La destreza de Robert S. Johnson se combinó con la resistencia de su caza P-47

El milagroso vuelo que protagonizó un as americano en la Segunda Guerra Mundial

La historia de la aviación está llena de hechos tan asombrosos que parecen fruto de un milagro. Uno de ellos lo vivió el piloto Robert Samuel Johnson.

Pub Ye Olde: el bombardero B-17 americano salvado por el piloto de un caza Bf-109 alemán
Saburō Sakai: la historia de un piloto samurái japonés al que su honor convirtió en un héroe

Un vínculo con la aviación que surgió en la niñez

Robert nació en 1920 en Lawton, una pequeña ciudad de Oklahoma, en Estados Unidos. Su interés por la aviación empezó cuando sólo tenía 8 años. Su padre, que era mecánico, le llevó a ver un espectáculo aéreo de los Three Musketeers, una patrulla acrobática formada el año anterior por el Cuerpo Aéreo del Ejército de EEUU. Cuando tenía 12 años pudo por fin volar a bordo de un trimotor Ford, durante un breve vuelo de su ciudad. Era el comienzo de una vida relacionada con la aviación que le llevaría a protagonizar un vuelo puramente milagroso.

Robert Samuel Johnson fotografiado con su P-47 (Foto: American Air Museum in Britain).

Su alistamiento antes del ataque japonés a Pearl Harbor

En el verano de 1941, a los 21 años, Robert se alistó en el Cuerpo Aéreo del Ejército de EEUU, cuando este país aún no había entrado en la Segunda Guerra Mundial. Empezó su adiestramiento prevuelo en noviembre, y estaba cursando esa etapa de su formación como cadete cuando se produjo el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Robert empezó su entrenamiento de vuelo en febrero de 1942, y se graduó con el rango de teniente segundo el 9 de julio de ese año. Díez días más tarde fue asignado al 56º Grupo de Caza, dotado con cazas Republic P-47B Thunderbolt, un avión conocido por su resistencia a los daños en combates aéreos. Robert iba a tener la oportunidad de probarla.

El combate sobre Francia ocurrido el 26 de junio de 1943

El 26 de junio de 1943, Robert volaba en la cola de una formación de 48 cazas P-47C que habían despegado de la base de RAF Manston, en el este de Inglaterra, con el fin de proporcionar escolta a una formación de bombarderos B-17 que volvían de una misión contra el aeródromo de Villacoublay, en las afueras de París.

La carlinga dañada del P-47C con el que Robert Samuel Johnson voló el 26 de junio de 1943, el 41-6235 HV-P “Half Pint” (Foto: American Air Museum in Britain).

Cuando volaban cerca de Forges-les-Eaux, los P-47C fueron súbitamente atacados por 16 cazas alemanes Focke-Wulf Fw 190. El avión de Robert fue uno de los primeros alcanzados por los disparos de los cañones de 20 mm de los enemigos. Su carlinga quedó dañada y se averió el sistema hidráulico del avión, que empezó a caer. Una bala de ametralladora alcanzó a Robert en la punta de la nariz y también sufrió heridas a causa de la metralla. La carlinga se incendió por un momento. Malherido y casi cegado por el fluido hidráulico, Robert intentó saltar, pero la carlinga no se abría. A pesar de todo, Robert logró estabilizar el avión y dirigirlo hacia el Canal de La Mancha.

Sin embargo, los problemas de Robert no acabaron ahí. Un Fw 190 se acercó por su cola y empezó a dispararle, provocando nuevos daños en el ya destrozado P-47C. El piloto americano logró maniobrar para evitar más daños, e incluso logró que el piloto alemán le sobrepasara, devolviéndole el fuego a pesar de que tenía los cristales de la carlinga casi cegados por el líquido hidráulico. En un extraño giro de los acontecimientos, el piloto alemán maniobró para situarse a su lado y, mirándole, le dirigió un saludo militar. Robert pensó que su rival le estaba perdonando la vida, pero no era así.

Otra foto que muestra los daños sufridos por el P-47C de Robert Samuel Johnson (Foto: American Air Museum in Britain).

Tras el caballeroso gesto, el piloto alemán volvió a situarse en la cola del P-47C y reanudó sus disparos contra él. Una vez más, el robusto avión americano resistió, ayudado por la habilidad de su piloto. Nuevamente, el piloto alemán volvió a situarse junto al avión de Robert para dedicarle u nuevo saludo. Esta vez el gesto ya no debió hacerle tanta gracia al protagonista de nuestra historia. Como había ocurrido antes, el aviador alemán volvió a situarse detrás del caza americano y continuó disparando contra el P-47C, esta vez con sus ametralladoras de calibre 7,92 mm, tras agotar la munición de calibre 20 mm.

Finalmente, el piloto alemán agotó su munición. Volvió a acercase al avión de Robert, le hizo un saludo balanceando el avión y se marchó. El piloto americano logró regresar y aterrizó su avión en RAF Manston. Se lo llevaron al hospital con quemaduras y heridas de metralla. Tras aquella misión, Robert tuvo curiosidad y se acercó a su avión a hacer recuento de los daños. Contó 200 agujeros de bala sin molestarse siquiera en dar un rodeo por el avión, y no siguió contando. Aquella misión demostró hasta qué punto el P-47 era capaz de resistir el fuego enemigo.

Robert Samuel Johnson a bordo de su P-47, con 16 victorias ya confirmadas cubriendo un lateral del avión (Foto: American Air Museum in Britain).

Terminó la guerra convertido en un as con 27 victorias

Increíblemente, a pesar de los daños sufridos, 5 días después Robert volvió a volar. Durante la guerra logró 27 victorias, fue el primer piloto americano en Europa que logró superar las 26 victorias logradas por el as americano Eddie Rickenbacker en la Primera Guerra Mundial. Fue relevado del servicio en 1944 tras completar 91 misiones con el 56º Grupo de Caza, y gue licenciado en 1946 con el rango de Teniente Coronel. Falleció el Tulsa, Oklahoma, el 27 de diciembre de 1998, a los 78 años de edad. Aún hoy se desconoce con certeza quién era aquel piloto alemán. Algunos afirman que podría tratarse del as Egon Mayer, derribado el 2 de marzo de 1944, a los 26 años de edad, cuando ya acumulaba 102 victorias, entre ellas el derribo de 12 P-47.

Hoy, el siempre interesante canal de Youtube Yarnhub ha publicado un formidable vídeo sobre aquel milagroso vuelo de Robert Samuel Johnson (está en inglés, pero dispone de subtítulos en español; se pueden activar en la barra inferior del reproductor):

Imagen principal: Lemsip / Reddit.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante…

    vaya…que tan “amistoso” fue el gesto del piloto Aleman con este piloto Americano…
    definitivamente no debio haberle hecho mucha gracia…mas bien le pudo haber parecido una broma de mal gusto…o sera que el piloto aleman estaba sorprendido con la resistencia del avion americano?…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.