50.000 miembros de la resistencia polaca fueron enviados al Gulag soviético

Una historia silenciada: la represión comunista contra polacos que combatieron al nazismo

Aunque mucha gente no lo sabe, Polonia tuvo el movimiento de resistencia más activo de todos los países ocupados por la Alemania nazi.

La resistencia olvidada: lucharon contra los nazis y después contra los comunistas
20 hechos históricos que niegan la idea del comunismo como gran enemigo del fascismo

El Ejército Polaco fiel al Gobierno de Polonia en el exilio

La aportación polaca al bando aliado se podría dividir en dos grandes ramas: la de aquellos que eran fieles al Gobierno polaco en el exilio (con sede en Londres) y la de quienes eran fieles a Moscú. La primera rama fue la más numerosa. En su seno se formó el Armia Krajowa (Ejército Nacional), la mayor organización de resistencia de la Segunda Guerra Mundial, que llegó a contar con unos 400.000 miembros, la mayoría de ellos católicos. En cuanto a las fuerzas regulares, el Ejército Polaco en el frente occidental llegó a contar con unos 250.000 soldados, incluyendo las fuerzas terrestres, marinos y aviadores.

Miembros de la 3ª Brigada de Vilna del Armia Krajowa en Turgiele, actual Lituania, el 9 de abril de 1944. La resistencia polaca fiel al Gobierno polaco en el exilio creó unidades uniformadas que provocaron muchos problemas a los alemanes en su retaguardia (Foto: Mikołaj Kaczmarek).

Las fuerzas polacas que combatieron a las órdenes de Moscú

Vayamos ahora con la rama comunista. Al igual que ocurrió en la mayoría de los países ocupados por los alemanes, la resistencia comunista polaca no se activó hasta la invasión alemana de la URSS en junio de 1941. También fue una resistencia mucho más reducida que la de los fieles al Gobierno polaco en el exilio. Esto, en gran medida, fue culpa de Stalin, ya que en 1937 y 1938, entre 50.000 y 60.000 polacos residentes en la URSS, en su mayoría comunistas, fueron asesinados en una gran purga por el mero hecho de ser polacos, ya que eso los convertía en sospechosos de espionaje a los ojos del paranoico dictador soviético.

Entre 1944 y 1945, Moscú formó el llamado Ejército Popular Polaco, que llegó a tener unos 200.000 soldados (muchos de ellos reclutados a la fuerza entre la resistencia polaca fiel al Gobierno en el exilio). Dividido en dos cuerpos de ejército, tuvio un papel importante en el frente oriental y concretamente en la Batalla de Berlín. En cuanto a los insurgentes, en marzo de 1942 se formó la Gwardia Ludowa (Guardia Popular), que en enero de 1944 dio paso al Armia Ludowa (Ejército Popular), fiel a Moscú y que llegó a contar con 14.000 miembros. Esta guerrilla comunista no sólo combatió contra los alemanes, sino también contra el Armia Krajowa, incluso delatando a algunos de sus miembros a la Gestapo, como ocurrió en febrero de 1944.

Soldados de la 1ª Brigada Independiente de Paracaidistas del Ejército Polaco en el frente occidental formando el 15 de junio de 1944 en el Reino Unido (Foto: Mikołaj Kaczmarek).

Debido a la falta de apoyo que tenían entre la población polaca, los partisanos comunistas se dedicaron a menudo al bandidaje, e incluso estuvieron implicados en matanzas de judíos, como el Pogromo de Ludmiłówka, perpetrado por una unidad de la Gwardia Ludowa dirigida por Grzegorz Korczyński, un veterano de las Brigadas Internacionales de la Guerra Civil Española. En aquella matanza, los partisanos comunistas asesinaron a unos 100 judíos, incluyendo mujeres y niños, después de protagonizar una refriega interna en la que algunos milicianos comunistas acabaron matando a miembros de su propia milicia.

50.000 miembros de la resistencia polaca fueron enviados al Gulag soviético

Después de la Segunda Guerra Mundial, la dictadura comunista instaurada por Stalin en Polonia consideró “fascistas” a los soldados polacos fieles al Gobierno en el exilio, y les trató como si hubiesen sido colaboradores de los nazis y unos criminales, dirigiendo contra ellos una campaña de difamación. Unos 60.000 miembros Armia Krajowa que habían sobrevivido a la guerra fueron detenidos por los soviéticos, siendo enviados muchos de ellos a Majdanek, un antiguo campo de concentración que fue reutilizado por el NKVD soviético para encarcelar a la resistencia polaca. Muchos de miembros del AK fueron torturados y asesinados en masacres como la de Uroczysko Baran, y 50.000 de ellos fueron enviados a Gulags en Siberia.

El General Władysław Anders, comandante del Segundo Cuerpo del Ejército Polaco en el frente occidental. Tras la guerra permaneció exiliado en el Reino Unido y la dictadura comunista polaca le desposeyó de su nacionalidad, igual que hizo con otros soldados polacos que habían luchado contra los alemanes junto a los aliados occidentales. Anders falleció en Londres en 1970 (Foto: Mikołaj Kaczmarek).

