150 km y una capacidad máxima de carga de 150 kg.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante…

    esta Ciclomotos (bicicletas motorizadas) electrica se ve bien practica….y se ven ta utiles que las fuerzas de operaciones especiales de EEUU vienen mostrando interés por este tipo de vehículos…

    y saben despues de la guerra seria bueno que hubiesen versiones civiles de esta bicicletas electricas que tambien son por ser electricas serian un buen transporte ecologico….imagino que se venderian en masa….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

Entre el 8 y el 11 de mayo, se celebró en Camp Ādaži, Letonia, una nueva edición de la competición acorazada anual Iron Spear de la OTAN.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS fue conocida por emplear a sus tropas como simple carne de cañón, enviándolas al frente incluso sin armas.

El pasado fin de semana, el Puerto de Vigo recibió la visita de un visitante poco habitual por estas cosas: el Servicio Naval de la República de Irlanda.