Las etiquetas ideológicas no pueden ocultar la realidad científica del aborto

Lo disfrazan de liberalismo o progresismo, pero abortar es matar a los hijos por nacer

Mie 29·5·2013 · 23:08h 11

Hoy Gallardón ha tenido una intervención brillante en el Congreso, defendiendo a los niños por nacer frente a la ofensiva abortista del PSOE. Las palabras del ministro contrastan, eso sí, con sus decepcionantes declaraciones de la semana pasada. Además, me ha llamado la atención ver a Eduardo Madina, del PSOE, diciendo que el aborto es el “corazón de nuestra democracia”, y a Gallardón pidiéndole que sea progresista y defienda al más débil.

Si llamas ‘avance’ al aborto, ¿adivinas cuál es para ti el país más ‘avanzado’?
El aborto y las burdas falacias de Ayn Rand
El aborto, medio de control social con fines racistas

Cierto es que matar a los miembros más débiles de la sociedad no es ninguna forma de progreso, si entendemos por tal cosa un proceso de perfeccionamiento de la sociedad, claro. Porque si entendemos el progreso como un mero paso hacia adelante, indudablemente el aborto lo es: un paso adelante hacia un abismo ético, moral, democrático y demográfico. En este tema, los que se autodenominan progresistas, casi todos ellos defensores del relativismo moral, han asumido sin rechistar los más absurdos y anticientíficos disparates para negar el derecho a vivir por razón de edad. Es lo que ocurre cuando se anteponen las tesis de una ideología a la verdad y a la realidad. Algo que no ocurre sólo con el llamado progresismo.

¿Tardaremos mucho en ver a algunos defendiendo el ‘derecho’ a robar?

Y es que en otro margen del escenario ideológico -aunque a veces los límites ya se confunden-, algunos consideran que lo liberal es conceder libertad para abortar. Con esto no hacen más que aceptar las machaconas mentiras de la propaganda abortista según las cuales matar a un hijo por nacer es un “derecho” de su madre. Considerar liberal matar a un hijo no nacido porque algunos apelan a la libertad para justificarlo, deja la puerta abierta a muchas cosas. Y es que si algunos han sido capaces de negar una evidencia científica como el inicio de la vida humana, llegando a sostener la absurda idea de que las mujeres conciben seres no humanos e incluso seres no vivos, ¿qué otras cosas menos importantes no serán víctimas de la misma óptica relativista? Por ejemplo: dentro de unos años, y previa campaña para invocar la “libertad para disponer de los bienes ajenos”, ¿cuánto tardaríamos en ver a liberales defendiendo el “derecho” a robar? No veo nada exagerada la hipótesis. ¿O acaso resultaría más difícil violar el derecho a la propiedad de lo que lo ha sido pisotear el derecho a la vida? Una vez abierta la caja de Pandora del relativismo, ya no hay límites, ni siquiera los derechos humanos.

Las dictaduras comunistas son los regímenes más abortistas

El relativismo se ha filtrado en ciertas ideologías de tal forma que algunos son capaces de defender en nombre del progreso cosas propias de los bárbaros, o en nombre del liberalismo cosas propias de los totalitarismos. De hecho, las dictaduras comunistas, salvo excepciones como la Rumanía de Ceaucescu, han sido los regímenes más abortistas de todos. La URSS lo fue. La Polonia comunista heredó el legado abortista dejado por los ocupantes nazis, y ha sido con la llegada de la democracia cuando se ha empezado a defender la vida de los concebidos en ese país. Algo parecido ha ocurrido en Hungría, cuya dictadura comunista desprotegía por completo la vida de los niños por nacer, abuso corregido por la nueva Constitución democrática del país. la Cuba castrista es hoy el país más abortista de Hispanoamérica. Corea del Norte es uno de los países más abortistas del mundo, seguido de cerca por otra dictaduras comunistas como Vietnam y China. En esta última, por cierto, el recurso al aborto ha provocado un grave desajuste demográfico, al cebarse especialmente con las niñas: hoy en día la proporción en China es de 113 varones por cada 100 niñas (la media mundial es de 107 frente a 100).

¿Es feminista una ley que mata al año a más de 57.000 niñas?

Es alarmante que muchos países democráticos hayan rebajado la protección de la vida humana prenatal hasta extremos que rivalizan con las citadas dictaduras. Lo que ya es surrealista es que algunos consideren liberal la misma desprotección de la vida prenatal que los citados países consideran propia de su ideología comunista. Resulta tan surrealista como ver a progresistas que defienden en nombre del feminismo leyes como la implantada por el PSOE: gracias a ella, en España mueren más de 57.000 niñas víctimas del aborto cada año, como ya señalé aquí partiendo de datos oficiales. Ante tal cúmulo de despropósitos, me parece ocioso discutir si el aborto es o no progresista, liberal, feminista, democrático o mediopensionista. El aborto lo pueden disfrazar con todas las etiquetas que quieran, pero sigue siendo, objetivamente, la muerte y descuartizamiento de un ser humano inocente e indefenso.

¿Alguien le quiere poner una etiqueta ideológica a esto?

Para ser más claro y gráfico, el aborto es esto:

Así es un feto humano de 10 semanas de vida, matado y descuartizado en un abortorio. Y ahora que cada uno le ponga a la imagen, para defender esta salvajada, las etiquetas ideológicas que le dé la gana. Flaco favor le hará con ello a la ideología que respalde esta monstruosidad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.100

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy Gallardón ha tenido una intervención brillante en el Congreso, defendiendo a los niños por nacer frente a la ofensiva abortista del PSOE. Las palabras del ministro contrastan, eso sí, con sus decepcionantes declaracio……

Comentarios a esta entrada:

  1. luisa carrasco

    Después de contemplar, una vez más, con dolor y tristeza la imagen de ese pequeño ser humano (y que nadie me diga que no lo es sin guardar ante él, al menos, un minuto de silencio -ahora que tanto se estila- ¡y no vale cerrar los ojos ni mirar para otro lado…!), pocas ganas quedan de hablar de otros supuestos “futuros derechos”.