El exilio de los polacos que lucharon con los aliados occidentales

Muchos miembros del Ejército Polaco en el frente occidental corrieron una suerte parecida cuando se decidieron a volver a su país una vez acabada la guerra. El hecho de haber luchado junto a los aliados occidentales les convertía en enemigos del Estado a los ojos de Stalin, antes incluso de que diese comienzo la Guerra Fría. Ante la represión que sufrían los que volvían a Polonia, unos 150.000 soldados polacos permanecieron en el exilio. La dictadura comunista les despojó de su nacionalidad, convirtiéndoles legalmente en apátridas.

En el Reino Unido se formó un Cuerpo de Reasentamiento Polaco para desmovilizar y dar alojamiento a esos soldados y a sus familias. Entre civiles y militares, en el Reino Unido llegó a haber unos 200.000 exiliados polacos tras la guerra. Una parte de ellos pasaron a Estados Unidos y Canadá, asentándose allí. Algunos también se instalaron en España, pues en Madrid la Embajada polaca permaneció abierta durante toda la guerra, y el régimen del general Franco continuó reconociendo al Gobierno polaco en el exilio hasta 1969.

La ficha de prisionero en Auschwitz de Witold Pilecki, oficial del Armia Krajowa y uno de los más grandes héroes de la Segunda Guerra Mundial. Se infiltró en el campo de exterminio Auschwitz en 1940 y estuvo remitiendo informes sobre lo que allí ocurría. Finalmente se fugó, luchando contra los alemanes en el Levantamiento de Varsovia de 1944. Tras la guerra se unió a la resistencia anticomunista, siendo uno de los fundadores del grupo Wolność i Niezawisłość. Los comunistas le detuvieron y le asesinaron en la prisión de Mokotów en la noche del 25 de mayo de 1948.

La reacción a la represión: la resistencia anticomunista polaca

La represión contra los soldados polacos fieles al Gobierno en el exilio, una represión que se inició ya en 1944, fue uno de los motivos a muchos de ellos a continuar la lucha, esta vez contra el comunismo. La resistencia anticomunista polaca llegó a contar con entre 150.000 y 200.000 miembros antes de 1947. Estos soldados, que seguían combatiendo muchos de ellos uniformados, se organizaron en grupos como Wolność i Niezawisłość (WiN, Libertad e Independencia) y el Konspiracyjne Wojsko Polskie (KWP, Ejército Clandestino Polaco). El último de ellos, Józef Franczak “Lalek”, fue asesinado el 21 de octubre de 1963. Tenía 45 años y había estado combatiendo en la resistencia durante 24 años, primero contra los nazis y después contra los comunistas.

Durante años, la historia de estos héroes fue silenciada por el comunismo. Aún hoy en Occidente muchos ignoran su existencia. Los héroes polacos que sufrieron la represión comunista fueron rehabilitados tras la caída del comunismo. Todavía hoy Polonia sigue tratando de localizar e identificar los restos de muchos de ellos, ya que fueron asesinados por los comunistas y enterrados en lugares no comunicados y fosas comunes. Sirva esta entrada como homenaje a todos esos héroes y exiliados.

Cześć i chwała bohaterom!
¡Honor y gloria a los héroes!

Foto principal: Mikołaj Kaczmarek. Soldados del Armia Krajowa durante el Levantamiento de Varsovia de 1944 contra la Alemania nazi.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Viento

    Este año las sirenas de Varsovia à las cinco de la tarde sonarán, me da la impresión, por los héroes polacos del 44 y también por los héroes que resisten en Ucrania al nuevo Hitler del Reich ruso, el ZZar comunista Putin. ¡Viva Polonia! ¡Viva Ucrania! ¡Gloria a los héroes de Polonia y de Ucrania!

  2. wladimir

    veridica e interesante historia….

    y es cierto los polacos lucharon contra dos sistemas dictatoriales primero contra los nazis y posteriormente contra los Sovieticos…son uns valientes y han tenido el coraje que muchos aca en Europa Occidental no tuvieron…

    la parte que desconocia es lo que los “amables y agradables” Sovieticos Rusos le hicieron a la resistencia polaca,50.000 miembros de la resistencia polaca fueron enviados al Gulag soviético que lamentable…siendo los Rusos supuestamente parte de los Aliados…por algo George Patton y Winston Churchill nunca confiaron de los Sovieticos….

    por cierto Putin y sus amigos acaso no querran repetir la hazana de invadir Polonia otra vez?…porque si se les ocurre esa genialidad…se van a encontrar con una Polonia que ya los conoce y volveran a ser derrotados…sucederia otro “Milagro de Varsovia”…

  3. FaramirGL

    La lucha de estos valientes no ha terminado. Aquí mismo hemos de seguir enfrentándonos a socialistas, comunistas, feministas y nacional-socialistas hasta derrotarles por completo y sacarles de España primero, y de toda Europa después.

    Lo peor que le ha ocurrido a la humanidad es el socialismo y contra él hemos de hacer todos los esfuerzos posibles.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.