La razón por la que este domingo muchos iremos a votar con ilusión y esperanza

Vox: el final de cinco años de dura travesía del desierto sin perder nunca la esperanza

El 15 de enero de 2014 publiqué mi primera referencia a Vox en este blog, refiriéndome al nuevo partido como «un motivo de esperanza para los que nos quedamos sin voz en las instituciones».

He perdido la fe en casi todos los políticos españoles: este discurso justifica ese ‘casi’
‘¡Fachas!’ El discurso de Santiago Abascal burlándose de la histeria de los progres

Cinco años esperando la ocasión de volver a votar a Vox

En su primera presentación a unas elecciones, en las europeas de 2014, Vox se quedó a las puertas de conseguir un eurodiputado. Fue entonces la primera vez que voté a ese partido, y también la última, y no porque me desengañase de Vox, sino porque en las siguientes elecciones (las generales de 2015 y 2016 y las gallegas de 2016), no se presentó en mi provincia (Pontevedra), y en las locales de 2015 no presentó candidatura en mi ciudad (Vigo), ya que el partido todavía carecía en Galicia de la gran cantidad de afiliados que tiene hoy. Desde ese año he votado en blanco, esperando poder votar a Vox otra vez y harto ya de votar con la nariz tapada.

Un momento de satisfacción después de cinco años de ataques

Aunque no soy afiliado, fui al primer mitin de Vox en Galicia, del que os informé aquí y tras el cual tuve el honor de comer con Santiago Abascal, al que ya conocía de antes. El 24 de mayo de 2018 volví a ir a La Coruña para escuchar a Abascal en el segundo mitin que dio en Galicia. Y el pasado lunes fui una vez más a la ciudad herculina, al tercer mitin de Abascal en Galicia. He estado todos estos años defendiendo a Vox no porque me cayese bien su líder, sino porque sus planteamientos eran los que más se aproximaban a mi forma de pensar. Ese apoyo me ha granjeado críticas, ataques personales e incluso intentos de amedrentarme para que cerrase la boca. Hay personas que no toleran que nadie les lleve la contraria y lo demuestran con métodos propios de la mafia. Por eso ha sido una gran satisfacción para mí contemplar el auge de Vox desde el año pasado.

Un sueño surgido en los años de la «rebelión cívica»

Desde los años de la «rebelión cívica» contra el gobierno de Zapatero, cuando el PP se escondió en sus cuarteles de invierno, y especialmente desde 2008, cuando Rajoy mostró la puerta de salida del PP a liberales y conservadores, estuve esperando a un partido con esa adscripción y que defendiese los retos que le indiqué a Vox en aquella primera entrada en enero de 2014: la protección del derecho a vivir de los más débiles e indefensos, los niños por nacer; la defensa de la libertad de enseñanza; y una política fiscal basada en aliviar la presión del Estado sobre el contribuyente. Dije entonces que esperaba que Vox abordase estos frentes con valentía y sin ambigüedades, y lo ha hecho con valentía, después de los titubeos al respecto de algunos dirigentes de primera hora que acabaron abandonando pronto el partido. Este domingo iré al colegio electoral con la ilusión de poder dar mi voto a un partido que defiende mis ideas sin complejos.

Sea cual sea el resultado de Vox, ya ha ganado

No sé cuál será el resultado de Vox. No soy dado a hacer pronósticos y tampoco los haré hoy. Lo que sé es que Vox ya ha ganado estas elecciones en el sentido de que su presencia en el Congreso significará que se acabaron los tabúes progres en la política española. La izquierda ya no podrá entregarse a la complicidad de la derechita cobarde y de la veleta naranja para desterrar cualquier intento de discutir la infamia del aborto, la imposición de la ideología de género, los atropellos del feminismo radical y la sectaria «memoria histórica». A partir de ahora, millones de españoles que nos habíamos quedamos sin voz en las instituciones dejaremos, por fin, de estar mudos en ellas: nos estará representando un partido que no sólo no tiene miedo a defender lo que pensamos, sino que incluso lo defiende con orgullo. Este domingo será el día que muchos llevamos años esperando, y por eso iremos a votar con ilusión y esperanza.

Foto: Gavin Spear / Unsplash

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    ¡¡¡Vamos Vox!!!

  2. Marcial

    La falacia del voto útil

  3. Fernando

    ¿Pero CÓMO podemos hacer para cultivar a la gra n masa de ignorantes de la historia y LA REALIDAD que han conseguido crear toda esta panda de politicuchos. ¿CÓMO?.
    Gracias Elentir. Gracias. Leerte, y pensar lo hacen muchos, -(aunque nó suficientes)-, es el único rayo de esperanza de un futuro mejor.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.