    No hace falta esperar mucho, al paso que vamos, para que ocurra lo que auguras, Elentir. De hecho, hemos tenido recientemente un ejemplo de la defensa de el “derecho a robar” con el lamentable episodio que protagonizó Sánchez Gordillo. Y quién habla de derecho a robar lo puede hacer de derecho a cometer cualquier delito con la burda excusa de que nadie obliga a los demás a cometerlos. En fin… Será mejor que no demos más ideas.

  2. Por desgracia ya no es que yo dé ideas: a esa gente se le ocurren disparates que a ninguno de nosotros se nos pasarían por la cabeza…

  3. ¡Increíble imagen Elentir! Lastima que no se publique en todo los medios de comunicación para que la ciudadanía paleta se de cuenta de una vez y por todas de lo que estamos hablando. ¡Basta ya de que un feto no es un ser humano!

  4. luisa carrasco

    Lo de dar ideas no lo decía por ti, sino por algunas barbaridades que se me estaban ocurriendo y que no les benefician o perjudican sólo a ellos (me refiero a los progres). Una intenta hacer las cosas bien, pero la capacidad de imaginar atrocidades, por desgracia, no es exclusiva de los progres (distinto es que algunos sean especialistas en dar rienda suelta a su mezquina imaginación).

  5. Jandro

    No sé si estará actuando, pero hay que admitir que Gallardón ha expuesto verdades que sólo parecen producto de una reflexión profunda sobre el tema, vamos, lo que suscribiríamos nosotros (perdón por incluirme inmodestamente), y no las típicas pijadas correctamente políticas que esperaríamos del PP.
    No me cabe en la cabeza qué ha ido haciendo hasta ahora en su vida política si tenía todo esto dentro. O bien ahora está fingiendo o ha estado toda la vida pasada disimulando a la espera del momento propicio para sacudir la conciencia pública a partir de un análisis sensato del derecho fundamental a la vida.

  6. Alejandra

    Hace dos semanas hablé con un padre cuya mujer estaba a punto de entrar a quirófano para que le practicaran un aborto (estaba de dos meses). Le describí la foto:
    -A tu mujer le van a sacar el niño a trozos. Luego la enfermera pondrá los trozos sobre una bandeja y reconstruirá al niño para comprobar que no se ha quedado ningún trozo dentro.
    Él estaba afectado por la circunstancia. No quería que su mujer abortara, pero afirmaba no poder hacer nada. Le insistí para que entrara, pero vi que nada se podía hacer.
    No justifico la actitud del hombre, pero sí he de reconocer que la situación, actualmente, tiene poca solución y no es excepcional. Muchos hombres sí quieren que sus parejas lleven a término el embarazo, pero se ven apocados ante una ley que no cuenta con ello. Lo de “Nosotras parimos, nosotras elegimos” ha calado profundamente en la sociedad.
    Hará un mes otro hombre me espetaba -¿Y qué hago?, ¿la ato a una silla durante nueve meses?
    En mi opinión, hay que dar eco ante la opinión pública a esos hombres valientes que quieren tener a sus hijos. Es cierto que la naturaleza nos ha concedido el regalo de la maternidad (“algunos y algunas” no se han parado a pensar que, en realidad, Dios es feminista)pero los niños no son menos responsabilidad del padre que los ha engendrado.

  7. Jandro, el problema de la apelación a la esclavitud que ha hecho Gallardón es cómo va a explicar la ley coladero que dice estar preparando sobre el aborto, después de compararlo con la esclavitud. ¿En qué supuestos legalizaría la esclavitud el señor ministro de justicia?

    Alejandra, la ley Aído ha convertido la más absoluta irresponsabilidad en un derecho que incluso contempla matar al hijo por nacer. Al padre se le ignora por completo. Pero la peor parte en eso se la llevan las madres que deciden no abortar. Si el padre no tiene nada que decir ante el aborto, entonces tampoco se le ha de considerar responsable de nada si la madre decide tener al niño. Gracias a las feministas, las madres solteras se van a sentir más desamparadas que nunca.

  8. Alejandra:
    Lo siento por el caso que describes. Son muchos los maridos que resultan víctimas del aborto de su mujer, cuando ellos no querían. Yo también he conocido a unos cuantos, a la vez que he conocido a mujeres que no querían abortar, pero se han visto obligadas por su pareja u otros familiares.

    A todo aquél que mantenga que el aborto es un derecho, le pregunto: ¿Desde cuándo existe el derecho a lo indeseable?.

    Elentir:
    Yo sí me atrevo aponer una etiqueta ideológica a lo que se hace en tu foto. Es INHUMANO. No entiendo cómo se pretende alegar que esto se hace porque “el feto no tiene humanidad”, si para esto hace falta mucha menos.

  9. Jandro

    Sí, a Gallardón le va a ser difícil más bien difícil conjugar una cosa y la contraria.

  10. Alejandra

    Elentir, insisto en lo de dar eco a esos hombres valientes que desean que sus hijos no sean abortados. Creo que, como divulgador y en la medida de tus posibilidades, sería muy bueno difundir esas voces discrepantes(no sé si ya lo has hecho en alguna ocasión). Desde el optimismo pienso que eso sería un nuevo punto a destacar en la defensa de la vida. Al fin y al cabo son las iniciativas concretas las que van calando en la opinión social y las que, finalmente, influyen en nuestras leyes. Muchas gracias por tu labor, la defensa de la verdad siempre da frutos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal